19.1.14

Solo si el trabajo nos da felicidad sirve para crecer

No tenemos gusto por el trabajo, no es que lo veamos como un castigo, que también, sino casi como una obligación para que existan parados y jubilados. Jope en qué nos convertimos. Se está dando la curiosa fantasmada que algunos de los que tienen trabajo desearían disponer del desempleo como complemento a su felicidad.

Cada día hay menos personas que son felices con su trabajo, y menos de menos que además reconozcan al trabajo como parte importante de su felicidad.

Hoy nos produce placer el consumo, la contemplación, incluso el sufrimiento de "otros", pero el duro trabajo ni se contempla como fábrica de placer.

No es bueno generalizar, es cierto, y debo reconocer que hay personas amantes de sus labores, pero van en disminución preocupante. No edificamos personas sobre la felicidad de su trabajo y así la mediocridad se multiplica como virus. Para ser el mejor, incluso para ser bueno en lo tuyo, debes amar lo que haces, pues solo del amor surge el respeto. Y hemos perdido el gozo natural del trabajo bien realizado, del respeto a tu propio puesto de trabajo, de la pertenencia a un grupo laboral que hubo un tiempo se llamaba gremio y luego oficio, para ahora ser eventual. 

Mientras como sociedad no volvamos a valorar al trabajo no levantaremos cabeza. Si además nos pagan por ello miel sobre hojuelas. Si encima somos capaces de vivir de ello, tenemos suerte en estos tiempos jodidos. Pero sobre todo debemos ser felices, así que creamos en lo que hacemos como mejor camino para ser felices. Y si no nos pagan nada o nos sueldan de forma insatisfactoria, abandonemos el lugar, la empresa, pero no la actividad si esta nos gusta. Aprendamos a vivir de lo que nos gusta, que los sueldos vendrán, seguro.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...