31.7.16

Entrevista a Felipe González en Clarín, Argentina

Felipe González ha dado una entrevista larga en Argentina al diario Clarín. Se puede escuchar en internet si eres de los que te apetece saber todo. Sin duda es muy interesante, y sin duda también, es una constante que nos deberíamos hacer mirar, esa de que los políticos importantes del pasado español, hagan sus declaraciones con substancia en medio ajenos a España. ¿Qué nos pasa chicos?

No voy a entrar en los detalles de lo que ha dicho a Clarín, aquí más o menos lo ha escrito de forma parecida para El País. Pero en los vídeos podemos ver a un Felipe González de 74 años, enérgico dentro de su lentitud y calma, con las ideas claras, gusten o no gusten, y con una separación clara y contundente, que es con lo que yo me quedo, entre liderazgo orgánico y político y un liderazgo social. En estos momentos y en eso coincido con Felipe, los políticos actuales buscan más a sus militantes que a la sociedad a la que deben representar. Un líder social no es lo mismo a un líder político de una organización determinada.

Efectivamente, los militantes socialistas NO y NO quieren ver a Mariano de Presidente. Y todos admitimos que no se lo merece. Pero la sociedad española necesita un gobierno con urgencia. Y si tanto el PSOE como Podemos y C’s no son capaces de formar una alternativa de gestión de forma urgente, deben sin duda dejar que gobierne el PP. Por simple lógica social. Tacticismos los mínimos, pues España no está para soportar tonterías eternas en el tiempo. La factura la vamos a tener que pagar, y es posible que cuando nos la presenten ya no estén ninguno de los actuales líderes para tener que pagar y dar la cara.

Y Felipe da una fecha. Es curioso esto. Nadie la ha dado pero él sí. Sabe lo que podría costar llegar a un acuerdo. Da 10 días de margen. Y os puedo asegurar que son más que suficientes. Y llevamos ya cinco días gastados. Ojo, pues nos estamos jugando el futuro. Y lo volvemos a decir los que ya no tenemos futuro por la edad que soportamos.

29.7.16

La cara de Pedro Sánchez fue un poema negro

En la rueda de prensa de Pedro Sánchez, posterior a su reunión con Felipe VI, habló mucho más de lo que habló. Quiso transmitir mucho más de lo que dijo con la boca. No sé si desencuentros o decisiones mascadas. Y la hemeroteca está para revisarla. ¿Qué pudieron hablar Felipe VI y el líder del PSOE, para que este saliera crispado, perdido, apático, molesto?

Todavía no se había visto Felipe VI con el líder del Partido Popular, pero sin duda lo acontecido con Pedro Sánchez no les transmitió a este buenas vibraciones. Está prohibido “borbonear” y casi nombrarlo. Pero hay muchas formas de influir, de medrar, de abrir o cerrar caminos. Muchas maneras de lograr caras y culos.


Muy pocas personas conocen en estos momentos el fondo de la cuestión del nuevo gobierno en España, pero estoy seguro que ahora toca edificar las formas, para que se sustente ese fondo ya pactado y negociado. O impuesto. La sociedad también importamos, sobre todo para dejarnos convencer de que se va a realizar lo único posible. Lo mejor para cada uno de nosotros. Y creo además que viendo las alforjas de este viaje, cualquier cosa sirve, pues los mimbres son muy malos. Sólo falta crear las formas para que resulte creíble y simpático.

No hay alternativa mental, no hay arrestos, no hay fuerzas, no hay visión de futuro. No hay ni equipos válidos en algunas formaciones, pues entre todos se han ido dedicando a ser trilladas para joder al contrario. El trabajo para levantar la mies será tremendo.

Sálvame de Telecinco, no nos está salvando de nada, al revés

La cadena de televisión Telecinco, la más vista en España desde hace dos años, ha decidido en verano “salvamerizarse” más si cabe. Y cabe. Y les da resultado. De lunes a miércoles serán cuatro horas de la cadena de “Sálvame”, y los jueves y viernes serán al menos 7 horas cada día. Un total de 26 horas semanales de lloros, tripas, heridas morales, sexo disfrazado de palabras permitidas y críticas al hígado. Bien.

¿Ustedes se imaginan si un país lograra dedicar su cadena de televisión más vista, durante 26 horas semanales a educación y formación, y que la sociedad respondiera con éxito de audiencia, con las mayores cuotas de atención? ¿se imaginan ese mismo país con decenas de artículos hablando de lo que se proyectara en esas 26 horas, decenas de revistas, miles de mensajes en Twitter y Facebook sobre eso mismo, varios programas más de televisión añadiendo más morbo?

¿Hasta dónde podría llegar ese país en su crecimiento social, productivo, de búsqueda de la excelencia?


No, no no. Esto no es comunismo. No creo en el comunismo ni en dirigir las personas hacia una sola dirección. Creo en la libertad para elegir, incluso como es lógico, para que elijan Sálvame. Son sólo preguntas básicas. Incluso sé que son la que se hace usted. Las ballenas también van a morirse en tropel, todas juntas, cuando se sienten enfermas. Y nadie ha sabido explicarlo bien.

28.7.16

Mariano Rajoy ha sido muy claro, tras hablar con el Rey

Mariano Rajoy ha sido clarísimo en sus explicaciones tras la entrevista con el Rey. Entrevista, visita o charla. No lo sé bien, pues los secretos funcionan de maravilla, según intentan no explicar los interlocutores por respeto. El caso es que Mariano por fin ha sido claro. Ha dicho que no va hacer nada. Es decir, nada nuevo. Volverá a dejarse llamar por el PSOE y Ciudadanos, hablará con ellos en secreto o en público, según ellos quieran. Pero si no le dan su apoyo, él no se presentará a la investidura al Congreso, con lo que no corren los tiempos ni para un nuevo gobierno ni para unas nuevas elecciones. Quiere gobernar y nos lo dice a todos, incluido el Rey. Pero todos los demás, que son muy malos, no de dejan. Y además nos ha señalado con claridad que no hay un tiempo predeterminado y que en octubre se deberían aprobar los Presupuestos y esa es la única fecha que ha dejado sobre la mesa.

¿Alguien piensa que no ha dicho todo; que no ha sido clarísimo? 


España no tiene los políticos que se merece. Pero por otro lado me estoy equivocando, porque sí los tiene. Los hemos elegido. Estos políticos, los mismos que por segunda vez tampoco se van a poner de acuerdo y sin fecha, los mismos que van a perder un año entero en nada, que pasarán a la historia como el año más nefasto de las últimas décadas, están aquí negociando y hablando lo que dicen, tomando las decisiones de no hacer nada, porque así lo hemos querido nosotros.

Somos todos los españoles, yo el primero, los culpables de lo que está sucediendo en España en estos momentos. Y si en enero del 2017 volvemos a unas terceras elecciones, volveremos a ser los responsables de lo que suceda. Y sucederá lo mismo, si seguimos votando lo mismo, excepto los que se van cansando y ya no votan.

Nadie quiere tomar una decisión de riesgo. ¿Alguno de estos sabe las decisiones de riesgo que se toman todos los meses en una empresa de cualquier tamaño, más en las pequeñas que en las grandes? Nadie quiere decir YO SÍ. Lo hizo una vez Pedro Sánchez y no le apoyó con su abstención ni el PP ni Podemos. No negociaron con él en serio, para ver si era eso lo que necesitaba España. Ahora el PP pide al PSOE lo mismo que el PP no quiso darle al PSOE hace 6 meses. Y Rajoy se pone a jugar llamando entre bambalinas a los Barones Viejos, para que metan en vereda al díscolo Pedro. Todos nos hemos dado cuenta de que Mariano de Podemos ni habla. Es como si no existiera. Como además tampoco quiere contar con los anticonstitucionalistas de CDC y ERC, incluso del PNV que también suenan a rompedores, ¿quiere sólo contar con el PSOE?

No sé si algún día sabremos algo más de la visita, entrevista, recado, charla o visita que han tenido hoy Mariano y Felipe VI. Estoy seguro que nos sorprendería el tono y la mala comunicación, la soberbia y las caras.

27.7.16

¿Es el IBI injusto y empobrecedor?

Esto no son pinturas en una pared, son frases en la playa, quejas y reivindicaciones escritas con un palo en la arena húmeda. Algunas personas aprovechan las mañanas frescas en dejar mensajes, y no son de amor.

El IBI es un impuesto que sólo pagan los dueños de inmuebles, de viviendas. En España muchas personas pero en otros países de Europa sólo los ricos, pues la mayorçia de las personas no tienen una vivienda en propiedad y se vive de alquiler. El IBI no es ilegal, es la mejor forma que tienen las ciudades y sus ayuntamientos para financiarse. No afecta a los pobres ni vuelve más pobres a los que tienen vivienda, pues siempre les queda la opción de venderla. Y no es injusto, pues aunque afecta directamente a todos los que tenemos propiedades, para pagar impuestos y servicios generales, peor sería que lo pagaran también las personas que NO tienen propiedades inmobiliarias. Se me puede decir —y se me debe decir— que el IBI lo pagan también los que tienen una vivienda para sólo vivir. Y es cierto. Pero si no existiera el IBI pagarían este impuesto metido entre otros, por ejemplo en el consumo de agua, de basuras, de luz, en el IVA o en el IRPF.

Pero para quejarnos estamos. Y para reivindicar nuestras ideas, libremente, también. Lo malo es si el IBI es injusto por no ser proporcional a la zona donde se encuentra el inmueble, y al valor catastral real de cada vivienda, que suben o bajan por varios factores. Yo estaría encantado de que me reclamasen un millón de euros al año sólo de IBI.

Borbonear, reinear, reinar y medrar. Cuatro verbos

En realidad nunca se “borbonea” y ese concepto hay que cambiarlo rápido por el más correcto de “reinea”, algo habitual entre Reyes de toda índole. Reinear no figura en los diccionarios, un error, pero sin duda no sólo los Borbones medran e interfieren, todos los anteriores y los futuros, los vecinos y los alejados, “reinean” con elegancia algunos y con saña otros. Es que en realidad, pensemos: ¿Si no es para “reinear” para qué están?

Hoy leyendo a Pániker nos (me) decía una frase en boca de Felipe González que le comentaba Villalonga, que me ha resultado simpática. José Luis de Vallolonga le pregunta a Felipe por los GAL, y éste, listo donde no hay muchos, le decía con sorna: —”Si yo lo supiera, también lo sabría el Rey”. Y con esta frase tan bien dicha, que cada uno entienda lo que quiera, pues está dicha para no decir nada y para decir todo.


Si al final de esta zarzuela de incapaces, no sale un plato al menos comestible, el propio Felipe saldrá tocado. Y lo sabe o se lo han hecho saber. Así que borbonear es posible que no. Pero “reinear” sin duda. Son tantos los intereses mezclados, que vienen desde fronteras muy alejadas a barrios muy cercanos, desde los más escondidos escritorios a los escribanos que van a misa o a los que la dan para repartir hostias, que no me cabe ninguna duda de que “reinear” es una función lógica y básica de los Reyes. Otra cosa es que se ponga sobre un papel, se airee y se nombre, o no se tenga la obligación de negar siempre y rápido esta posibilidad. Tonto el último. Y Felipe no quiere ser el último.

26.7.16

¿Unas terceras elecciones? ¿Y por qué no unas cuartas o unas quintas?

Comienzan las consultas entre el Rey y los líderes políticos españoles para desbloquear la situación política de este verano 2016. Asunto imposible, pues de conseguir una investidura por la mínima, no sería posible gobernar con seguridad y con lo que necesita en estos momentos ni para España ni en la Europa actual, donde debemos ser un punto mucho más importante del actual. ¿Pero hay otras alternativas a la parálisis?

Sin duda, ninguno de los cuatro líderes políticos actuales, los que ponen su cara en los carteles electorales para que los ciudadanos confiemos en ellos, han demostrado su incapacidad para liderar España. Literalmente no se merecen gobernar España. Y de hecho si el atasco es brutal y las soluciones nulas, es por culpa de cada uno de los cuatro líderes. Si alguien ha demostrado que NO sirve para lo que se presenta, debe irse con la responsabilidad lógica del sentido común. Es también su propia responsabilidad histórica que deberían valorar. Miran en exceso al corto plazo y muy poco al largo plazo de una España que necesita soluciones.

Ni Mariano, Pedro, Pablo o Alberto deberían continuar siendo los candidatos líderes de las cuatro formaciones. ¿Se resolvería con otras personas? Pues no hay garantía, pero al menos hay posibilidad. Tanto en unas nuevas elecciones, como incluso en otras negociaciones entre todos ellos. Pensemos en una empresa o en un equipo deportivo. ¿Qué se hace si quien debe tirar del equipo hacia el éxito se ha quedado cojo o con apendicitis?

Lo que quieren demostrarnos a todos los ciudadanos es que ha fallado “el sistema”, es decir “la nueva política”. Algunos quieren mostrar que pasar de dos (bipartidismo) a cuatro es un enorme error para “el sistema”, es decir para España. Y que debemos auto convencernos cada uno de nosotros que no debemos caer en lo que los jugadores de este ajedrez llaman ˝error de las nuevas políticas”.
—No sigáis votando a los nuevos, que nos lleva al caos.

¿Unas terceras elecciones? ¿Y por qué no unas cuartas o unas quintas? ¿quién garantiza que en unas terceras se logrará desatascar esto? Empecemos por lo sencillo. Volvamos al punto de partida. Analicemos en qué nos hemos equivocado todos y pongámonos a pensar si cada uno de nosotros somos capaces de resolver algo la situación. Si estamos en este punto debemos reconocer que también cada uno de los españoles tenemos nuestra responsabilidad.

25.7.16

Necesitamos soluciones, no apaños temporales

Lo importante de esta semana que nos mostrará esquirlas y pistas, de este agosto que nos llegará sin duda, no va a ser quien saldrá elegido Presidente del Gobierno de España, si es que al final sale alguien, sino quien no debería serlo, que son todos. Para gobernar España, un país que no se nos olvide a nadie, importante en Europa e Iberoamérica, que debería haber conservado su peso en la zona de Oriente Medio y en todo el Mediterráneo, y que hoy es (somos) una mierdecica en medio de la nada, se necesitan más mimbres. En Aragón decimos rasmia y capacidad.


Ni Mariano, ni Alberto, ni Pedro ni Pablo deberían gobernar España. Por unos motivos o por otros, nadie tiene en estos momento la capacidad necesaria para hacerse respetar ante todos los españoles, y menos ante el mundo mundial. Mariano representa la política del siglo XX en todo su esplendor basurero. Pedro está quemado de fábrica y no representa ni a su partido, sirve escuchar a los mayores de edad que se dejan entrevistar. Alberto tiene unos tic nerviosos que no le aconsejan entrar en el gobierno de algo más grande que Cataluña. Y Pablo tienen antes que ordenar su casa, tener un equipo de responsables de responsabilidad, y unas buenas dosis vitamínicas de sentido común.

Jodido verano pues en el menos malo de los casos, es decir, si logramos hacer gobierno, además de flojo tendrá que solventar unos problemas que vienen crecidos. Europa está gripada, la crisis económica no remonta, el terrorismo repunta y el Mediterráneo no se calma. ¿Podemos estar contentos? Pues tendremos que estarlo, pues el optimismo es una buena medicación.

24.7.16

La soledad de los desplazados del Cuarto Mundo

San Sebastián - 2016
Esta es una imagen de la sociedad actual. De los desplazados, de ese Cuarto Mundo que está entre nosotros, escondido y con dolor. No son libres, pues están retirados sin desearlo. No son felices y terminan enfermos de soledad, de pena y dolor, de abandono. Son nuestros desplazadas propios, los que vamos dejando por las cunetas bonitas de las grandes ciudades.

Todos los seres humanos necesitamos compañía, no podemos vivir en la soledad total. Debemos sentirnos acompañados de otros seres humanos, de animales que nos convivan por amor, de objetos que convertimos en fetiches, de locuras que se nos apoderen hasta convertirnos en otros. 

Pero sin compañía es imposible seguir caminando por la vida en busca del final. Por eso es tan común ver a personas de calle rodeados de otros animales. La dureza de la vida se ve en el rostro de ellos, pues los irracionales siguen siendo tan felices como en una casa de diseño. Ellos sólo necesitan a otra compañía, pues tampoco pueden (saben) vivir solos.

23.7.16

El Duero se dejaba tocar. Pero sólo con las manos

El río Duero representa para mi el primer río que se deja tocar. No se parecía en nada al Ebro en el que me bañaba entre piedras gruesas tras el Puente de Hierro. Allí, en el EBro, además de quemarme manchaba mis pier de aguas embarradas entre piedras que te intentaban torcer. El Duero era más peligroso todavía, sólo se dejaba tocar con la mano, sus aguas eran más profundas por la Soria del final, y a lo sumo era lugar para pescar cangrejos con rateles cuando el verano venía con tiempos libres de los adultos, que era pocas veces pues tras la siega había que aventar y trillar.


Del Duero, en este mismo lugar de la imagen recuerdo sus orillas peligrosas para un crío, sus verdes cañitas delgadas que eran unas hierbas que se desmontaban, aquellos mosquitos de las ocho de la tarde y el sonido del agua, calmado y leve, para no asustar y así ser más sencillo atraparte. Recuerdo unos peces pequeños que nos comíamos muy fritos y alguna trucha de mil en mil, que se enseñaba a los vecinos. Si me remonto un poco más en los años recuerdo a las vacas que se acercaban a beber a los charcos y remansos.

Yo siempre preguntaba si había toros. Y siempre me decían que no, que sólo había vacas. Y así me quedaba mucho más tranquilo aunque aquellos bichos me triplicaran en altura. No me los dejaban tocar, mi padre sí pues había sido vaquero, pero me parecían mucho más honrados que los mosquitos, que sin dejarse tocar te acribillaban a granos dolorosos. Las vacas, pues no había toros, llevaban unos cencerros en el cuello para que nos alejáramos de ellos. Luego me dijeron que no, que era para que no se perdieran. Pero cuando yo ya era mayor. Nunca vi un toro pues entonces no sabía distinguir entre unos huevos bien puestos y unas tetas le leche.

Otro atentado a favor de perder el sentido común

Me iba a la cama con otro atentado de tarde, esta vez en Munich, que asustada se comportaba como una ciudad en guerra, pidiendo a sus ciudadanos que no salieran a la calle mientras se suspendía el servicio de autobuses, metro y taxi. Vamos dando pistas en cada aprendizaje de los malos. No aprendemos o lo hacemos de forma muy lenta.

Luego y ya de noche nos dimos cuenta que no eran tres terroristas y volvió la normalidad —de momento— al ser un lobo solitario, un crío de 18 años de ascendencia iraní que tras matar a 10 personas se suicidó. Vuelve la religión a no entenderse entre humanos, a nublar mentes, a llevarse la violencia a su terreno. Seguimos enseñando muy mal la religión en los colegios. Seguimos estando todos muy nerviosos.

Europa tiene muchos problemas y lo sabe. Y pocas soluciones y también lo sabe. Un enorme reto de seguridad y de concepto europeo. ¿Qué queremos que sea Europa? Ya hay voces que escriben sobre la solución máxima, la de la expulsión como en tiempos de los Reyes Católicos y similares, y nos recuerdan siglos pasados que nunca fueron mejores pero que los traemos al saco de las idioteces para disimular nuestra incapacidad. Siempre tenemos soluciones máximas antes de soluciones con sentido común, cuando todavía es posible emplear en sentido común. Las emociones se nos comen la inteligencia.

22.7.16

Las comunidades de vecinos son un ejemplo. De lo que sucede en España

En mi comunidad de vecinos somos 70 y a la última reunión acudimos nueve. Somos propietarios de unos pisos de 15 años, agradables, con garaje y zona común, y con un valor suficiente como para que las personas se ocupen sólo media tarde al año en escuchar los posibles problemas y sus soluciones, opinar y plantear dudas y soluciones. Pero sólo estábamos nueve. ¿Cómo podemos pretender que la sociedad quiera implicarse en los asuntos públicos, si en los suyos, en los privados con pasta, en los que todavía debe al banco una buena pasta en hipotecas, no acude a simplemente enterarse durante menos de dos horas, qué asuntos hay que tratar?


La desafección social es un asunto de educación, de formación, de bobada social. Somos incapaces de vigilar lo nuestro, de cuidar su mantenimiento o su coste pues estamos hablando también de unos 60/70 euros al mes de gastos de comunidad. Nada les parece importar. Y estamos hablando de un edificio de barrio, de trabajadores, de gente casi joven en su mayoría. Ese segmento que parece más implicada con lo que le rodea. Pero a lo suyo lo abandona y lo deja en manos de nueve y de un gestor. Si restamos a esos nueve, dos de tres de los presidentes y vocales que lo dejan, y otros dos de los que entran, pues en ambos casos falló una persona, nos encontramos con que si no hubiera que cambiar de cargos igual hubiéramos estado media docena.

No pidamos nada a los demás, tampoco los critiquemos, si no somos capaces cada uno de nosotros, de estar donde por lógica egoísta tenemos que estar. Como para estar en los lugares donde se está gratis, dando la cara para algo que no es nuestro, sino de todos.

21.7.16

Arte callejero para romper sentimientos o para regalarlos

El flamenco me parecía un españolismo recurrente cuando se quería remarcar una forma de sentir. Es decir, un error manipulable. España es mucho más variada que el flamenco. Pero en el segundo viaje por Andalucía me atraparon en un tablado de la escuela de flamenco joven de Sevilla (más o menos) y al ver y escuchar los distintos sentimientos a dos palmos de distancia, explicados lo suficiente para entender los motivos, a los que siendo de fuera somos de dentro, me cambió totalmente la percepción del arte del flamenco.

Sigo (casi) odiándolo en televisión, me parece un mal uso el mostrarlo como un icono, pero es una maravilla escucharlo en directo, sentir los golpes y los quejidos, los taconazos y el sentir, el dolor cuando toca o la fiesta cuando se tercia. Hay que escucharlo y verlo en la energía de los que empiezan y lo construyen desde el error, desde la normalidad natural. Es un arte natural que se construye en cada actuación.

Hoy junto al mar estaban simplemente tres jóvenes rasgando su guitarra, un cajón sencillo les acompañaba y con un simple palmeado o empleando cuatro pequeñas maderas de conglomerado y sin caja de resonancia, como diminuto tablado, se atrevían a construir todo un teatro de calle. Un lujo. Al final han sacado a una voluntaria acompañando unas alegrías de Cádiz como final de su diminuta actuación antes de recoger las monedas. 

El marco junto al ayuntamiento de Donostia otro lujo, pero con el añadido de que veníamos de escuchar a una pareja de jóvenes argentinos (o uruguayos) rompiendo el amor despechado con ese dolor que sólo ellos saben retorcer. En cincuenta metros dos actuaciones para aplaudir que no gozaban de espónsores ni ayudas. Es la calle su teatro. Es el arte natural de los sentimientos regalados y mostrados.

El culo del café, dibujado con leche espumada

Es un café, un simple café bien presentado aunque sus formas de leche bien espumada logren figuras sobre la taza. El café es una droga, pero buena pues no todas las drogas son malas. El trabajo también es bueno, a veces. Yo casi no tomaba café hasta hace ocho años. Ahora el café de las 11 es un sortilegio, una manía que no hay que saltarse, una necesidad. Da igual donde me encuentre, excepto por obligaciones casi imposibles de saltarme, el café de las 11 tiene que acompañarme, acompañarnos.

Un café hay que tomarlo en compañía. Un café es hablar, es compartir, es saborear la vida. Un café llama a otro café hasta convertirlo en droga buena. Ahora estoy practicando con el café de las 5 y aunque todavía no se me ha apoderado, ahí estamos ambos, el café y yo, haber quien es más fuerte de los dos. De momento gano, pero no por mucho. Como me haga un pa de guiños más, me vence y me derrumbo.

Hay cafés de muchas clases. Casi más que cervezas o vinos. Yo en casa mezclo leches, diversos tipos de café y formas de emulsionarlos, polvos diversos para originalizarlos, sacarinas, azúcares o miel. Pero el café de las 11 tiene que tener además su componente de repostería. Esto es secreto pues mi enfermera si se enterara me prohibiría la entrada a su consulta de revisión de la glucosa. Pero es que un café sin saltarse a la torera las normas, no es un café de verdad. Las drogas si las legalizaran ya no sería lo mismo. Por eso tomo repostería, para pecar.

20.7.16

Una nueva vida para dar luz al arco iris

Ayer VP nos informó del segundo embarazo de su hija Laura. El primer intento termino el mismo día del parto con drama sin explicación, en dolor que rompió humores de todos. Los arco iris han dejado paso a la luz y el segundo embarazo será totalmente diferente, pues los aires son otros y los meses estelares también. Tendría que ser chico.

La vida es una casualidad, aunque sea la única casualidad que no sepamos explicar con estadísticas. Nacemos cuando queremos, de la mezcla de lo que queremos, sin que podamos influir en esa sopa inexplicable. Creemos que vamos aprendiendo a dominar el milagro de la vida, pero es falso, somos lo que somos más las circunstancias y el aprendizaje. Nacemos con tres años al menos. Pero nos hace ilusión pensar que somos capaces de dominar la composición de las sopas.

Ayer me acogoté de calor. Hoy para compensar sale nublado. Dicen aquí en San Sebastián que esto es normal, que los aires de no sé donde que traen calor, nunca pueden durar más de un día. Que luego se rebelan los aires de verdad, los del fresco, y siempre les vencen. Es una teoría natural y fácil para entender la vida y creer que así la dominas. Y no. Esos aires son anteriores a nosotros. Incluso anteriores a nuestra capacidad de entender.

19.7.16

Se me ha juntado el espacio con el tiempo y casi me hace llorar

Que se junte el espacio y el tiempo en unos instantes de una plaza, no es sólo casualidad..., pero no sé qué es. José Manuel es un marianista con el que hice buena amistad en mis trabajos políticos. Se tuvo que ir a Cuba hace ya seis años y sabía que volvía a España este verano para quedarse en Logroño. Me lo he encontrado sentado en un banco de una plaza junto a su hermana. Yo soy de Zaragoza y el encuentro casual ha sido en San Sebastián a donde he llegado hoy. Esas uniones casuales o no, del espacio tiempo, causan estupor cuando menos.

El encuentro ha sido emocionante, muy amistoso, abrazador y con su dosis de estupor. Sabíamos de nosotros, pero coincidir dentro de la casualidad, es curioso. Muy curioso. Su enorme trabajo en Cuba sé que ha sido duro. Pero gratificante. No se trataba de vender religión en simple, sino de trabajar la educación y la sanidad desde las relaciones humanas, dentro de lo complicado de un país en evolución lenta hacia la democracia occidental, donde la religión es muy complicada de practicar sobre una mezcla de múltiples formas a veces casi hechiceras, pues él ha trabajado en pueblos y localidades pequeñas.

Los primeros contactos con José Manuel fueron sencillos por nuestras personalidades, pero algo complejos por los problemas que casi se resolvieron muy bien. Pero seis años para nosotros son excesivos. Nos queda todavía mucha mecha y bastante energía, pero cuando recuerdo el tiempo pasado sí me doy cuenta que nada pasa de vacío, que todo va dejando huella y a cambio se lleva energía.

Las guerras se fabrican según diseño y petición

Las guerras se fabrican, no salen de la casualidad del telediario ni de las ganas de la sociedad por matarse, se diseñan sobre un papel y se admiten comentarios mientras se analizan como ganarle en muertos al contrario.
—Yo mataría un poco más —-dice el coronel que no tiene quien le quiera, mientras mira él a todos por encima de sus tres estrellas.
—Yo en cambio metería un cañón cada dos tanques —dice el artillero queriendo demostrar ganas de entender.

Las guerras siempre se pierden, incluso los que las ganan, por eso Europa me produce tristeza, porque estamos perdiendo. Pero como hemos quedado antes que las guerras se fabrican..., ¿quien las fabrica?

Esa es la pregunta, claro. Alguien las disfruta, las dibuja sobre un papel, les saca las cuentas a la guerra. Que esa es otra, una guerra sale cara. Incluso aunque al final no la empieces. Antes hay que ser rico si quieres comenzar una guerra, tú mismo y aquí te doy la pista. O eres rico antes, o ni se te ocurra diseñar una guerra pues se te reirán.


Lo de Turquía me parece lo mismo que lo de Niza o Bruselas. Parecen otras cosas pero son lo mismo. En mis tiempos de niño, cuando las madres se olían líos, ellas que eran muy responsables y se imaginaban lo peor, bajaban a comprar garbanzos y patatas por si acaso, pues nuestra guerra estaba muy cerca. Ahora en este siglo XXI raro, tengo dudas ¿bajaremos al super a cargarnos de salmón ahumado y ginebra inglesa por si viene la revolución y nos dejan secos? ¿a alguien se le ocurrirá bajar a comprar judías secas?

Mi primera guerra fue la del Vietnam que tardé muchos años en entenderla. No había tele en mi casa y me parecía como de otro planeta. Se mezclaba selva, niñas quemadas y americanos superpreparados para matar.
—¿De verdad están perdiendo los americanos? —me preguntaba incrédulo siendo un crío— pero si en las películas ganan siempre y en el Vietnam van todos los malos con ropas rotas y son pequeñajos?

Eso mismo se debían de preguntar los americanos y todavía no han sabido responderse. Por eso ahora matan dibujando en un papel las guerras. Y los gastos los reparten entre todos, a ser posible entre los más tontos.

18.7.16

Vender libros es un arte complicado. Pero necesario

Hoy he ido de librería, buscando un ejemplar de “Los mil relatos de la imagen y uno más” publicado por la Diputación de Huesca. Me han engañado, no son 1.000 sino 11, que siendo muchos y suficientes no son tantos como me gustaría. Habla —o me hablará— del acercamiento entre literatura y fotografía a la hora de formar un mensaje conjunto, de unir en una simbiosis extraña la imagen y la literatura sin que ambas tengan nada que ver. O si.

Normalmente empiezo por tener una fotografía a la que le añado texto según lo que ella me inspira. Pero otras es al revés. Tras el texto busco una fotografía que le apoye. No sabría decir que es más efectivo. Depende. Cada mensaje tiene su aquel, su tempo, su recorrido. Ahora por ejemplo tendré que buscar una imagen que encaje. ¿Y qué busco? Pues ni idea. Todavía.

La librería estaba casi vacía. Era pronto. Casi al salir una pareja de edad han entrado en busca de mandalas, esa moda curiosa de nada. Como le parecían caras o muy difíciles han cambiado de idea y han solicitado un libro para dejar de fumar. Al final se han llevado un libro sobre autoestima. Si llegan a estar cinco minutos más se llevan la Biblia.

Ahora los vendedores de libros tienen que vender a los que entran. Ya no es sólo servir, hay que vender como un ejercicio de impulso al cerebro.
—¿Quiere usted algo de sexo?, ¿y sobre el canto gregoriano que me ha llegado algo nuevo? Tengo unos libros sobre cocina africana de lo más sencillos de entender.

Los vendedores de libros deben ser como los vendedores de coches. Tienen que adivinar el color del modelo que le gusta a la amante de chulito de 60 años, antes de ofrecerle un descapotable del montón. Es el éxito de la venta.
—A este despistado de pelo alborotado le tengo que vende un Pániker, que seguro que le gusta liarse leyendo a un abuelete…— piensa por dentro la señorita de la bata, mientras mira de reojo buscando que no se le escape vivo—…y si me pone caras, le meto uno de Gilles Lipovetsky y le digo que es lo último en filosofía hiper moderna del vacío. 

En Madrid y Barcelona ya hay librerías que sirven cañitas y tapas de tortilla con los libros para entretener al cliente y que no se vaya de vacío. Y tiendas de ropa fina para señora guapa, donde a los varones acompañantes les sirven un café con pastas rodeados de libros puestos sobre mesas art decó. Miedo me dan estos intentos. Tengo un hermano librero y lo veo sirviendo copas entre los libros mientras enseña la pierna depilada. Incluso puede que le guste. Y yo qué sé.

16.7.16

Con el alma partida me despierto, por Europa


Con el alma partida me despierto,
se van ochenta vidas calle abajo
vidas de fiesta que se truncaron.

Es la noche más larga, más negra,
y me llora el alma de tanta pena
sin poder hacer nada contra todo.

Atisbo de locura, ataque contra todo,
sin razones, sin sentido, sin palabras.
Así despierto, enmudecida por Europa.

                                   LPA
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...