Páginas

“Mujer, todos somos una” en el Museo de Antropología de Madrid


El fotógrafo Francisco Magallón nos presentó durante 2013 y en el Museo de Antropología de Madrid en colaboración con ACNUR una exposición de 37 rostros de distintas mujeres que sufren en distintos países.

“Mujer, todos somos una” era el título de esa recopilación de historias duras de mujeres que sufren discriminación, desigualdad, exclusión o violencia de género.

Para Francisco Magallón, el título de la exposición hacía referencia a esa: "…responsabilidad que tenemos tanto hombres como mujeres de cambiar esa visión androcéntrica del mundo que conduce a la invisibilidad de las mujeres, la negación de sus derechos y la ocultación de sus aportaciones".

Un estigma social para el que el único remedio que vemos es aumentar la educación a todas las personas. Curiosamente hemos avanzado mucho en cuidar a las mujeres del mundo occidental y casi nada en hacerlo con el resto de mujeres. 

Todas las mujeres deberían tener los mismos derechos.

Despedir es asumir el fracaso como empresario

Las empresas sin trabajadores no son empresas suficientes. Ni para ellas ni para la sociedad. Todas las empresas tiene dos metas claras. Ganar dinero y crecer.

Cuando una empresa despide a un trabajador está asumiendo su gran error al contratarlo, pues no ha sido capaz de tener plusvalías con sus trabajos. 

No ha sabido gestionar su empresa para obtener beneficios para toda ella y para él mismo. Se ha equivocado, aunque ahora todavía no sepa bien por qué.

Despedir es asumir el fracaso. Es cambiar una decisión que él antes tomó.

Pero ahora está de moda despedir. Jugar a decrecer, a pensar que despidiendo se gana. 

Gestionar los RRHH no es aprender a despedir cuando es necesario, es aprender a gestionar mejor para no tener que despedir nunca. 

El futuro lógico de todas las empresas es crecer. España necesita empresarios que su meta sea la de intentar hacer crecer sus empresas. 

Para especuladores baratos ya tenemos las rémoras de hace décadas y sus familias de herencia empresarial.

Nota.: La viñeta es de El Roto.


¿Debe Europa impulsar sus sistemas de Defensa?


La invasión de Ucrania por parte de Rusia ha supuesto un punto de inflexión del concepto de seguridad global que tenía Europa con su zona de influencia y balanceándose casi en exclusividad sobre la OTAN. Europa necesita saber defenderse y avanzar en sus procesos de integración militar, pero a la vez de todo de seguridades estratégicas.

No se trata solo de impulsar nuevas industrias militares, sino sobre todo de empezar a depender más de ella misma para tomar decisiones y para saber defenderse en caso de conflictos. Hoy Europa no tiene ejército propio aunque lo parezca, pero tampoco tiene un sistema de información propio, ni un mecanismo de vigilancia efectiva en las guerras económicas o tecnológicas.

Las guerras ya no se ganan con infantería aunque se pueden perder por malos ejércitos de personas. Más que nunca hay que ir pensando en guerras tecnológicas, capaces de controlar herramientas de información, de "nubes y redes", de máquinas de guerra pequeñas pero mucho más efectivas. Y a su vez, hay que estar preparados para en medio de la Globalización, nunca depender de mercados lejanos, de mercados en productos clave que pueden ser manipulados en sus suministros.

Los riesgos son hoy sobre todo estratégicos, incluso geoestratégicos. Tan importante es tener suministro como asegurar esos suministros. De todo tipo. Y el COVID nos enseñó claramente nuestros tontos límites.

Hay que cuidar los recursos de todo tipo, y los sectores militares tienen que replantearse que además de soldados deben disponer de herramientas tecnológicas de primer nivel para poderse defender.

Sin equipos multidisciplinares que siendo militares beban de formaciones económicas, informáticas, de comunicación, de micro tecnologías, será imposible defendernos en igualdad de condiciones. La IA no debe servir solo para crear imágenes de tontadas, ya se están explorando procesos de toma de decisiones en todos los campos en donde se puede ser atacado.

En las nuevas guerras ya no será suficiente con saber defender bien los territorios geográficos, pues la globalización nos ha abierto esos espacios a muchos otros lugares. Ya no se trata o se tratará de conquistar una ciudad (que desgraciadamente también) sino sobre todo de conquistar suministros vitales, de opacar servicios que no se pueden meter en un cajón y esconder.

Una bomba atómica es tremendamente peligrosa, pero un ataque cibernético bien planificado con años de anticipación puede serlo igual, o un sabotaje terrorista a ciertos sistemas de infraestructuras críticas sin estar cerca del lugar, puede ser igual de crítico. Europa depende en gran medida de su propia capacidad para defender y sobre todo de ser respetada. 

Las Fiestas Religiosas. La Virgen y Jesucristo

Podríamos hablar algo de Religión, ahora que queremos entrar otra vez —al menos una vez al año— en lo que llamamos Semana Santa. Un periodo interesantísimo desde el punto de vista antropológico.

La Semana Santa, ese periodo entre marzo y abril de cada año en el que nos convencemos todos que Jesús murió por nosotros, es en realidad una Fiesta que viene desde mucho antes de que Jesús muriera. Y se ha ido celebrando de unas formas o de otras, desde hace miles de años en territorios tan alejados como China, Japón, Canadá o Finlandia. Sin uda también en toda la América anterior a la llegada de Colón.

Se podría decir que en realidad celebramos el tiempo vacío entre la siembre y el fruto, recordando que todos vamos a vivir hasta morir, que posiblemente luego resucitaremos aunque no sabemos bien en qué, y que morir con sufrimiento es lo que nos redime para entrar en esa otra posible vida.

Si analizamos los datos históricos de este tipo de fechas vemos que en todos los sitios en donde se celebra desde hace más siglos que tiene el cristianismo, se utiliza de una manera o de otra el huevo como icono de la fiesta. El Huevo de Pascua, el huevo de la vida, el símbolo de la fertilidad de los campos, del renacer.

Pero vayamos un poco más. Todas las fiestas tienen un componente de rebeldía, de cambio de papeles. Decía algún filósofo sencillo, que la mejor manera de poder engordar a los cerdos era dándoles una libertad vigilada.

Las sociedades necesitan explotar, hacer carnavales, gritar en los partidos de fútbol, hacer fiestas paganas o religiosas en donde desmadrarse. Es la mejor manera de que luego vuelvan a su estado original. Sin ciclos muy temporales que sirven para el desahogo.

Hace miles de años incluso era habitual intercambiarse las parejas familiares, dejar de tener sistemas de Estado durante unas semanas, no obedecer a nadie, pues no había que cazar ni defender los territorios pues todos estaban a las mismas. 

No eran animales pues no hay que confundirse, eran muy conscientes de todo lo que aquello representaba. Y para qué lo empleaban, incluso para esponjar de las relaciones familiares, modificar las endogamias existentes.

Cuando hay situaciones que no son fáciles de entender, como que de un árbol seco surjan de nuevo hojas y flores, frutos que vienen a darnos comida, lo más habitual es hacer fiestas para agradecer. Y que estas se hagan “cuando se pueda” dentro de los ciclos naturales de la vida, y que por ello se haga sexo sin tanto control, se celebre el festín como sucede en los Carnavales, comiendo carne en toda su expresión.

Todo esto alentado desde siempre por los líderes religiosos o sociales, que dejaban el poder durante unos días, para que todos entendieran que es posible el desenfreno, y sobre todo la vuelta al respeto anterior, una vez que se acaba el asueto, la libertad sin control.

Pero voy a volver a la religión, solo para haceros una pregunta sencilla. 

Jesucristo era el Hijo de Dios según nos han contado. Y su madre era la Virgen que no era hija más de que otros santos a posteriori. Tenemos que entender pues que la Virgen para Dios es menos importante que Jesús.

Os lo juro, me estoy ganando el infierno, lo sé. Lo admito.

Desde que la Virgen se apareció en Zaragoza, que es la vez más antigua de la que se conservan datos, cuando a orilla del Ebro la Virgen se aparece a Santiago el Mayor, en Zaragoza (España), en el año 40 después de Cristo, hay unas 2.500 veces en las que la Virgen se ha ido apareciendo a Santos, Papas o a personas normales.

Pero en cambio Jesucristo, que es más importante y por ello el más lógico enviado de Dios, solo se ha aparecido cinco veces el mismo día de su Resurrección. Otros hablan de hasta 11 veces, pero siempre hasta el momento en que ascendió a los cielos. Luego ya nada de nada. Parecen pocas, pero es lo que hay constancia de documentos de aquellas épocas.

Parece ser que la última aparición de la Virgen a niños en este caso y aprobada por la Santa Sede son las ocho apariciones de la Virgen a la niña Mariette Beco entre el 15 de enero y el 2 de marzo de 1933 en Banneux (Bélgica). Las apariciones tenían lugar apenas doce días después que la Virgen se despidiera de los niños de Beauraing, a unas cincuenta millas al noroeste del país. No hace tanto, y eso hay que saberlo.

Y a partir de tener datos, o no, nunca se sabe, que cada uno vaya pensando lo que quiera pensar. Recordar que todos nos morimos y me han dicho que en el Infierno no hay Netflix. Y en Cielo tampoco estoy seguro. Abajo os dejo los tres niños de Fátima, por si todavía tenéis dudas.



La primera fuga importante de la cárcel que hubo en España

El 11 de diciembre del año 1969 se produjo la primera fuga importante de una cárcel española, cuando 10 terroristas de ETA (era el año 1969) y cinco presos comunes, lograron escapar de la cárcel de Basauri en Vizcaya, casi recién inaugurada. 

Tres de los presos huidos eran comunes; Jose Luis Riaño y Luis y Justo Gonzalez Huete, fueron detenidos el día 19 de aquel mismo mes al no querer irse en el mismo sistema de fuga que había montado ETA.

En aquellos tiempos, los jóvenes vascos con ideas radicales y una sensibilidad social alta pertenecían a ETA y enseguida eran detenidos y encarcelados, en donde se radicalizaban todavía más con fuertes debates internos de ideología social y comunista, dentro de unos ambientes muy duros de gran represión carcelaria.

Eran tiempos en los que tras reuniones entre el PC de Euskadi, ETA y parte de la Iglesia Católica para formar un frente común, se empieza desde dentro de ETA a cuestionar los sistemas reformistas que quiere introducir el PCE para cuando muera el Dictador.

Y por ello y para demostrar que la ETA del interior de España controlaba su territorio, montan y logran la huída a través de parte de sus presos, desde una galería a partir de las 9 de la noche y tras la cena de los internos, con la idea de tener más militantes en activo.

Aquel túnel de unos 10 metros de longitud se realizó desde un patio interior de la zona de cocina, y tanto el cocinero como la persona que se ocupaba de los fuegos de la cocina intervinieron ayudando con su silencio y sacando los escombros de las obras entre los restos de la propia cocina.

Con la ayuda del dirigente de ETA: Eustakio Mendizabal los fugados se hacen a la mar en Ondarroa, llegan a Iparralde y luego a París, donde el Gobierno Vasco en Francia tramita su condición de refugiados políticos.


El futuro de la Inteligencia Artificial, visto en sus inicios


Esto que estamos viendo aquí (leyendo más bien entre tu y yo) es la prehistoria de la historia en cuanto a comunicación real pues estamos en pleno proceso de cambio en cuanto a capacidades de comunicación y no sabemos bien hacia dónde nos iremos moviendo. 

Hasta ahora la Comunicación era un proceso en el que intervenía un Emisor y un Receptor, uno o millones pero todos humanos. Desde hace miles de años ha sido así y ahora nos estamos planteando la opción de cambiar el Emisor por máquinas de momento programadas por humanos, pero máquinas que pueden intervenir en los mensajes, en las formas, y adaptarlos constantemente a los Receptores con ligeros cambios programados según varemos posiblemente también artificiales.

La IA ha venido para impregnarnos sin poderle poner puerta a multitud de formas en comunicación global que el propio humano está decidido a cambiarlas para tenerlas mejor controladas y que sean más sencillas de organizar, manipular y a su vez más baratas. Sea Cultura, Arte, Noticias, Educación, Opiniones, etc. Hasta no hace muchos años solo los Emisores perfectamente reconocidos, fueran medios de comunicación u Oradores reconocibles, eran los que explicaban, hablaban para los Receptores. 

Desde hace unos años cualquiera de nosotros con el uso de la informática e Internet, puede convertirse en Emisor, en Influencer o persona con capacidad de influencia sin saber quien ni por qué dota a esa persona de ese poder que influye. Se han ido multiplicando las personas que influyen desde todo tipo de Redes Sociales, desde comentarios en los Medios de Comunicación de Internet, etc. Y ahora en ese lógico avance transformador ya tenemos a máquinas que pueden opinar de forma programada con normes que no delatan que son máquinas. Y aquí tenemos ya el primer debate. 

¿Debemos consentir que toda forma de IA sea anónima y no se indique claramente que aquello lo ha realizado una máquina programada sin intervención de una persona? ¿Resolvería algo saber que está hecho por una máquina? ¿En poco tiempo será posible consumir algo no físico, como los textos, la música o las imágenes estáticas o en movimiento y diseños, que no sea realizado por máquinas?  En ese caso de nada serviría plantearnos ahora en señalar si están o no hechos con IA, como ahora nadie se plantea si la mortadela es un puré de cosas.

En pocos años si nos lee alguien, pensará lo triste que era escribir en un teclado tas olvidarnos de los bolígrafos o de las plumas estilográficas. Incluso lo antiguo que es leer cosas estando fijos ante una pantalla sin podernos girar y por ello no perder la lectura del texto, o sin sentir nada en el tacto, olor o sensaciones de lo que allí se decía en el aire de las tres dimensiones. 

¿Será imposible en un futuro muy cercano que cuando leamos El Quijote, sintamos el olor de los cueros de vino destrozados o el viento en la cara de los molinos girando? ¿Podremos elegir la voz del narrador, de Sancho Panza o de la mesonera, mientras sentimos como parece que nos toca cualquier personaje? ¿Nos veremos si bajamos o giramos la cabeza ya vestidos como un soldado de caballería y a nuestro alrededor observemos ya no nuestro propio salón, sino como un decorado real de la Edad Media?

Ya podemos ver en estos inicios de 2024 unos pequeños vídeos de unos mamut en la nieve, de una mujer andando por una calle japonesa, de una anciana haciendo una receta de pasta italiana, de unos perros retozando en la nieve, de unos astronautas en un planeta imaginario, y todos ellos creados con inteligencia artificial. Hasta ahora todo esto era posible ya, pero se necesitaban decorados, grandes gastos y sobre todo mucha profesionalidad. Ahora las herramientas nos brindan que cualquiera lo puede hacer en su casa simplemente dictando unas palabras a una máquina. Necesita simplemente querer hacer algo, y tener el software que de momento es incluso gratis. Tiene fallos, no es capaz de sumar vídeo y sonido, pero estamos en la prehistoria.

Podemos ya, si así se lo ordenamos con texto a una máquina y queremos movernos un poco más lejos, crear un pequeño vídeo en donde un entrevistador muy natural pero artificial, lo ponemos en una calle real y entrevistando a otra persona que también parece real, se dedican a opinar de un tema determinado…, y van opinando de ese tema elegido por el creador del vídeo ante su software según lo que se desea que se opine y se diga. Todo parece real, es muy similar a los que hasta ahora se hace en las entrevistas, pero se juega con nuevos factores de manipulación. La credibilidad solo se sustentaría en la firma del Emisor. Por eso es importante conocer quien crea, mucho más que saber con qué herramientas crea.

Pero vayamos un poco más lejos. Circulan por las Redes pequeños vídeos de personajes más o menos anónimos, creados falsamente pero con la cara y la voz de personas conocidas por los receptores, diciendo barbaridades o en situaciones no lógicas o no reconocibles. Y efectivamente, no nos las creemos. De momento. 

Pero cuidado, si es un amigo tuyo, una persona común y anónima quien habla en ese vídeo de ambiente en una cafetería y simula que son unas imágenes reales tomadas sin que nadie se de cuenta, la cosa puede cambiar. Es todo falso, pero parece real. Dice el personaje barbaridades que te harán dudar como ya lo están viendo y sufriendo algunas personas. Puede parecer una broma, excepto que se utilicen de momento para delinquir, estafar o extorsionar.

Incluso me consta que un imitador muy conocido y jugando con estas máquinas artificiales gratuitas o casi gratuitas, ha pasado por ellas su propia imitación en vídeo de un personaje público, para que se las pulieran y mejorara y luego tras ese trabajo artificial ver los resultados. Y son sorprendentes pues todavía la máquina imita mejor y más exacto a los personajes, puliendo lo que el imitador humorístico no puede pulir en los rasgos o en los matices de la voz. 

Nuestros hijos y nietos nacen con estas herramientas. No sufrirán como nosotros las dudas de hacia dónde nos lleva todo esto. Yo todavía recuerdo y sé por haberlo vivido —con mis muchos años— lo que es tener en casa un carro de carga con dos mulos para ir a trabajar y que los animales entraran en la vivienda del pueblo por la misma puerta que el resto de habitantes. Eran a su vez una manera de calefacción natural en invierno calentando los bajos de la vivienda. Que eso hoy no exista lo ven lógico nuestros hijos y nietos. No se plantean que es un avance tener máquinas que dan calor y no hacen ruido. No piensan que sea una novedad artificial que cada persona tenga su propio coche aparcado en la calle pero que lo lleve a los sitios de forma rápida.

Algo similar podría suceder cuando los informativos sean presentados por personajes de IA. Cuando las clases del colegio nos las ofrezcan en realidades alternativas a la del profesor. Cuando la música, la literatura o el arte sean construidos por máquinas, pues simplemente buscaremos lo mismo que ahora, entretenimiento. Y a ser posible rápido y barato.

Ya no vamos a entender la relación con otras realidades a través de pantallas en dos dimensiones, que esa es otra. No necesitaremos en breves años ponernos delante de una pantalla de ordenador o de tablet para ver unos paisajes de la India o de San Estaban de Gormaz. Los veremos a través de algo que de momento podrían ser una gafas de realidad aumentada, y nos rodearán esos paisajes mientras caminamos por las calles de ellos de forma real. Los transeuntes reales los veremos disfrazados de indios o de sorianos, los paisajes que están alrededor de nuestro cuerpo de forma real se habrán transformados en nuestra vista en paisajes indios o sorianos, adaptados unos con otros. Una pared seguirá siendo una pared, pero la veremos de una o de otra forma. La observaremos y viviremos en todas las dimensiones de nosotros mismos lo que nos rodea de verdad. Se integrará en nuestra forma de ver, sentir, vivir los entornos. Seguiremos estando paseando por Zaragoza pero sentiremos que estamos paseando por India o Soria. ¿Parece imposible, os parece Ciencia Ficción? Pues ya existe, pero en calidad baja.

Hoy tenemos las Gafas de Realidad Virtual de Apple, no son en este año 2024 las primeras, pero sí de momento las mejores. Os puedo asegurar que moverse por espacios con unas gafas de esas, no de las mejores sino de las anteriores, supone creerte que han entrado en otro mundo en donde todo puede suceder. Están programadas para hacerte creer de forma burda y sin suficiente detalle y enormes errores, que tu mundo ya es otro. Cuando se creó el cine, las primeras películas, todos se asombraron, pero a su vez sabían que aquello no era real siendo real. Se veía en blanco y negro, no había sonido, iban a trompicones, era estático y solo se movían las personas, etc. ¿Cómo ha evolucionado el cine en poco más de un siglo? ¿Es comparable aquella velocidad de cambio a la actual?

No nos vamos a relacionar con lo auténtico a través de una pantalla. Nos tendremos que adaptar a relacionarnos con todo como un conjunto, a través de procesos que simularán la realidad, y nos harán sentir las mismas sensaciones, pero a través de procesos que todavía no somos capaces de imaginar. Lo artificial vendrá para convertirse en natural. Hoy sabemos que las salchichas son en muchos casos puré de cosas metidas en un plástico comestible o que una bebida energética es agua con polvos químicos, y lo compramos y consumimos de forma muy natural.

Y no, no es ciencia ficción, será un cambio como el que supuso ver en una pantalla de tela que se movían, a personas en blanco y negro y sin hablar, pero que les parecía imposible y milagroso a nuestros abuelos. Será como entender que un cacharro de hierro de tamaño similar a un carro, se podía mover sin llevar a caballos delante. Incluso comprender que se hemos puesto aire acondicionado y música estéreo a un tractor es posible seguir creciendo en comodidad ambiental, viéndolo imprescindible.

Ajovín

Los medios de comunicación nos mastican la información


Enfadados. Estamos muy enfadados y caminando hacia el odio. Vamos derribando lo anterior, lo que nos dejaron nuestros antecesores, algo lógico en todo proceso humano, pero no sabemos construir nada nuevo que sirva para recambiar, excepto la crítica vacía que no aporta ni cambios ni soluciones.

Nos van explicando los problemas, acompañados siempre de sus propias opiniones, pues les gusta darnos todo ya masticados. 

No es informar, no es formar, es manipular pues se le añade a la información la propia opinión del medio. 

Comunicar e informar no es principalmente transmitir tu opinión desde el poder que ofrece ser la voz de un medio de comunicación. Las noticias nos las venden, no nos las ofrecen para que sepamos qué está sucediendo.

Los adultos ya sabemos si nos dejan, formarnos nuestra propia opinión. 

Pero en los últimos años asistimos a que se nos informe con los datos ya dirigidos, mascullados, digeridos y acompañados de las propias salsas. 

Eso es creer que la sociedad es incapaz de pensar por ella misma.

¿Cómo resuelves el problema del campo?


No es sencilla la solución al conflicto del campo que está inundando las carreteras de España, de Europa, y entrando en una espiral complicada. El campo y la ganadería en Europa ha recibido muchas ayudas económicas que se han ido diluyendo, incluidas a veces con malas praxis de algunos grandes dueños de tierras. 

Ese sistema actual de PAC no sirve pero a su vez también es imposible modificarlo, sino simplemente cambiarlo por uno nuevo que es imposible que guste a las partes, pues los vicios son tremendos.

Es un problema el planteado en Europa, que de entrada no tiene solución, pues se junta el muy necesario control del medio ambiente, con la globalización ya imparable de los mercados mundiales. 

Y en estos dos temas, por mucho que nos vayamos prometiendo unos y otros cambios, la solución no pasa por añadir paños menores. Y es imposible cambiar el futuro que ya está entre nosotros, pues sería cambiar el conflicto de unas personas o sectores a otros.

Atacar el desabastecimiento de las grandes superficies, de las ciudades, simplemente va a lograr que el Gobierno tome medidas que no van a gustar a la mayoría. Un país no puede quedar a merced de la violencia, y eso en estos tiempos no es opinable. 

¿Es terrorismo lo que vamos observando en estas jornadas? 

¿Son muy diferentes estos actos a los que se produjeron en Cataluña en las jornadas de Independencia?

La manipulación en este asunto es tremenda. Tras el estallido del problema —que nadie niega en el fondo— movilizado y manipulado por grupos ultra conservadores, han tenido que salir los sindicatos agrarios tradicionales a intentar liderar la protesta, pues sabían que estaban perdiendo sentido y protagonismo. 

No es —aunque lo quiera parecer— una pelea entre el mundo rural y el mundo urbano. 

Si entramos en esta dicotomía, saldremos perdiendo todos, y estaremos creando una herida falsa pero muy potente e infectada.  Estamos en tiempos de cambios, incluso de cambios de Ciclo. Y este no es más que una señal más de que excesivas cosas van a cmabiar en las dos próximas décadas.