29.9.17

Ideas fuerza del laborismo 2017

Tras el Congreso de los laboristas británicos, han surgido las ideas de un nuevo proyecto socialista en una europa donde las fuerzas progresistas están cayendo de una en una, por su incapacidad para saber leer las jugadas que la sociedad necesita. Veamos qué nos plantean desde el laborismo británico.

Somos un partido unido y avanzando
Tenemos una militancia joven que quiere un viraje
Somos ya un gobierno a la espera de ponernos a gobernar
Su frase de entrada es: “Únete a la fiesta”
Hay que estar preparados para escenarios de juegos de guerra contra el socialismo
El laborismo somos ya la corriente mayoritaria en la sociedad
Nos están tomando en serio, y eso es muy importante
Tres medidas urgentes: Renacionalizaciones, universidad gratis y subida de impuestos a los más ricos y a las corporaciones
Más sentido común en el trabajo del gobierno
Hay que crear una maquinaria de propiedad pública que garantice un crecimiento sostenido
Hay que trabajar para la mayoría, no para unos pocos
Debemos crear un Banco Nacional de Inversiones

Debemos trabajar por los derechos de todos, por una agenda laboral contundente, y por cuidar el nivel de vida de los ciudadanos

28.9.17

Nacionalismo e independentismo. No son lo mismo

No es lo mismo nacionalismo que independentismo. Y esto que nunca se ha sabido ni querido explicar, es uno de los errores básicos a los que se agarran ambas partes —nacionalistas e independentistas— para tener más fuerzas en sus ideas de construcción del nuevo futuro.


 A algunos nacionalistas les interesa amagar con el independentismo, para asustar y tener más razones de presión ante sus demandas.


 A los centralistas les interesa unir independentismo y nacionalismo, para intentar demostrar que ambos son lo mismo y así quitarles a los dos sus razones.


 A los independentistas les interesa unirse de forma básica e inseparable al nacionalismo para demostrar que son muchos más de los que realmente son.


Pero además de no ser lo mismo, aunque no quiera decirlo nadie, tal vez sería bueno reconocerlo para poner en su sitio las diferentes ideologías, y dar valor a unos para quitárselo a otros. Donde crece el independentismo, decrece el nacionalismo puro. En número y en sentido social.


Estaría en la misma línea que durante algunas décadas poco democráticas, se intentó decir que era lo mismo socialismo que comunismo. No solo son diferentes, sino antagónicos en muchos casos.


Un nacionalista simplemente intenta cuidar, mimar, defender, conocer, poner autoestima y algo de asertividad en su propia sociedad, en un ejercicio básico a veces de simple supervivencia. La sociedad fuerte nunca necesitaría ser nacionalista. Excepto si lo que pretende es ser nacionalista propio para absorber a otras posibles nacionalistas mucho menores. Como un nacionalista quiere lo mejor para su sociedad, nunca aspira al separatismo pues sabe en el siglo XXI que cualquier forma de trocear un territorio o una sociedad es un seguro al empobrecimiento.


El independentista busca la independencia pura y dura, ajena incluso al nacionalismo racional. Y por diversos motivos sociales, donde todas las partes tienen responsabilidad (los que la pretenden y los que la niegan), incluso buscan la independencia admitiendo en voz suave que les puede ir peor. Y equivocándose en algo básico, y es que después de la independencia es posible que no sean ellos —los que luchan por conseguirla, los separatistas natos— los que gestionen sus consecuencias.


Todo ser humano individual necesita ser en un momento dado independiente. Y en ese ejercicio vital que surge en la adolescencia no hay paredes que le detengan. Y eso es bueno. Incluso es imprescindible y muy bueno.


Pero eso no tienen nada que ver con el ejercicio básico de todo ser humano para ponerse en valor, para exigir respeto y futuro, para crecer y ser capaz de valorar lo propio en un ejercicio de autoestima y de asertividad que le sirve para ser feliz  a la vez de para ser mejor.


Trasladado de una persona a una sociedad, estaríamos explicando de forma bruta lo que diferencia al nacionalismo del independentismo. Ser independiente es simplemente no ser dependiente. Pero eso no quiere decir que haya que enemistarse con la familia y dejar de tener trato con ellos. Una vivienda o una cueva no forma familia, no es el símbolo básico que crea sociedad. Lo es la relación, la ayuda, el apoyo, la convivencia.

Yo soy nacionalista aragonés. Pero estoy en contra del separatismo aragonés. No solo advierto que no están cerca lo uno de lo otro como ideología, sino que aviso de que a veces son antagónicos, y uno evita que tome valor el otro. Incluso diría más, si estas palabras las lee un separatista o un presunto nacionalista viejo que aspira a la independencia, verá en mí a su mayor enemigo ideológico.

27.9.17

Andalucía nunca debe aparecer como la enemiga de Cataluña

La Andalucía que aplaude fervorosamente a los guardias civiles que va a la guerra simbólica a Cataluña en una de las imágenes más dolorosas de este proceso que se tenía que haber parado mucho antes. Las imágenes de la guardia civil desfilando debajo de enormes banderas de España por las calles de ciudades andaluces es de un error tremendo que costará cicatrizar en Cataluña, sea al final lo que sea, lo que suceda a partir del día 2 de octubre.

La sensación de que el sur de España está contra el norte es terrible y hay que desenchufarlo con urgencia y sobre todo con inteligencia social. Cuidado con los errores, que alientan otros errores mayores.

25.9.17

Las tres claves para avanzar con Cataluña

En el programa Salvados de La Sexta pudimos ver ayer una calidad de estadista algo escasa en un Puigdemont nervioso, tocado y totalmente deprimido. Y con unos asesores que no supieron marcar el tipo de iluminación de la entrevista, por poner un simple y sencillo ejemplo. Creo que en el Gobierno de Cataluña hay mejores mimbres que siguen en la recámara o a medio gas. Claro que en Madrid la incapacidad también es manifiesta, sin (creo) darse cuenta ninguno que tras el día 1 suele venir el día 2. Y que esto no va de Puigdemont sino de los catalanes y Cataluña.


La tensión se va trasladando a las calles de Madrid o de Zaragoza, en un contagio que podría ser complicado de gestionar a poco que sigamos todos cometiendo errores de bulto grueso. Hoy ya se habla de detener a Puigdemont como una posibilidad. Ayer de que el propio Puigdemont declarara la independencia de Cataluña desde el balcón, como sus anteriores President en años de República. ¿No hay nadie que sepa responder con sentido común?


Europa nos mira de reojo, deseando que esto no vaya a más. De momento su obligación es estar callada, pero podría darse el caso que empezara a llamar a los despachos proponiendo algunas soluciones lógicas.


¿Existen proposiciones lógicas? Pues si. Claro que sí. Ayer mismo, en la entrevista y a una pregunta de Évole, Puigdemont deslizó alguna y sus detalles casi permanecieron envueltos en la bruma.


Estarían dispuestos a un referéndum pactado, y no sería problema ni la fecha, ni los porcentajes, ni la pregunta. Tres claves fundamentales para hacer un referéndum lógico y con sentido democrático. Voy a mojarme, pues para eso escribo.


¿Cuando? En 2022 o en 2025, dando tiempo a que todo se calmara y volviera a su cauce y a sentar algunos cambios legales básicos, tanto en la Constitución como en el Estatuto de Cataluña.


¿Con qué porcentaje? Con más del 50% de SI y que al menos representaran el 45 % del censo electoral. Se resta el porcentaje de abstención técnica del mínimo de un 50% lógico del censo.

¿Con qué pregunta? Pues olvidándose de mezclar independencia con República, y si al final logran la independencia que sean ellos, después, lo que quieran ser. 

Pero también con la opción abierta a que pudieran ser parte de la monarquía española, como sucede con 16 países que pertenecen a la Mancomunidad de Naciones donde reina Isabel II, por poner un ejemplo suave. Entre ellos Canadá o Australia, y a nadie se le rasgan las vestiduras por ello ni en Jamaica o en Nueva Zelanda, que también son de la misma Mancomunidad de postín y escaparate.

24.9.17

Cataluña es muy importante. Y lo estamos jodiendo

Yo este verano y tras tomar unas cervezas en Suiza y mear en la cafetería fina, pasamos a Francia a cenar y dormir pues era más barato. No noté nada, excepto el precio. Parecían todos iguales, los suizos, los franceses e incluso los españoles.
La mayor y peor independencia que han sufrido mis sobrinos…, es cuando mis hermanos decidieron autodeterminarse libremente y divorciarse utilizando un derecho básico de nuestras leyes. No les preguntaron a mis sobrinos. Su economía se tambaleó y sufrieron todos. Lo decidieron libremente y así debe ser.

Cuando estuve hace un mes en los EEUU tuve que pedir permiso de entrada, me fotografiaron al entrar y me escanearon las huellas digitales de los 10 dedos. Pero cuando estaba en los parques paseando, en las cafeterías tomando un americano o en la universidad o biblioteca analizando datos, nadie sabía si yo era español, colombiano o irlandés. Incluso creo recordar que todos nosotros meábamos de la misma manera. Contra la pared.

Mis dos décadas de fines de semana en Cataluña siempre han sido maravillosos. Nunca me han tratado mal. He comprado, he vendido, he hecho negocios, me he divertido y nunca me he sentido desplazado. Suelo volver un par de veces al año. Me tienen atrapado. Como a Soria, de donde es mi familia paterna. Todos inmigrantes sorianos.

A mi de pequeño, los hermanos Maristas me enseñaron que en la vida hay que dialogar, y luego el profesor Julio de la escuela pública me supo explicar muy bien que hay que llevarse bien con todos, para saber respetarse y entender al diferente.

He visto pobres de verdad en las esquinas de Bélgica, en Francia, en Suiza, en Madrid, en Barcelona, en Zaragoza y en EEUU. Y todos, en menos de 4 meses de tiempo y sin futuro en sus rostros. Excesivos pobres injustos sin resolver, pensé siempre.

Me cuentan lo que algunos borregos dicen en las redes, los he visto gritar en Madrid con mis ojos y envueltos en banderas azules rancias, les ha crecido el odio al catalán tanto…, que ya se les sale de las entrañas. Y yo me digo: ¿Si tanto los odias, para qué los quieres tener dentro de España? ¡déjalos que se vayan! ¿no los odias?

Yo amo al catalán como al andaluz o al extremeño. Por eso los quiero tener dentro de mi país. Pero sé que si ellos quieren irse, de donde no lograrán nunca escapar los catalanes es de estar a 200 kilómetros de distancia de mi Zaragoza. Y con eso me conformo. Es curioso que los que más odian a los catalanes, nunca hayan estado en Cataluña viviendo. No les han visto mear contra la pared. Pues:, pues sí, mean también contra la pared, como los belgas.

Nota.: La imagen parece un lío tremendo de cuerdas y de nudos. pero si te das la vuelta, si la rodeas y te acercas al mar, verás que ya no es nada complejo seguir mirando al horizonte, al futuro.

23.9.17

Diccionario de mano. Escapulario de tiempos viejos

Yo de pequeño llevé escapulario —soy tan viejo que he llevado de todo— algo que para los que son jóvenes les debe sonar a un elemento prehistórico.  A principios de los años 60, cuando en los hogares sin televisión se rezaba el rosario con las vecinas, mientras los niños asombrados mirábamos aquellos ejercicios diarios como unos elementos aburridísimos que no entendíamos, se nos ponían escapularios al cuerpo para llevar de fijo, que eran unas estampitas de santos y vírgenes con cuerdecita para colgarlos en el cuello y llevarlos debajo de la camiseta.

Escapulario: Para llevar por encima de las escápulas, de los hombros.

Aquellos escapularios eran un coñazo pues picaban ya que los envolvían en plástico para que no se pudrieran con los sudores, cuando ni de lejos se había inventado por aquellos años de hambre ni el plastificado. 

Con los años nos hemos enterado los niños de entonces de para qué servían aquellas estampas con textos. Si te morías con el escapulario puesto, no tenías que hacer fila en el cielo, entrabas por la puerta Vip. Como las tarjetas del Port Aventura que son más caras, pero en versión católica vieja. Vamos, que te colaban por delante de los que no llevaban escapulario.

Como es lógico no todos los escapularios tenían el mismo valor milagroso, pero yo no he sabido con qué santo o virgen me acostaba. Lo veía como un elementos asqueroso pero inevitable. Era como el regalo gracioso de alguna amiga de mi madre o de mi tía, creyendo que así no tenía que esperar mi turno entre los ángeles. Nunca me hizo efecto, lo cual agradezco enormemente.

22.9.17

España 2017. Pobreza no, abandono social

Esto es España 2017; esta semana de septiembre y en plenos días donde el problema de Cataluña nos parece lo más de lo más importante. Esto sigue siendo España como lo era hace ya algunos años. Se puede decir que los indigentes han existido desde siempre, y es cierto. Lo que no lo es, es su triste abundancia, su conversión en indigentes sin futuro, sin posibilidades de reversión humana. Ya ni piden ayuda, pues no reciben nada, saturadas las calles de otros auténticos profesionales de la mendicidad, venidos de otros países.

La imagen de arriba es del Madrid de las soluciones, es la Gran Vía y es la fachada de un gran restaurante de comida rápida. Pero también ayer mismo en la propia Plaza Mayor había una fila de unas 25 personas a las 9 de la noche, esperando a que llegaran los ángeles de la comida gratuita, los voluntarios de la sopa, mientras muchas decenas de personas llenaban las mesas de todos los restaurantes de la plaza, comiendo platos caros.

Podemos seguir mirando hacia otro lado, podemos seguir pensando que lo urgente es resolver Cataluña, que la pobreza no hay que mirarla, que no nos tiene que importar pues es irresoluble.

Pero no podemos decir que somos cristianos, ni compensar con la misa de los domingos lo que como parte de la sociedad no somos capaces de resolver de verdad. Sigue y seguirá siendo España, aunque ya hayamos encontrado la urnas peligrosas.

21.9.17

Soy equidistante en Cataluña. Y estoy preocupado por el futuro

En estos días mis entradas sobre Cataluña están siendo leídas por más lectores que nunca. Parece lógico, pero es tarde. Ser simples espectadores es muy poca cosa para que los problemas no se vayan complicando, sean los catalanes, los laborales o los de convivencia.

Yo estoy en medio de las dos opciones, soy de esas personas peligrosas para todos, que creemos que lo están haciendo mal los que desde Cataluña quieren revivir tiempos viejos y separarse de España sin valorar que la democracia hay que cuidarla, y los que desde España (léase Madrid) se equivocan con insistencia y se obcecan en no querer dialogar, cuando el problema es de sociedades y no de ideas simples.

Cataluña hay que vivirla, conocerla más si queremos entender y opinar. Si queremos resolver y dialogar. También lo puede hacer un gallego, andaluz y sin duda un aragonés, pero sin ser garantía de nada, se necesita mirada de futuro.

El día 1 de Octubre no se votará. Nadie sabe qué sucederá el 30 de septiembre ni a partir del 2 de octubre. Pero pasarán cosas, sensaciones, problemas, necesidades. Y todo eso al final, sólo será posible resolver con diálogo. 

Habrá que construir las personas que sean capaces de dialogar desde las dos orillas. Y habrá que conseguir que desde ellas hacia abajo, se construya la tranquilidad, la confianza y la suavidad. Algo os aseguro, tremendamente complejo.

20.9.17

Cuidado con agotar los tiempos en Cataluña

Vengo de observar esta tarde cómo medio centenar de ciudadanos con banderas españolas y de la Falange provocaban en la Puerta del Sol el ambiente ya caliente, mientras algunos paseantes les increpaban advirtiendo que eran culpables de un millón de muertos. Había más policías que manifestantes y casi salía a una furgoneta por bandera. Provocar con cerillas es peligroso cuando hay mucho calor.

España no está en su mejor momento, así llevamos varios años y no somos capaces de valorar los peligros con serenidad. Acabo de escuchar a Rajoy en su declaración institucional y vuelvo a preguntarme por qué no antes. Hay que hacer pedagogía social, explicación con calma de los momentos y las situaciones.

Tras la sentencia del Constitucional sobre la reforma del Estatuto de Cataluña se sabía que el resultado a medio plazo iba a ser muy negativo. Recurrir ahora a la justicia como herramienta de solución es un camino que si no logra asustar, es negativo por su incapacidad real para resolver los problemas políticos.

Si la justicia fuera capaz por sí misma de resolver los problemas sociales, no habría violencias entre naciones, guerras civiles, conflictos entre sociedades. Por desgracia la justicia es incapaz de resolver o dialogar, sólo sabe aplicar las leyes que los políticos les hayan escrito. Sean las que sean, siempre variadas según momento o sociedad.

La política es la única herramienta para resolver problemas políticos. Lo demás es no saber o no querer avanzar en las soluciones. El diálogo, con los condicionantes que se decidan, es la única forma de avanzar y de forma lenta. Cuidado con apurar los tiempos.

16.9.17

Las imprentas son las culpables. Duro con ellas

Si conseguimos desestabilizar el Referéndum de Cataluña a base de abrir los telediarios mostrando el requisamiento de las planchas de litografía de los carteles, debemos reconocer que somos raros y especiales. Desde la Transición hemos ido defendiéndonos de los Golpes de Estado a base de comportarnos como Mortadelo. El primero lo logramos a costa de mandar a un bigotes a decir ¡coño! y este del año 2017 esperamos lograrlo a costa de joder a las imprentas.

La libertad de expresión está en peligro, cuando secuestraban a Andalán o a Hermano Lobo nos poníamos en la Transición de uñas, pero ahora no sucede nada de nada. Nos parece hasta normal. Sin duda nos han comido el tarro y aceptamos pulpo como animal de compañía aunque venga lleno de sobres. Las imprentas son peligrosas. 

¡Viva las maquinas vietnamitas, otra vez!

Hacer de nuevo esas plancha de litografía que nos muestran en los telediarios como si hubieran logrado detener las armas de destrucción masiva…, pues no sé…, puede costar como 15 minutos a lo sumo. Ya casi todas las imprentas tienen filmadoras de planchas. Lo puede hacer cualquiera. Ahora mismo lo estarán haciendo otras.

Si esperamos resolver el problema catalán —que existe y es grave— a costa de registrar imprentas, nos estamos pareciendo a los años 70. Y no sé, uno esperaba algo más.

15.9.17

Para huir sí se ponen de acuerdo

En la vida, sea en Cataluña o en tu empresa, en tu familia o en tu actitud social que te rodee, mirar hacia otro lado no es la solución. Podemos hacer como estos patos, ocho elementos de los cuales el 50% se esconden sobre ellos mismos, y los otros cuatro miran cada uno en una dirección diferente.
Rodeados de barro, incluso dentro del charco, embarradas sus patas, pero ajenos a ser equipo.
Las personas no somos patos, creemos, y si queremos encontrar soluciones debemos empezar a trabajar más unidos en objetivos comunes. Todo lo que no sea eso nos convierte en individuos metidos en el barro, sin ningún objetivo en común.
Pero eso si, si en el momento de la fotografía yo hubiera dado un aplauso fuerte, un golpe ruidos, todos hubieran huído en la misma dirección. Curioso que para huir sí se pongan de acuerdo.


14.9.17

Mortadelo contra 007. Madrid contra Cataluña

Si para evitar que Cataluña deje de ser España hay que cerrarles la página web, cortarles la luz a los colegios el día 1 o registrar revistas e imprentas en búsqueda de folletos, es que nos estamos volviendo locos o vivimos en un país poco democrático. 

Uno siempre piensa que ante los grandes problemas se necesitan grandes soluciones. Pero estas parecen más de Mortadelo que del 007.

Votarán sin luz, la página web la alojarán en China, las papeletas se las imprimirán en su casa y cambiarán de alcaldes o de Jefe de Policía cada dos días. 

Vamos a asistir a unas votaciones tipo Gila y a unas defensas para evitar la independencia tipo Filemón. Yo sentencio, y yo no hago caso a nadie. Yo pongo millonarias multas y nosotros las pagamos a escote. Incluso desde Madrid ya han dividido el número de Mossos entre los colegios electorales y les salen las cuentas. Pero eso sí, tendrán que vigilar con linternas.

13.9.17

Entre lobos y corderos está el día a día

Quien se convierte en cordero, enseguida es devorado por los lobos viciosos. 

¿Quieres que se te coman sin preguntarte si eres válido como cordero?

Todos somos inmigrantes. Tú también

Dentro de las tonterías que cada uno tenemos que soportar, estos días yo leo algunas consideraciones racistas escondidas que me preocupan por la falta de educación escolar y social que suponen.

El nacionalismo exacerbado siempre es peligroso, y curiosamente el nacionalismo normal es positivo. Pero no sabemos explicar las diferencias entre uno y otro.

No es lo mismo el socialismo que el nacionalsocialismo. El primero es de izquierdas y el segundo de extrema derecha, por poner ejemplos similares.

Leo y escucho a favor del viento super conservador que nos invade, que los españoles son lo primero, que lo que hay en España debe ser para los españoles, etc. etc. ¿Sabemos qué somos los españoles, qué representamos en el mundo? Los españoles somos tan poca cosa que en cuanto salimos de este espacio minúsculo somos extranjeros e inmigrantes. Excepto que seamos ricos, es decir, igual que nos sucede aquí con los que vienen desde otros países.

En realidad no somos racistas, sino clasistas. Si quien se acerca es millonario le vemos su cultura, costumbres, piel o color de otra forma más respetable.

Este año he estado casi dos meses en diferentes países, sintiéndome turista porque llevaba una tarjeta Visa. Si no hubiera llevado esa tarjeta de plástico hubiera sido un puto inmigrante. Un latino de mierda.

Pero como españoles nos sentimos mejores, diferentes y elegidos…, mientras no salimos de nuestra cueva. A trabajar, a estudiar o a mirar el mundo. Pues si salimos, además de aprender a mirar, nos damos cuenta que en realidad somos tan solo personas. Maravillosamente personas.

También se nos olvida enseguida que nuestro padres y abuelos fueron inmigrantes. Incluso muchos de ellos lo fueron sin salir de España. Y eran tratados en sus tierras de acogida como putos inmigrantes que venían a trabajar mal y barato, a joder el trabajo de los nativos. Aunque vinieran de Soria o de Almería.

Hoy lo son nuestros hijos que van a estudiar o trabajar a otros países y son mirados por algunos ciudadanos como algunos de nosotros miramos a los diferentes. En muchos pueblos al forastero se le mira por encima del hombro cuando llega a vivir o trabajar, aunque sea de dos pueblos más allá.

Lo curioso es que muchos de estos insolidarios, dicen llamarse cristianos.


Puesta la Ley, puesta la trampa. También en Cataluña

Hoy a Trapero lo han llamado los Jefes de Madrid para decirle que el 1 de Octubre los Mossos tienen que estar buscando urnas como posesos, en una orden policial con carácter preventivo que suena a raro. ¿En serio se puede asegurar con 19 días de anticipación que ese día hay que dejar todo lo que se está haciendo y ponerse a buscar papeletas y urnas?

Los rateros y sisadores catalanes han tomado buena nota y ese 1 de Octubre van a realizar su mayo particular y se van a poner las botas. Piensan robar con ansia, pues saben que no tendrán a policías mirándoles las bolsas. Un chollo, oiga.

Este asunto se las traen. Primero se buscaban papeletas e imprentas, luego se inventaron lo de imprimir en la de chorro de tinta la papeleta desde tu propio ordenador. Es posible que las urnas al final sean simples cajas de cartón y las indicaciones para los Presidentes de Mesa sean documentos de internet. Todo muy on line.

España es el país de “puesta la Ley, puesta la trampa”, así que no hay duda. El 1 de Octubre se votará mal, pero se votará. Se romperá la democracia de calidad para jugar a una sensación. Siempre cabe la posibilidad de que se cese a TRapero el día de antes, y se haga cargo de los Mossos el propio President de la Generalitat para liarla más.

Yo recuerdo a Tarradellas volviendo del exilio, como paso a previo a creerse que la Transición iba en serio. Podría darse el caso de que Carles se tuviera que exiliarse en Andorra o en una embajada extraña, y que como paso previo a seguir hablando se exigiera su vuelta. Dados a hacer el ridículo, somos unos artistas socialmente muy capaces de ir superándonos cada día.

12.9.17

Alguien se imagina a Cataluña con un nuevo President mientras el anterior está en la cárcel?

Lo de menos es el cuantos catalanes había en la Diada, lo de más es que siendo este año menos familias por el miedo a las violencias, están muy divididos como sociedad. Los catalanes no están nada bien en la actual situación, pero no existe otra, por culpa de todos los que han empujado hacia el abismo de la única salida a una sociedad que llevaba décadas avisando de que así no.


Cataluña nunca podría soportar tener a dos President de la Generalitat. 

Por eso no es posible su destitución, su inhabilitación, su detención y encarcelamiento. Mientras la sociedad esté claramente dividida, muchos movimientos políticos quedan muy mitigados. Por eso el diálogo es la única forma de encarar el futuro.


¿Alguien se imagina a Cataluña sin Generalitat, o con un nuevo President mientras el anterior está en la cárcel? 

Y como esto lo saben todos los actores de la situación creada, las medidas judiciales tienen un freno enorme. No es posible gobernar para el hoy, sin pensar en el mañana. Ni allí ni en ningún otro lugar con sentido histórico.

Y es precisamente ese sentido histórico que como persona cree representar hoy Carles Puigdemont el que le lleva a desobedecer todas las leyes que no sean las internacionales o catalanas. 

A cualquier persona se le puede meter miedo, excepto si cree estar representando un lugar en su historia personal o comunitaria.



11.9.17

Yo también quiero ser catalán. Para ver si es verdad que el cielo existe

A uno, después de escuchar ayer noche a Oriol Junqueras en la Sexta le entran ganas de hacerse catalán de forma urgente. ¿Cómo he podido vivir sin ser catalán más de 60 años? No sólo aspiran a una República, sino a unas políticas sociales, laborales, económicas o comerciales de puta madre. Así es lógico que todos los catalanes se quieran salir de España y hacerse independientes europeos, que es una cosa extraña. ¿Se puede ser de verdad independiente…, si se quiere seguir siendo europeo?


Lo malo es que no me creo nada de lo que ha dicho con una escuela dialéctica de señor cura que preocupa, viniendo del que con toda seguridad será el próximo President de la Generalitat de la Cataluña española de 2018. Si no es inhabilitado antes, que de todo veremos en estas semanas.


La República es maravillosa, pero EEUU es una república y manda un señor que se llama Trump. Una república no garantiza que se vayan a realizar políticas de izquierdas como yo deseo para mi sociedad. ¿Alguien se imagina que se lograra una nueva república en España, tras más de 80 años…, y que saliera elegido como Presidente un tal señor Aznar?

Mezclar las políticas independentistas, con las de una república y aderezarlas con las de una formación política progresista y socialista, es reconocer que es una mezcla posible, a la vez que contiene tantas variables en sus ingredientes, que se puede dar de todo. ¿Alguien duda de que si en esa nueva República de Cataluña se presentase Jordi Pujol a unas elecciones…, no saldría elegido y aclamado?

10.9.17

La sociedad debe resolver estos problemas. Es vergonzoso

Todos parecemos entender lo que sucede en el mundo, los problemas, puntuales o no, que nos afectan, la violencia o las decisiones políticas adversas. ¿Pero de verdad entendemos lo que nos sucede?


Esta imagen es de Europa, fotografiada en un escaparate. Se vender relojes de la marca Omega a 287.700 euros en un caso o a 123.350 euros en el otro. ¿Esto no es vergonzoso? 

Cada persona puede hacer con sus ingresos lo que considere oportuno. Pero en un mundo de hambre, de injusticias sociales, de pobreza tirada en la calle, es inhumano saber que existen personas que se pueden gastar todo este dinero en un simple reloj, como un ejemplo sencillo del despilfarro.


Alguien lo paga, porque lo tiene y no sabe quçe hacer con tanto dinero. A partir de estas realidades, cualquier cosa puede suceder en la sociedad.

7.9.17

El problema no es Cataluña. Que no nos engañen

Hoy el Gobierno de Cataluña ha dado el paso lógico y esperado, de avanzar hacia una desconexión del resto de España. No lo escribo sin saber que de momento es España y que lo que explican con sus decisiones es que están hartos de estar junto a los españoles.

Lo curioso es que tras unos años brutales en cuanto a recesión laboral y económica, en España los únicos que han dado un zapatazo encima de la mesa hayan sido fuerzas conservadoras y burguesas de Cataluña, cuando lo lógico sería haber esperado que este cabreo sumo, se hubiera producido desde los ámbitos más destrozados y empobrecidos con esta última década nefasta en la política conservadora ejercida por casi todos los partidos.

Hoy hay muchos millones de españoles que no están contentos con la actual España. Y la mayoría no son catalanes. Hay muchos millones de españoles que han visto perder derechos básicos y posibilidades de futuro. Pero los que quieren romper la baraja son una parte asentada de los catalanes, amparados en su facilidad para pedir la independencia.

No sé en qué terminará esto. Nadie lo sabe pues el camino que se ha dejado construir es muy oscuro. Pero tampoco sabe nadie quien vendrá tras los catalanes, suceda lo que suceda con Cataluña. El problema no es la independencia absurda que tenemos encima de la mesa. El problema es el empobrecimiento social, laboral y económico de millones de españoles.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...