31.3.17

Participación y redes sociales, para resolver problemas (1)

El mundo de internet, los blog, las redes sociales, los sistemas nuevos de información social y a veces política, creemos que son un método positivo para multiplicar la información, la acción, que sirve incluso para democratizar la sociedad, los medios de comunicación, las posibilidades de actuar y defenderse ante los abusos y las disfunciones provocadas para ganar, y que tienen y emplean los poderosos escondidos. 

Creo que es un error que voy a intentar aclarar y aclararme. Sabiendo que voy a ir contra corriente. 

Las REDES SOCIALES no son malas, pero pueden ser malas.

La sociedad ha cambiado la activación personal, la presencia, el activismo, la lucha por las ideas y la reflexión, por el individualismo quieto, pasivo.

Es muy normal escribir un artículo sobre política o unas palabras con una crítica en una red, con un contenido entre mediano a bajo, y lograr 100/200 lecturas en un par de días. Es habitual, a poco que sepas manejarte por redes, que un pequeño texto en Facebook o en Twitter sea visto por miles de personas en un par de días. Y que ese artículo primero y que no aporta casi nada, haya sido leído en un mes por 500 personas como poco, sin ningún comentario que sirva para el debate. ¿Y a dónde nos lleva todo esto?

En el mismo tiempo, en el hoy, es muy complicado reunir en una sala a más de 30 personas dispuestas a escuchar una conferencia sobre un tema importante dictada por una personas con prestigio. Es muy complejo reunir a más de 100 personas en una manifestación de queja, excepto para temas muy concretos y señalados.

El sistema que controla el poder está muy contento con haber inventado internet. 

Permite —hasta cierto punto— que exista un modo de queja pasivo como internet, para controlarlo pero también como vehículo de desahogo que evita la participación directa de las personas en actividades de otro tipo que no sean estar sentados en su casa, tocando con sus dedos el teclado de la queja pasiva.

La sociedad se informa más que nunca, escribe más que nunca, interactúa más que nunca, tiene más información de la que puede consumir, lee decenas de titulares y ningún cuerpo de texto. 

Pero participa en la vida de su barrio, de su ciudad, de su país, de su sindicato laboral, menos que nunca. 

La sociedad de las redes, la nuestra de hoy, curiosamente no está afiliada a ningún partido político, a ningún sindicato, a ninguna ONG que le solicite algo más que unas monedas. 

Esta sociedad está adaptada a ser pasiva, pero creyéndose que es MUY activa.

Han logrado los poderes escondidos y sin que nos rebeláramos, a que aquello que todos nosotros abrazamos como positivo:, internet y las redes sociales, en realidad haya contribuido a que nos dominara como individuos en pasivo individualista, y desde casa, sin tener demostrar nada más que ruido.

Seguimos creyendo que las redes, que internet, es positivo. Y lo es para movilizar a las personas desde la pasividad de sus hogares.

 Podríamos incluso lograr otro 15M y sacar a la calle a miles de personas. Que…, ¡uff! muy posiblemente se dedicarían a publicar miles y miles de tuits y de imágenes de su presencia pasiva en la calle.

Necesitamos reflexión en conjunto, análisis en grupo, acción de actuar, planteamientos alejados de la simple pasividad de los 140 caracteres. Internet es una herramienta, no un fin.

Necesitamos personas que lideren desde las leyes que haya que modificar, desde las decisiones que tenemos que tomar. No desde el ruido de las redes, desde los comentarios de repulsa. 

Cada vez que un político se dedica a escribir en las redes sociales, se está evitando que escriba reflexiones sobre hacia dónde debemos ir, y qué tipos de medidas hay que tomar para movilizar a las personas, desde posiciones alejadas al sofá de su casa. 

El fin no es tan sólo comunicar con redes sociales. Pues de hacerlo así, estamos convirtiendo al medio en el protagonista. 

Pero nos queda vacío todo lo demás.  Hablamos escribiendo ruido, pero nada queda. ¿Para qué sirve lo que dijo usted, tú, yo, hace 10 días en una red social? No sirve para nada, se ha perdido enmarañado, tapado por miles de tonterías añadidas.

Tampoco pido (como reflexión) un asalto constante de la calle. Pido la construcción de un sistema que sirva para edificar, no para mirar las obras desde la valla. Creo que nos han convertido en sujetos pasivos de las indignaciones, en sujetos activos de la queja, a los que ya nunca más van a dejar ser activos en algo que sea diferente a la queja pasiva. 

Incluso saben controlar perfectamente la queja activa de las manifestaciones, donde lo único que queda al terminar son unas cifras muy desiguales. 

No queda el mensaje, no se construye un proyecto. 

Queda la eterna pelea entre quien cuenta peor el número de personas. ¿Para qué ha servido mover a la gente? En el siglo XXI, las manifestaciones deben/tienen que ser de otra forma. No estamos en el siglo XIX, donde miles de persoans con banderas, impresionaban.

¿Cuántos de los que se quejan amargamente en las redes sociales, han intentado una entrevista con un político de su barrio, de su ciudad, para plantearle las dudas y quejas? 

¿Cuántos se han planteado afiliarse a un sindicato o a una ONG o a un partido político para trabajar desde dentro? 

¿Saben estas personas que cambiar un sindicato, una asociación, puede ser cuestión de unas pocas decenas de personas que unidas plantean ideas diferentes?

¿Por qué nos parece más importante (y peligroso) el tuit de una persona que insulta, que la opinión de mil personas que opinan, o que el trabajo de campo de una docena de personas que laboran con y por la sociedad, desde el trabajo de calle? 

Ojo, no es lo mismo "de calle" que "en la calle".

¿Alguien se ha percatado que a las reuniones habituales (del tipo a las que yo asisto, donde podrían acudir hasta 77.000 vecinos), en los dos últimos años acuden muchas menos personas que antes, no llegando nunca a más de 3 ó 4 personas ajenas a los que por obligación tenemos que estar? 

Estoy seguro que el número de vecinos, de esos 77.000 teóricos vecinos, que opinan en las redes sociales sobre "mi" barrio y sus problemas, son miles todos los meses. 

Pero al lugar teórico de eficacia para plantear sus problemas, acuden 3 ó 4 en el mejor de los casos. Sí, sí, he dicho 3 ó 4, pues en alguna reunión no viene ninguna persona que no tenga la obligación de acudir.

Qué suerte hemos tenido en España con Mariano!

Ayer Terele Pávez en publico.es se quejaba amargamente del desencanto que le han producido las gentes de Podemos, en los que por un tiempo confió como imprescindibles para cambiar España, pero que enseguida empezaron a cometer los mismos errores…, el primero el de permitir que siga gobernando un tal Mariano. ¿Qué nos sucede a los españoles, para que no seamos capaces ni de lo más fácil?

No quiso criticarlos, pues todavía siguen siendo los menos malos, pero no es suficiente para estos momentos, estos tiempos de cambios profundos. La política tiene una enfermedad peligrosa, que nos afecta a todos los que entramos en ella. Debe ser muy contagiosa. Nos convierte en posibilistas, o en imposibilistas. Ambos ejercicios son negativos. Ni debemos pelear solo por lo que sabemos posible y capaz de lograr en el corto plazo. Ni debemos hacer soñar con lo imposible, ni solo plantear cuestiones que de antemano sabemos inalcanzables.

Hay que ser MUY exigentes, soñar desde la política con lo imposible, pero plantear a la sociedad lo que en cada momento necesita con urgencia. Soluciones, soluciones y reflexiones para el medio y largo plazo.

En política se reflexiona muy poco. Se edifican proyectos con muy pocos cimientos. No se sueña con la sociedad que se edificará dentro de dos décadas. Se pelea en batallas cercanas, pero no se guerrea en el largo plazo. Incluso lo curioso es…, que tampoco desde la izquierda se quieren emplear las mismas herramientas que utiliza la derecha para hacer triunfar sus tesis.

Hoy debería estar gobernando otra persona diferente a Mariano, distinta al PP que se ha crecido desde la pérdida de sentido en una España pobre. Es verdad que se complicó excesivamente todo, por culpa de los sistemas de autodefensa que tienen los fácticos. Y es verdad que esos poderes también anidan en partidos llamados socialistas. Pero desde Podemos e IU se tendrían que haber sentado las bases de una España de izquierdas desde el 2016 para el 2020, y no una posibilidad electoral para dentro de aquel Fin de Año pues yo quiero “sorpasar”.

Ahora Europa, EEUU y España es de derechas. Incluso se teme a la dura derecha. Terminaremos convencidos, pues así nos van a convencer, de que Mariano es un privilegio para estos tiempos. ¡Qué suerte hemos tenido en España con Mariano! Joder con los engaños de todos contra todos.

La Justicia cada vez gobierna más. Cuidado con esos cambios

Es curioso que desde España nos resulte noticiable, ahora, la sentencia del Tribunal Supremo de Venezuela, al que ponen el adjetivo de Golpe de Estado. No es noticiable, porque lo estamos provocando todos, admitiendo que sea la Justicia quien de verdad gobierne cuando los políticos y la política se cansa de tomar decisiones y negociarlas. Sucede en España, y esas decisiones de inoperancia, traen estas otras, indeseables pero reales. La Justicia está gobernando porque le estamos trasladando cada vez más, los asuntos políticos que nos molestan o sobre los que no logramos los resultados apetecibles.

La incapacidad logra monstruos como estos.

Si les solicitamos a la Justicia que opine sobre algo, sus decisiones son sentencias inamovibles. Y además debemos recordar que la Justicia nunca es democrática, pues nunca la votan los ciudadanos. ¿Queremos seguir jugando a alimentar con sentencias las relaciones sociales que es obligación de la política? Cuidado y aviso a todos, pues la Justicia la pueden emplear y utilizar los unos y los contrarios.

Volvemos a la Edad Media. Viva la Religión como juego de manos

Estaba hoy en una reunión con unas 30 personas más, todas de muy distintas sensibilidades que ocupaban todos los segmentos identitarios, por edad, sensibilidad social, y un único elemento de unión. Su trabajo por los barrios, por la sociedad, aunque desde distintas ópticas.

Casi han acabado en las manos media docena de ellos.

Nos tienen pillados con el discurso construido para desviar nuestra atención básica y más necesaria. Los que tenemos que trabajar como obreros para otros, lo estamos pasando mal o muy mal, a costa de los dueños de los trabajos, que están aprendiendo a defenderse entre bien y muy bien. Pero no era ese el tema de la discusión fuerte y dura.

Curiosamente ha sido el de la inmatriculaciones, la religión, las iglesias que desde Zaragoza se quieren recuperar como edificios públicos y no privados tras el auténtico fiasco que supuso la apropiación por parte de la iglesia de los bienes utilizados por ella desde siempre, pero no de su propiedad por ser de titularidad pública aunque no matriculados en el Registro de la Propiedad y que la iglesia supo matricular a su nombre en el año 1987. Vuelve pero al revés el Mendizabal de turno, a corregir legados.

Lo que solicita el Ayuntamiento de Zaragoza y que ha supuesto el enfrentamiento de los asistentes a la reunión de trabajo que comento, es la nulidad de estas inmatriculaciones de 1987, "con el fin de que estos templos sean de dominio público, patrimonio de todos los zaragozanos y aragoneses". El Ayuntamiento con este procedimiento "no entra a valorar el uso religioso ni carácter litúrgico de los bienes, así como tampoco se enfrenta, de modo alguno, a la libertad de culto".

Pero es un tema que sin duda pone los pelos de punta a laicos, religiosos confesionales y gentes tranquilas que creen ver un problema de bolcheviques que traerán la orde roja y el desvarío. Mientras todos caemos en la trampa de la religión, nadie se ocupa de lo que realmente es importante, defenderse de los abusos de los poderosos que controlan el poder desde sus escondites.

Hemos topado con la trampa de la religión, como en la Edad Media, cuando no existía ni el F.C. Barcelona ni el Real Madrid. No aprenderemos.

30.3.17

Está la verdad muerta? Puede el éxito manipular la verdad?

La portada de la revista americana Time trae en este abril 2017 a su portada una imagen tremenda. En negro ellos mismos se preguntan “¿Está la verdad muerta?”

Y dentro de la revista insisten con un subtítulo contundente: “¿Puede el éxito, el triunfo manipular la verdad?”.

Vivimos tiempos de manipulación, de selección de las mentiras para hacerlas pasar por verdades sin que se note la manipulación, y al contrario, lograr que quien dude de “sus” verdades vendidas, sea entendido como un manipulador, un agorero, un violento, un terrorista incendiario. 

Y digo terrorista por creer que jugamos a crear miedo, terror entre la sociedad según los que mandan y quieren defenderse a costa de censurar, y no permitiendo el intento de transmitir a la sociedad —que quiere leer —que se está manipulando la verdad, para beneficio tan solo de unos pocos. En los últimos años se acuchilla la verdad con una sonrisa y tendiendo la mano. Todo un éxito en la manipulación.

Siempre la verdad ha sido cara y complicada de tener, pero en los últimos años son muchos más los que ya han aprendido a manipularla sin que se queden huellas en los ejercicios de moldearlas. 
Mentir en su justa medida, mentir “un poquito” es el éxito. No hay que ser burdos en la mentira, hay que saber seleccionar, quitar y poner unas pocas palabras, añadir una sonrisa o una puesta en escena. Callar o hablar de más. Lo curioso es que hay cursos…, donde te enseñan a mentir, sin que se note.

Dos asesinatos presentados en el mismo día

Mientras Chesús Yuste presentaba ayer su novela “Asesinato en el Congreso”, la Teresa Mayo presentaba en Londres su novela “Quiero salir de Europa” en un día triste para todos los que creíamos en algún momento en que era posible el entendimiento entre los europeos, y me estoy refiriendo a varias décadas viejas.


Se parecen ambas novelas…, las dos hablan de un asesinato. El de un Diputado y el de Europa. Pero que dentro esconden el asesinato de una sociedad. Quien muere en ambos casos somos todos nosotros, un poco de cada uno de los que asistimos a las crisis desde la ignorancia pero sobre todo desde la inoperancia social, pues no nos dejan actuar. Todo está montado de tal forma, que nosotros no opinamos, y además no nos dejan ni criticar, pues los chistes también están prohibidos.


Es curioso que para que Cataluña opine si se quiere ir de España se pida que deben votar también los extremeños o canarios, pero para que Reino Unido se vaya de Europa, con que hayan votado los ingleses ya sirve. No se sustentan las razones. Más, siendo que Europa es el futuro y España la historia del pasado. A un aragonés también le afecta que Reino Unido se haga más amigo de los EEUU y enemigo de Europa. Pero no me han preguntado ni me preguntarán. Son cosas del “sistema” que curiosamente si haces un chiste sobre Carrero Blanco, muerto hace…, jodo cuantos años…, te llevan a la cárcel.

Lo curioso es que además te exigen que creas en este sistema, y que lo abraces sin rechistar. Me voy al café de las 11, que ese no me falla nunca. Bueno…, o casi nunca.

29.3.17

Llevamos 10 años de crisis. ¿Qué debemos hacer?

Cuando Zapatero dió a media mañana aquel discurso de mayo del 2010, donde nos restregó por toda la cara la crisis económica que ya había venido para quedarse, y que él mismo negaba hasta no poder más en los días anteriores, discurso con todo su virulencia y dramatismo del que sabíamos no se iba a salir indemne…, yo estaba dentro de mi coche escuchando y admitiendo que había ganado mi pesimismo anterior. El coche estaba quieto mientras yo escuchaba sus medidas. No podía pensar que siete años después seguiríamos la mayoría en la misma situación y que nuestros hijos iban a heredar aquellos desmanes.

Han pasado siete años de aquellas duras palabras en el Congreso, seguimos inmersos en la misma crisis que nadie sospechó en el 2007, al menos que duraría una década…, y aunque ahora algunos dicen que ya estamos saliendo, la verdad es que siendo esto posible, solo algunos salen mientras otros se entierran más y más.

Nadie fuimos capaces de predecir la actual situación tan larga en el tiempo en el 2005, pero sí muchos los que advertimos que aquellas veleidades económicas con la vivienda, con los dineros, con la globalización descontrolada, con los créditos alegres, con creernos los más ricos de Europa, los íbamos a pagar caros. Y para comprobarlo están las hemerotecas digitales.

Ahora dudo y mucho sobre si seguir escribiendo de la crisis, de la mala situación de la sociedad, sobre el futuro y sus posibles rectificaciones…, o si no sería mejor esconderme y hablar de arte o de cocina tailandesa. Son tantos los errores garrafales provocados por los listos de turno, contra los que nos muchas veces nosotros mismos nos disfrazamos de tontos de libro, excesivas veces por miedo o por incapacidad…, que uno ya no sabe si tal vez, incluso el silencio, sea una buena herramienta para salir de esta.


Dudar es un ejercicio falso, si es excesivo en el tiempo. hay que dudar para elegir, pero no para anquilosarse.

22.3.17

Contra el terror, serenidad y autoestima social

El atentado de hoy en Londres nos vuelve a mostrar lo sencillo que es cometer un atentado terrorista (buscando terror) y lo muy complicado que es defenderse de esta barbaridad. Incluso creemos que este sistema tan sencillo de atacar con un vehículo y un cuchillo de cocina es muy sencillo y lo puede realizar cualquiera, con tal de que quiera morir.

Por desgracia hay alarmas peores, que a veces se escriben, que siempre se investigan y que muchas veces se intentan ocultar para no producir terror, pues es precisamente esto lo único que buscan estos fanáticos violentos.

Nos podemos defender a golpes de acción reacción, pero la realidad nos dice que tan solo con sistemas de educación social, mezclados con acciones de inteligencia policial, podemos evitar algunos atentados. Pero mientras tanto, y admitiendo que estamos en una nueva guerra que afecta a medio mundo y es encubierta, esta es mucho más leve que todas las grandes guerras anteriores.

17.3.17

Cómo se produce el cambio de sistema?

Podemos considerar que un ciclo largo en economía o política, es decir en sociedad, se cambia cuando se suman una serie de factores que hacen inevitable los cambios en cadena.

Cuando nuevas tecnologías entran en la vida económica y productiva
Cuando se suman nuevos países al panorama mundial o cambian de grado países con gran peso demográfico o estratégico
Cuando cambian los modelos de funcionamiento de la sociedad de consumo, productivo, laboral, estratégico, armamentístico.
Cuando se modifica el papel monetario de grandes zonas del mundo que gobierna

Nuevas tecnologías
Nuevas personas en gran número
Nuevos sistemas económicos
Nuevas armas
Nuevos dineros
Nueva relación entre quien tiene el dinero y quien lo necesita

Decía al principio que estos cambios sociales se producen cuando se suman estos factores, que por sí mismos y si se dan por separado, no son capaces de cambiar el sistema. Incluso una guerra si no se acompaña de cambios añadidos en los sistemas de contrapeso estratégico, no es por sí sola capaz de hacer cambiar al sistema.


Y también debemos advertir que cambiar el sistema, es abandonar (casi) definitivamente el anterior. No es pues un cambio temporal que se puede revertir con facilidad por cambios en los panoramas estratégicos. Un cambio es una situación NUEVA, donde todo se ha modificado. Por eso la estrategia principal de quien gobierna los cambios, es que NO CAMBIE LO SUYO, pero admitir o incluso apoyar que cambie todo lo demás, pues lo fundamental es asumir que el cambio es inevitable.

La izquierda en Europa y España no existe como poder

Estamos asentados en tiempos raros, y aunque algunos lo llevamos advirtiendo hace algunos años incluso, seguimos sin tomar medidas para evitar el final no deseado. Me refiero a España y a Europa. No le damos importancia o al revés, le damos tanta que pensamos que no podemos hacer nada  de nada. Ambas posiciones son equivocadas, pero no pienso convencer ya a nadie.

Hay datos que nos indican que nada hemos entendido, que las izquierdas están divididas por tonterías que la sociedad no entiende, que hay claros intentos por la provocación de la ruptura alentada desde ambos sectores ancestrales de la sociedad: los de arriba y los de abajo. La derecha y la izquierda. Los ricos y los pobres. Los dueños de los modelos de producción y los productores. Los que venden y los que compran. Todo es la misma división.

Unos saben manipular el envoltorio para que no se piense más que lo justo, y a fé que lo están logrando en un gran porcentaje de la sociedad más débil. Los otros al sentirse en clara minoría se tienen que volver más irresponsables para tener más razones.

Cuidado con la palabra “irresponsable” pues quiere decir lo que decir. Orillados de la responsabilidad para observarla o pelearla desde otra perspectiva.

Nunca desde los años 80, es decir, en los últimos 35 años, una vez que todos incluido el ejército en España, admitió al socialismo descafeinado como una posibilidad manipulable, hemos tenido una sensación de agobio político como el actual. Ni tampoco de falta de libertades civiles (ya sé que esto no se entiende así) o de manipulación disimulada.

La izquierda está fuera de línea, enferma de tontería, confundiéndose de adversarios, en claro camino equivocado con los problemas que debería gestionar y con la sociedad a la que debería representar. Además de sus problemas internos en las respectivas organizaciones, debe asumir la desclasificación del discurso del siglo XX, admitir nuevas soluciones para los nuevos problemas, llorar la desmotivación general entre sus huestes.

Europa y España con una izquierda fuerte, no estaría en la posición en que está Europa y España. Estamos así por una derecha fuerte, una extrema derecha aumentando y una izquierda diluida en muchas pequeñas facciones. ¿Hasta cuando? ¿Qué es previsible que suceda?

14.3.17

No es tristeza ni dolor, ni es desesperanza. Es muerte en vida

Esta imagen es la de la desesperanza de un país. Vemos a Mohamed Mohiedine Anis, de 70 años, fumando en su pipa mientras se sienta en su habitación destruida escuchando música en su reproductor de vinilo en el barrio de al-Shaar, anteriormente conocido como rebelde, de Alepo. Era una persona muy conocida en Siria, coleccionista de coches antiguos y chofer de estos vehículos para personalidades, ha visto destruidos todos sus elementos de trabajo, su hogar, sus ilusiones.


Goya supo fotografiar como nadie los Desastres de la Guerra. En este caso y para AFP, sucede lo mismo. Esta es la realidad, aunque esté ligeramente disfrazada para la ocasión. No es tristeza ni dolor, ni es desesperanza. Es mortalidad, a la que se puede llegar sin morirse.

Imagen para AFP

9.3.17

El PP no es caradura. Es lo que siempre ha sido

Ayer Albert Rivera tildó de caradura en el Congreso a Mariano Rajoy. En política darse cuenta tarde de las realidades que se ven con claridad, es un grave error. Que el PP no pensaba cambiar una coma de su forma de "ser" en política aunque pareciera verse obligado por su minoría, era un clara y triste realidad. Tanto Ciudadanos como el PSOE confundieron lo que necesitaba España con lo que ellos eran capaces de intentar lograr, apoyando a un PP que se sabía a qué iba a jugar, más con tantas justicias sobre sus cabezas.

Ahora toca jodernos, aguantar y volver admitir que con el PP no hay medias tintas. O los quieres con toda tu alma o los odias. Pero ser amigos es imposibles.

7.3.17

Nadie nos manipula. Venimos manipulados a un mundo manipulado

Cada día unos 250.000 niños nacen en este mundo, vienen a vernos en espera de una educación suficiente para hacer este mundo mejor, pues ellos son el futuro. Nosotros ya no estaremos cuando ellos lo sean. Pero muchos de ellos se morirán de hambre, otros de enfermedades selectivas con los más pobres, y la mayoría todavía hoy no tendrán acceso a una formación suficiente, excepto que nosotros, los padres y abuelos, nos pongamos a trabajar por cambiar todo esto.

Al “sistema”, eso que domina y gobierna aunque no nos lo creamos, no le interesa que esos nuevos niños aprendan más de lo que ya está establecido que aprendan. Alguien ha decidido cuántos de ellos se tienen que morir de hambre, cuántos deben ser esclavos de su ignorancia, cuántos obreros cualificados que se lleguen a creer que son libres. Ni estoy loco, ni soy un antisistema, ni busco una revolución. Es sentido común, es lógica desgraciada.

Además de lograr que cada niño de los nacidos hoy tengan sus formación a medida de lo que necesita el “sistema”, debe lograrse con ellos algo más complejo. También los educamos a medida de lo que necesita “el sistema” en solidaridad, en tolerancia, en conceptos como la justicia y la libertad.

Que ellos no se den cuenta de que son manipulados en su formación, frenados en su crecimiento como seres humanos, colocados en unos grupos sociales determinados…, es fundamental. Queremos crear adultos que sirvan a otros adultos. Esclavos modernos que nunca se sientan esclavos.

Pero estos sistemas no son perfectos.

Siempre habrá niños y niñas que se escaparán de esos sistemas ya diseñados, y lograrán la libertad que anhelan. Bien aupándose hacia otra escala social, bien pasando de lo establecido y navegando por libre. Serán los menos, los que en realidad marcan la excepción a la regla. Pero existen. Lo que no entra como posibilidad es ningún sistema violento. La violencia también forma parte “del sistema”.

¿Sabríamos contar hasta 250.000 sin aburrirnos, sin ponernos melancólicos, sin pensar que el mundo debería ser mucho mejor que lo que está programado. Si contáramos números a uno por segundo, tardaríamos 3 días en llegar a los 250.000 niños. Y ya nos estarían esperando otros 750.000 para contar.


Y a todos ellos les hemos diseñado ya un futuro a nuestra medida, a la medida del “sistema”. Increible. Sí, increíble, pero real.

4.3.17

Puedes seguir leyendo, pero serás de los muy pocos

Vosotros tenéis el enorme orgullo de ser de los pocos que leaís estas palabras. Un éxito para este escritor, sin duda. Si yo publico en otros blogs una tontería, una fotografía nocturna o una viñeta de los años 60, puedes tener 2.000 visitas. Tener 300 es lo más fácil del mundo. Pero si escribo de política aquí…, no supero los 30. Sí, empleando las mismas redes de distribución y lanzamiento.

La política ya no interesa a casi nadie y a los que nos interesa buscamos firmas reconocidas y no aprendices de nada. ¿Debe eso actuar como censura hacia los que desde lo pequeño opinamos o reflexionamos? Yo creo que no.

Sé lo complicado que es lograr 50 personas que en un auditorio acudan sin ser de los fieles compañeros militantes o familiares a ver “al chico”, para escuchar una conferencia sobre política general. Así que obtener 30 lectores en este blog sigue siendo un dato que debo agradecer.

Gracias por venir, amigos. Sois casi únicos y muy originales. Seguiremos peleando por lanzar voces al aire.

Mis periodistas favoritos son ingredientes de una sopa

Leía hace unos minutos a Raúl del Pozo y casi me emocionaron sus palabras. Venía de leer una larga entrevista a Pedro García Cuartango, actual director de El Mundo y me agradaban parte de sus palabras. Leo todos los días a José Luis Trasobares, me encanta Francisco Umbral, Fernando Onega me pone, incluso Juan Bolea se merece un aplauso mío en algunos momentos, sin olvidarme de las gentes de eldiario.es , jotdown.es o de publico.es que son fabulosos. ¿Qué me está pasando con este barullo de ingredientes tan extraño?

Yo creo que es la edad, pero en absoluto la falta de criterio a la hora de admitir todo, hay otros que me dan asco y no lo leo nunca, aunque su titular sea sangrante. Debe ser simpatía personal con unas dosis de mirada vieja. Las gentes de mi edad miramos de otra forma.

Estamos en el siglo XXI pero eso no evita poder seguir andando por la calle como si estuviéramos en el siglo XX. Eso sí, hay que saber que ya no estamos en los tiempos viejos, que todo el mundo líquido nos ha movido de formas y posiciones, y que tras adaptarnos a los huecos de la botella, tenemos que seguir pensando igual pero con distintos colores. Andar como un viejo sí. Pensar como un viejo ya no.

Nada está cambiando, aunque creamos que sí. Los griegos o los egipcios o los romanos inventaron ya todo, excepto internet. Y ahora nos toca seguir leyendo a los clásicos letrados para ser muy modernos y funcionar positivamente en el siglo XXI, que es un lugar mucho más moderno que el siglo XX, pero tal vez menos moderno que el mundo griego. 
Pero hay que leer entre líneas, coger lo que nos interese y adaptarlo. Si cogemos todo nos entra el esclavismo y eso ya no funciona para nada en el siglo XXI. ¿No funciona para nada? ¿O lo hemos pintado de color rosa?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...