21.8.17

Diccionario de mano. Descomponer

Me encantan los prefijos, me gusta para hoy precisamente hoy el de: –DES, pues me lleva a su contrario. Por eso hoy he decidido hablar del clásico “descomponer”, lo contrario a componer. Así que tan solo se puede descomponer lo que ya está compuesto, formado, hecho y funcionando. 

Parece una tontería, pero cuidado, que no lo es.

Si algo no está funcionando bien, no se puede descomponer.

Descomponer es desmontar, que es otra palabra con el “des” delante. Si algo está amontonado pero no montado, no es posible descomponerlo. Por ejemplo una relación hecha a trozos, compuesta de momentos brillantes pero diseminada sobre sí misma. Casi es mejor una relación ajada pero montada, algo machacada por los tiempos, pero bien sujeta entre sí. Esa sí se puede descomponer, desmontar, deshilvanar.

Una pena, efectivamente. Pues en esto tiempos no es fácil encontrarse edificios bien montados, bien compuestos.

Reflexión muy personal sobre terrorismo

Han pasado unos días desde el ataque terrorista contra Barcelona y Cambrils, y toca levemente al menos, un análisis o una reflexión personal, más pausada que la que puede venir en caliente, para vaciar las ideas y repensar un poco en donde estamos y hacia dónde nos pueden llevar los errores.

 No todo se ha hecho bien antes y después de los ataques.
 De todo se aprende. Pero no todo hay que enseñarlo.
 La violencia terrorista busca miedo.
 La respuesta de los ciudadanos es ejemplar.
 Algunas declaraciones públicas producen pena y sensación de incapacidad.
 Hay que aprender a defenderse.
 No siempre la falta de libertad produce monstruos. No siempre la libertad (por desgracia) es la vacuna.
 El terrorismo es un producto social muy complejo, con muchas aristas y motivaciones.
 Los silencios también duelen. Pero a veces son mejores que las palabras.
 Antes de calificar a alguien de héroe…, hay que contar hasta 1.000.

El terrorismo es una forma de guerra globalizada, que no conoce sociedades ni culturas, y que sobre todo entiende del tamaño del dolor y horror que produce. Al terrorismo le añadimos unas etiquetas según los periodos temporales, que no siempre se adaptan bien a lo que representan. Y si bien esto no tiene importancia a la hora del debate en la calle, sí lo tiene y mucha a la hora de encontrar soluciones.

En las guerras clásicas hay generales militares y un “super” general que es quien manda. Las órdenes son claras y pocas y esto suponía (o sigue suponiendo) un corsé que empaqueta la guerra. Se trata de ganar a costa de lograr territorio, de bloquear las economías, de producir dolor y debilitamiento en las retaguardias. Las guerras viejas las hacían (y hacen) los soldados y sus herramientas.

En las guerras nuevas algunos de estos elementos se mantienen. Otros ya no. No hay una cohorte de pocos generales, y cada soldado puede actuar por su cuenta, tras una órdenes muy generalizadas de no se sabe quien. Las herramientas para matar son mucho más baratas y fáciles, y aunque sí se busca un daño económico y social, sobre todo se busca la provocación de las sociedades hacia las que se ataca, para que ellas terminen su labor. No se trata de ganar territorio, pues este ya no tiene tamaño ni importancia. Se trata de ganar sociedades y opinión pública. La defensa en este tipo de guerras es muy diferente, pues de momento no se emplea a militares, excepto para casos de figuración. Debe ser la policía y su inteligencia la que obtenga éxitos.

En Bélgica, Italia o Francia sí se están empleando militares en labores antiterroristas. Pero su función es bastante irregular, pues no han sido preparados para este tipo de conflictos de calle. El ejemplo más sencillo de observar lo tenemos en Milán, donde los militares controlan los accesos a la Catedral del Duomo de Milán. Sinceramente creo que de forma irregular, aunque sean muy rígidos. En Bélgica su labor es más persuasiva, de presencia armada, de control. 

Sin duda hay que profesionalizar más la defensa de las ciudades. Esto no es sencillo de admitir, pero inevitablemente lo tendremos que ir haciendo, mientras no seamos capaces de resolver este problema violento. Hay ciudades con miles y miles de cámaras vigilando incluso el interior de los autobuses públicos y aunque nadie lo desea es un camino. Las calles peatonales de muchas ciudades tienen bolardos más o menos discretos. El número de policías sin uniforme debe crecer. 

La vigilancia desde la inteligencia policial debe mejorar y encajarse en un mando único. La integración social es una obligación como autodefensa y como derecho humano básico. Las financiaciones extranjeras de ciertas prácticas religiosas deben cesar con urgencia.



19.8.17

Cinco apuntes básicos sobre terrorismo global

A/ El terrorismo es una guerra del siglo XXI sobre la que debemos aprender a defendernos. No existe un enemigo conocido, no tiene territorio propio sobre el que atacar contrarrestando, no hay líderes con los que negociar, no existen motivos posibles de analizar, es barata, es silenciosa hasta que explota, está dentro de cada zona sobre la que actúa, tiene una gran movilidad, no tiene un tiempo prefijado de actuación y saben que es un proceso muy lento.


Busca el terror global, para que sean los propios ciudadanos de cada país los que cambien sus modos de vida, y simplemente sufran miedo, terror y con ello odio. Y de esa forma crear un caldo de cultivo social que haga posible revoluciones posteriores, levantamientos populares o simples cambios sociales que apoyen las tesis de los terroristas, que por cierto nadie sabe con claridad cuales son.


Para ellos, cuanto peor mejor, cuanto más se publicite un acto terrorista, mejor para sus intereses de terror. Cuanta más demostración de dolor social exista, más éxito en sus atentados. Por eso es fundamental la mesura profesional, que no la censura de opinión.




B/ ¿Y cómo es posible defenderse ante una guerra no declarada, sin líderes contra los que actuar, sin territorios sobre los que atacar o invadir, barata y simple para una de las partes, aleatoria en el tiempo y en la geografía global, con miles y miles de posibles objetivos fáciles?


Sin duda las sociedades civiles deben aprender a defenderse. Y además cambiar sus métodos de defensa de forma rápida, pues el terrorismo se adapta bien a cualquier método de autodefensa que observan en sus contrarios.


En estos momentos se ataca a ciudades o a objetivos con gran número de personas, habiendo descartado ya, anteriores objetivos bien defendidos en la actualidad. Pero pueden cambiar este método cuando observen que ya hemos aprendido a defendernos, o nos hemos relajado en lo que hacíamos bien. Por eso es fundamental trabajar en equipos sociales, donde con inteligencia, sepamos defender nuestras formas de vida.





C/ Lo primero que hay que admitir aunque sea muy duro hacerlo, es que estamos en guerra encubierta. Y que eso sin duda nos lleva a dos cambios inevitables. 1/ Vamos a perder libertades. 2/ Nos va a costar dinero y cambios sociales.


Hay que saber que en un Estado de Crisis (no quiero llamarlo de otra forma) hay que estar unidos y obedecer. Esta en una sociedad occidental que ya no cree en casi nada, es muy complicado lograr en la actualidad y en el mundo occidental (no digo nada en España) la implicación constante en el tiempo de una sociedad con sus dirigentes. La desafección social nos ha llevado a un punto donde no creemos capaz a los actuales dirigentes de lograr resolver nada. Ni la contabilidad de sus escaleras de vecinos.


Saben los terroristas en qué tipo de sociedad están imbuidos y agazapados, y qué acciones son capaces de realizar. Los terroristas serán salvajes, inmorales, enfermos…, pero no son personas sin capacidad de análisis, sin inteligencia y formación. Saben leer las claves, sobre todo aquellos líderes terroristas que no conocemos, pues son los que no salen a la calle a matar y a morir.




D/ Las sociedades que hemos sufrido el terrorismo durante años, sabemos algunas constantes que se repiten y sobre las que hay que prestar atención. Los integrantes de estos grupos son jóvenes idealistas sin una integración social clara. Siempre necesitan un apoyo social de su entorno, sin que este entra en el lado de la ilegalidad, pues necesitan un caldo legal que sustente su retaguardia. Necesitan un apoyo económico que ellos no tienen y que deben recabar fuera de su entorno.


Hay tácticas en las redes, al alcance de la policía y también de los terroristas, que son auténticos libros de estilo. Pero precisamente las nuevas tecnologías, aunque parezca lo contrario, son su gran punto débil. Y lo saben y lo resuelven.


Las sociedades en conjunto, que nos vemos atacadas por nuestros enemigos, debemos aprender a defendernos de forma pasiva y activa. Abriendo los ojos, confiando en los profesionales de la defensa, admitiendo la pérdida de libertades, exigiendo una claridad y transparencia intensa en todo tipo de medidas, actuando con más inteligencia de defensa en nuestras actuaciones desde los medios de comunicación. No es censura, que podría llegar a serlo pues hay muchas formas de ella, sino aprendizaje de la autodefensa social.





E/ Los terroristas son pocos, son reconocibles y para ello hay métodos y normas, son muy jóvenes y han aprendido en lugares determinados, actúan más cuando ya han estado asentados en las sociedades contra las que atacan, hasta el momento han cometido errores infantiles, cuentan con la ayuda al menos pasiva de sus sociedades.


Pero algunas de estas identidades sociales pueden cambiar y los dirigentes mundiales lo saben. La finalización de una guerra muy cruenta que sobre el terreno ha utilizado a miles de combatientes, supone la puesta en paz de todos ellos y sus correspondientes odios y libertades de acción. Esto es muy duro de admitir, pero la paz puede no ser siempre la solución para el contrapeso mundial.

Los terroristas actuales están aprendiendo. Y se nota que avanzan en su aprendizaje. Y debemos (tenemos) que saber qué van a necesitar aprender y qué pasos van a tener que dar para ser más peligrosos. Y por ello debemos aprender a evitar que esto suceda. Casi todo está escrito, yo no añado nada, pero también la inteligencia militar o civil saben defenderse bien, aunque la paz nunca se pueda garantizar del todo.





Nota.: Estas líneas anteriores parecen reaccionarias, ancladas en el idioma oficial del "Sistema" pero por desgracia tan solo intentan reflejar algunos apunten básicos pero reales. Admiten muchas variables y matizaciones. La sociedad actual está desintegrada de su propia realidad porque así lo que ha procurado el propio Sistema Capitalista y sus apoya brazos. El terrorismo vive de un caldo de cultivo creado en el hambre, las violencias, el nulo futuro. Y de eso hay que hablar también, y de las responsabilidades de todos nosotros. El terrorismo no conoce ni diferencia a víctimas pobres o ricas, de derechas o de izquierdas, dueños o esclavos, cooperantes o egoístas. El terrorismo nos afecta a todos. Incluidas las sociedades que más ayuda necesitan en el mundo. Poe eso y por ellos, hay que aprender a defenderse de esta lacra.



18.8.17

El terrorismo solo busca terror, miedo. Y no sabemos defendernos

El terrorismo busca tan solo el terror. Y esto tan obvio lo desentendemos con facilidad, llevados por días como el de ayer, donde el dolor y la sangre se nos amontona, a olvidarnos que lo importante es aprender a defendernos. El terrorista solo busca aterrorizarnos. Meternos miedo, dominarnos desde los conceptos más básicos del ser humano, donde el miedo y la inseguridad topa un cuerpo principal. Quiere dominarnos con el miedo.

Los que hemos vivido décadas de terrorismo cercano, los que hemos estado viviendo en el País Vasco un poco de tiempo, sabemos lo que supone el terror como arma de silencio, de modificación de conductas, de vigilancia extrema al cercano, al diferente. Sabemos lo que cuesta adaptarse a la normalidad tras cada atentado.

El terrorismo se está cebando en los últimos tiempos con las ciudades importantes. Al terrorista no le importa nada la vida de quien muere, no quiere saber quien es, tan solo le importa el número, el dolor mostrado a color y con sonido, el tamaño del miedo, salir en los medios de comunicación. Su método para medir el éxito o fracaso se basa en minutos de audiencia, en centímetros cuadrados de portadas.

La misma medida que sin querer, nosotros mismos nos recetamos para sufrir más y más, creyendo que es lo correcto. Las imágenes que publicaban ayer diversos medios tanto en internet como en televisión, son muestra de lo tontos que podemos ser a la hora de defender nuestro modo de vida.

Estábamos cayendo minuto a minuto en la trampa que nos había colocado el terrorismo, dando imágenes absurdas de los despliegues de la policía, de los miedos de las personas, de los caídos, de la sangre, del horror y las huidas. Confundimos libertad de expresión con inteligencia social.

Las ciudades deben aprender a defenderse de otra manera. Las sociedades debemos aprender a organizarnos para defender nuestras formas de vida. Al terrorista le da igual quien muere. Ellos atacan a los símbolos, a las ciudades con nombre, a las situaciones que saben les van a dar altavoz. 

Debemos aprender a defendernos mejor, pero siempre desde la inteligencia social y no desde el primitivismo.

13.8.17

La felicidad no la regalan, pero nos la pueden robar

En pocos días, a lo sumo en dos semanas, nos vendrán los periodistas de vacaciones y nos empezarán a contar lo mal que tenemos el mundo y lo peligrosas que son las depresiones postvacacionales. Incluso desde la televisión nos dirán que todos los programas son nuevos, que debemos comprar fascículos de algo y de que el año empieza de nuevo en septiembre. Todo mentira.

Venimos de las vacaciones convencidos de que ese periodo de pocas semanas que hemos vivido en un lugar extraño es maravilloso. De que somos esclavos del sistema y de que esto no puede continuar así por más años. A las dos semana se nos han olvidado todas las buenas intenciones y caemos otra vez en el consumismo absurdo, en trabajar (si tenemos trabajo) cuantas más horas mejor por si acaso, en no saber defender nuestros derechos, y en odiar a todo el que manda aunque sea el alcalde.

No somos capaces de pararnos a pensar en el mundo que efectivamente queremos, pero en el mundo cercano, en el que podemos incidir con nuestras decisiones. Creemos que la culpa siempre es de otros, que nosotros somos incapaces de modificar nada, y a lo sumo nos apuntamos a un gimnasio durante dos meses. ¿Hacemos algo diferente por nuestra sociedad?

No nos dejemos manipular por nadie, seamos nosotros mismos con nuestras necesidades y nuestros deseos posibles, trabajemos por nuestras libertades y busquemos la felicidad. Nadie la regala, pero sí mucho nos la intentan robar.

Diccionario de mano. Idiota

Estado habitual y de lo más normal. Los idiotas vamos aumentando en tamaño, tanto por ser más como por ser más grandes. Si hay dudas del idiotismo reinante, con leerse los titulares de las noticias uno ya se hace a la idea de que efectivamente, estamos idiotas y no hay remedio.

Dicen que los australopithecus ya eran idiotas de nacimiento, lo cual es una garantía de que es algo genético y contra eso no se puede luchar. Admitamos ser idiotas como algo habitual, y sigamos practicando el idiotismo, pues no se va a notar mucho nuestros progresos, ya que todos progresamos a la vez. Ser idiota está de moda.

5.8.17

Juan Carlos Monedero acierta totalmente

Pocas veces podemos estar más de acuerdo con una frase de Monedero, como en esta ocasión. Los trabajadores tan solo quieren que les defiendan en su dignidad, en sus derechos laborales, en sus sueldos dignos, en su seguridad. Y si quien les ofrece esa posible seguridad laboral es la derecha, la votan a ella.

Desde la izquierda deberíamos preguntarnos muchas veces el motivo, pues es nuestra obligación lógica, de sentido común, que esto no suceda nunca. Y si sucede deberemos admitir que no es por éxito de la derecha, sino por fracaso de la izquierda.

¿Cuantos sindicatos hay de derechas? ¿Por qué los trabajadores votan antes a los representantes de la patronal que figuran en listas electorales de los partidos de derechas, que a los que se dicen representantes de los trabajadores a través de los sindicatos y que aparecen en partidos de izquierdas?

¿Es que hay duda de que desde la izquierda una de las tareas más lógicas debe ser defender y vigilar las relaciones de los trabajadores con sus puestos laborales, para que no hay abusos y sean dignos sus derechos de todo tipo?

3.8.17

Diccionario de mano. Muerte

Oscuridad. Sensación de cambiar de vida. Viaje sin maletas. Tristeza. Todos hemos visto la muerte de cerca, en nosotros, en otros muy queridos, rodeando nuestros pasos. Sabemos cómo es, pero no sabemos qué se siente. DEcimos que es fría, vacía y solitaria, pero nadie ha vuelto para contárnoslo. Lo que sin duda produce siempre, es un vacío. Y digo siempre, sabiendo que no siempre el vacío es del mismo tamaño.


La muerte es mucho mejor que el dolor. La muerte es suave. Quien se muere, no sabe que se muere. Pero quien muere con dolor, sí sabe que se muere.

31.7.17

Diccionario de mano. Fianza de fiar

Cantidad de billetes de verdad, que te permite salir de la cárcel aunque seas muy malo. En mi pueblo dicen que con dineros “chufletes” y eso más o menos es la fianza. Dicen desde la justicia que las fianzas se ponen de acuerdo a lo que se tiene. Es decir, a un pobre le ponen 10.000 euros y a un rico 300.000 euros. Lo malo es que el pobre no ha visto 10.000 euros juntos ni en las películas y al rico lo que le cuesta es demostrar que esos 300.000 son legales y los tenían en un banco o se los han regalado los amigos.


La fianza es la prenda que se deja por si te sigues portando mal y te tienen que ir a buscar y no te encuentran. Ese aval que demuestra que efectivamente, lo que te sobra es panoja de la buena y que te están jodiendo bien pues ya no te dejan disfrutarla.

Si tienes fianza eres de fiar. Si no tienes para la fianza, date por jodido.


Diccionario de mano. Asperjante. Asperjar

Tú, sí tú, eres mi aspergante. Mi hisopo. Quien me rocía todos los días de vida nueva. Daría igual quien fueras tú, si a mi me rocías de nuevas ganas.


Es bonita la palabra.

Asperjar. Asperjando. Asperjante. Yo te asperjo, tú me asperjas, él me asperja. Nosotros nos asperjamos, vosotros os asperjáis, ellos se asperjan.



Diccionario de mano. Posverdad


Como no lleva T no es la verdad posterior, sino la nueva verdad. La construida. La verdad pulida para convencernos. Cuando la verdad vieja no gusta, se crea la posverdad que es verdad limpia de lo que estorba. La posverdad se diferencia de la mentira en que está diseñada para parecer verdad. Es un trampantojo de la verdad, pero mucho más bonita que la auténtica verdad. La ventaja de la posverdad es que está construida para resultar agradable y para parecer una verdad de las inmutables, de las que siempre serán así. La posverdad es lógica, fácil de asimilar y querer, mucho más creíble que la verdad vieja de verdad. La posverdad es mucho mejor que la verdad, pues es más fácil de asimilar y no parece mentira.

Diccionario de mano. Caos


Sopa de basura. Mezcolanza de varios sabores embarrados donde todo es malo y dan ganas de vomitar. Situación maravillosa para los que la crean, que son cada vez más. Desahogo de las sociedades sin futuro, sin presente y que no saben leer su pasado. Cálculo impredecible de lo que puede suceder, para todos menos para los que lo crean, que sin poderlo controlar, sí saben que cuanto más mejor para ellos. El caso es incapaz de saberse mostrar en su tamaño real, por lo que no es posible medirlo. Tiende a ser de color claro, ocre y cálido, pero con ramalazos de gris marengo.

Diccionario de mano. Guerra

Posibilidad. Tristeza. Estado natural de los países imbéciles y de las sociedades que no saben leer libros de historia. Situación en la que las leyes se mueren y los precios de las cosas más simples suben una barbaridad, mientras que el precio de la vida no vale nada. Adjetivo que nos indica que el color ya ha desaparecido y todo se vuelve o gris o virado a sepia. La música se vuelve lenta y triste, mientras que tiende a llover más y a que los fríos entren en los huesos, formando barros entre el polvo de los muertos y la lluvia ácida de las bombas.

30.7.17

España no es una democracia reconocida

El profesor aragonés Ángel Cristóbal Montes en Heraldo de Aragón nos hace con este artículo, una referencia dura para las democracias que no estamos en primera línea, según también las opiniones del politólogo de New York: Samuel Huntington

España no estaría considera una nación genuinamente democrática. Y lo que sería peor, sin capacidad de avanzar para serlo. ¿Hacemos cada uno de nosotros todo lo necesario para llegar a serlo?

29.7.17

El Sistema y sus abogados políticos

El Sistema está logrando sin salirse de la democracia lo que nunca nadie se atrevió a lograr. Cuando los votos no son suficientes, se acude a los tribunales y se judicializa el asunto. Ya no es necesario tener a buenos políticos en mando en plaza, ahora hay que tener buenos abogados. Y no con sueldos de políticos, sino con sueldos de asesores, que es mucho más alto.

Debemos reconocer que El Sistema es listo de “arrestos”, que sabe darle la vuelta a sus propios inventos, para que nadie se los quite o los cambie. En breves tiempos se asegura en los mentideros que empezaremos a votar a los abogados en vez de a los políticos. Será un paso más para legalizar “El Sistema”.

El caso es no elegir nunca a carpinteros, electricistas o pescaderas para los trabajos de ordenar la Polis. Esta gente suele ser poca cosa para El Sistema, pues no son capaces de ver más allá y descubrir las tramas que sirven para joder. Un metalúrgico o carretillera o soldadora tan solo se dedica a su trabajo, a dar de funcionar a la familia, a currar como posesas por llevar a su casa las menos deudas posibles. Y no les queda tiempo para pensar en trampas.

Yo de mayor quiero ser abogado de los de joder. Pues esa es otra, hay miles y miles de abogados de Turno de Oficio y/o defensores de los más necesitados de justicia, que no salen de su asombro ni de su pobreza relativa. 

Incluso entre los abogados ha entrado “El Sistema” a joderlos.

28.7.17

El empleo en España es para llorar, no para aplaudir

Los agradecimientos a Mariano Rajoy de algunas personas por los premios de la Medalla de Oro al Trabajo, han resultado vomitivos. No eran necesarios, tapan un componente degradante del empleo en España, se oculta que la calidad del trabajo no es comparable al de hace una década ni al que existe en Europa para los nativos de cada país, y esconde una pátina de caspa sucia que denigra a quien la dice y a quien la recibe con cara sonriente y aplaudiéndose él mismo.

España no puede estar orgullosa de lo que le está sucediendo con el empleo. Ni cuando lo perdía en una sangría constante, ni ahora que lo recupera de forma rápida pero indigna en sueldos y condiciones. Así España no logrará ponerse a la altura de sus vecinos europeos históricos. Podemos ser como Bulgaria, como Rumanía o como Lituania, pero no como Francia, Italia, Alemania o Suecia.

Yo no me conformo con ser parecido a Bulgaria o Polonia, quiero ser francés o alemán. Y por eso no puedo aplaudir por crear empleo de servicios sin valor añadido, sin sueldos dignos, sin posibilidad de independencia para los jóvenes, sin cotizaciones que aseguren las pensiones. Lo siento.

24.7.17

Desde la izquierda podemos seguir perdiendo. Lo hacemos muy bien

El cainismo es una mala enfermedad invalidante en política, pero no es fácil que lo detectemos. Ahora en España podemos estar en la fase de convertir a la izquierda política en inútil como herramienta política para transformar la sociedad desde el poder, pero creemos que opinar así es no ser de izquierdas.

La izquierda como ideología social es MUY necesaria (e imprescindible) como herramienta de freno de abusos y de transformación en el reparto y control. Pero para ello y si seguimos jugando a dividirnos en trozos, no es necesario tener partidos políticos, sino organizaciones sociales, sindicatos, ONG, fundaciones políticas o asociaciones territoriales.

La izquierda empieza por asumir en pequeños corros, que somos “las izquierdas” como la mejor y más tonta forma de minusvalorarnos. El plural aquí divide salvajemente, en vez de sumar. Hay una ideología con algunos matices, con cambios lógicos según el momento histórico y las necesidades de cada momento.

Sin duda existen muchas derechas, pero sin duda entre ellos siempre son “la derecha”. Pero en cambio, a la izquierda nos hace hasta gracia sacar nuestras diferencias como un valor añadido. Incuso creemos que es un valor que nos da marchamo de una democracia superior, de más demócratas que los que van siempre unidos y de la mano. En realidad nadie habla de pensar igual, sino de actuar y trabajar por los mismos objetivos.

La diferencia es que existen muchas derechas, muy diferentes, pero todas ellas tiene un único objetivo. El PODER. Las izquierdas somos entre nosotras mucho más parecidas, pero la meta la queremos alcanzar desde muy diferentes caminos, por muy diferentes senderos. Y así nunca llegamos al final de los caminos con garantías de éxito. Nuestras tropas caen en todas las emboscadas, por debilidad.

Si la izquierda no va unida a los andurriales en los que han convertido la actual sociedad los manipuladores de laboratorio social, político, económico y laboral —si no va unida la izquierda, repito— no sirve de nada que sigamos existiendo.

Pues para perder ocasiones de cambiar la sociedad, para seguir jugando a darle el poder a la derecha, no hace falta que nos disfracemos de partidos políticos de izquierda. Hay muchas otras maneras de ayudar a la sociedad necesitada, de incidir y cortar los abusos sociales. Y la realidad es que cada vez hay más comprometidos con las ideas sociales de progreso que ya trabajan en esos campos, alejados de la política de partidos.

21.7.17

Cataluña se nos va. Lo vuelvo a avisar

Me da la sensación de que no estamos entendiendo nada de Cataluña, y es una pena, pues así no seremos capaces de encontrar soluciones. El “contra peor, mejor” que se quiere practicar desde Madrid ayuda a los independentistas a creer que se les odia y de que no hay más solución que la independencia.

Suena chulo intentar colapsar la financiación, pero eso no nos lleva a ningún lugar. Otro motivo más para que sientan la necesidad de salir de esta relación que a los catalanes, cada vez mas, les parece tóxica. Cuando a una sociedad de siete millones de personas se les intenta bloquear sus razones, suelen buscarse más razones para compensar.

Tampoco soy partidario de darles manga ancha ni de prometerles cancelaciones de deuda, son promesas absurdas que crearían más problemas. Pero tratarlos como a unos apestados, os puedo asegurar que supone no conocerlos. La mayoría NO quiere la independencia, por miedo, pero muchos de esa mayoría prefieren quedarse en casa a esperar.

Para resolver el órdago catalán hay que haber vivido en Cataluña sin prejuicios añadidos a tu propio entender social. Hay que saber sociología de las sociedades y analizar el camino lento emprendido hace muchas décadas. Y no pensar de antemano que el dinero es algo que los catalanes no saben administrarlo bien y para sus propios intereses. Si se les pide, lo darán. A quien ellos quieran. Que no haya duda.

A mi me preocupa y mucho la deriva de este asunto, pues no veo a nadie con capacidad de entender soluciones, ni de ser capaz de sentarse o de parar hacia un tiempo muerto. Este problema no es de testosterona, sino de movimientos finos. Y llevamos más de una década jugando a joder.

La Ley tiene razón, pero muchas veces no tiene razones. Y para ciertos problemas, son más importantes las razones de la razón, que la razón de la Ley.

El programa "Las Cloacas del Estado" no lo verás en televisión

Sin aportar nada nuevo, el programa de televisión que sólo lo han puesto las televisiones vasca y catalana “Las Cloacas del Estado” es suficiente contenedor en su poco más de hora de duración, como para que se te revuelvan las tripas. Todo junto, unido en una hora, es poco soportable y sobre todo esclarecedor para saber en qué país vivimos, y hacia dónde vamos si no hacemos nada.

Realizado por Mediapro se puede ver en YouTube para los masoquistas de querer saber más y mejor de qué va esa parte de España que nos está jodiendo el futuro. No ser capaces el resto de políticos, de poner remedio a esto, es otra vergüenza más.

20.7.17

Hoy ha muerto un Alfil. Fiel y silencioso

Hay épocas en las que no debería producirse noticias, pues no hay periodistas, están de vacaciones y se nota. Normalmente en estas épocas se rellenas los noticieros de sucesos repetitivos, pero puede surgir la noticia real y pillar a contrapelo a los medios.

Miguel Blesa no quería volver a la cárcel a su edad. Tampoco quería participar en defensas teatrales ante jurados. Se había derrotado. Y cuando una persona se derrota…, Miguel Blesa ha decidido cerrar la puerta.

La inmensa mayoría de los que me leeis os creéis de antemano que Blesa era un vándalo, pero en realidad trabajaba para otros. Era un simple criado. Como mucho el Alfil del tablero, el que controla una diagonal de casillas, pero que no puede andarse por todo el tablero. No le dejan.

No lo estoy defendiendo, no me saldría, lo estoy colocando en el tablero con sus galones. Las Torres, la Dama y el Rey no sabemos quienes son pues nunca dan la cara y son los que al final ganan o pierden la partida. Esas piezas sí son el Sistema de verdad, estos otros son las herramientas para enquistarse en el poder oculto. Los Alfiles son los que acuden a las fiestas, para disimular y entre los “otros” hacerles creer que son importantes.

Lo curioso es la fidelidad de todos los alfiles y caballos con sus piezas importantes. Pueden morir, intercambiarse en un lance, podemos dejarlos quietos o incluso tirados en un rincón para asustar o amordazar al enemigo. Pero nunca son las piezas que ganan. Y eso que siempre permanecen fieles a la mano que mueve las intenciones del triunfo.

16.7.17

Moneda propia en Santa Coloma de Gramanet. La Grama

Santa Coloma de Gramanet es una localidad de Barcelona con unos 120.000 habitantes. Dicho así se aporta poco con la información. Una ciudad más de Cataluña. Es verdad que para colocarla en su tamaño debemos decir que tiene 3,5 habitantes más que Teruel. Casi como la ciudad de León. Bien.

Ellos llevan desde hace un tiempo con una moneda propia. Una moneda local. La Grama. Una moneda digital, que no tiene forma física, que no se puede tocar. Es decir, más o menos como sucede con nuestros salarios, que nos los ingresan en números en unas libretitas de números.

La Grama tiene un valor idéntico al euro. Y el propio Ayuntamiento de Santa Coloma de Gramanet ya paga parte de sus gastos con esta moneda. Paga una parte de los salarios, de las compras, de sus facturas. Y los comercios de Santa Coloma de Gramanet aceptan de muy buen grado esta moneda, que al no ser física, se intercambia en los comercios a través del teléfono móvil.

De momento se han puesto en circulación 90.000 Gramas digitales. Para analizar su uso, ver sus problemas, su aceptación, sus usos. Y de momento no se han creado tarjetas de crédito o de débito que utilice Gramas. De momento, sí.

Ya, ya, os parece un rollo, pero es un sistema como otro cualquiera de crear monedas, dinero de verdad, sin el control directo de ningún Banco Europeo y además que sirva para activar el comercio local. De hecho se está empleando bastante y su crecimiento es progresivo. Por cada vez que una Grama se pone en circulación, estamos apoyando al comercio local, una o dos o veinte veces. Según el número de veces que se emplee la misma moneda.

Como hay comercios (no locales) que no la admiten, los que sí la admiten salen ganando clientes, pues parte de este dinero está en circulación porque el propio Ayuntamiento paga parte de sus compras con esta moneda. A partir de aquí, que cada uno saque sus propias conclusiones.

España es más que Madrid y sus alrededores

Nunca llegué a entender muy bien esa decisión de la izquierda española de hace unas cuantas décadas ya, por no acercarse a los símbolos actuales de la España que se construída desde la democracia. Es verdad que la historia nos llegó tras la dictadura con dolores inmensos tras una Guerra Militar que destrozó la II República. Pero en 1977 igual que se quiso y se supo empezar de nuevo en muchas situaciones sociales y políticas, no se supo recoger símbolos nuevos que sirvieran para enladrillar la nueva España.

Cuando viajas a otros países observamos un espíritu nacional que no existe en España, y que aquí hemos creído que servían para tapar todo intento por la libertad territorial, cuando no es así. Al menos sobre el papel. El nacionalismo español solo es de derechas, retrógrado, centralista, centrípeto y negativo. Y frente a este error se ha ido construyendo un nacionalismo totalmente contrario, que odia todo lo que representa España. Cada uno con sus símbolos, sus banderas, incluso sin ponerse de acuerdo en cuál de ellas emplear, según el grado de nacionalismo que asume quien la porta.

Pero si viajas por Francia, Alemania, EEUU, por poner tres ejemplos muy conocidos, vemos que disponen en algunos casos de autonomías territoriales superiores a la española, y en cambio los símbolos del país son sumamente abrazados y respetados por todos.

Tras 40 años de haber construido un edificio nuevo en España, que hoy tiene goteras y está muy viejo, toca hacer reformas importantes en nuestra convivencia, donde aprendamos a descentralizar, a distribuir, a entender de otra forma los federalismos, el país de países, los símbolos, pero todo desde una óptica de unión, de objetivo común para ser más capaces.

Cataluña debe formar parte de España, y Madrid debe formar parte de España en la misma medida. Pero si queremos construir un país que se llame España, sólo por miedo a llamarlo Madrid o Castilla, o incluso Andalucía, nos estaremos equivocando históricamente. España es mucho más y necesita mucho más que ser los alrededores de Madrid.

Ni España sirve sin Cataluña, ni sirve sin Aragón, sin el País Vasco o sin Baleares, pero tampoco cualquiera de ellos sirve sin la unión de todos. Y si hay dudas preguntar a economistas, sociólogos, geógrafos o politólogos.

No estamos seguros del valor de la palabra

No estamos seguros de que la palabra siempre salve vidas, pero sí sabemos con certeza que el silencio mata.

James Orbinski. Presidente de Médicos sin Fronteras, en su discurso de aceptación del Premio Nobel de la Paz 1999

14.7.17

Cataluña y sus opciones en el medio plazo

Parece confirmarse por los hechos, que contra Cataluña lo que mejor se le ha ocurrido a Mariano es ir como contra Al Capone, rebuscando en facturas y declaraciones de ingresos y gastos, contra los pagos en IVA o sin IVA de los gastos preparatorios, contra el uso del dinero de todos aunque sea para todos. Es un camino emprendido que sin duda escuece a cualquier ser humano. Que te quieran endiñar los gastos brutales de una consulta popular en un país, sólo a personas físicas, es un grave problema personal y familiar. Seas catalán o de Melilla.

Pero no resuelve el problema, si acaso lo retrasa.

Nadie está convencido a fecha actual que en el 1-O se va a desconectar Cataluña de España. Pero todos saben que hay un camino cruel en medio, que lleva a más problemas. Es previsible que una vez compradas las urnas e impresos los papeles de votación, todo esto se embargue como objetos preparados para delinquir y además se exijan las facturas y se reclamen judicialmente si se han dispuesto pagar con dinero público.

Pero el problema seguirá existiendo y además enquistado y un poco más encolerizado, lo que asegura peores soluciones. O más costosas para todos. Y eso sin duda va a servir para unir más a los catalanes indecisos, que eso sí, son la mayoría.

Europa tiene mucho que opinar, en público o en secreto. Y lo hará pues no es aceptable una Cataluña en conflicto permanente.

El PP no va a gobernar siempre en Madrid.

ERC se puede asentar en el poder catalán y trabajar de otra forma el Proceso, pensando más en el medio plazo.

Los poderes económicos, religiosos o intelectuales de Cataluña van a entrar en juego, posicionándose de una forma o de otra, siempre en silencio, pero con apoyos diferentes. Sin estos poderes claros, es imposible lograr avanzar.

La sociedad catalana va a observar cambios cuando menos curiosos en los próximos años, que buscarán asentar las diversas posiciones políticas. Unos positivos pero otros negativos.


Hay varias formas de independizarse de España, incluso sin independizarse.

12.7.17

Cataluña y algunas verdades posibles que no se dicen

Todos los actores de la presunta independencia de Cataluña saben que el proceso está condenado a la imposibilidad. O casi. Lo que no quiere decir que en el camino no se vayan dejando heridas todos los que intervengamos. Es decir, todos los ciudadanos catalanes y españoles. Una cosa son los intentos y otro bien diferente los caminos logrados. Y e medio puede venir el caos, sin vuelta atrás. Dicho esto, paso a enumerar algunos detalles.

Una Cataluña independiente NO podría entrar en la ONU de forma rápida. No lo admitiría ni Rusia ni China con derecho de veto, pues en sus propios territorios tienen situaciones similares.

Una Cataluña independiente NO podría entrar de forma rápida en la UE, por el veto de varios países, pero SI podría utilizar el euro y diversas leyes e instituciones europeas, como ya hacen otros países, o basarse en ellas para copiarlas. Hay ejemplos en Europa, donde copiar procesos.

Una Cataluña independiente tendrá que soportar la parte proporcional de la gran deuda pública española, lo que sin duda provocará un gran conflicto legal que acabará en los tribunales internacionales. Es sin duda un conflicto de negociación imposible de resolver en el corto plazo. Cataluña a cambio solicitará unas compensaciones fiscales que enturbiarán todo tipo de negociación. Por ejemplo Cataluña tiene derecho a reclamar una parte del material militar del ejército español, pagado con los impuestos de todos los españoles, incluidos los catalanes.

Los problemas económicos de pago, en una Cataluña independiente, es el gran caballo de batalla de complicada solución, aunque digan lo contrario. Las pensiones de los catalanes las han cotizado en España, y aunque es un derecho personal y privado, y no público, se puede emplear una especie de boicot para ponerlo encima de la mesa de negociación. Sobre todo por la urgencia en resolverlo.

Ya no existe la famosa “hucha” de las pensiones, para reclamar una cantidad de forma urgente que podrían haber sido sobre los 13.000 millones, pero en cambio las pensiones y los sueldos de los funcionarios hay que pagarlos todos los meses el día 1. Los impuestos se recaudarían en Cataluña de forma más lenta a los gastos necesarios, y se tendría que acudir a mercados exteriores para endeudarse. No es imposible lograrlo, pero es un comienzo complicado.

Son precisamente los problemas económicos el punto débil de cualquier proceso de independencia o de divorcio. ¿Qué sucede con los ahorros y deudas de los españoles en entidades financieras que en teoría pasarían a ser catalanas? ¿Qué sucede con los ahorros y deudas de los catalanes en entidades financieras que en teoría seguirían siendo españolas, en caso de conflicto de liquidez? Si la independencia se produce con una negociación todo es fácil de resolver, pero si se produce tras un conflicto enmarañado y durísimo, el problema legal no es nada claro, al estar uno de los países fuera de la UE.

El cambio de una posible segunda moneda independiente en Cataluña, al menos para pagar las pensiones y sueldos públicos, sería idéntico al Euro. Pero eso no garantiza que no se devalúe a costa de inflación, como sucedió en la Argentina del corralito.

Los acuerdos comerciales que ya tiene España con terceros países son fáciles de mantener desde Cataluña, y las relaciones comerciales de Cataluña independiente con España pueden producir más daño a ambos países que a uno sólo de los dos si entran en conflicto artificial. El tejido comercial, productivo y empresarial entre ambos países está muy unido y cualquier boicot posible, sería negativo para ambas partes.

No hay que ser negativo a la hora de pensar en el futuro de las personas que puedan tener propiedades en Cataluña o España, siendo españoles o catalanes. Están defendidos por el derecho privado y no surgirán problemas de ninguna clase. Hay que tener en cuenta que España está dentro de la UE y tampoco podría realizar libremente un boicot declarado contra Cataluña, aunque esta no pertenezca a la UE. El garante de que la situación económica, legal o comercial entre ambas nuevas realidades, de producirse una crisis insalvable, es precisamente Europa.

Esa misma garantía europea hace también complicado que desde Madrid se puedan tomar algunas decisiones que se repiten constantemente en los medios de comunicación, como las “soluciones finales”. Y todas las partes saben que el choque de trenes sería tutelado desde Europa, que suavizará sin dar legalidad, un proceso complicadísimo pero que no se puede convertir en un experimento violento de ninguna clase, incluido en lo económico.

Pero sin duda la gran tranquilidad que percibimos es que Mariano Rajoy ya sabe qué medidas tomar. Y esta frase final la digo en modo “sarcasmo aragonés”.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...