31.8.13

Javier Solana escribe sobre el conflicto de Siria


No hay duda de que Javier Solana es una autoridad moral sobre política internacional, que conoce muy bien desde el primer plano de la negociación. Podría callarse, podría no opinar o hacerlo desde diversas ópticas. Ha publicado en El País este artículo titulado “Tarde y mal” el miércoles 28 de agosto, sobre el creciente conflicto en Siria. Atrás se nos queda Egipto, tapado por la previsible mayor masacre en Siria. El Mediterráneo está muy caliente. Leamos a Javier Solana.
-------------------------------

 Lo que más sorprende es que hace varios meses no hubiéramos escuchado al presidente de EE UU y al Consejo Europeo un anuncio de esta naturaleza: “Hemos decidido enviar un equipo con capacidad negociadora a los países implicados y a la Liga Árabe para que con la mayor brevedad se pueda encontrar una solución al conflicto de Siria”. Los resultados de la reunión de Ginebra del 30 de junio 2012 podrían haber sido la base. Pero no se puso la determinación ni la tenacidad necesaria en el empeño de buscar una solución internacional y árabe. De haberlo hecho, no estaríamos donde estamos. Pero eso, desgraciadamente, es agua pasada.

Tarde y mal se quiere dar una sensación de liderazgo, del que se carece. Y no está claro que las posibles acciones que se barajan no vayan a convertir un problema ya de por sí largo y dramático en otro aún más difícil de resolver.

Dominique Moisi nos explica las primaveras árabes


Sin duda es complicado entender para los medianamente informados los entresijos del mundo árabe, de sus numerosas violencias, de sus nacionalismos, de sus complicados ententes para sobrevivir como vecinos. En esta artículo de Dominique Moisi de El País se plantean algunos datos que nos pueden ayudar a entender algo más esta complejidad.
-----------------------

La guerra de Irak (que en 2003 produjo la caída del régimen de Saddam Hussein) tuvo un claro ganador: Irán. La intervención militar dirigida por Estados Unidos provocó el debilitamiento de los regímenes sunnitas de Oriente Próximo (aliados tradicionales de Estados Unidos) y el fortalecimiento del principal enemigo de los estadounidenses en la región: la República Islámica.
Diez años después, es posible que estemos siendo testigos de otro resultado irónico en la región: al menos por ahora, el único ganador claro de las revoluciones de la “Primavera árabe” parece ser Israel.

Revisando el crecimiento económico de España 2010-2012


Medir el crecimiento económico de un país como España es difícil, sobre todo si lo que queremos es el dato agregado de una abstracción tan compleja como es el producto interior bruto PIB.
Por ello, es normal que, al revisar los datos, es decir, al incorporar una mayor información, más fiable y completa, se cambie el dato de crecimiento agregado. Esto implica que cuando estemos observando y analizando un dato tan importante como el crecimiento del PIB, lo hagamos desde la perspectiva de que lo importante no es el dato en sí, sino la tendencia. Por ello, cuando nos dicen que hemos crecido un 0,1%, hay que entender el dato como una aproximación, que bien podría ser, por ejemplo, un -0,1%.
Ninguna predicción, de hecho, ningún dato estadístico, es nada si no lleva asociado un error. En física se debe tener siempre en cuenta este error desde el mismo momento en el que se mide un parámetro (altura, peso, etc…). Creo que sería muy positivo si hiciéramos algo parecido en economía, asociando cada dato con su error de estimación. El problema es que, probablemente, en ese caso diéramos la estimación como escasamente valida (por que el margen de error sería bastante amplio).
Sea como fuere, en 2012 nuestra economía no cayó un 1,4%, sino un 1,6%. De hecho, se han revisado a la baja los dos años anteriores (en el año 2010 caímos una décima menos):
Captura de pantalla 2013-08-27 a las 19.46.55
La revisión del 2012 se debe a un menor crecimiento de nuestras exportaciones, que pasaron de crecer un 11,7% en 2010 y un 7,6% en 2011 a tan solo un 2,1% en 2012 (en lugar del 3,1% que se había estimado en primer lugar), y a que el consumo privado cayó 8 décimas más (del -2,5% se revisa al -3,3%) y el público un 1,1% más (del -3,7% se revisa al -4,8%). Solo la inversión disminuye su caída (del -9,1% al -7%), aunque en términos nominales sigue siendo el principal componente que la caída agregada.
Y con la revisión del PIB, viene la del déficit. Montoro, había anunciado un déficit del 6,98%, falso, pues no contaba las ayudas a la banca que sí son déficit (la definición de déficit es clara y no incluye todo aquello que los políticos quieran hacer desaparecer de las comparecencias políticas). El déficit real era del 10,6% según la estimación de Eurostat, pero ahora se eleva hasta el 10,85%, por un menor denominador. También se eleva el de 2011, del 9,4% al 9,6%.
Captura de pantalla 2013-08-27 a las 14.32.19
Alguien debería sacar este gráfico cuando se dice que Rajoy al menos consiguió frenar el endeudamiento público. Pero eso sería demasiado pedir. @caoticaeconomia

30.8.13

Oda a los comentaristas de medios digitales locales

Si alguna vez ha osado leer los comentarios de las personas que escriben en medios locales opinando sobre noticias cercanas, se habrá dado cuenta que con diversos nombres o motes, escribe la inmensa mayoría lanzando comentarios que ni la basura desearía recogerlos. Quien comenta, tristemente, emplea insultos, ataca buscando el enfrentamiento, se cierra en sus ideas y todas las demás las califica de abominables. 
Comentar para descalificar es lo más sencillo. No razonar o no dar razones es sencillo. Buscar la pelea también. Así que el número de lectores es muy inferior al de escribidores. Al menos logran desahogarse y ser más felices por importantes, pero ya están catalogados, lo sentimos por ellos.

26.8.13

8 preguntas sobre lo que deberían hacer Obama, la ONU, Europa o la CEE ante Siria


¿Qué deberían hacer Obama, la ONU, Europa o la CEE ante Siria, un problema que no tiene ninguna salida correcta y en donde no se garantiza que no se vaya a estropear todavía más la situación, si se mueve por error una ficha clave?

Parece seguro que el Gobierno de Siria cometió la barbaridad de atacar a sus ciudadanos con armas químicas, provocándoles la muerte a centenares y dejando miles de enfermos.
Parece claro que los países occidentales no debe permitir este crecimiento de la violencia (no deberían permitir ninguno) que supone romper las reglas que entre todos ellos (los más poderosos) se han impuesto.
Estamos seguros que el problema de Siria es grave, complejo, con muchas aristas que se ven o permanecen escondidas, donde intervienen muchas más situaciones que las puramente internas.
Conocemos los grupos que forman la oposición al Gobierno de Siria y el mundo occidental tiene severas dudas de que sean la solución a los problemas actuales. Al menos visto desde la perspectiva occidental, sea social, religiosa o política.
Sabemos que la importancia (por separado) de cada una de los países en esta zona tan compleja es mucho menor que el que representan sus amigos, sus enemigos, su situación, sus religiones, sus influencias ente la comunidad internacional.
Estamos seguros que solo EEUU es capaz de liderar (para bien o para mal) un ataque contra el Gobierno de Siria. E intuimos que la ONU está acabada o muy manipulada.
Todos afirmamos que un ataque contra el Gobierno de Siria no puede ser terrestre, en la misma medida que intuimos que solo un ataque terrestre sería capaz de cambiar las situaciones en el medio plazo.
Cuando comparamos Siria con situaciones anteriores, en Irak, Libia, etc., siempre entre el miedo del error, la barbarie de las acciones de guerra, las incapacidades para resolver. Y admitimos que no hay término medio, que todas las guerras son brutales y que los ataques a la población civil siria es vergonzante para todos, pues todos somos responsables si empleamos el silencio.

Cómo es el sector exterior en la economía española?


Ayer veíamos cómo las exportaciones en España se habían comportado bastante bien durante los dos primeros trimestres de 2013 (si bien los recientes meses parecían confirmar un cierto estancamiento). Hoy quiero echar un vistazo al perfil de nuestras exportaciones, esto es, dejar a un lado el agregado y fijarnos en la heterogeneidad que compone nuestro sector exterior.
Lo primero que podemos observar es el peso dentro del total que ostenta cada una de las ramas productivas. Para eso voy a fijarme en la Clasificación Uniforme del Comercio Internacional (CUCI o SITC en su versión inglesa).
Captura de pantalla 2013-08-25 a las 22.36.52

El sector de la maquinaria (que incluye los equipos para el transporte), es la que ostenta un mayor peso en nuestras exportaciones y, además, uno de los sectores que más ha crecido (un 13%). Casi un 40% de este aumento se debe al aumento de nuestras exportaciones aeronáuticas, y un 27% debido al aumento de vehículos y automóviles.
Sin embargo, el que ostenta una mayor variación internacional es el sector de los  artículos manufacturados diversos, que crece un 13,5% y, por tanto, también consigue aumentar su peso. Más del 50% de el aumento de este sector se debe al textil, algo más si incluimos el calzado.
El tercer sector que más aumenta es el de los combustibles, que han conseguido aumentar su peso en términos corrientes por el gran aumento del precio del crudo que hemos visto en los últimos meses.
Así pues, podemos establecer un pequeño perfil (grueso, bruto) de los fundamentos específicos del aumento de nuestras exportaciones. Si juntamos las  aeronaves, vehículos, maquinaría (excavadoras, extractoras, maquinaria de construcción y minería), y productos derivados del petróleo explican en conjunto el 50% del aumento de nuestras exportaciones.
Para ver nuestro perfil competitivo, podemos echar un vistazo a los cocientes entre los pesos de nuestras exportaciones con respecto a los pesos a nivel Europeo. De esta forma, si el sector X representa en nuestro países un mayor que peso que la media de los países de la UE, podemos decir que somos competitivos en dicho sector. (A estos indicadores, basados en la concentración sectorial, se les llama Location Quotient, hay más indicadores sobre la competitividad, pero he elegido este por su sencillez).
Captura de pantalla 2013-08-25 a las 22.30.01
Si el índice da un valor superior a 1, es que estamos especializados en dicho sector. Por ejemplo, en el sector de los Aceites y mantecas, tenemos un valor de 2,7 en 2013, siendo el sector donde más especializados somos. Obviamente, por nuestra estructura productiva y natural, podemos producir mucho más de este sector que otros países.
Una de los elementos más característicos (y que pueden llevar a engaño, es el sector de la maquinaria). Es el que representa un mayor peso en nuestras exportaciones, pero también en las del conjunto europeo. No somos especialmente competitivos en dicho sector, si bien hemos aumentado su peso hasta casi rozar la media.
Algo que es interesante es que hemos reducido nuestra especialización sectorial. Tanto en Aceites, como en alimentos (el apartado otros se debe a operación no clasificadas), hemos reducido nuestro cociente de especialización, mientras ha aumentado en aquellos sectores que tenían un perfil poco especializado. Dicho de otro modo, estamos igualando nuestro perfil exterior a la media europea.
Una mayor convergencia y una mayor salida al exterior (que iguala los componentes de la demanda tanto de España como de la UE) pueden estar detrás de esto. Veremos si, poco a poco, va traspasando el sector exterior, y vamos perfilando una estructura productiva más en línea con la media. @caoticaeconomia

25.8.13

Exportaciones de España en segundo trimestre 2013. Vamos bien


En una semana ya tendremos los datos de crecimiento económico de la economía española sobre el segundo trimestre de 2013. Antes, he querido poner un poco en contexto los datos de nuestras exportaciones, el camino por el cual hemos tenido que relegar todo crecimiento mientras nuestra demanda interna se va al fondo  del mar.
Lo cierto es que las exportaciones no han ido nada mal en este segundo trimestre de 2013. Junto a una incipiente recuperación económica a nivel europeo en lo que a datos macroeconómicos se refiere, la demanda exterior ha vuelto a resurgir y, si bien nuestras exportaciones no crecen al mismo ritmo que en la recuperación de 2010, tendremos que esperar a ver si siguen mejorando.
Era bastante negativo hace un año, cuando el retorno de una recesión que creíamos haber dejado atrás se volvió a instaurar en el panorama de la Zona Euro, y ahora debo decir que, aun con ciertas dudas, creo que nuestro sector exterior ya ha encarrilado de forma firme una expansión, aunque basada más en el crecimiento del resto del resto de países, y creo que no tanto en una mejora competitiva que hemos intentado realizar en base a reducciones de salarios que no han reducido aun del todo los precios.
Exportaciones
Como vemos, las exportaciones a precios constantes (es decir, sin contar el efecto precios), aumentan un poco más del 11%. Si bien los datos mensuales llevan registrando dos meses seguidos con un descenso en el nivel de las exportaciones, el mes de abril pudimos ver un aumento mensual del 8,5% (que es bastante grande), que ha compensado el trimestre. Por otro lado, la variación trimestral ha sido del 4,9%, ligeramente inferior al dato del trimestre anterior, que registró un crecimiento del 5,54% (y como los datos están desestacionalizados debe ser válidos compararlos). Esto es lo que hace que tengamos que coger un poco con pinzas este dato trimestral. Es positivo, pero es mejor no intentar imaginar una tendencia futura.
Sobre esa devaluación interna…
 Precios de exportación
De momento no estamos viendo un proceso consistente de descenso en los precios de nuestras exportaciones pero la tendencia parece claramente querer entrar en terreno negativo, aunque el conjunto del trimestre aun se resiste (por el aumento de abril, derivado sobre todo de los precios sobre los alimentos). Así que nuestras exportaciones corrientes han vuelto a registrar un aumento superior a las exportaciones a precios constantes, y la devaluación interna, a pesar de estar reduciendo los salarios en torno al 8% en el entorno privado, no reduce los precios con tanta intensidad.
La realidad es que si bajan los salarios no es para que las empresas puedan bajar precios (al menos no directamente), sino para que estas puedan tener unos mayores beneficios con los que pagaran la inmensa deuda privada que ostentan.
 Sin embargo, poco a poco vemos como, (también en las cifras del IPC), los precios parece querer encarar una cierta deflación y de todas formas el incremento de nuestros precios (de exportación) parece ser menor que el incremento de nivel de precios a nivel Europeo, por lo que estaríamos ganando cierta competencia.
En próximas actualizaciones echaremos un ojo con más detalle a los fundamentos de esta evolución. @caoticaeconomia

24.8.13

Matemáticas y Economía ¿qué tal se llevan?


Esta semana de agosto 2013, uno de los temas centrales de la "econosfera" ha sido la relación existente entre la economía y las matemáticas. La dicotomía entre el mayor o menor peso de las matemáticas en el desarrollo de la ciencia económica siempre ha sido algo recurrente. Y las preguntas sobre las que se reproduce el debate, sencillas: ¿Es útil? ¿Es necesario?
Mi perspectiva no es muy original. Hablé de ello en mi pequeña disertación sobre qué son los modelos económicos (al menos para mi) y aúna un poco de cada casa.
La matemática no deja de ser un lenguaje formal que nos permite estructurar un argumento o teoría. Para mi las matemáticas tienen el poder de afianzar de una manera formal (esto es, no abierta a ambages, rodeos, metáforas) las hipótesis y las conclusiones derivadas de un teoría, así como tener la estructura necesaria para poder cerciorarnos de que el proceso de inferencia deductivo ha sido bien aplicado.
Eso no quiere decir que las teorías no puedan ser explicadas sin matemáticas (ni mucho menos), pero estas ayudan al buen comportamiento científico, al obligar a poner encima de la mesa toda la estructura económica y lógica de tus hipótesis.
Además de ayudar a contrastar diferentes teorías (quitando, poniendo o modificando hipótesis) de una manera sencilla, rápida y eficiente.
El problema, como todo, radica en los extremos. Las matemáticas no deben ser más que una herramienta (más) al servicio del pensamiento económico, no un fin en si mismo.
A hipótesis más complejas (necesarias para una visión más realista y cercana al mundo económico existente), son necesarias matemáticas más complejas. Y esto hace que el proceso de inferencia deductiva se complique, de forma que la obtención de conclusiones pueda ser una quimera o una mera tautología.
Hay, por tanto, un importante trade-off, entre realismo económico (necesario para que las teorías tengan sentido) y un desarrollo formal simple. No es malo optar por lo primero y, por tanto, enfatizar mucho más el poder de las matemáticas empleando conceptos cada vez más complejos, pero esto puede hacer que perdamos el norte de lo que verdaderamente estamos discutiendo, la economía. Esto cobra mucha importancia cuando hacemos desarrollos teóricos muy complejos asentados sobre hipótesis que en sí son muy poco realistas, de forma que solo estemos intentando construir un castillo de naipes en forma de ecuaciones que poca relevancia tengan después con el mundo real.
En este caso el camino intermedio es, para mi, el apropiado. No hace falta derivar matemáticamente todas nuestras hipótesis (como a veces parece querer hacer la microfundamentación, obligándonos a usar hipótesis incorrectas (como que todos los individuos son iguales o que tendrán preferencias homotéticas). Lo importante es remarcar cuales son nuestras hipótesis para que estas puedan ser falsadas desde un punto de vista formal teórico y empírico.
Dicho esto, habiendo pasado ya un par de años leyendo un modelo matemático tras otro, la cantidad de errores que se suelen cometer es bastante alto. Yo no soy ningún genio matemático, pero algunas trampillas y una mala revisión hace que a veces pierda un poco la fe. O quizás deba ser al revés. El hecho de que pueda observar claramente los fallos debería ser un punto a favor de las matemáticas (¿los habría visto si estuvieran recargados de párrafos revestidos con metáforas y verborrea dialéctica? Hay gente a la que se le da muy bien confundir con falacias lógicas).
Así que me quedo con la propia conclusión de Krugman: Math is good, used right. @caoticaeconomia

Odiamos los Museos. ¿Por qué?


Los españoles creemos que los Museos son almacenes aburridos de cosas viejas, lugares para jubilados o personas raras, recogedores de aburridos que no saben pasar la mañana en otro sitio. O edificios para entretener a turistas perdidos, que no sé qué es peor.

Nos encanta hacer colas ante lo que se publicita como la Exposición de Dalí en el Reina Sofía. Que sí, está bien, pero la obra de Dalí es conocida, se puede ver en Figueras desde siempre.

Mientras tanto la realidad de los Museos es floja tirando a muy floja. El 70% de los españoles no visitan Museos ni cuando viajan. Creen que es un lugar para cansados de la vida, para aprendices del conocimiento con gafas y chaquetas rancias.

Lo curioso es que si estudian el perfil del visitante a Museos nos enseñan a una mujer joven, que trabaja y tiene estudios superiores. Es decir, los hombres maduros vamos todavía menos a los Museos, no vaya a ser que se nos pegue la cultura y nos haga daño.

Una equivocación más. Por cierto en proporción la gente va más a pequeños Museos temáticos, entretenidos, fáciles, que a los grandes Museos. Preferimos un Museo de Cera, uno de Alpargatas numantinas, el de Sopas de Sobre o el de Chocolate a la taza que un Museo del Prado, un Guggeheim o el Thyssen. Nos deben dar miedo o pensamos que una taza china de cerámica es más entretenido que ver a Pablo Gargallo, Goya o Murillo. Snif.

23.8.13

Las chicas “betches” se van a apoderar de los hombres


Surgen con fuerza las chicas “betches” a conquistar sus vidas. Bien, están en libertad como antes lo estuvieron los yupis que hoy son ya historia y mal recuerdo.

¿Qué son las betches?

Pues una transformación de “bitch”, de “perras” en el bien sentido de la palabra. En España se llaman también “betch” pero durante muchos años se las ha llamado de forma amistosa y no como insulto: perras, cachondas, pijas incluso, según zonas y sin ser nunca un insulto.

Una “betch" es una chica con posibles, joven que no supera los 25 años, universitaria y pasta suficiente para sus gustos, que no es fácil aunque le gusta el sexo elegido, y que se cuida mucho para estar guapa y sobre todo no estar gorda.

Vamos, efectivamente, una pija 2.0, una pija adaptada a la modernidad del siglo XXI.

Suelen ser chicas de derechas, gritonas, soeces en su forma de expresarse para dejar claro que ellas mandan, provocadoras, copias de una París Hilton o Lady Gaga cualquiera.

No quieren trabajar pues es una horterada, no quieren pagar pues para eso están los hombres, se hacen de rogar y elijen, no gustan del Metro y prefieren que las hagan gozar a que sean ellas las que pongan de su parte para que el hombre goce. De hecho sin hombre se puede vivir igual o mejor, pues las mujeres tambin son atractivas para el as. vivir igual o mejor, pues las mujeres tambin gozar a que sean ellas las que pongan de su parte paraén son atractivas para ellas. Adoran la modernidad, Barcelona o Londres, Turín o NY, pero desde la inocencias mostrada que esconde una dureza clara.

El Arte es una puta mierda. Lo cual es saludable


Admitir la crítica es bueno, saludable, pero a veces increíblemente escaso y raro. En un museo de Arte Contemporáneo podemos ver este cartel, cuadro, mensaje, obra de arte.

“El mundo del arte es una puta mierda. Todos son unos falsos hipócritas hijos de puta”

Ser capaces de colgar este mensaje dentro de una exposición es un aviso claro de que el Arte es algo más que un intento de agradar a todo el mundo. No hay “un” Arte, hay muchos y algunos tan escondidos que no los detectamos. Admitir que no gusta es bueno, incluso da valor a la obra pues nunca se crea algo para gustar a todos. Es imposible.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...