13.12.17

Queridos catalanes: acertar el 21D

Estoy esta semana en Barcelona, cuando faltan 7 días para el 21D, buscando entre las caller y algunas personas, el latido del futuro, las sensaciones que transmiten una Barcelona que siendo catalana es lo más internacional posible en Cataluña. No sé si representa la media en esto de la independencia y la república entre toda Cataluña, pero no hablo de la sensación de su cogollo turístico sino también de sus barrios hasta el segundo anillo urbano.

He observado muy pocos lazo amarillos pidiendo la libertad de los presos encarcelados por el Proceso. Y he observado menos esteladas que banderas españolas en Murcia o Zaragoza, incluido el barrio del Born, la zona de Villa Olimpica o Sant Antoni, Poble Neu o la zona aledaña al Palacio de las Corts.

Noto algo de cansancio, mucha tranquilidad, algo de vacío, ganas de volver a ser líderes, preocupación.

Barcelona y Madrid son tremendamente diferentes en todo, en su cultura, su arte, su sociedad, su urbanismo, su historia, su cultura, sus colores incluso o su luz. Pero esa enorme diferencia siendo mal resuelta, sin duda, debería haber servido dado el poder de Cataluña, para cambiar España y no para irse de España. Tenían el poder de decidir quien debe mandar en España y han despertado a la bicha del anticatalanismo para nada.

Si el 21D aciertan puede volver todo a la normalidad que construya un nuevo futuro. Pero no va a ser nada sencillo visto la enorme herida que intentan esconder. Yo sí creo que la herida es mayor de lo que se percibe.

Crecen los indigentes en Barcelona y Madrid

Toda esta semana estoy en Barcelona a la que hacía casi año y medio que no venía. Mucho tiempo. Está distinta, tienen razón los que hablan de herida. Hay menos personas por las calles céntricas a cualquier hora, posiblemente sobre todo menos turistas, y los comerciantes se quejan aunque esperan que sea una moda muy temporal.

Pero lo que más me ha llamado la atención es el número creciente de indigentes tirados en la calle, viviendo entre mantas, cartones y basuras en la indignidad de su libre elección pues creo que hay albergues suficientes para recoger el problema. O para esconderlo al menos.

Ver multiplicado el drama es una mala señal social, sea Berlín, Bruselas o Madrid y Barcelona. Y va en aumento.

2.12.17

Los sindicatos tiene la culpa. Y se callan

Ayer en la Sexta TV dentro de la serie La Sexta Columna se emitió el programa titulado “10 años después. Esta crisis sí la pagamos” que me produjo sonrojo y pena. Hablaba, intentaba explicar en qué punto estamos en España tras la crisis económica que comenzó hace 10 años y sobre el contenido del programa como paquete guionizado no tengo ninguna duda ni queja. Me pareció correcto.

Pero las declaraciones de algunos líderes sindicales sí que me produjeron dolor por su torpeza, por su falta de responsabilidad en el pasado y en el presente, e incluso y fue lo que más me preocupó por su idioma no verbal al realizarlas. Sobraban sonrisas, formas, tonos, y faltaba empatia, entendimiento y admisión de la culpa.

Sabemos ahora, 10 años después, que desde la izquierda lo hemos hecho MUY mal, que no es admisible acatar con benevolencia lo que ha demostrado tener unos resultados desastrosos para los trabajadores y las partes más débiles de nuestra sociedad.

Es mentira que para aumentar nuestra capacidad de competitividad haga falta trabajar más y por menos sueldo. Y como ejemplo me puedo remitir a los sueldos de los alemanes, austriacos, franceses, suizos, ingleses o suecos, por poner algunos ejemplos. El problema NO ES los sueldos altos, luego la solución no puede ser bajar los sueldos de los que ya eran bajos.

Es verdad que nuestra productividad es más baja que la media europea, pero es falso que para aumentarla haya que trabajar más, ni menos horas. Simplemente hay que trabajar mejor y con mandos intermedios y directivos mucho mejor formados. En España hay grandes empresas que son ejemplo por su elevada productividad.

Que los sindicatos y sus líderes que son los que los representan, pongan caras sonrientes ante el destrozo del mercado laboral, de su dignidad y sus derechos, me produce pena. La respuesta de la desafección nos la dieron ellos mismos con sus respuestas. Tenemos lo que sembramos.

13.11.17

Sachsenhausen y el dolor de la muerte

La sensación que tienes en la primera visita que realizas a un campo de exterminio o de concentración es compleja de explicar. Sabes que vas a ver un lugar ya reconvertido en atractivo turístico y si acaso y dependiendo del guia, un lugar histórico del que quedan despojos.

Yo estuve en el de Sachsenhausen con un estupendo guía español que trabajaba en Berlín y que además de mostrarnos todo lo visitable, nos explicó con dolor y ruina moral todo lo que nos podemos imaginar. Quedan suficientes elementos como para no tener que adivinar nada, si acaso contextualizar y poner en dolor.

Pero si algo me produjo mayor impresión no fueron ni las vallas metálicas de alambres de espino, ni los dormitorios o los suelos de los barracones o los muros o el montaje para asesinar o torturar. Tampoco las cámaras de ga o las habitaciones que se utilizaban para experimentos médicos. Casi todo esto ya lo había visto o leído. Imaginado y palpado en el pensamiento.

Lo más doloroso fue un paseo de tiempo libre por unos jardines de su exterior, donde posiblemente algunos de aquellos enormes árboles todavía le había dado tiempo de haber visto y oído el dolor. Era ver la enorme muralla que separaba la vida de la muerte. Saber que el dolor y la desesperanza a veces lo separa un muro de ladrillo que las ramas de unos árboles podían saltarse sin problemas.

Algunos internos trabajaban en el mantenimiento de aquellos jardines, eran los privilegiados que estaban en los lugares comunes de tropa sirviendo en el bar o en la cocina, limpiando letrinas o arreglando jardines. Y que tenían que volver a entrar cada noche a la miseria y callarse lo que había fuera, pues fuera todo parecía normal.

En aquel lugar estuvo preso Largo Caballero. Todavía en algunos suelos de barracones se dejan ramos de flores de familiares. Y lo curioso es que todo aquello había sido realizado por seres humanos. Personas como tú y como yo. No te quieres ir, pues crees que es faltar al respeto irse muy pronto de aquel dolor. Pero te vas al hotel y cenas.


7.11.17

Cataluña nos va a costar riñón y medio

Nunca entenderemos de soluciones si no somos capaces de entender de respuestas humanas ante los problemas. Y ese es el gran problema de la relación de Cataluña con España. Esta semana continúa la indignación social familiar incluso de una Cataluña dividida, alentada desde Bruselas por un Puigdemont que ataca brutalmente a España con calificativos que se traducen sin ninguna duda en muchos millones de euros al día.

Mientras Puigdemont habla, el gobierno de España permanece callado. Y aunque es verdad que para romper el silencio sin sentido, es mejor permanecer callado, lo es también que quien escucha los gritos no son solo los que están a favor o en contra, sino también los que desean invertir, los que tienen miedos, los que dudan entre España u otro país para edificar energía.

Cataluña no tendrá independencia ni república, pero esto nos va a costar a todos los españoles, también a los que no somos catalanes, muchos millones que como siempre, volverán a pagar con sufrimiento las mismas clases sociales.

4.11.17

Talavera de la Reina y sus ¿censuras? municipales

Se dirá que en España no hay censura, que incluso el franquismo no sigue habitando entre nosotros. Así que os dejo una noticia publicado hay, en el año 2017 aunque el acuerdo plenario del ayuntamiento de Talavera de la Reina fue del año 2015. Es un ejemplo de que efectivamente, la reconciliación nos ha invadido a todos.


El ayuntamiento de Talavera de la Reina en Castilla la Mancha, con el alcalde del PP Jaime Ramos, no autoriza la instalación de esta placa en memoria de los presos políticos de la dictadura franquista que, entre los años 40 y 50, construyeron la presa y el canal bajo del río Alberche. Se les presentaron hasta tres ubicaciones diferentes y ninguna es del agrado del alcalde.


Una placa que se deseaba colocar en la avenida de la Real Fábrica de Sedas, indicando este sitio como "lugar de memoria" en recuerdo de los presos y sus familias, "que también sufrieron injustamente la represión", tal y como recogía la moción aprobada por el Pleno municipal en septiembre de 2015 ‑a la que el PP votó en contra contra todo el resto de la Corporación.

El ayuntamiento "recomienda" la instalación "en las inmediaciones de la presa" ‑lo cual la llevaría fuera del término municipal de Talavera de la Reina, al estar situada ésta en la localidad de Cazalegas. Aunque no tenga jurisdicción en este otro ayuntamiento.


Se realizará un acto donde se mostrará la placa cerámica que se pretendía colocar, y se esperará "a que en Talavera haya un Gobierno digno, con talante democrático y dispuesto a respetar, no solo los acuerdos de Pleno y la Ley de Memoria Histórica, sino el recuerdo y la dignidad de quienes se dejaron la salud y la vida construyendo unas infraestructuras que aún disfrutamos" según han comentado el resto de concejales de Talavera de la Reina.


La placa es un recuerdo a las casi 6.000 personas que participaron en la construcción de casi 300 kilómetros de canal para 10.000 hectáreas de regadío. Prisioneros republicanos que ejecutaron "la obra pública más importante de la ciudad y la comarca", según explicaba hace unos días la portavoz del Grupo Municipal de Ganemos en el Ayuntamiento, Sonsoles Arnao.

Desde el PSOE talaverano consideran que este homenaje es "un acto de justicia" para reconocer "el trabajo y el injusto sufrimiento" de mucha gente que "con su esfuerzo, su sangre y hasta su vida posibilitó el desarrollo de este territorio", afirmaba por su parte el portavoz socialista en el Consistorio, José Gutiérrez.


Por su parte, desde el colectivo de investigación histórica Arrabal, el historiador César Pacheco explicaba que es "una asignatura pendiente" apoyar iniciativas a favor de quienes sufrieron la represión franquista en campos de trabajo. La industria agroalimentaria resurgió entonces gracias a la huerta talaverana, y añadía que la construcción de esta infraestructura hidráulica supuso "uno de los grandes pilares de la economía local del siglo XX" para Talavera y su comarca.

3.11.17

Los votantes tienen alguna responsabilidad?

Cuando un político se equivoca amparado con el voto de dos millones de ciudadanos, cabe preguntarse si la responsabilidad de la equivocación es sólo de ese político, es compartida entre el político y sus asesores, o debe sers compartida entre el político y sus votantes.

El político es el que lidera y propone, los votantes son los que aprueban y además de aceptar, jalean. Si al final la decisión del político es de una idiotez supina, es curioso que los votantes suyos, los que jalearon y aplaudieron la idea o proyecto, se escondan en sus casa a ver la televisión.

Si a la mala consideración del oficio de político se suma el hecho de que haga lo que haga, si sale mal será culpa suya, y si sale bien será un éxito de todos, lo normal es que la mayoría de los posibles políticos se queden en casa a buscar oficios más tranquilos.

Curiosamente eso es lo que desean unos cuarenta millones de españoles, todos muy democráticos, deseosos de que siga nuestro sistema social, pero que odian a los políticos. La dictadura no ha acabado, y lo notan muy bien en Europa.

2.11.17

Adios Cataluña. Ya lo siento

Mi incapacidad para entender las decisiones de estas semanas en Madrid y Cataluña me colocan en el bando de los inútiles, de los tontos de baba, de lo que no se enteran de nada. Si de los 47 millones de españoles, tenemos unos 35 millones que gritan un: “a por ellos” en alto o en tono suave, y otros 3 millones de catalanes que quieren la independencia desde la incapacidad de análisis, más algunos millones que siempre optan por el no saben y no contestan ante nada de nada…, me quedo yo y media docena más de personas inútiles como yo, que creemos que estamos cometiendo una sarta de equivocaciones idiotas, sobre las que nos dedicamos a decir desde nuestra ignorancia que nos van a salir muy caras a todos.

No es que seamos minoría los que creemos que el diálogo y la política deben imponerse ante las bilis y los juzgados. Es que somos cuatro y el de la guitarra, y encima a este le faltan dos dedos. 

Joder, no tenemos ni gracia para poner música.

Así que debo optar por la responsabilidad social, por el sentido común.

…Y DEBO CALLARME

Espero no tener nada de razón en mis predicciones pasadas y que mis silencios a partir de ahora sirvan para esperar a que pase el tiempo…, y pueda con la vergüenza ya curada, seguir hablando de otros temas, también para equivocarme. 

No voy a decir ahora que todo lo que hacen desde Madrid o desde Barcelona lo hacen bien, ni tan siquiera que alguna de las cosas que hacen alguno de los dos lados las hacen regular. Pero no me gusta mantenerme entre la media docena de incapaces que piensan diferente. Me gusta el teatro, pero no la tragedia.

Nuestra incapacidad como país, para estar a la altura de la Europa que yo creía un sueño, es enorme. Me da la sensación de que la Europa que quiero juega en otro Liga. 

Pero ya he avisado que soy idiota de baba y que yo no me estoy enterando de nada. 

Ojalá estas encarcelaciones sirvan para calmar los ánimos y yo quede como un incapaz.

1.11.17

Psicología social para tener poder sobre personas

Hoy el Estado, es decir la sociedad, se organiza alrededor de sistemas políticos de gestión y control. Pero no siempre ha sido así, y el papel político de la actualidad, durante siglos fue ocupado por la religión que era quien controlaba a las personas. Al final todo son sistemas mejores o peores, que lo único que buscan son teóricos beneficios sociales para que las personas funcionen con arreglo a los poderes establecidos.

No es un alegato al anarquismo, es la constatación de que desde el inicio de las sociedades tribales prehistóricas, siempre unos mandan sobre otros con arreglo a diversas herramientas de miedo mezcladas con unas dosis de libertad y de beneficios comunes.

Podemos tener dudas sobre donde colocar a la justicia o a los defensores con armas de lo establecido. Según unos hay que colocarlos en la parte del poder que dicta y controla, y según otros en la parte de la seguridad para ser más felices todos.

Elementos estos imprescindibles para que la sociedad funcione. Sin justicia y sin defensores contundentes amparados en su justicia para ofrecer una seguridad controlada, no existe sociedad estable. Aunque no siempre estable es sinónimo de positiva para los ciudadanos. Depende. El caos no es estable ni positivo.

El anarquismo hasta el momento tampoco ha demostrado nunca que sea estable ni positivo. Sobre todo porque una vez funcionando el anarquismo en cualquier sistema social, en muchos casos los que lo gestionan no son anarquistas, sino poderosos manipuladores y controladores.

Las religiones nacieron en un principio como un poder sobrenatural que sabía controlar los miedos y las preguntas que todo ser humano se hace en algún momento. Y se inventaron las respuestas para convencer de que precisamente ellos eran la respuesta. La vida, la muerte, el cielo o dios siempre han sido elementos claves para atemorizar y sujetar pensamientos. Se llamen como se llamen los dioses y los cielos.

Al final como personas animales que somos, nos preguntamos por esos elementos naturales que nos hacen dudar y que algunas organizaciones sociales saben respondernos, pues conocen perfectamente qué queremos escuchar. Y así nos tienen pillados ante el miedo al más allá, a lo desconocido, a lo terrenal mal entendido. Psicología social para tener poder.



31.10.17

Esta revolución ni es épica ni estética

Las revoluciones tienen que ser épicas, incluso estéticamente bien montadas. Una revolución hermosa fue la de los claveles. Otras han tenido plazas, multitudes constantes, civiles con bolsas delante de los tanques o vendedores ambulantes que se incineran vivos.

Revisaba mentalmente la revolución de octubre en Cataluña y lo más épico que he encontrado es a dos Jordis encima de un coche de la Guardia Civil. Incluso las urnas del 1 de octubre eran grises. Podrían haber sido verdes, o naranjas, o blancas. Pero fueron grises.

Buscaba también a multitud de jóvenes catalanes reclamando su futuro, pero no los he encontrado. Los universitarios catalanes han decidido pasar de España y pensar que su futuro es Europa. Ha sido una revolución de abuelas golpeadas y de pueblos con silla de anea.

No ha sido una revolución del Mediterráneo y eso sí jode. Ha sido una revolución del interior, del campo contra el litoral, del pueblo contra la ciudad, de Gerona contra Barcelona. Ha sido una revolución corta, al menos en su primera fase, que ha jugado al despiste y se ha despistado. 

Terminar el domingo tomando pinchos en Gerona para irse a Bélgica no es nada épico. Ni estético.

30.10.17

La izquierda sale perdiendo, del todo

Como no hay una sola izquierda en España —como no la hay en Cataluña ni en Aragón— las respuestas, las opiniones, los posicionamientos de la izquierda ante los problemas actuales, graves y muy importantes para el futuro de todos los territorios de España, no disponen de una posición válida y similar que otorgue luz a los problemas.


La izquierda con nuestra división estamos demostrando nuestra incapacidad.


Es mucho más lo que nos divide a la izquierda, aunque sumados todos estos detalles representen mucho menos que lo que nos debería unir si quisiéramos. Pero la realidad es que lo que contemplamos es la enorme división, las familias, los guiños que no siempre entendemos, las compañías que se alternan, las dudas, los cambios de aire y posición.


La gran derrotada en este tiempo de violencia teórica, está siendo la izquierda.


Hemos logrado, han logrado los hechos de estas semanas, que salga a la calle la extrema derecha, que la derecha constitucionalista se olvide de sus problemas judiciales, que el papel del “padre protector social” triunfe ante la gran mayoría de españoles, que la España silenciosa ya se haya armado de razones, mientras que la izquierda de siempre, la que estaba trabajando en la calle, esté desmotivada, más todavía, y se haya callado al no tener una voz sino muchas y no saber qué realidad representamos cada uno.


Nos esperan muchos años de conservadurismo, por no saber leer el momento histórico, movido por la burguesía catalana que es también de derechas, y haber logrado que las derechas contra las derechas, haya alejado a las izquierdas a la orilla.


Muchos españoles se preguntan: ¿Y la izquierda para qué?


Cuando realmente la izquierda ha tenido poco que ver en este problema catalán, y me voy a intentar explicar. 

 La CUP no es de izquierdas, es anarquista que es otra ideología muy distinta. 

 ERC sí es de izquierdas pero en estos años se ha vuelto nacionalista antes que nada capaz de pactar con la CIU de las (presuntas) trampas contables. 

 Y la CIU con el nombre de PDCAT es simplemente de derechas claras y contundentes, componente claro y salvador de esa burguesía de ricos y clases medias con posibles. 

Y además muy posiblemente en todos estos tres casos de gestión política del abismo teórico, todas ella con un componente religioso de complicada explicación.

La España del siglo XII. Rayas y colores en un mapa

Estamos en tiempos de replantearnos teóricamente las fronteras, como si eso en estos años de globalización supusiera algo. Y además estamos también en unas épocas en que sacamos las historias viejas del armario de los libros, para demostrar que tenemos razones, aunque hayan pasado 10 siglos.

Os dejo el mapa de España que surge tras las batallas de las Navas de Tolosa con los árabes en plena guerra de la reconquista cristiana de España. Siglo XII y XIII. 

Como se puede ver en el mapa, las fronteras eran totalmente diferentes, aunque algunos nombres se mantienen. Pero no debemos olvidar que los movimientos de estas fronteras se hacían SIEMPRE con miles y miles de muertos, desplazados, heridos y acompañando a la mucha hambre.

Sin renunciar a nada, debemos preguntarnos si sirve de algo mover los colores de los mapas o las telas de colores y signos, para crear mapas diferentes. Sobre todo si las personas no ven crecida su felicidad o sus posibilidades económicas o laborales.

29.10.17

8 patadas a los que tienen soluciones fáciles

Vengo de Cataluña en un fin de semana complicado para todos por los acontecimientos históricos del viernes y sábado. Fin de semana paralizado, acongojante para muchas personas en Cataluña, triste por lo que representa para todos, sean partidarios o detractores de la independencia y la república. Pero vayamos por fases.

Para esto —en neutro— no hacían falta tantas alforjas de tanto peso y tantas semanas. ¿No hay inteligentes entre nosotros?
La batalla de las banderas, como todas las batallas de banderas, siempre está perdida por todos. Excepto por los chinos que venden telas.
Las guerras del siglo XXI siempre son y serán económicas. Las anteriores también. Y todas afectan más a los civiles y a los pobres. Que son además los que primero las piden.
Antes de la política está la sociología y la psicología social. O entendemos de todo esto, mezclado pero nunca agitado…, o siempre nos equivocaremos.
Esto no ha hecho más que empezar, por desgracia. Puede que haya silencio en algunas fases, pero eso no significa que estén dormidos. Nadie está dormido…, hasta que se muere.
La independencia de verdad no existe. Todos dependemos de todos. Incluidos los territorios. O incluso estos más.
La felicidad social no tiene nada que ver con la independencia de los burgueses, sino de la capacidad para ser feliz de los trabajadores sin poder.

Los que tienen soluciones fáciles para los problemas importantes, es que menosprecian los problemas y a las personas que los sufren o se los creen.

28.10.17

Dividir niños por la mitad es matarlos

Y dicen las leyendas que el Rey Salomón cogía a los niños sanos y los cortaba por la mitad. Y que él se sorprendía pues aunque quedaban dos medios niños igual de lozanos a sus ojos, quedaba muerto el único niño que sometía a escarmiento.

Moraleja: no juegues a dividir niños o se te morirán mucho antes de multiplicarlos

27.10.17

Cataluña quiere explorar el infierno

El espectáculo bochornoso del teatro político de ayer merece todos los análisis posibles e imposibles pero ninguno positivo. A la suma de tweets desastrosos de algunos políticos catalanes huyendo del presunto apestado que cambia varias veces de opinión, se une la indigesta negociación de incapaces de entender en qué punto estamos y hacia dónde nos dirigimos.

Malas comparecencias, un Rajoy desaparecido, unos diputados que cambian de opinión como las putas en Cuaresma, una sociedad catalana triste y cariacontecida, sin saber si hacen un Maidán o una huída cabreados, un mal día para España.

Hoy volvemos a tener otro día malo, sin saber si será galgo o podenco, enfermedad o muerte. Y todo para obligar a España a tomar medidas que nadie sabe hacia dónde van. Exploraremos el infierno, sabiendo que nos vamos a quemar, pero no parece que haya otra posibilidad.

26.10.17

La Cataluña rural y la Cataluña urbana. Trozos sociales diferentes

Sabemos la enorme dicotomía que existe en todas la sociedades españolas entre las zonas rurales y las zonas urbanas. Tremendamente diferentes en sus formas de pensar y de actuar. De incluso tener poder y saber conseguirlo y mantenerlo. Saben exigir cuotas discriminadas positivamente lo que les facilita un poder diferente a su tamaño y que ejercen de forma muy positiva para ellos.

Y sabemos también que gran parte del poder del independentismo catalán se asienta sobre las zonas rurales y no urbanas, y sobre las clases medias y altas y no sobre los obreros y trabajadores o clases bajas. Y es bueno conocer estos datos para entender mejor qué se quiere y por qué se quiere eso.

En los pueblos y localidad pequeñas y medianas se ha ido quedando una clase social determinada. No es una sociedad tan plural como en la suma de los territorios, pues en las últimas décadas se ha ido produciendo una selección natural de la sociedad. Hoy es imposible vivir en un pueblo si no posees una gran cantidad de recursos económicos y de trabajo propios.

Y por eso en la zona rurales se han ido quedando los medianos propietarios de tierra, mientras que los agricultores por cuenta ajena han desaparecido y los grandes propietarios también, dejando el trabajo de sus grandes extensiones en manos de otros o de empresas.

Y es la inmigración la que trabaja el campo por cuenta ajena, pero esa sociedad está alejada de posicionamientos políticos o sociales y es además de voluble muy poco sedentaria, y menos todavía capaz de organizarse.

El lobby rural ha sido capaz de organizarse el poder a su alrededor, sobre todo por tener que soportar la presiones de otros lobby que los presionaban para convertirlos en fabricantes de beneficios para grandes corporaciones de semillas, fitosanitarios o de comercialización de productos alimentícios.

El conflicto catalán se asienta precisamente en estos baremos, y por ello se recurre a triquiñuelas tácticas, y así lograr que otras partes de la sociedad catalana se sume al mundo de las ideas independentistas. Las clásicas “España nos roba” o la más moderna de “España y el franquismo” van directamente al corazón de la sociedad demócrata lógica, para sumarlos desde la diversidad de ideas sociales.

El mundo universitario es otro de los espacios sociales básicos que ahora y siempre quieren poseer para afianzar sus ideas. Representan el futuro, son muy activos y capaces de atraer las atenciones del resto de sociedad pues son “los hijos”.

Queda aparte la clásica burguesía no rural, la del capital y la empresa, que callada ha dejado hacer sabiendo que el camino les podría equivocadamente dar beneficios y que ahora son los primeros que están presionando para tener mesura. Cuando no huyen o mirar de huir, con sus empresas o sus capitales riesgo o tranquilos.

Si nos damos cuenta, en toda esta mezcla falta una parte esencial de toda sociedad, que es la que se ha quedado en medio, atrapados por todos los demás. La intelectualidad, el mundo de la cultura y el arte, la comunicación y el profesorado superior, la investigación o el mundo del pensamiento.  

¿Qué puede salir de este retrato? Nadie lo sabe todavía, pero lo inevitable es pensar…, que nada bueno.

25.10.17

El callejón sigue muy oscuro en Cataluña

Con esa habilidad del que no quiere, nos están escondiendo los problemas reales de nuestra sociedad: los de la dignidad laboral, los del empobrecimiento, la corrupción, la justicia social de los más débiles, los de nuestra competitividad en y con Europa, nuestra incapaz política exterior, los de esa educación simplista para crear pequeños esclavos sin pensamiento crítico.

Estamos escondiendo estos problemas de sociedad, haciéndonos creer que no son tan importantes, bajo el manto de un conflicto territorial que lleva décadas larvándose y al que nadie quiso nunca prestar atención para resolver. Hablar catalán en la intimidad era lo que complementaba a no sacar suficientes Diputados.

Si retrocedemos un poco en los años sabemos que desde el año 2006 —con el ya casi olvidado Estatuto de Miravet recurrido ante el Constitucional por el PP— todo se ha ido acelerando en un callejón sin salida.

Perfecto juego de trileros políticos para tapar la crisis económica tan mal gestionada por los gobiernos españoles, la corrupción tan burdamente realizada por unos clásicos caciques del siglo XX y XXI, la incapacidad para poner a nuestro Estado en un lugar digno dentro de esa Europa que también deambula inciertamente.

Pero volvamos al presente, al triste hoy de la incapacidad para dialogar entre todos.

Hemos logrado llenar los balcones de diferentes telas compradas en bazares chinos, haciendo creer a las personas que posicionándose con los colores, cumplían los súbditos con su obligación ciudadana.

Alguien ha logrado que no nos parezca importante saber elegir a la hora de votar, ni aprender a reclamar nuestros derechos. Todo parece remediarse sacando telas de colores a la ventana y estar callados excepto en el corrillo de la bilis. Algunas calles parecen las gradas de los circos romanos cuando acudían a ver comer a los leones, o las de los campos deportivos para estar sentados, pasivos.

No quiero que nadie me pregunte por el futuro, sé que está por escribir. Desde el diálogo muy denso, desde la posible o imposible aparición de nuevos líderes, tal vez de intelectuales que sepan ver un poco más lejos que a cinco días vista.

Líderes que no se dediquen a intercambiarse cartas de amor o de odio como si fueran adolescentes, sino que sepan dibujar la esperanza a una sociedad aburrida y empobrecida.

Vamos muy mal…, y creo que vamos a ir a peor. Pero sigo creyendo en el futuro.

Palabras americanas sobre Cataluña

La revista americana Time dedica esta semana a España y en concreto al problema catalán seis páginas de imágenes y textos. Veamos qué se dice eligiendo algunas palabras de los párrafos del texto, más bien corto, pues de las seis páginas solo una se dedica a explicar la situación y las otras cinco a poner imágenes del problema.


Unilateral
Región de España
El pueblo ha decidido la independencia
Ilegal
Incompatible
Protestas
Dilema
Imágenes violentas
Abrir diálogo
Precipicio
Al límite
Irritación

Frustración

Nos meten miedo con las pensiones, pero nos mienten

En la enorme capacidad que han aprendido algunos políticos para retorcer lo que se comunica, estamos asistiendo a una manipulación con la pensiones, que resulta insufrible. Si insiste en que se acaba la llamada “hucha de las pensiones” cuando esto es falso. Totalmente mentira.

El Fondo de Reserva de la Seguridad Social (a veces llamado hucha de las pensiones) es un fondo creado por el Gobierno de España en el año 2000 a fin de garantizar el sistema público de pensiones de la Seguridad Social, que nace con el Pacto de Toledo, para compensar las desviaciones entre ingresos y gastos.

Pero antes del año 2000 no existía y las pensiones se pagaban sin ningún problema

Y este fondo juega (jugaba) con dos baremos. Los ingresos y los gastos. Ambos son muy importantes y fundamentan su viabilidad, antes de volver al sistema anterior al año 2000.

Lo que ha sucedido no es que haya aumentado de forma escandalosa la partida de gastos, que se preveía aumentada por efectos varios, sino que han bajado brutalmente la partida de ingresos por el aumento del desempleo, del trabajo a tiempo parcial y de los bajos sueldos que van surgiendo tras la crisis.

Nuestros sueldos comparados con Europa son bajísimos. Y por ello los ingresos de la Seguridad Social son bajísimos. Pero hablar de esto no encaja en la manipulación prevista, pues supone reconocer que se pagan sueldos de mierda. Y mientras tengamos unos trabajos de mierda, la seguridad de la pensiones será de mierda. Para las futuras y para las presentes.

Y recordar que se puede volver a lo que ya existía antes del año 2000 o pagar el déficit de las pensiones por vía de impuestos.

24.10.17

Somos responsables de esta España. Por edad

Yo creo que por desgracia en España una gran parte de nuestros ciudadanos siguen pensando que Franco no fue un viejo dictador sino un mal necesario, y que condenarlo es poco menos que una bobada. Nos les aparece muerto en la cama rodeado de una España alejadísima de Europa, sino un protector que tras 40 años había sabido dejar a nuestro país en los años míseros y oscuros que nadie en Europa tenía ya, y eso que ellos habían tenido una guerra mucho peor y casi una década después.

Sobre estas ruinas hemos construido una democracia, que no es poco sabiéndonos rodeados de tantos equivocados y analfabetos políticos. Pero sigue quedando el poso de los nietos de la dictadura, que sin haber conocido épocas de violencias y hambres, creen hoy lo que les cuentan los agradecidos del Sistema en blanco y negro o los que han crecido en una mala educación social.

Esto no ha sucedido en ningún otro país europeo con dictaduras, y debemos reconocer que todo tipo de catarsis son muy necesarias para empezar a reconstruir sobre las ruinas de muchos años. Hablo de Alemania, de Rumanía, de Italia, de Austria o Albania, pero podría señalar también a todos los países soviéticos o incluso a Portugal.

Un millón de españoles muertos entre ambos bandos españoles, muchos de ellos en sus mejores años de vida, sobre los que debemos admitir —como poco— su destrucción física o mental por sus ideas de innovación política y social. Y lo digo sabiendo que esto sucedió desde ambos bandos, aunque mucho más en el grupo ideológico perdedor donde no dejaron vivo a ninguna persona que supiera pensar.

Murieron los mejores, murieron todos los progresistas mayores de edad o los obligaron a marcharse de España, e incluso y tras su muerte, a los hijos de los que pensaban diferente al Régimen de mando les siguieron castigando llevándolos con hambre a su Frentes de Juventudes para limpiarlos y purificarlos.

La sociedad joven de 1975 éramos la de los hijos nacidos en los años 50 que habíamos conocido el hambre, el frío y el silencio. Yo tengo ahora 61 años y lo conocí sin acritud pero con exceso. Éramos hijos de falangistas o de asesinados, de obreros sin derechos o de mujeres sumisas y religiosas de rosario diario. Éramos niños de colegios sin libros o de colegios de curas y monjas donde nos trataban como “gratuitos”.

Así que ahora, más de 40 años después, ya es hora de que precisamente nosotros, los casi viejos actuales, empecemos a pensar que tal vez es buen momento para que los jóvenes de 1975, intentemos empujar lo que dejamos a medias en los años transitivos.

Hemos admitido con dolor que nuestros hijos y nietos no van a poder vivir económica y laboralmente tan bien como lo hicimos nosotros. Y debemos sentirnos responsables de que esto sea así. Nos han engañado, y lo curioso es que la mayoría de nosotros no nos hemos dado ni cuenta.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...