31.5.12

España está muy cabreada. No sabemos quien lo encauzará

No hay duda en diagnosticar que la sociedad en España está muy cabreada a la vez que asustada. Efectivamente, no la mayoría, pero esto es como siempre. Preocupada y cabreada; ese descontento no está siendo capitalizado por nadie, por ningún grupo, por ninguna ideología. Todos estamos callados y aguantando, lo que no quiere decir que estemos soportando la situación con acatamiento. Simplemente es que los descontentos no encuentran cauces ni apoyos ni salidas que les convenzan.

Este diagnóstico es grave de ser cierto, pues la situación puede explotar en cualquier momento, y los estamentos ya instalados en nuestra sociedad no están haciendo nada (o no pueden) para revertir el futuro social que puede venir.

Es inevitable la revolución, entendida como concepto gramatical. Re/Evolución. Volver a evolucionar al menos. No se trataría de un cambio menor, de una aceptación con modificaciones, de una negociación social.

La sociedad se acoplará al intento de revolución que antes surja y con más “belleza y capacidad para venderse” dentro y detrás. Así ha sucedido en la historia y está sucediendo en varios países de Europa. Muchas veces se abrazan las peores soluciones, si estas son las únicas que se ofrecen a la sociedad.

Saberlo y quedarse mirando a que suceda, es cuando menos muy duro de asumir. Pero lo cierto es que la sociedad ya no va admitir volver sobre lo andado. Son tantos los problemas, muchos de ellos sin todavía síntomas que se noten, que la evolución dura será inevitable. En otros siglos estos cambios se acompañaban de guerras —insisto, es desgraciadamente la historia— y ahora es el cambio económico y social.

¿A qué nos referimos con cambio social?, pues no lo sabemos casi nadie. Puede que sean ligeros o profundos, puede que sean un cambio en el orden de calidades sociales entre países, puede que sea el nacimiento de un nuevo orden mundial o de una nueva ideología. Puede que sea la desgraciada vuelta de ideologías viejas y violentas. Nadie sabemos qué hacer, o incluso si es correcto hacer algo. No encontramos respuestas por que tampoco insistimos mucho en las preguntas. O lo que es peor, no sabemos juntarnos para preguntarnos todos y escucharnos en la búsqueda de respuestas.

Juntarse no es revolverse, no es fusionarse, no es restar sino sumar. Algunos no se juntan para no perder identidad y otros no se junta para (dicen) no contaminarse de “otros sabores”, pero mientras tanto la sociedad sigue esperando soluciones. La que en cambio vemos son apariciones esporádicas de políticos sobre los que la sociedad cree cada vez menos y así es imposible formar un equipo capaz, un grupo social con potencia y capacidad de reacción.

29.5.12

¿Y si invadiéramos las Malvinas para despistar?

Veo a Rubalcaba apagado, ajado, escondido ante el susto, deseando que vaya pasando el tiempo, que es la mejor medicina ante las enfermedades graves. O cura o mata. Y no le veo con la responsabilidad asumida. No para que meta follón, que tal vez también, como para que tome responsabilidad seria ante momentos serios.

Ante lo de Bankia no le veo muy capaz de pedir Comisión de Investigación, tal vez para que no salpique a un PSOE flojo que no supo actuar en su momento. Pero si dejamos que Bankia siga sin responsabilidades, la credibilidad hacia todos los españoles queda como unos trapos, por los suelos y llena de babas.

Ayer Rajoy habló, lo que no quiere decir que dijera algo nuevo e importante, de hecho los mercados siguen atacando a la Bolsa como si de un mercado de baratillo se tratara, dejando la “marca España” como unos zorros. Pero parecemos no reaccionar, tal vez por que no haya manera de resolver, de golpear a la crisis en todos los morros o de simplemente aprender a convivir con ella, que de todo se trata. Veo todos los problemas que nos afectan como tristes, melancólicos, inmensos. Incluso lo de Gibraltar que viene desde el siglo XVIII se nos ha levantado en jarras para darnos en los mocos. ¿Y si invadiéramos las Malvinas?

28.5.12

El trabajo para toda la vida ya no existe. Viva el trabajo

El trabajo ya no existe. Viva el trabajo. Ahora la moda, esa forma de convertirte en esclavo agradecido, nos obliga a trabajar 14 horas al día o 12 a la semana si tenemos suerte y no estamos desempleados. El caso es poder elegir entre mini jobs, micro trabajos, ser considerados chinos en nuestra España de hoy o directamente pasar a ser esclavos con derecho a ducha.

Los mini jobs están bien pues permiten acumularlos. Nadie nos impide tener media docena de trabajos diferentes de a 2 horas al día y disfrutar con la variedad de ser vendedor a ratos, limpiador de oficinas por la mañana, cuidador de niños por la tarde y camarero de gin tonic por la noche. Lo de dormir es un lujo, oiga.

Ya no tienes que sufrir por el hijo puta del jefe de taller que te machaca pues lo hace solo dos días de martes a jueves, en cambio puedes disfrutar con la mirada de la compañera limpiadora los viernes por las tardes mientras intentas vender perolas o juguetes de sexo para hombres las tardes de los domingos, a la vez que respondes al Twitter para formar una marca personal que nos sirva para ser reconocidos como los mejores imbéciles del barrio de pobres.

Ahora lo de estudiar es necesario pero no concluyente, pues nunca sabes si al final emplearás la carrera de económicas que tanto te costó acabar o en cambio vivirás de tus cuadros de garbanzos tostados formando paisajes futuristas que aprendiste en un cursillo de CCC. Es cierto que hay que estar siempre dispuesto a aprender mucho y rápido en la misma medida en que debemos desaprender igual de urgente para dejar espacio en los sesos.

El inglés ya no sirve, ahora es el alemán con algo de chino. No interesa ser ingeniero pues ya nunca se harán nuevos puentes, lo que mola es vender por internet comida japonesa envasada al vacío. Lo bueno es saber mucho de esos peces que se comen la mierda de los pies a mordiscos pequeños en vez de ser un lince operando de apendicitis, pues por lo primero pagamos una pasta y por lo segundo como lo queremos gratis no está de moda.

Es el fin, como dicen los entendidos, es el cambio de sistema. Es decir, hemos cambiado el sistema de ser pobres trabajadores por otro más jodido. Lo curioso es que no ha cambiado el sistema para convertirte en rico. Basta con saber engañar.

27.5.12

División sectorial de la economía en España. La austeridad no funciona

Recuerden que: (S – I) = (G – T) + (X – M). Hace poco hice un artículo explicando por qué la austeridad en conjunto no iba a funcionar, basándome en el análisis de las balanzas sectoriales. Hoy quiero ampliar algo más esa idea con más gráficos.

De esta forma, para que la economía pueda ahorrar netamente y empiece a pagar su deuda (privada), el sector público debe incrementar la suya, o debemos exportar netamente. La razón es que, a grandes rasgos, la única forma de pagar la deuda conjunta de España es exportando más de lo que importamos. Todo lo que no sea eso será un mero traspaso de deuda del sector privado al sector público.

Tonto de mi, no busque lo suficiente, puesto que ya he encontrado la descomposición total de la economía entre los sectores en el INE, y además por trimestres y hasta 2011.
 

He realizado la media móvil, puesto que los datos en trimestres eran muy volátiles. Así se ve mejor el ciclo. Además lo he puesto en datos absolutos (no sobre el PIB como la otra vez).

Podemos ver los años en donde el sector privado se endeudaba cada vez más, con un déficit exterior y un superávit público (alcanzada gracias al ciclo de deuda en el que estábamos). Y en 2008 podemos ver esta transición. Primero el sector privado empieza a incurrir en menos deuda y el estado empieza a incurrir cada vez en más. Pero no deberíamos ver esto como una irresponsabilidad por parte de nadie. La parte negativa de todo esto es que nuestras exportaciones netas no hayan mejorado sustancialmente (hasta hacerse positivas). En un contexto de déficit exterior, es obligatorio (matemáticamente), que para que baje la deuda privada (y tiene que bajar si queremos relanzar la actividad económica) aumente la deuda pública. Podemos tomarlo como la ley de la conservación de la energía: En ausencia de estímulos externos (X – M = 0), la deuda total se mantiene constante.
Un euro más barato puede hacer que Europa empiece a exportar algo más al exterior, y una Alemania con un target de inflación más elevado puede hacer que la periferia mejore su competitividad y empiece a exportar netamente. Sino, va a ser imposible bajar la deuda total.

Quiero hacer dos comentarios más.
No todo aumento de gasto público ayuda a mejorar el sector privado. Esto es importante tenerlo en cuenta para no llevarnos a engaño. Si se financia con impuestos, estas drenando de renta al sector privado, y por tanto no mejoras su posición financiera (hay que fijarse en el déficit, por tanto). Si el gasto público no se dedica al pago interior, sino que gran parte de el acaba financiando importaciones, tampoco haces nada. Porque aumentas (G – T) pero bajas (X – M), con lo que (S – I) permanece constante. De hecho, según que tipo de financiación interna vía bonos tampoco creo que funcionase. Por ello se arguye que la mejor política es la que aúna la monetaria (políticas laxas de tipos y expansión monetaria desde el BCE) y la fiscal. Aunque esto exacerba las opiniones de los que temen a la inflación (sobre todo si eres Alemán, muy sensibles con este tema).
Creo que lo que es importante de este análisis son dos cosas: Uno: Si queremos mejorar nuestra posición debemos mejorar nuestro perfil exportador. Al final, es lo único que puede sacarnos de este embrollo. Dos: Antes de que eso suceda debemos impedir que el país se vaya a la porra por el camino, equilibrando las finanzas públicas con las privadas, entendiendo que en el medio plazo es un juego de suma negativa, y no podemos hacer nada para evitarlo (esto es, no alarmarse por las cifras del sector público).
Al final, vemos como tras un año duro (2011), el déficit público casi no ha bajado (de 98.000 millones a 91.000 millones). Pero no atendemos a la otra cara de la moneda, el sector privado, que empieza a dar signos de que las cosas pueden empeorar.


Como hemos visto antes, el sector privado en su conjunto ha mejorado su posición fiscal desde 2009, pero se ha estancado. Podemos, no obstante, desagregar el sector entre los hogares, las empresas y las instituciones financieras. Lo primero que destaca es que las empresas empezaron a ahorrar netamente en 2010 (en 2009 seguían endeudándose), y lo hacen a menor ritmo que los hogares (de hecho se han estancado también), siendo que tienen más deuda privada a sus espaldas). También hay que tener en cuenta que las instituciones financieras siempre están en positivo. ¿Y los hogares?

Los hogares se comportan como deberíamos esperar. En un contexto donde nuestras exportaciones netas han mejorado menos de lo que ha bajado el déficit público, el sector privado ha debido empeorar su posición ahorradora. En este caso las familias. Su posición como ahorradoras empieza a ser cada vez menor, por una renta en declive (garantizada por el entorno recesivo). De hecho, si seguimos a este ritmo para finales de 2012 las familias podrían volver a tener que endeudarse para mantener la actividad económica. Reducir la deuda pública puede ser necesario pero si es a costa de incrementar o no permitir a las familias bajar su exposición a la deuda estaremos incurriendo en un error. Un error que solo cometeremos si volvemos la cabeza cuando queremos hablar del sector privado y solo tenemos ojos para criticar las finanzas de un sector público que, a su vez, dependen del estado de la actividad económica privada.
Con esto no quiero decir que el déficit público deba aumentarse a cotas estratosféricas, sobre todo teniendo en cuenta que esto es España, no controlamos nuestra política monetaria y dependemos de los que nos prestan el dinero. Lo único por lo que quiero abogar es por mirar, siempre, los dos lados de una moneda que da vueltas sin parar.

Cada español deberá entregar 497 euros para salvar a Bankia

Bankia es un cliente que nos está pidiendo a todos nosotros, a ti y a mi, al Estado, 19.000 millones de euros. Ellos, Bankia, son los clientes y nosotros somos los banqueros que tenemos que prestar. Así que no entiendo esa chulería de decir que además de pedirnos a todos nosotros esos 19.000 millones, nos dicen cómo se los tenemos que prestar, en concepto de qué y para más inri, avisándonos de que no piensan devolvérnoslos nunca pues los quieren como capital.

El dinero es nuestro y deberíamos entregárselo (o no) en las condiciones que entendamos mejores para nuestros intereses. Vamos, nada más que lo que ellos mismos llevan siglos haciendo cuando son bancos y nosotros los clientes. ¿Te imaginas acudiendo a tu director de banco y diciéndole que necesitas 100.000 euros pero que no los piensan devolver y que además los quieres mañana mismo? Pero vayamos a la cantidad. 19.000.000.000 es una cantidad en euros tremenda. En pesetas ni te digo. ¿Y en litros de leche, en barras de pan, en horas de trabajo?

Tendrían que estar todas las vacas españolas dando leche durante 3 años para producir esos 19.000 millones de litros. Al precio que se paga al ganadero serían necesarios 10 años dando leche todas las vacas españolas para poder reunir esa cantidad. Son 57.000.000.000 de litros de leche. Pero hay otra cuenta más sencilla. Cada español vamos a tener que poner del ala 497 euros para Bankia. Si en tu casa estás tu y tu señora más un hijo, tendrás que entregar (directa o indirectamente) casi 1.500 euros. Y encima quien se los va a llevar a su casa para salvar los muebles, te está diciendo como, cuando y cuanto. ¡¡Jope!!

¿Qué dicen los políticos que nos representan a todos nosotros? ¿qué esperamos que digan? ¿seguiremos creyendo en algo cuanto todo esto acabe si es que acaba algún día?

Somos esclavos de nuestras palabras; pero no nos enteramos

El ejercicio de hablar va unido al de callar. Es saber emplear los silencios para trasmitir, es comportarse y dar motivos de respeto, es medir las palabras y hablar solo lo justo y necesario.

Baltasar Gracián ya nos avisaba hace más de tres siglos que en realidad somos dueños de nuestros silencios y esclavos de nuestras palabras; así que mucho cuidado con lo que hablamos y donde lo hablamos, para no convertirnos en esclavos de nosotros mismos, sobre todo si hablamos sin medida mientras nos escuchan todo tipo de personas que saben retener.

Hablar es medir con tino. Incluso cuando en plan chulo se quiere meter miedo desde el primer momento, se quiere marcar terreno como hacen los perros cuando ladran y mean sobre los árboles del parque, se quiere demostrar que uno es más chulo que un ocho. Más que nada por que quien recibe el mensaje también quiere mear sobre el árbol y a veces su meada es más potente y caudalosa.

Viene esta diatriba por las últimas y primeras palabras del nuevo Presidente de Bankia. Pero podría ser cualquier otro personaje de esos que se creen que hablando con contundencia desde el primer momento se marca ya el terreno para futuras comparecencias. Se olvidan de que sus detractores van a tomar buena cuenta de lo dicho y se lo guardarán en la agenda para posteriores respuestas. Comunicar es pensar en el futuro, pues los mensajes que se lanzan al aire no se acaban en el momento de salir por la boca, suelen tener una vida mucho más larga. Lo dicho, cuidado con convertirnos en esclavos de nuestras chulerías verbales.

26.5.12

¿A qué se dedicaban los 18 Consejeros de Bankia?

El Consejo de Administración de Bankia ha dimitido en bloque tras reconocer que lo que en febrero de 2012 eran unos beneficios de 309 millones para el ejercicio 2011, han debido corregirlo para arrojar —dicen que definitivamente— 2.979 millones de pérdidas tan solo tres meses después.

Lo curioso es que en ese Consejo de Administración de Bankia estaban —aunque en minoría— Virgilio Zapatero viejo conocido de un PSOE de siempre y José Antonio del Moral de IU. ¿Qué sucedía dentro para que estos consejeros no hubieran detectado estas trampas? ¿de quien nos podemos fiar, a quien creer, en qué situación real está España?

Se han sustituido representante políticos por técnicos y ejecutivos, pensando que así tal vez sea mejor. Otro palo más en los bemoles de la política, que camina boba, sin rumbo, sonada de mierda, tropezando un día y otro también. Muy mal lo estamos haciendo, para que incluso seamos capaces de comprender estos desaguisados.

25.5.12

Los banqueros no quieren un banco público ¿por qué será?

Nuestros bancos, esas empresas que nunca pierden pues si amenazan con resfriarse enseguida tienen que entrar los gobiernos en su ayuda, siguen presionando al Gobierno en España, ahora asegurando que sería un error que se nacionalizara definitivamente Bankia, y mucho peor que se fusionara con Novagalicia y CatalunyaCaixa o incluso que se mantuviera la actual situación durante mucho tiempo, teniendo en manos del gobierno un banco que consideran “su amigo” aunque a la hora de salvarlo tenga que ser de todos nosotros la pasta gansa que empleamos para que sigan jugando a la política de alto standing desde los despachos de la banca.

Esto lo dicen los banqueros amigos de los otros banqueros, en el mismo día en que se asegura que Bankia solicita otros 15.000 millones más para sobrevivir, y se los solicita el nuevo gestor al Gobierno que lo ha nombrado, que es por cierto quien dice que no tiene dinero público ni para Educación, ni para crear puestos de trabajo ni para Sanidad. Complicado para que los ciudadanos de este santo país crean en lo humano y en lo divino.

Pero sin duda lo que queda claro tras estas opiniones interesadas para no tener competencia pública, es que un banco público escuece y eso indica que si se sabe gestionar bien es bueno para la sociedad y malo para el resto de los bancos. Bancos por cierto que todavía no tienen sentado en los banquillos ni prestando declaración a ninguno de los “listos” que se han llevado muy buenas indemnizaciones por sus despidos y en cambio han llevado al fracaso a unas empresas que ahora tenemos que salvar entre todos.

Si Reino Unido SI ha creado con la crisis bancos públicos ¿cuál es el motivo real para que España no deba crearlos si los tiene que salvar con el dinero de todos? ¿en serio un banco público bien gestionado no serviría para aliviar esta falta de crédito que nos impide crecer aunque sea levemente? ¿qué opina Merkel de este asunto? ¿no sería bueno preguntarle y luego hacer lo contrario?

Los bancos en España esconden sus intenciones y realidades

Los bancos siguen presionando al Gobierno, ahora asegurando que sería un error que se nacionalizara Bankia, que se fusionara con Novagalicia y CatalunyaCaixa y que se mantuviera la actual situación durante mucho tiempo en manos del gobierno un banco que consideran “su amigo” aunque a la hora de salvarlo tenga que ser de todos nosotros. Esto lo dicen en el mismo día en que se asegura que Bankia solicita otros 15.000 millones para sobrevivir y se los solicita al Gobierno que es por cierto quien dice que no tiene dinero ni para Educación, ni para crear puestos de trabajo ni para Sanidad. Complicado para creer en lo humano y en lo divino.

Pero sin duda lo que queda claro es que un banco público escuece y eso indica que es bueno para la sociedad y malo para el resto de los bancos. Bancos por cierto que todavía no tienen sentado en los banquillos ni prestando declaración a ninguno de los “listos” que se han llevado muy buenas indemnizaciones y en cambio han llevado al fracaso a una empresas que ahora tenemos que salvar entre todos.

Si Reino Unido SI ha creado con la crisis bancos públicos ¿cuál es el motivo real para que España no deba crearlos, si los tiene que salvar con el dinero de todos?¿no seria una manera de procurar créditos a las PYMES de forma más rápida y según necesidades del país?

20.5.12

La importancia del aire que recibimos, en nuestro carácter

Somos feos o guapos, dependiendo del aire que recibimos en nuestra vida. Somos frágiles, asombrosamente débiles y flojos, voluptuosos y curiosamente capaces de mantener las formas aunque las hayamos perdido. Esta imagen está realizada con un potente ventilador que nos mueve las carnes y las formas, hasta deformarnos por fuera. A poco que respiremos fuerte, es muy posible que también nos deformen por dentro. Pero en cuanto el aire nos deja de atacar, volvemos a las formas anteriores, recuperamos lo que nos creemos que es normalidad. A veces un buen aire nos convierte en mucho más guapos, otras en mucho más abiertos.

19.5.12

¿Son mejores los técnicos que los políticos para gobernar?

Ayer nos cenamos con el aumento del déficit tapado y engañado en Madrid, Galicia, Valencia y Castilla León. Cuatro comunidades del PP que habían engañado al PSOE y luego al PP, que es quien se lo tiene que comer con patatas. Ayer merendábamos con las peticiones encubiertas —de momento—, de que fueran técnicos los que empezaran a gobernar como ya están haciendo en Italia y Grecia.

La gente aplaude con la orejas y con las manos hasta sangrar, pues odian a los políticos. Muchas veces con toda la razón, lo siento. Suprimir a los políticos es entrar en un Golpe de Estado legal y no nos damos cuenta de eso. ¿Quién elije a los técnicos?, pero la verdad es que la gente ya no quiere elegir pues sabe que siempre se equivoca.

Decía un amigo que si al final te van a joder, lo mejor es que te pillen duchado. Los políticos nos hemos merecido este palo de imagen, esta sinrazón de asco, esta sensación de jetas profesionales, de ladrones de guante blanco, de imbéciles ilustrados con mucha capacidad para sonreír. Así que no es de extrañar que al final nos corran a gorrazos hasta el pilón y allí nos apedreen. No hay otra.

Eso o reinventamos el sistema, limpiamos y nos limpiamos —vamos, nos duchamos con lejía caliente o con sosa caustica— e intentamos empezar de nuevo, volviendo a contar con la sociedad mejor preparada para gestionar y explicando mucho más, comunicando mucho mejor.

Hemos permitido que se juegue a ser ricos desde la derecha y desde la presunta izquierda. Hemos permitido o alentado que se haga trampas con el sistema financiero, convirtiendo a España en el mayor fabricante de casas vacías del mundo mundial para poder sufragar las tonterías de ayuntamientos y autonomías que se creían ricas sabiendo que no lo eran. Hemos engañado a las personas sin cambiar las leyes de verdad —las que tienen enjundia— pero modificando leyes “bonitas” que nos han llevado al desempleo global. ¿No hablábamos de globalización?, pues ya la tenemos encima, casi todos estamos parados o trabajamos en bobadas que no sirven para exportar y crear riqueza de la de verdad. Efectivamente, todavía quedan algunos que se lo curran, pero son tantos los millones de personas vacías, los millones que no hacen nada que no sea pasear, que así no levantaremos cabeza en siglos.

18.5.12

Comunicar en política con marcos mentales es sencillo y fácil

La derecha española, siguiendo la tradición de la mundial ha aprendido perfectamente a comunicar muy bien a través de marcos sencillos que calan en la sociedad de manera rápida, para quedarse en el subconsciente. Como ejemplos: “La herencia recibida”, “son despilfarradores”, “tenemos que venir nosotros a corregir”, “perroflautas”, “tripartito”.

Estos sencillos ejemplos son los que logran enmarcar de manera rápida y con la dirección por ellos deseada, cada situación que como crítica quieren comunicar. No saben comunicar así sus acciones de gobierno, pero han aprendido a comunicar con marcos rápidos lo que la izquierda o sus adversarios hacen presumiblemente mal.

La izquierda por ejemplo no comunica construyendo marcos mentales que sirvan para adjetivar las acciones de la derecha. Ahora lo tendría fácil, pero ni aun así es consciente de la importancia que tiene enmarcar las críticas con frases o adjetivos sencillos, para su beneficio aunque fuera como defensa hacia lo que sí hace la derecha. Pongo por ejemplo “incapaces”, “miedosos”, “escondidos”, “amigos de la iglesia”, “súbditos de Alemania”, "gafes", como ejemplos rápidos y no muy acertados en algunos casos.

El éxito de un marco está en saberlo elegir y en decirlo en el momento adecuado, para luego ser repetido simplemente dos o tres veces por diversas personas en momentos de trascendencia con los medios. A partir de ese momento si se ha realizado bien anda solo y se trasmite viralmente.

La izquierda se preocupa más en explicar que no es cierto el marco impuesto por la derecha, que en construir otros marcos contra la derecha como defensa. Se explica que el tripartito no es malo, que nunca han sido despilfarradores, que ellos no han subido los impuestos, que garantizaban mejor que nadie las pensiones, pero estas explicaciones suelen ser largas y técnicas, y no quedan ancladas en el pensamiento colectivo. Cuando una acción política requiere más de un minuto de explicación, la sociedad se piensa que es falacia, falsa, mentirosa, un juego de cubiletes para engañar. ¿He dicho un minuto?, quería decir 15 segundos.

17.5.12

Análisis del 1º trimestre 2012 de la economia en España

En una semana de mayo de 2012 en la que la prima de riesgo ha vuelto a subir y batir records históricos, el proceso que sufre Bankia produce una caída continuada en la bolsa y el miedo sobre un proceso Griego que no acabe de estabilizarse acabe por tirar por la borda el euro, España (el INE), publica los datos trimestrales sobre la evolución de la economía en este primer cuarto del año 2012, duro, que nos va a tocar soportar. 
 
Como siempre, voy a intentar hacer un repaso gráfico y analítico de las partidas más importantes, para poder situarnos económicamente. Recuerden que ahora mismo estamos en la mitad del segundo trimestre, y que estos datos no recogen aun el ajuste y las reformas en su totalidad que, desde la entrada del nuevo gobierno, se han ido realizando (les recuerdos que para ver mejor los gráficos pueden pinchar en ellos).

CONTEXTO INTERNACIONAL

Antes de ponernos a elucubrar sobre la evolución española, debemos fijarnos el contexto internacional en el que nos encontramos. Una Europa de capa caída en donde todos los países, en mayor o menor medida, han visto caer sus tasas de crecimiento interanual. La inestabilidad económica en ciernes fue anunciada a mediados del año pasado, y se ha visto realizada numéricamente con la inclusión de los, ya varios, países en zona recesiva, entre ellos, Reino Unido, Holanda, Italia, Grecia, Portugal o España. Los procesos de ajuste en un contexto de ahorro generalizado, sin una vía de escape (sector exterior) capaz de absorber todo lo que la economía interna deja atrás, implica una reducción en la producción, y un aumento del desempleo, que en la eurozona alcanza ya el 10,9% (marzo).
 
La Europa a dos velocidades de la que hablábamos el año pasado ha pasado a ser una Europa en dos sentidos (hacia delante y hacía atrás). De hecho, el conjunto de la eurozona de los 17 ha crecido a una tasa del 0% (tanto intertrimestral como interanualmente), bajando desde un 1,3 y un 0,7 del tercer y cuarto trimestre de 2011.
Allende nuestras fronteras, el contexto internacional es algo más benévolo, con unos Estados Unidos que empiezan a despegar, aunque todavía no de una forma estable y segura, y China, que crece al 8,1% (aunque bajando desde crecimientos a dos cifras de años previos).

EVOLUCIÓN DEL PIB

Pasando a observar la evolución de España, debemos fijarnos primero en la evolución general de la producción total, a precios constantes y corregidos de estacionalidad y calendario.
 
El nivel de producción baja hasta alcanzar niveles parecidos a los de finales de 2010. El crecimiento intertrimestral baja en un 0,3%, y el interanual desciende en un 0,4% que contrasta con el 0,3% que obtuvimos en positivo el trimestre anterior. La tónica, por tanto, es de un descenso aun taimado, pero que va en línea con la tendencia decreciente de este “doublé-dip” que ha terminado por sumirnos de nuevo en una recesión (tras dos trimestres seguidos en negativo). Veamos ahora porqué hemos pegado este pequeño bajón. A partir de ahora, usaré las tasas de incremento interanual para una medida más homogénea.

DEMANDA INTERNA Y EXTERNA

Primero debemos descomponer el crecimiento por la demanda que ha mantenido el sistema interior, y aquella que nos ha venido del exterior.
 
 Tras el repunte, que no fue más que un espejismo, de 2010, las tendencias de una y otra parte se han ido distanciando. La demanda interna ha seguido bajando, llegando a un -3,2%, y el sector externo ha ido escalando en un intento de mantener la actividad productiva, aunque este ultimo trimestre ha aumentado un poco menos que el anterior, en un 2,8%. De nuevo, es este la única partida que nos parece dejar respirar un poco.
 
 Aunque la tendencia de nuestro sector exportador ha mejorado a marchas forzadas, con unos precios que aumentan en menor nivel que la media europea (1,9% frente a 2,7%), y una renta que aun no termina de despegar, se incentiva la caída de las importaciones (llevamos dos trimestres seguidos reduciéndolas). El problema es que nuestra capacidad exportadora también va a la baja, pues, aunque crezca, cada vez lo hace en menor medida. Esto es así porque el resto de países europeos, (la gran mayoría de nuestros compañeros comerciales) están también intentando reducir sus importaciones y, por ende, nuestras exportaciones. El trimestre anterior conseguimos, por primera vez, exportar netamente en términos brutos, 900 millones de euros. Este trimestre hemos bajado a 650 millones. Como he dicho en muchas ocasiones, este perfil exterior solo nos permitirá mantener un crecimiento positivo a través de bajadas continuadas en las importaciones, pero si están basadas en detrimentos en la renta, la bajada en el consumo terminará minando la economía interna más de lo que mejorará la externa. Y si eso lo reiteran el resto de países, la evolución conjunta no puede ser muy agorera. Esto explica en parte el contexto internacional. Pasemos ahora a ver la evolución de la demanda interna.

CONSUMO

La tasa de variación se estanca en el -1,8%, lo cual quiere decir que nuestro consumo ha seguido bajando, aunque la tendencia de los dos componentes principales, sector privado y público, han sido totalmente dispares.
El consumo privado cae un 0,6%, fomentado por la caída continuada del empleo (-3,8%) y la caída generalizada de las remuneraciones al trabajador, (que aceleran su caída y llegan al -3,2%). Sí que aumenta, en cambio, el excedente bruto de explotación, como viene haciendo desde 2010 (de hecho lo hace a menor ritmo). Habría que ver también cuanto ha aumentado la propensión al ahorro, necesaria para pagar una abultada deuda privada que sigue azotando nuestro sistema económico. Según comenta el INE, el pequeño repunte en el consumo se centra positivamente en bienes duraderos o semiduraderos.
Las Administraciones públicas en cambio mantienen una tendencia mucho más a la baja, con una caída del 5,2% que muestran claramente el perfil de austeridad que se han autoimpuesto, como medida de mantener a rajatabla las arcas públicas. Se enmarca en una caída del 13% en las compras de bienes y servicios y un 1% la remuneración.

INVERSIÓN

La construcción sigue estancada en torno al 10%, y pese al repunte de trimestres anteriores, vuelve a caer a la senda a la que pertenece. Un sector incapaz de levantar el vuelo, signo de una burbuja que nos ha dejado viviendas para muchos de los años venideros y unas infraestructuras en muchos casos innecesarias. Pasará mucho tiempo antes de que el sector vuelva a ser necesario para el crecimiento de la economía, y de nuevo, deberíamos seguir buscando otro “santo grial” del crecimiento para un país que lleva ya cuatro años sin apostar por nada que no sea la caída hacía el abismo. Los bienes de equipo, la apuesta presente por el crecimiento futuro, sigue intensificando su caída (-5,9%), tirando hacía abajo de nuevo al conjunto del sector inversor a un -8,2%.
Poco importan los tipos de interés bajos y una política monetaria laxa si el dinero no acaba llegando al sistema económico, y si este no encuentra verdaderas opciones de negocio que hagan rentable una inversión actual. Las perspectivas de crecimiento, en un entorno en el que todos los sectores necesitan ahorrar para pagar la deuda privada y pública (balance sheet recesión), no son nada halagüeñas.

PRODUCCIÓN POR SECTORES

La construcción vuelve a ser la protagonista y única en la caída, algo normal y a lo que debemos ya estar acostumbrados. La agricultura es el único sector que repunta como un sector cada vez más creciente (5,6%) pero, en un sistema económico ya avanzado, este sector representa un peso cada vez pequeño (2,5%), con lo que su impacto es nimio. El sector servicios y la industria aumentan (1,7% y 0,8% respectivamente), pero en menor medida que el trimestre anterior, denotando esta tónica de retrocesos generalizados, que podemos ver también en los índices de producción y negocios que salen mensualmente.
En cuanto a servicios, parece que va cambiando el patrón de consumo, de forma que mientras caen las actividades relacionadas con el turismo y la construcción, aumentan las TIC (relacionadas a su vez con el aumento del consumo duradero).

ENTONCES, ¿CÓMO ESTAMOS?

Las cuentas de este mes no han traído ninguna curiosidad, al menos a simple vista. Caídas generalizadas en los tres sectores de la economía, privado, con un consumo que no puede repuntar, y un sector incapaz de invertir a futuro, público, con una administración ahogada que necesita bajar sus consumos para subsistir, y exterior, que aunque positivo, se basa en la mayor caída de nuestras importaciones sobre las del resto, trayectoria cuya estabilidad no ha durado mucho y ha terminado por sumir al conjunto europeo en retroceso.
Bajo la superficie nos encontramos sectores en caída libre (construcción), y algunos que capean el temporal (TIC), mantenidos por un consumo cada vez más orientado hacia ellas, y que pueden (esperemos) ir perfilando un futuro sistema productivo más orientado hacía las tecnologías de la información y la comunicación.
La caída del empleo siguió agudizándose, y al centrarse en sectores y puestos menos productivos, elevan la productividad media por hora trabajada un 3,1%.El futuro sigue siendo incierto, con muchas variables, financieras y políticas, en el tintero, sobre todo por una Europa que incrementa la sensibilidad de las decisiones tomadas por países cercanos como pueda ser Grecia.
Espero que haya sido informativo. Hasta el trimestre que viene.

16.5.12

¿Qué son los activos tóxicos inmobiliarios?

Cuando preguntamos qué son los “activos tóxicos” debemos conocer que son aquellas posesiones casi siempre inmobiliarias, que están dentro de las contabilidades de los bancos a un precio totalmente irreal. Pueden incluso servir, mientras no se venden, para dar beneficios que se reparten entre los socios, pero una vez que se venden, crear pérdidas al tener que apuntarse en su contabilidad al precio de venta, bastante inferior al apuntado en su contabilidad.

Os voy a enseñar un ejemplo.

Este apartamento de 3 dormitorios en Cambrils (Tarragona) tiene un precio de venta de 855.000 euros, nos queremos creer que ya incluido el IVA. Tiene tres dormitorios y dos plazas de garaje y eso si, un hermosa terraza. Pero tiene puntos negativos. Es una segunda altura, está a más de un kilómetro del centro de Cambrils, enfrente del mar y la playa pero en la peor zona de playa de Cambrils pues es donde acuden las algas a quedarse y en una zona con muy pocos comercios y servicios aunque sea primera línea de playa. El precio es descomunal e ilógico.

Quien tengo esa cantidad de dinero para poder pagar un apartamento sabría muy bien elegir y suelen buscar o pisos en zonas muy céntricas donde hay vida todo el año o buscan chalet con jardines personalizados y muchas más intimidad que un edificio de apartamentos. ¿Qué uso se le puede dar a un apartamento de playa, como segunda vivienda casi seguro, para rentabilizar esos 855.000 euros? ¿es posible comprar algo así con financiación ajena? ¿qué gastos de comunidad tiene ese tipo de apartamento? No sé quien es el propietario; no sé si es una empresa inmobiliaria, un banco o un particular. No sé si existen deseos reales de vender el apartamento o simplemente de ver si cae algún ruso con ganas de enamorarse sin mirar más. Pero la publicidad de este apartamento es cuando menos curiosa. Incluso han tachado la primera idea de venderlo amueblado. No es necesario, pues quien está dispuesto a gastarse tanto, desea tener los muebles a su gusto y color.

Pero si el propietario es un banco o una empresa, lo tendrá apuntado en sus contabilidades al precio que se solicita. Como es imposible que se venda a ese precio, cuando al final se consiga vender producirá pérdidas en la contabilidad de esa empresa, y por so le ponemos el apellido de activo “tóxico”.

Los clúster o la importancia económica de los parques de atracciones

Basándonos en un artículo de @Egocrata sobre sus vacaciones en Disney World de EEUU, (quien pudiera, ¿no?), resalta el hecho de la existencia de un magnifico clúster en el estado de Florida: Los parques de atracciones. Motivado por la curiosidad, este artículo que os dejo ha salido solo.

¿QUÉ ES UN CLÚSTER?

Podemos definirlo como la concentración o aglomeración de una industria o una serie de empresas en torno a un mismo espacio geográfico. Silicon Valley es un conocido clúster tecnológico, en California, y aunque comparte rasgos turísticos del estilo con Florida, esta se lleva la palma en cuanto a parques temáticos se refiere.
Veamos los datos:
Aquí tenemos una tabla comparativa bruta con el número total de parques temáticos por estado. Digo que los datos son brutos porque la comparación no es del todo homogénea. Aunque los dos primeros estados son Florida y California, lo cierto es que también son dos de los estados con mayor población (4º y 1º respectivamente). La lista incluye parques de todo tipo, sin ponderar por tamaño, de forma que Disney World vale lo mismo que algun parque de Alabama (por poner un ejemplo). Tendríamos que multiplicar cada parque por el número de visitantes (o extensión), y dividirlo todo por la población de cada estado para hacer una comparación homogénea entre visitantes (para controlar la producción). Dicho esto, al menos podemos destacar el hecho de que sean justamente los dos estados con más parques temáticos brutos los que luego van a tener una mayor repercusión turística. No es nada sorprendente. Una gran cantidad de modelos en geografía económica hablan del “home market effect”. Esto es: tener un gran mercado interno (ser más grande), potencia tu capacidad de exportar (atraer visitantes). Las razones son que un mercado interno grande potencia la creación de industrias más grandes (y por economías de escala más productivas) y una mayor variedad capaz de atraer más visitantes.

Los datos los podéis encontrar aquí.

ECONOMÍAS DE ESCALA Y DIFERENCIACIÓN DE PRODUCTO

Estos dos principios son importantes para que se formen estos clústers. ¿Se dan en esta industria particular?
Creo poder decir que sí. La diferenciación está clara. Significa que dos parques temáticos son intrínsecamente diferentes, es decir, que vas a consumir indistintamente de ellos sin que puedas decir que uno es mejor que otro. Esto es más fácil conseguirlo con parques grandes y temáticos (asociados a marcas como puede ser la propia Disney y todas sus franquicias/series, la marca Universal Studios…), y mucho más difícil conseguirlo en parques pequeños, típicas ferias con una montaña rusa y cuatro puestos de algodón de azúcar, donde los feriantes suelen ser (sin ofender) muy parecidos.
Las economías de escala se basan en el hecho de que ser más grande te hacer ser más productivo, aunque la definición puede ser más laxa. El hecho de ser más grande te permite introducir atracciones más grandes (castillos), con mayor calidad (deseo), y más variadas, atrayendo un espectro de población más grande. Con espectáculos, desfiles, atracciones, campos de golf, hoteles, restaurantes… las posibilidades aumentan y el beneficio con ellas.
Dicho esto, la aparición de un clúster era algo necesario.

DATOS

Walt Disney World Resort (Florida) cuenta con cuatro parques temáticos, dos parques acuáticos, seis de golf,  y veintitrés hoteles. El más visitado, Magic Kingdom, cuenta con unas visitas anuales de unos 17 millones (bajando por la crisis). También cuenta con Epcot o Disney’s Hollywood Studios.
Universal Orlando Resort (Florida) cuenta con dos parques temáticos, cines, discotecas y tres hoteles. Universal Studios (uno de los dos), es visitado por unos 6 millones de personas al año.
Solo Disneyland Resort (en California) se interpone con unos 16 millones de visitas al año.
 
 
En concreto, de los 10 parques temáticos más visitados, 7 están en Florida, y 3 en California. A años luz de distancia de cualquier otro parque norteamericano..
Los costes de transporte pueden ser los suficientemente pequeños como para que sea rentable aglomerar los parques en una sola localización / estado, pero lo suficientemente grandes para que, en un país tan grande como los EEUU, se reproduzca el clúster tanto en el ala este (Florida) como en el ala oeste (California).

PARQUES PEQUEÑOS

Uno podría decir que el problema no es tanto de estudio de la geografía económica. Lo cierto es que los dos estados tienen parques tanto de Disney como de Universal, dos marcas con gran heterogeneidad con respecto a los parques más pequeños, por lo que tenemos que introducir también una cierta competencia oligopolística entre ellos.
Esto ha podido reforzar el hecho de querer garantizar su presencia (y competencia) allá donde esté su rival, pero también el clúster va más allá, integrando parques más pequeños. De nuevo, tomando en cuenta los parques turísticos que aparecen en Trivago, Florida y California tienen 17 parques de atracciones cada uno, muy por encima de la media (el 4º ya solo tiene 5, y el 3º concentra todo en Chicago). Y si obtenemos la cantidad de parques (totales) por cada millón de habitantes, Florida alcanza un valor de 5, mientras el resto de estados grandes quedan por debajo (California 2, Nueva York 3, Texas 2). Por lo que podemos decir que la aparición de estos grandes clústeres mejora y promociona la creación de más parques que se aprovechen de los turistas atraídos.

¿POR QUÉ FLORIDA?

Antes decía que el hecho de ser una región grande puede fomentar la aparición de un clúster. Más bien tendríamos que hablar de “potenciar” la expansión del mismo. El que una industria se localice aquí o allá es algo que, muchas veces, depende de la mera casuística aleatoria, al menos cuando estamos comparando entre estados similares (entre Florida y Alaska, la cosa estaría clara en este tema). Sin embargo, la razón que nos da Wikipedia es también un elemento clave de la geografía económica: Las infraestructuras internas. Disney quedó encantado con la red de carreteras de Florida y la interestatal 4. Otro elemento a destacar es su posición geográfica, con el sol como factor elemental y gratuito.
——
Aunque esto ha sido más una reflexión que un estudio analítico, me ha servido para explicar de forma sencilla el “main core” de la geografía económica, la aparición de clústers y su relación con el entorno geográfico, algo de lo que pretendo hablar más a menudo. Así que ya sabéis, cuando os hablen del clúster tecnológico por excelencia, contraatacad con algo aun más divertido, los parques de atracciones de Florida.

15.5.12

Krugman avisa del corralito para algunos países en Europa

Paul Krugman lleva mucho tiempo intentando convencer de que la austeridad por sí sola es un error para salir de la actual situación de crisis económica en Europa. Hoy El País publica un articulo traducido del NYT en donde Krugman se atreve incluso a explicar paso a paso qué nos va a suceder a los europeos en cuestión de meses, no de años. Y remarca este aspecto al considerarlo tan importante como los pasos que se van a ir dando en esta evolución de la crisis en Europa. La pregunta sería: ¿y después de la desaparición del euro, qué quedará de Europa? O la casi más compleja pregunta de: ¿cómo reaccionará la sociedad europea o más concretamente la española, ante un posible corralito? ¿en serio los españoles saben llevar su dinero a Alemania?. Claro que los pocos que SI lo tienes, es posible que hayan aprendido con urgencia.

1. Salida griega del euro, muy posiblemente el próximo mes (junio 2012).

2. Cuantiosas retiradas de fondos de los bancos españoles e italianos, a medida que los depositantes tratan de llevar su dinero a Alemania.

3a. Tal vez, solo posiblemente, se impondrán controles de facto, con los bancos prohibiendo transferir depósitos fuera del país y limitando la retirada de dinero en efectivo.

3b. Alternativamente, o tal vez a la vez, el BCE realizará fuertes inyecciones de crédito para evitar el derrumbe de los bancos.

4a. Alemania tiene una elección. Aceptar indirectamente las reclamaciones que se hacen sobre Italia y España —además de realizar una drástica revisión de su estrategia— básicamente, para darle a España alguna esperanza y poner en marcha garantías a la deuda para mantener bajos los costes de endeudamiento y permitir una mayor inflación en la eurozona para posibilitar el ajuste de precios relativos, o:

4b. Fin del euro.

14.5.12

Manuel Vicent nos ha fotografiado la España actual

Me ha parecido tan claro y preocupante, tan triste y alentadora a su vez, la columna del periodista Manuel Vicent en la última de El País del domingo 13 de mayo de 2012, que no ha podido otra que buscarlo —tampoco era como para picarlo de nuevo— y dejároslo para vuestra lectura. Es como una fotografía con flecos, como un señuelo en el que caer para sufrir sin tener que pensar mucho ni ir enumerando aquellas dudas que nos llenas los sesos. Todo reunido y revuelto para que cada uno le ponga el orden de importancia que su corazón melancólico le pida. Una pena que sea tan claro este Manuel, nos está jodiendo con los dolores que nos produce. A veces es mucho mejor no saber leer.

Tal vez habría que remontarse al final del siglo XIX, cuando España terminó por perder las últimas colonias de Cuba y Puerto Rico y se estaba desangrando en la guerra de Marruecos, para hallar una caída moral, una confusión política y un desprecio por la propia patria semejante a la que atenaza a los españoles en este momento. Ganivet había escrito entonces que el problema de este país se solucionaba echando un millón de españoles a los cerdos. La Generación del 98 hizo del pesimismo nacional su estética literaria. Ortega sentenció: lo que nos pasa es que no sabemos lo que nos pasa. Parece que aquí hoy tampoco sabe nadie la forma de salir de la crisis, salvo la de ensayar una vez más la curación por la saliva, propia de un país de leguleyos rábulas, políticos burócratas y sacamuelas de tertulia, de modo que al final el problema de la economía se disuelve en un flato ensalivado de opiniones arbitrarias, juicios vanos e insultos en una algarabía de corral de gallinas. “España se hunde en la miseria, necesita otro cirujano de hierro”, exclama un contertulio. De momento él ya tiene la vida resuelta diciendo gilipolleces por varios canales y emisoras distintas en un solo día. Han vuelto los cesantes y mendigos galdosianos. ¿Adónde habrá que mirar para salvarse? ¿Al palacio de la Zarzuela? ¿A la presidencia del Tribunal Supremo? ¿A la Moncloa? ¿A los diputados? ¿A los banqueros? ¿Al Vaticano? ¿A los jóvenes del 15-M, acampados en la Puerta del Sol? En cualquier punto donde fijes la mirada no hallarás sino a un Rey que mata elefantes y a su yerno que mete mano en el erario público; al primer magistrado del Supremo envuelto en un escándalo de hortera; a un presidente del Gobierno que exhibe en público el impudor de sus dudas; a los banqueros que se premian con una masa ingente de dinero después de arruinar a los accionistas; a los obispos que bendicen este infame Cafarnaún con palabras hipócritas pronunciadas con el cuello blando. Está bien. Quedan los ciudadanos que cumplen con su deber. Quedan los jóvenes airados y su utopia. En Sodoma, Yavé estaba dispuesto a detener la lluvia de azufre si había un solo hombre bueno. Buscad a un buen panadero. A partir de un panadero honrado se puede levantar de nuevo una gran nación.

13.5.12

Carta a un nuevo empresario lleno de dudas, que intenta emprender

Querido amigo Luis. Me alegra que sigas con la idea del autoempleo, con tu proyecto para montar una microempresa que resuelva los problemas de empleo que te acucian. Pero crear una empresa es algo más que resolver un problema personal, no lo olvides. Como no olvides que las prisas en estos asuntos son malas consejeras.
En la última respuesta mía te hablaba de la principal y casi única meta de toda empresa. GANAR DINERO. Sin beneficios una empresa muere, todo proyecto necesita de una viabilidad económica para poder crecer o simplemente mantenerse. Se trata de poner en marcha algo sobre los que nos podamos defender muy bien, un servicio que podamos vender y cobrar por ello. Pero todo servicio que intentemos debe sustentarse sobre su viabilidad económica, excepto que sea una ONG.
Un par de meses antes de que te decidas definitivamente a montar tu propia microempresa te pediré que me enseñes un PLAN DE VIABILIDAD. Se lo tendrías que hacer al director de un banco si le vas a pedir un crédito para la empresa, o a cualquier organismos oficial al que le vayas a pedir ayuda o subvención cuando existían estas cosas. En un PLAN DE VIABILIDAD tendrás que explicar tus gastos y tus ingresos, tu estructura y servicios, tu actividad y tu experiencia, y al final tu forma de conseguir clientes. Es decir, tendrás que demostrar que tu nuevo proyecto es viable y dará beneficios. Este PLAN DE VIABILIDAD debe ser analizado por alguien ajeno a tu proyecto para encontrar puntos flojos, aspectos no analizados, puntos de vista positivos y negativos. Debe resultar creíble para un asesor externo, alguien que conozca bien tanto aspectos financieros como de tu actividad propuesta. Te estás jugando tu futuro.
Me hablabas de dos posibilidades de autoempleo. Una empresa de servicios profesionales dirigido a otras empresas (con variados caminos, algunos complementarios pero otros divergentes entre sí y que puliremos). Y me hablabas de la posibilidad de montar un gabinete de atención infantil con la profesionalidad de tu familia. Dos alternativas totalmente diferentes, pero que creo deberían ser analizadas a la vez, pues te veo con capacidad para emprender el camino del análisis de ambas, hasta que una de ellas sea la que efectivamente y tras tus estudios de campo, observes que te resulta más rentable, sencilla de realizar y con posibilidad de defenderte mejor. Efectivamente solo una de ellas podrás intentar con todas tus fuerzas poner en marcha, pero hoy YO no sé cual sería más rentable y posible, dada tu experiencia y circunstancias personales.

Vuelve el 15M 12M para ofrecer esperanzas o para disolverse

Ya hablamos bastante del 15M hace un año; este de 2012 es bien distinto pues diferentes son las situaciones políticas en España, en África, en Europa. Hemos cambiado de gobierno, son policías diferentes, la crisis es más dura, el desempleo ha aumentado, los temores sociales van creciendo hasta casi el miedo, los recortes son drásticos, tenemos encima unas normas laborales bien distintas y mucho peores, son menores nuestros derechos y peligra nuestra estado de convivencia y bienestar.
Pero los argumentos de los muchos jóvenes del 15M son parecidos, las intervenciones son igual de insulsas, el poder de convocatoria es muy alto pero sin substancia que lo dignifique como importante y necesario. Y lo siento enormemente, pero yo espero mucho más de vosotros. Si, desde mi sofá y mi televisor, pues desde muchas posiciones se puede lograr que los batallones funcionen bien o mal.
Ha pasado un año y seguimos sin conocer líderes nuevos, no disponemos de alternativas políticas o sociales, su larga lista de reivindicaciones no deja de aumentar sin planes de viabilidad reales ni reivindicaciones ordenadas, no vemos presiones que sirven para ofrecer alternativas que lleguen a preocupar a los gestores, es un repetir por mimetismo lo que se disolvió como azucarillo en cuanto vino el verano. Encantados de conoceros están los políticos que gestionan y los que desde la oposición miran y sonríen.
Se han celebrado dos veces elecciones en España tras el nacimiento del 15M del 2011, en ambas ha perdido el PSOE, ha ganado el PP y ligeramente han subido partidos políticos diferentes a los dos  perfectamente asentados en sus sillones. No hemos visto cambios reales sino alternancias, no parece que el poder del 15M –que lo tuvo como movimiento nuevo que producía mucho respeto— haya servido para mover conciencias sino y sí acaso, portadas de Telediarios. Para eso, en serio, no merece la pena continuar por este camino. Nos falta todavía que nos jodan un poco más, para ver si así somos capaces de darnos cuenta de lo que estamos perdiendo y que posiblemente y en las próximas décadas no volveremos a conseguir.
Queda como esperanza el trascurso de estos próximos días, queda la ilusión de que seamos capaces de ofrecer algo más que un intento de escapar del juego del ratón y el gato, de una policía mandada de otra manera que la de hace un año que jugará su papel de obedecer. Si todo queda en una pelea “de interior”, apaga y vámonos al pueblo, chatos.

11.5.12

La crisis por Autonomías, en el sector de la construcción en España

Una de las principales razones por la que entramos en esta crisis económica es, sin lugar a dudas, por el sector de la construcción. Posiblemente sea el reflejo de todo lo malo que hicimos en España (no el sector como tal, que no hay que demonizarlo, sino su mal uso en el tiempo por todas las administraciones y especuladores). 
 
En primer lugar, es el reflejo de una burbuja, con unos precios que se hincharon más allá de lo que deberían, que ha ocasionado la debacle en perdidas de valor en los activos inmobiliarios tras la crisis. Nos endeudábamos, y nos especializábamos en un sector con poca capacidad de exportación. 
 
En segundo lugar, muestra la preferencia del empleo por un sector con perspectivas escasas de trabajo futuro, con una apuesta débil, si acaso positiva en el momento, en el propio capital humano que empleaba. Ahora tenemos un grueso de parados sin estudios superiores que va a costar absorber una vez que se realce la actividad económica. 
 
En tercer lugar, refleja las megalomanías de algunos promotores y políticos, que basaban su popularidad y gasto en proyectos de gran envergadura con costes muy altos y poca rentabilidad a medio plazo. La corrupción también hace acto de presencia.
 
Podemos ver esta evolución en la construcción en un sencillo gráfico que muestra la especialización de España en el sector:
 
 El PIB ha aumentado, y el sector de la construcción también, pero desde 1997, el peso de la construcción sobre el total no ha parado de crecer, desde un 6,5% hasta casi un 11% en 2006 (casi se dobla).
 
Por parte del empleo, vemos exactamente lo mismo. Cada vez un porcentaje mayor de trabajadores se dedicaban al sector de la construcción. Vemos como en 2007 aumentaron a pesar de que la producción no aumentaba. Puede deberse a que el precio empezará a caer (bajando así el peso económico de la construcción, sin que cayeran los números de la construcción en si misma, pues se mantiene en niveles constante en 2007), o a que se empezaran proyectos de construcción que finalmente no se terminaron, no pudiéndose contabilizar como valor añadido (no sé si se incluirían o no).
 
Pero lo que quería hacer hoy no es tanto un análisis del total, sino dividido por comunidades autónomas. Como siempre, la evolución no es homogénea, y la heterogeneidad está presente. Quizás además podamos explicar en parte porque unas comunidades están más azotadas por el paro que otras.
 
Lo cierto es que estas siguen un patrón bastante parecido en su evolución temporal. No despunta ninguna con una tendencia diferente, sí así en la especialización regional. Haciendo un índice simple de especialización podemos verlo. Valores por encima (debajo) de 100 implican mayor (menor) especialización en la construcción con respecto a España. Están ordenados de mayor  a menor dedicación a la construcción en 2007.
 
Lo que vemos es una gran variedad. Extremadura, Castilla–La Mancha y Andalucía copan el podio de las comunidades que más se dedicaban a construir, mientras que Cataluña, Madrid y el País Vasco, se mantienen como las tres que menos especializadas. Es normal, pues son las tres regiones (junto a Navarra) con un mayor PIB per cápita y, por tanto, con mayor dedicación en otros sectores como puede ser el de servicios. Esto no quiere decir que en estas comunidades no haya aumentado el peso en la construcción (la burbuja afectó a todos), sino que no lo hicieron por encima del aumento de la media.
 
Como ejercicio meramente estadístico, vamos a ver la relación regional con respecto al paro. Esta vez vamos a coger los datos de especialización de 2007, y el último dato de la EPA de paro regional de 2012 (no tratamos de relacionar construcción y paro en un momento determinado, sino si las regiones más especializadas en la burbuja son las que más paro tienen).
 
 Como vemos, la relación es positiva. Es decir, la regiones que más especializadas estaban en el sector de la construcción con respecto a la media en 2007 (abscisas), tienen una mayor tasa de paro con respecto a la media en 2012 (ordenadas). Esto no quiere decir que sea la causa. De hecho, si descomponemos en dos la serie, poniendo a un lado las que más paro tienen (azul) y las que menos (rojo), nos encontramos con un componente fijo espacial significativo. Es decir, las que regiones que más paro tienen lo tienen en base a cuestiones que, en principio, no tienen que ver con el sector de la construcción. Además, habiendo dividido la base en dos, el efecto de la especialización en construcción se hace aun más significativa.
 
De media, el aumento de un 1% en la especialización en construcción con respecto a la media implica entre un 0,1% y un 0,16% más en la tasa de paro. Además, las regiones del sur y el mediterráneo tienen (de media) un 9% más de paro que las regiones del norte y centro de España (habiendo descontado el efecto por especialización).
 
 CONCLUSIONES
 
En primer lugar, recalcar que esto no es un estudio sobre causas y consecuencias, sino sobre correlaciones, que nos pueden dar pistas, pero no respuestas absolutas.
 
Hemos visto que hay una gran divergencia en la especialización regional en el sector de la construcción. No es que haya unas por encima y otras por debajo (algo obvio y tautológico cuando estamos comparando con medias), si no la magnitud, con unas comunidades casi el doble de especializadas que otras.
 
Por ultimo, he querido comprobar como estadísticamente hay una correlación positiva entre una mayor especialización en la construcción antes de la crisis y una mayor tasa de paro. Sin embargo, si bien esto explica parte del desempleo en general, las grandes diferencias entre las comunidades del sur/mediterraneo y las del norte/centro siguen dependiendo de otros factores exógenos.
 
Esto es fácilmente entendible cuando nos damos cuenta de que estas diferencias ya existían antes de la crisis, incluso cuando la burbuja estaba en su apogeo.

Cuando se nos quiere mentir con la austeridad, por medirla mal

Cuando Europa se empieza a fijar en el crecimiento como oposición a unos planes de austeridad que no han conseguido funcionar bien del todo, comienzan a salir voces diciendo que en realidad no ha habido tal austeridad. ¿En serio hay quien piensa que no hemos entrado en un periodo de austeridad sin medida?

Para demostrarlo, te muestran gráficos donde el gasto público no ha parado de aumentar, o donde el ratio de la deuda/PIB no ha parado de aumentar, como si eso fuera la muestra y conclusión evidente de que, efectivamente, no se han hecho planes de austeridad.

Desde luego, cualquier que escriba o arguya algo así se saltó las clases de “economía coyuntural” que te enseñan la diferencia entre el déficit cíclico y el estructural.

Una cosa es el déficit que esté en manos del gobierno cambiar (cambios impositivos, planes de estímulo…) y otra el déficit que finalmente haya en una economía. ¿por qué?, pues porque la propia economía condiciona el déficit final. Una economía que no crece no genera ingresos públicos y dilapida el déficit con gastos por protección social y de desempleo. El déficit es azotado por las condiciones cíclicas de la economía.

Lo que el gobierno decide modificar es el déficit estructural, que es, de hecho, y por definición, “aquello que no se ve afectado por el ciclo”.

Imaginemos que un gobierno decide subir impuestos. Por tal hazaña baja la actividad económica y finalmente bajan los ingresos tributarios. Alguno con pocas luces podría ver entonces el gráfico de ingresos públicos, ver como van bajando y decir: Ven, el estado no hizo ningún plan de austeridad, no hizo ningún plan para intentar bajar el déficit.

¡Mec! Error. Vuelva a la casilla de salida.

De hecho, que el déficit baje menos de lo esperado es una muestra de que la austeridad no está funcionando, no de que no se haya aplicado austeridad. Lo que pasa es que a los adalides de la austeridad no les gusta que se les diga que esa política no funciona si se aplica en conjunto. Prefieren negarla, como hizo Pedro con Jesús.

La austeridad, como decisión política, no puede medirse mediante el gasto público finalmente acaecido, o con el déficit público. No, se debe medir con el déficit estructural. Al menos si quiere que su estudio tenga validez científica (si no quiere y solo quiere plagar de falacias intelectuales la red, entonces haga lo que desee).

Ya solo queda mirar los datos del FMI (pg. 9) para ver entonces qué ha pasado con el déficit estructural:
Caídas generalizadas: Apuesta grande por la austeridad.
Huelga decir que la cifra de 2012 y 2013 son estimaciones, basadas en los planes gubernamentales.

10.5.12

No quiero asustar, pero hay que seguir leyendo solo cosas de la Belén Esteban

Termino de leer el periódico y tras observar que este vicio es imposible por el tiempo que me resta, me noto la cara compungida y triste y salgo espantado en busca de una papelera oscura y profunda donde tirar los excrementos de las noticias, que me han manchado los dedos y la conciencia. Casi todas las noticias son malas, negativas, sin futuro. Incluso cuando escriben de toros lo hacen para hablar de su poco sentido lógico y moderno con toda la razón. Se salva el fútbol y porque anoche ganó un equipo español, pues enseguida salen las suspensiones de pago o los presuntos apaños al final de la Liga. Ya ni los faralaes nos salvan para distraernos.

Llamamos Bankia a lo que antes era simplemente Banca y acojonamos a los ahorradores diciéndoles muchas veces que no se preocupen de nada, que los dineros suyos ya hace muchos años que no están en ningún sitio excepto apuntados, convertidos en números redondos, negritos y cursivos, todo a la vez para dar seguridad, pues los números tienen la mala costumbre de caerse de las manos de los miedicas. Para no ser miedica con los dineros propios y extraños se inventaron los banqueros grises.

La gente normal, vamos la que anormalmente tiene cuatro euros ahorrados, quieren billetes y no papeles con números, como si olvidaran que los billetes son papeles impresos por los mismos que ahora les dicen que tranquilos, que todo está controlado. Pero la gente no se tranquiliza y menos cuando le dicen muchas veces que tranquilos pero poniendo cara sonriente, como los curas de niño, que te pegaban hostias o te tiraban de las patillitas altas si les preguntabas algo que no estaba en la Cartilla de Urbanidad.

Si la gente de los ahorros se hubiera leído mi periódico, el que me ha manchado los dedos y la conciencia a partes iguales, mañana mismo se bajaría a su Caja de Ahorros del barrio para dejarla vacía. Lo que nos está salvando es precisamente eso, que la gente no lee periódicos y en cambio analiza con tiento la última ruptura amorosa de la Belén Esteban. Qué suerte tenemos con la Belén Esteban, ahora que los toros y el fútbol están en suspensión de pagos.

7.5.12

Si los políticos no cumplen, entran los enemigos de la política

Cuando los partidos tradicionales, los defensores del bipartidismo, dejan de cumplir con su obligación ideológica de mantener sus ideas y defenderlas, van dejando espacios y sociedades cabreadas que buscan otras alternativas y que nunca llegan estas hasta los partidos minoritarios vencidos y rotos por los dos grandes bipartidistas, sino que caen en las garras de los extremos que ofrecen una política diferente, sin explicar bien en qué consiste. Crecen pues los fascismos a ambos lados de las ideologías democráticas y una vez que toman espacio lo emplean de palanca para ampliarlo a costa del bipartidismo, que por cierto, pocas veces se siente responsable de estos crecimientos. Está sucediendo en Europa con la crisis política y social actual, y parecemos no valorar su importancia de cara al futuro, pensando tal vez que es un resfriado temporal en el sistema, más débil cada día y con peores capacidades para defenderse de atropellos diversos. Las grandes ideologías no deben moverse de sus ideas ni adaptar sus soluciones a lo que creen se necesita, sino a sus propias maneras de entender las sociedades por ideología básica. Si los socialistas creen necesario convertirse en inútiles liberales o neoconservadores posibilistas o si por el contrario los conservadores creen que deben tocas las ideologías extremas para que no se escapen o caer en los brazos del neocapitalismo, dejan espacios pero sobre todo dejan sociedades cabreadas, que por abstención o por cambio de voto, dejan mucho más poder y posibilidades a los descontentos del sistema democrático. ¿Hay que aceptar pues los trapicheos de los asentados bipartidistas, para no caer en los crecimientos de otras ideologías?, no, la sociedad tiene derecho a elegir y a equivocarse en su elección, los que tienen la responsabilidad de que esto no se produzca son los dirigentes políticos que defienden su bipartidismo, como un cortijo propio que creen no perderán nunca.

6.5.12

Hoy elegimos a medio presidente de Europa. Y sin votar

Hoy España vota en Francia y Grecia sin tener que movernos de casa. Una ventaja más de la globalización. En Francia elegimos entre todos a medio presidente de Europa, y digo entre todos por que aunque sea una falacia, una tontería, es así de momento y punto. Yo no voto, me abstengo, pero más que anda por que mi partido no se presenta. En Francia si gana Hollande la derecha francesa será dominada por Le Pen, y si gana Sarkozy ya podemos salir a la caja de ahorros y sacar nuestros euros, pues nos vamos a enterar de lo que vale un peine en estos países díscolos.

En Grecia el asunto es más complejo. No nos afecta tanto, pero puede salir un puré de política rara, que nos podemos acojonar todos a poco que los griegos demuestren que están más que hartos de la política convencional. Tras hoy en Grecia, podemos ver lo que nos puede suceder a todos nosotros, a poco que sigamos aumentando el desempleo, el hambre de comer y las ganas de cabrearnos de lo lindo. Ya veremos.

A pocas horas de vomitar los primeros datos yo tengo mis dudas sobre Francia, me preocupa el aumento en la participación pues no la tengo colocada. Le preocupa a Hollande y es la esperanza de Sarkozy. En cuanto a Grecia creo que me va a preocupar más la ideología de algunos partidos resultantes, sin saber todavía su fuerza real y como se verán modificados una vez que entren a sentarse en el poder. Siempre ablanda la sesera los sillones del Congreso.

¡Acabad ya con esta crisis!, crítica al libro de Paul Krugman

Ayer me regalaron el nuevo libro de Paul Krugman y no ha durado mucho en la estantería de lecturas pendientes, había que consumirlo con rapidez no se fuera a pasar de moda.
Lo cierto es que yo tenia buenas razones para no querer comprarlo, pues básicamente no dice nada nuevo para todos aquellos que le leemos todos los días en su blog. Claro está que el gran abanico de lectores que le esperan comprar no entran dentro de esta categoría y el libro puede ser una fuente bastante agradecida de temas que no se suelen tratar de una manera común.

¿De qué va el libro?

Paul Krugman hace algo de trampa. Pues en la introducción te dice que no va a centrarse en la formación de la crisis (pues ya hay un número enorme de libros, incluidos suyos, tratando el tema), pero al final, como no podía ser de otra manera, acaba contándonos cómo se formó la actual crisis. Sin embargo, creo que es conveniente tener en cuenta que más que un repaso histórico del devenir económico es, sobre todo, un repaso histórico del pensamiento económico que ha dominado el estado político y académico durante la crisis. Elemento que creo que era bastante necesario, aunque (creo) tiene algunas fallas importantes de las que hablaré más adelante.
Los primeros capítulos se centran en la misma crisis, y en los motivos por los que los políticos y economistas deben combatirlas. Aunque pueda parecer extraño para algunos, existen y han tenido cierta relevancia los actores políticos que defendían que lo mejor es no hacer nada y esperar que el largo plazo lo solucione todo. Se centra en los conceptos más básicos, como puede ser la trampa de la liquidez, las crisis de demanda (con el ejemplo de las canguros, ya bastante famoso), los problemas de capital humano perdido por el paro de largo plazo, la paradoja del ahorro…
Entonces me topo con algo que no me esperaba. El “Minsky Moment”, del que ya hablé en otra entrada, y que originó un cierto debate entre otras escuelas por su verdadero significado.
De las 250 páginas que tiene, las 100 primeras son las más aburridas para alguien no sea un lego en economía. Sobre todo porque también se centra mucho en los Estados Unidos (algo de lo que no para de pedir disculpas), su edad de oro y demás.
Entonces llegas al capítulo 6, donde se centra en lo que el llama “la edad oscura de la macroeconomía”. Aquí ya empieza a introducir la evolución del pensamiento económico académico, y como a su juicio (y parte del mío), la macroeconomía perdió parte de su esencia al intentar hacerse más matemáticamente rigurosa perdiendo poder explicativo por el camino. Modelos en los que los agentes son puramente racionales, casi como robots, y donde, por pura construcción las crisis no pueden existir. Todo ese estado de cosas llegó incluso a premios nobel a pensar que todo eso de “las crisis” era cosa del pasado. De cómo el keynesianismo perdió fuerza y supo evolucionar.
Los dos siguientes capítulos tratan de explicar…
…cómo y porqué las soluciones que se han realizado durante la crisis no han tenido el efecto deseado. En concreto, pone citas muy interesantes sobre como ya antes de los propios estímulos muchos intuían lo que ocurriría: Serían estímulos tímidos, que no conseguirían nada salvo servir de excusa para aquellos economistas que defienden la austeridad.
Dedica un capítulo entero al euro y a los problemas de no ser una “área monetaria óptima”, de cómo los países del sur no son tan malos como se nos pinta, ni los del norte tan buenos como cabría esperar.
Más interesante es cuando se centra en los “austeríacos” (asquerosa traducción de austerians) y todo aquello que los adalides de la austeridad predijeron hace años y sigue sin cumplirse, básicamente por su pobre entendimiento del sistema económico. “Los tipos de interés subirán por los abultados déficits”. No subieron. “La inflación se irá por las nubes”. La inflación sigue bajando, y la que sube es por problemas en materias primas… También se centra en los factores que la austeridad deberían potenciar el crecimiento: “El hada de la confianza”, el crowding out inexistente…
Los dos últimos capítulos se centra más en lo que debería ser la política y el posible futuro de los EEUU, con unas elecciones en ciernes. Un Epílogo intenta poner en claro los problemas de hacer estudios con correlaciones (al estilo de Alesina, muy criticado en el libro) para explicar causalidad. Pero se queda bastante corto y pobre a la hora de explicar los estudios que, según el, ponen de manifiesto el potencial de los estímulos públicos (nombra el conocido del FMI del que también hablé).

¿Es recomendable el libro?

He querido dar un pequeño recorrido para que os podáis guiar sobre lo que tiene y no tiene el libro. No es un compendio de soluciones, ni un manual de economía, ni un recorrido histórico por la evolución económica, pero es un libro muy interesante para el que quiera saber donde nos encontramos y como hemos llegado hasta aquí, en un plano de ideas, pensamientos y sentimientos económicos.
Hecho en falta una apuesta aun más fuerte por eso, pues con una gran introducción (que intenta que los que compren su libro sin tener ni idea no se pierdan), no da tiempo de mucho más. Unas cincuenta o cien páginas más no le habrían venido nada mal, la verdad. Pero lo cierto es que el libro es un grito (el mismo título lo es), a todo. Un grito de un Krugman algo cabreado que está algo cansado de que se tomen las soluciones incorrectas para el problema equivocado.
Quizás ahora se empiece a ver la luz del túnel. No del túnel de la crisis, de la que aun tenemos para rato, sino de la oscura actuación política e institucional que parece que, por fin, se han vuelto a dar cuenta de que el crecimiento es importante.

5.5.12

Aprendamos a buscar ayuda para encontrar nuevo empleo

Estamos en tiempos muy difíciles, sobre todo si hemos entrado en procesos de desempleo, de búsqueda de nuevas actividad laboral, de búsqueda de empleo. Hay que solicitar ayuda y contar con amigos, conocidos, familiares, instituciones, internet, colegas de profesión, estudiantes y compañeros. Hay que elaborar un plan de búsqueda de empleo, pues tienes que ser el mejor en todo proceso de selección y eso es muy complicado cuando hay muy pocos puestos y muchos candidatos

Debemos aprender a preguntar saliéndonos del marco de la respuesta sencilla y fácil. En demasiadas ocasiones buscamos la respuesta antes de saber si somos capaces de hacernos bien la pregunta para buscar la mejor respuesta posible. No nos importa tanto conseguir avanzar en la búsqueda de respuestas novedosas e importante como simplemente obtener una respuesta que ya esperábamos, que deseábamos incluso. Así ni aprendemos ni avanzamos en la búsqueda de la excelencia personal, de la solución de los problemas importantes.

Veamos una pregunta por desgracia bastante básica en estos meses. ¿Por qué estoy en el desempleo, parado? ¿por qué he perdido el empleo?

Esta pregunta simple y rápida no nos va a llevar a ningún lugar nuevo, nos llena de pesimismo, de autodefensa, de miedo incluso, de respuestas negativas, de poca imaginación en ellas. Ninguna de las respuestas nos van a servir para salir del problema, para avanzar en la solución. Pero hay otras posibilidades para avanzar sobre este tema. ¿Qué puedo hacer para mejorar mi actual situación laboral? ¿qué ventajas tengo en mi situación de desempleo, que puedan servirme para afianzar mi profesionalidad? ¿sobre quien me puedo afianzar para encontrar nuevos caminos, apoyos, nuevas soluciones?

En todo proceso de pregunta, se busca una respuesta. Pero muchas veces esta llega con arreglo al tipo de pregunta que hacemos o nos hacemos. Algo que empleamos pocas veces es “preguntar” mucho más a los que nos rodean. Es importante saber qué opinan todos los que se cruzan en nuestras vidas sobre situaciones excepcionales. Seguimos con la situación de desempleo.

¿Hemos preguntado a los que están junto a nosotros qué piensas ellos de las posibles opciones personales para mejorar nuestras vidas? ¿hemos intentado juntarnos con amigos para que nos expliquen como actuarían ellos en los mismos casos? No se trata, tras una pregunta, en asumir la respuesta y actuar con arreglo a ella. Se trata de recopilar ideas, de aprender, de conocer otras posibilidades, de ver desde otra óptica los mismos problemas que nosotros constantemente damos vueltas sin encontrar salidas. Preguntar es aprender, por eso es tan importante saber preguntar, saber preguntarte.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...