Gracias por leerme 112.000 veces esta año. Va por vosotrxs

Muchas Gracias a todxs vosotrxs por las visitas que habéis dispensado a este blog Virado en Sepia pues sin ellas no tiene sentido seguir escribiendo. Son tiempos de clara decadencia para los blog lo que no evita que algunos locos sigamos con estos cacharros viejunos. 

Durante este año 2020 hemos escrito en este blog un total de 570 entradas con las que hemos obtenido un total de 112.000 visitas vuestras. Son números altos para lo que se desea alcanzar pues este blog es libre, no se promociona, lo escribo yo solo picoteando de aquí o de allá, ofreciendo mis dudas o mis mierdas sin ningún ánimo.

La entrada más leída ha sido: "Aceptar lo que nos disgusta no debe ser resignarse" y por eso os dejo el enlace para que conozcáis qué es lo que más a interesado a nuestros lectores.

Gracias por leerme, y recordar que el próximo Año Nuevo será también un Año Mejor para todos, o al menos eso deseamos. Un abrazo.



Gráfico de los 7 tipos de vacunas COVID que van más adelantadas


Son de momento siete los tipos de vacunas para defendernos de la pandemia del COVID y que están por delante de todas los demás, que son otros varios modelos que van más lentas en su desarrollo. Os dejo el cuadro de estas siete posibles vacunas, remarcada en rojo la que ya se utiliza en España (Pfizer BioN-Tech) y en rosa la que hoy se ha aprobado en Reino Unido (Oxford Astra-Zeneca) y pronto se empezará a distribuir por más países, entre ellos España. Podemos ver las diferencias entre las distintas vacunas para el COVID e incluso los contratos ya firmados en España para compra de dosis aunque creo que a fecha de hoy el número de vacunas apalabradas superan los 80 millones de dosis.

El gráfico lo ha confeccionado el Gobierno de Aragón

El SALUD de Aragón se lo tenía que hacer mirar. No es un problema de pandemia

La Sanidad en Aragón, el SALUD está demostrando en estos meses su verdadera forma de trabajo y lo saben bien los responsables. No tiene la calidad que se le presuponía y no es problema de una pandemia que nos ha afectado a todo un país, sino de una organización muy burocratizada, excesivamente corporativista, nada organizada con criterios del siglo XXI. Y si ellos mismos dudas de estas palabras, simplemente deben escuchar a los profesionales que desde dentro se llevan quejando de lo mismo durante una década.

En una empresa privada estas formas, estos modos de trabajar los problemas, no serían aceptables, excepto meses antes de tener que cerrar por quiebra.

No quiero dar detalles, soy un responsable de la Sanidad de Aragón sin tener nada que ver con el mundo médico, pero sí sé lo que digo, pues tengo que participar desde dentro de unas gestiones que no me gustan nada. 

O somos capaces de tomarnos en serio, muy en serio, el hecho contundente de que los servicios públicos en la España de la pandemia (y por desgracia desde antes de la pandemia) nos los estamos cargando, o lo vamos a pagar a corto plazo perdiendo unos Servicios Universales que se van a ir convirtiendo en Servicios Privados. 

Para conocer los detalles de las disfunciones, simplemente hay que escuchar a las personas, dejarse llamar para recoger problemas y reflexionar de en qué punto estamos y qué debemos pedir a unos Servicios Públicos que sirvan. Que pidas hora para el médico de familia un 29 de diciembre y te den hora de consulta telefónica para el 14 de enero es algo más que un problema de pandemia.

Julio Puente Mateo

Si te aburres te tienes que entretener tú. Algunas ideas

Son tiempos para aburrirse si no se toman medidas para evitarlo. Uno se aburre de no hacer nada o de tener ansiedad o depresión leve. Por eso las tila o las manzanilla van a veces unidas al hecho de aburrirse. La salud tienen también mucho que ver con el aburrirse, es un síntoma que debemos vigilar y comentar al médico de familia aunque nos suene una tontería. Así que nos toca buscar soluciones no para dejar de estar aburrido, sino para no provocarnos en nosotros mismos ese hecho del aburrimiento sin motivo. Podemos tener mucho entretenimiento alrededor y sentirnos aburridos. por eso lo fundamental es resolver el problema de la raíz y no sus consecuencias.

¿Música? ¿Algo de lectura? ¿Relajación? 

¿Salir a pasear a una zona sin gente y a ser posible con naturaleza? 

¿Llamar a un amigo? 

¿Algo se sexo o de auto sexo? 

¿Dibujar sin preocuparte si lo haces bien? 

¿Y si te pones a escribir?

Se trata de moverte por dentro, de reaccionar más que de buscar entretenimiento. Hoy con la televisión está asegurado el poderte escapar a mundos de mentira, pero solo eso no evitará el aburrimiento. Hay que buscar algo más que sentarte en un sillón esperando a que otros por una pantalla te entretengan, pues el problema está en tu capacidad para entretenerte a tí misma o mismo.


Te he dado algunas ideas, hay muchas más, pero te puede asegurar que algunas de ellas funcionan. ¡¡Pruébalas!!

Leer tebeos es MUY peligroso. Te puedes volver lector de libros y eso ya jode

Ya de niño fui casi consumidor convulsivo de tebeos, pero de muy niño, de menos de 10 años y puede que de 8, lo que nos indica que algo no me iba bien en la cabeza. Leía tebeos con mi hermano que es dos años y pico más pequeño que yo, lo que yo nos indica claramente que íbamos los dos para locos de atar, pero luego se ha demostrado que no, que los tebeos, aunque fueran del Capitán Trueno, de Jabato o de Hazañas Bélicas no trastornan los cerebros de los niños muy niños.

Como éramos niños pobres nunca podíamos comprar tebeos nuevos, pero en aquellos años 60 no era imprescindible. Había dos caminos alternativos para los niños pobres. El uno era comprar tebeos nuevos pero fuera de fecha, en algunas tiendas como en la del Tubo Zaragozano en donde se podían comprar cientos de tebeos (para quien tuviera céntimos o pesetas sueltas) a costa de que fueran tebeos con una esquina cortada para indicar que no eran comprados en "su" fecha, sino semanas después de que los niños ricos los hubieran leído. Eran tebeos nuevos pero eran tebeos de reestreno, del almacén que los recogía en su fecha y estaban fuera de venta en los sitios finos.

La otra manera de leer tebeos para los niños pobres era cambiarlos en tiendas que se dedicaban a ello. Había una tienda en la calle Sepulcro enfrente del actual Centro de la Tercera Edad, otra en mitad de la calle Teobaldo y otra (la mejor) en el Coso Bajo poco antes de la plaza de la Magdalena. El Amadeo, el de Casa Amadeo, tenía decenas y decenas de tebeos en distintos montones y que por pocos céntimos podían intercambiar. Tú llevabas un tebeo ya leído y la tienda te dejaba escoger otro del montón que te ponía encima del mostrador, según el tipo de tebeo que tú llevabas en cuanto a temática y en cuanto a calidad del ejemplar. Si estaba muy usado te dejaba cambiarlo por el montón de los "muy usados", si era de los la esquina cortada los consideraba nuevos y te permitía disfrutar de los pocos sobados. 

No recuerdo bien el precio del intercambio, serían céntimos, no sé cuantos. Pero si recuerdo que iba con mi hermano, media docena de tebeos los días de propina de los tíos, y cogíamos otros tantos tebeos sin leer. ¿Por qué nunca fuimos capaces de guardar aquellos últimos tebeos que hoy valdrían muchas añoranzas?

Nunca hemos matado a nadie por leer tebeos, creo, ni hemos comenzado ninguna guerra de barrios, ni nos hemos peleado con otra ciudad por haber leído tantos tebeos de violencia o de niños malos. Pero lo curioso es que mi hermano siempre ha trabajado rodeado de miles de libros y yo tengo una biblioteca repartida entre media docena de habitaciones con más de 2.000 libros que ahora compro nuevos y no intercambio ya con nadie. Cosas de leer.

Cómo cambiará el trabajo en solo 5 años?


Sabemos (intuimos más bien) que en los próximos cinco años, entre el 2021 y el 2026 el trabajo manual se irá automatizando de forma muy alta lo que hará perder entre 75 y 100 millones de puestos de trabajo manual en todo el mundo y en tan pocos años. Las empresas que destruyan estos empleos son las que más invertirán y las que más futuro van a tener, pues además de actualizar sus procesos de trabajo lograrán a medio plazo bajar sus costes de producción. 

Pero no todo es negativo para los trabajadores. Las empresas se actualizarán o tendrán que cerrar, pero surgirán otras posibilidades, otras empresas.

Se crearán entre 90 y 110 millones de nuevos empleos, más tecnificados, en sectores emergentes o en los sectores que se roboticen o modernicen, y sobre todo en nuevos nichos de trabajo en atención a las personas, en procesos de venta, en seguridad o en control de datos.

Es cierto que tendremos que ser más flexibles, con una formación más amplia en nuevas tecnologías y en idiomas, con una capacidad creativa mayor y con más capacidad para trabajar en equipos e influir en ellos. Tendremos que saber trabajar para nosotros mismos, tener mucha capacidad de cambio y admitir que tenemos que estar estudiando todos los días de nuestra carrera profesional.

Pero serán las empresas las más interesadas en tener a los mejores profesionales, a los mejor formados, a los más motivados. Vuelve como tenía que ser lógico, a ese punto de calidad diferente que ofrecen las empresas que saben cuidar a sus colaboradores para tenerlos muy actualizados, competentes y motivados.

Trabajaremos en un sistema mixto de trabajo presencial y online, en unas formas distintas donde cada vez más se irá perdiendo la presencialidad fija con horario fijo para convertirse en un proceso de objetivos, de resultados, de variables y por ello también de incentivos que se verán modificados en parte por esos logros de cada persona. 

La información es poder, pero cada vez más la formación también será poder. Y será formación global, con espacios abiertos a muchos tipos de formación no reglada que afecten a los laterales de cada profesión, son los que marcarán las diferencias personales de los candidatos, de las empresas y de los objetivos de las corporaciones y de los equipos de trabajo.


Pongamos lucecitas a la ansiedad para que nos la vean los demás mucho mejor


¿Ansiedad? ¿Qué es eso? Nada, escapemos de la ansiedad, estamos en Navidad… podemos disfrazar nuestra ansiedad con más consumismo. Nos vamos a dejar engañar, faltaría más, gastemos lo que no tenemos, caigamos en la trampa que nos tienden y amemos lo que no sirve de nada, pues así dejaremos de estar ansiosos, angustiados, deprimidos.

En Navidad la ansiedad es muy diferente a la ansiedad del resto del año. En Navidad le ponemos lucecitas de colores y la vemos mucho más iluminada. Por eso la Navidad es triste. Porque al iluminarla vemos más todo lo que no tenemos. Una ansiedad iluminada se ve más. Incluso la ven más todos los que nos rodean.

Pues que me ha tocado la Lotería, por no jugar


Hoy nos vienen por todos los lados con la mierda de la Lotería de Navidad que es una forma doble de pagar impuestos. O triple si contamos también que para tener dinero has tenido antes que pagar el IRPF. 

Salen españolitos con cava disfrutando de cuatro mierdas de premio cuando luego no saben bien qué hacer con esos dineros, pues lo que se gana rápido y sin saber por qué, se gasta urgente, a través de los robos y sisas de los listos que están a la que cae. Si huelen dineros frescos y locos, van al cuello.

Te obligan a consumir para ser feliz —dicen ellos— convenciéndote que para ser feliz hay que tener dinero y gastarlo, que es tanto como decirnos a los demás que somos unos infelices por ser pobres. ¿Por qué los ricos gastan tan poco en comparación a lo que tienen?

Hoy como estamos confinados el Sorteo de Navidad se ha hecho sin público disfrazado que es una manera de poner cordura a esta tontada. 

Yo este año es el único que he salido lo ganado por lo perdido. No jugaba ni un euro. Igual me llaman de la tele para explicar cómo he conseguido este logro. Me gastaré en vino del bueno lo que no me he gastado en Lotería. Al menos la saboreo.

Cambrils, la inflación y la pandemia. No es suma Cero


Atrás queda el sol y la calma de Cambrils, aquella idea viejuna de que mis años de jubilación los pasaría entre las arenas y las aguas de un Cambrils casi vacío en la mayoría de los meses del año. Pero aquello ya quedó abandonado hace años por diversos motivos y ahora me pregunto qué sería de nosotros de haber seguido con esa idea, siendo de Zaragoza y queriendo vivir en Cambrils con una pandemia confinadora y que no deja salir de tu territorio único. 

Hemos perdido libertad a costa de seguridad, hemos perdido un mes de abril y vamos hacia el segundo, pero sobre todo hemos perdido libertad individual a costa de una Sanidad investigadora que no ha podido funcionar como decían que estaba diseñada. Tranquilos, nos vamos a dejar que se nos siga engañando. No tenemos intención de rebelarnos contra las mentiras. ¿Por qué hemos investigado tan mal, tan lentos, tan ineficaces? Es posible que sea por ser humanos y no dioses milagrosos.

No sé cómo está funcionando la máquina de fabricar billetes de 50, y tampoco sé de qué manera serán capaces de retirarlos del mercado cuando salgamos de la pandemia y todos vuelvan a trabajar. Es posible que la inflación sea la que venga a poner orden en este mercado saturado de billetes. Repartir a quien no puede trabajar no supone quedarse la suma a cero. Simplemente porque otros que no gastan lo están ahorrando. Y si hay más dinero en la suma aunque esté peor repartido, parece inevitable la inflación. Ya iremos viendo.

Cuidado al elegir el futuro, pensando en el presente


Si llevamos a nuestros hijos hacia su futuro pensando que como estamos en el presente, deben ser estas las normas que nos deben guiar, los podemos estar llevando hacia el abismo. El futuro no se debe escribir con los renglones torcidos del presente de crisis, pues no estamos viendo bien la realidad. Cuidado hacia dónde empujamos el presente, no nos vayamos a ir hacia la pura mierda, creyendo que es la salida.


Nota.: La viñeta de El Roto es del diario El País de este final de diciembre de 2020, raro y enfermo

Un periódico es mucho más que un periódico. ¿A qué huele un periódico?


Un periódico es mucho más que un periódico. Para los que no lo habéis vivido desde dentro os resultará idiota lo que os digo, pero os puedo asegurar que un periódico de papel es como un milagro diario, y lleno de pequeños detalles que no salen a la venta. 

En mis tiempos dentro del periódico el olor era imprescindible. Un diario huele a periódico, huele para remarcarte que aquello es un milagro. Y un periódico mancha. Cuando cogías un periódico de la máquina, un acto maravillosamente recordable, no cogías un montón de papeles con noticias, recogías como un niño recién nacido, como el fruto de un parto.

Pocos saben que un periódico al menos entonces salía caliente de la máquina. Estaba caliente lo que unido al tacto del papel, a la tinta sin secar y que manchaba, lograba que te fundieran con él, te convirtieras en parte de aquellos papeles ordenados y simétricos los unos a los otros.

Un periódico es tacto, sobre todo es sensación de tocar algo único, pues a los pocos minutos ya no estaba caliente, no olía en cuanto salía a la calle, no manchaba la tinta, se convertía en algo que se compraba y se vendía. Un periódico de las máquinas es gratis, pero debería valer mucho más que un periódico de la tienda, pues es otra cosa.

Si Miguel Ríos puede, yo también. Otra cosa es querer o soportar


Leo en El País que Miguel Ríos nunca pensó que era posible quedarse una semana en su casa sin salir a la calle. Y que ahora a sus 77 lo ha descubierto por culpa de la pandemia, o empujado por ella. Y es verdad. Si Miguel Ríos puede, yo también. Otra cosa es querer o soportar

Llevamos en mi casa meses sin salir fuera de Aragón, meses sin salir fuera de Zaragoza o incluso fuera de nuestro barrio o hasta el Centro. Nos han acortado el mundo, nos lo han empequeñecido. Entre todos. 

Y aquí estamos, aguantando el temporal sin saber hasta cuándo. Me asomo en este diciembre de mierda y siempre veo la niebla sea la hora que sea. 

Perdí abril, ahora diciembre y ya me advierten en los Mensajeros Catódicos que el próximo abril también va a caer a la cueva de la mierda. 

¿Se puede vivir sin dos abriles seguidos? Seguro que sí, y si no preguntémosles a los muertos.

España necesita mejores empresarios y más formados


Se dice sin ponernos coloraos que España destruyó el año pasado algo más del 33% del empleo desaparecido en Europa por la pandemia. Y se dice dejando caer que es "España" y los españoles por lógica los que no sabemos cuidar el empleo, evitar que este se destruya brutamente en relación a nuestros vecinos.

Pero se olvidan de algo fundamental. LOS QUE CREAN Y DESTRUYEN EMPLEO SON LOS EMPRESARIOS. Mientras en España no haya una clase empresarial más capaz, mejor formada, con más ganas de invertir y reinventarse cada día, no saldremos del agujero. Es verdad que nuestro sistema económico y productivo es obsoleto, viejo y equivocado al depender de la suma de Turismo +  Inversiones extranjeras en gran medida. Y que nuestra barbaridad de economía sumergida hace el resto.

Todos estos temas con consecuencia directa de una mala formación que no sabe crear empresarios en España, de un exceso de Empresas Heredadas en el ámbito familiar sin saber y sin duda unas políticas económicas excesivamente corporativistas que o bien las gestionan los que entienden que las empresas son "enemigos" o bien las gestionas los que entiendes que los empresarios son "sus amiguetes".

¿Desearías alquilar un dedo de Calderón de la Barca para ver su aprendes a escribir?


Hoy nos han dicho que el Institut del Teatre de Barcelona conserva desde 1923 un metacarpo de la mano derecha de Calderón de la Barca autor de «La vida es sueño» entre otras muchas obras y que se entiende que utilizaba ese dedo precisamente para escribir. Cuidado pues con las partes de tu cuerpo que utilizas más y mejor en tu vida, pues luego en tu muerte te lo pueden disecar y guardar como oro en paño.

Tener un dedo de Calderón de la Barca es un acto curioso de necrofilia. ¿Se lo cortaron? ¿Se lo quitan al cadáver una vez que este ya estaba compuesto solo de huesos? ¿para qué motivo? ¿es de verdad de Calderón de la Barca? ¿nos importa todo esto al menos un poquito de nada?

Es posible que algún escritor mediocre se lo intentara quedar para pegárselo con cinta aislante a su propio dedo, para ver si así le venía la inspiración. Y creemos que no funcionó bien. 

Pero ojo, lo podrían alquilar por horas, que seguro que habría cola para ponérselo pegado un rato y ver si hace efecto las ganas de escribir con calma, humor y rima.

La Cultura debe ser una compañía en los Medios de Comunicación


Los medios de comunicación son ya muchos y de muchas formas y figuras. Los medios tradicionales en papel se están transformando y si a eso sumamos que la Cultura necesita mecenas y apoyos, ser republicada en diversos formatos, una comunión lógica sería que se empezara a mezclar mucho más la acción informativa con la formativa, las noticias con el ocio y la cultura.

Ayer a través de un medio de comunicación de papel pero ya digital me recomendaban y daban camino de entrada a un vídeo de más de una hora titulado: "Beethoven 250. Un Concierto biográfico" que durante 80 minutos además de presentarte piezas muy conocidas de Beethoven te explicaban diversos aspectos de su vida y sobre todo de sus obras. Todo un ejemplo para convertir la Música Clásica en entretenida y popular, para no asustar a los que todavía no disfrutan de la Música Clásica. 

Pero también un contundente ejemplo de que hay mucho por hacer si miramos el número de personas que han visto este vídeo y lo comparamos con los que ven vídeos sin ningún valor. 

Este vídeo es el ejemplo de que cualquier obra de teatro, de música o de Cultura se puede (debe) convertir en un vídeo de calidad que se debe mostrar una vez que la obra en cuestión deja de estar en cartelera. Un vídeo pagado a los autores de la obra, apoyado por Fundaciones o empresas y que sirva para multiplicar su vida cultural y de ocio durante más tiempo, para ofrecer a quien no puede llegar al directo una opción válida de observar, disfrutar aprender, contemplar. Para complementar los servicios de cualquier empresa que depende de sus clientes.

Los medios de comunicación también deben ofrecer esos espacios culturales en vídeo como algo añadido a sus servicios de información, pues no todo debe ser las noticias graves y contundentes para leer. En todos los espacios debe caber la tranquilidad, el sosiego, la Cultura y la Formación lenta y suave, la imagen, la pluralidad, lo diferente.

Hablaba de estas mierdas, cuando me he acordado de la muerte


Estas mierdas que os escribo son parte de un Dietario clásico, de un Diario de Viajes por la vida, que es al fin para lo que se crearon hace años los Blogs aunque ahora ya se hayan pervertido buscando no morirse por saturación de otros Dietarios más "raricos".

Un Dietario es siempre un Diario íntimo que utilizamos para vaciarnos, y que a veces en este Nuevo Mundo (no es el de Dvorak) lo repartimos gratis para que lo lean gentes de todo tipo de color y estatura, sexo, pensamiento y ánimo. Es un ejercicio arriesgado y tonto, pero hoy el mundo está lleno de tontos como yo. No hay problema por eso.

Los que gritamos en silencio nos conformamos con que nos vean gritar, ni tan siquiera queremos que nos escuchan, eso ya debe ser la hostia, no, nos conformamos con gritar fuerte y creernos que alguien nos mira levemente. No está mal el sueldo, pues así alimentamos otra vez las gargantas que se vacían.

Siempre hay mierdas por las que gritar. Y siempre hay silencios cómplices por los que callar. Y en esa pelea estamos todos. Entre el grito que no sirve para nada, y el silencio que todavía sirve para menos. 

Yo nací en los años del hambre. O mejor dicho en los de la post hambre que eran esos años en los que solo los pobres teníamos hambre. Poco a poco los ricos siempre se salvan de todo lo malo antes que los pobres. Cosas de Dios, creo que son. 

Pues eso, que nací en los años 50 y aquí estoy viendo la pandemia desde la ventana mientras me he sujetado con unas cadenas a mi mesa de ordenador para que mis hijos no se me lleven a una Residencia, que allí se nos mueren los pensionistas para equilibrar gastos. Por fin han encontrado la forma de bajar el gasto en pensiones. Y no ha sido privatizando nada, pues la muerte siempre es pública y silenciosa. Excepto para quien se muere, que es privada y llena de ruidos interiores.

La Magia de Broadway, en Zaragoza. Para sentirnos vivos


Hoy he tenido tarde de cultura, de teatro, de musical, de música en Zaragoza con el Teatro Principal de Zaragoza lleno (dentro de lo permitido por las normas COVID). Es fabuloso reencontrarte con lo que creías perdido. Nunca hay que perder la esperanza de que todo volverá a ser casi como antes. Es nuestro obligación, la de creer en todos nosotros.

Aplaudir a unos artistas y sentir que hay muchas más personas aplaudiendo a la vez por lo realizado y que todos lo agradecemos a la vez, es un lujo. Terminar la obra coreando con palmas la última canción y todos juntos, público y actores… es otro premio. 

Siguen existiendo los sueños. Volverán, ya han vuelto, nunca los hemos perdido. No nos dejemos robar otro mes de abril

Langostinos con mascarilla. Son los nuevos modales de Navidad


¡¡Dios!! qué líos para ser un jueves casi normal, que si el Rey de Antes tenía o no tenía COVID, que si lo tiene el Pedro por comer con Macrón, que si tenemos que suspender las Navidades tras gastarnos la pasta en langostinos, que si los alemanes han olvidado cuidar sus contagios, que si el Real Madrid… ¿le pasa algo al Real Madrid?

Tranquilos, mientras no nos apure el tema, no pasa nada. Podemos seguir escuchando música que eso de momento no está prohibido. ¿Los cascos como nos tocan las orejas son seguros? Claro, unos cascos para cada uno de nosotros, excepto que todos seamos de la misma burbuja. Hemos pasado de ver anuncios de las burbujas de Freixenet a ver anuncios de nuestras propias burbujas domésticas. 

A mí de joven me enseñaron a comerme los langostinos con cuchillo que es una manera muy tonta de joder al langostino. Y ahora creo que nos va a tocar comérnoslos con mascarilla a la que igual le podemos hacer un agujero para lo boca. Nunca terminamos de aprender.

No queremos aprender, es más cómodo no querer saber de nada


Estamos acabando el 2020 que sonaba bien, era un bonito año de diseño con números hermosos, y que se ha convertido en una patada en los genitales a toda la sociedad. Tampoco hay mucho problema pues seguiremos sin querer aprender, no de lo impredecible ni mucho menos de lo predecible. 

Si hemos tenido un mes de grandes escaladas y tremendos barrancos este ha sido diciembre del que todavía quedan dos semanas. Hemos podido pasar en días de las desescaladas y el optimismo a cagarnos encima por los nuevos miedos que se amplifican. Hemos pasado de observar las vacunas como algo salvador a que estas se lentifiquen y sin comprender el optimismo, nos adviertan de febrero 2021 como poco para que hagan efecto en los privilegiados que se las puedan poner.

Hemos aprendido que somos débiles, como niños sueltos en el pajar del mundo y con el culo desnudo para podernos pinchar con los rastrojos cortados. Pero tal y como lo vamos aprendiendo lo vamos olvidando. Es nuestra capacidad para no querer ver la verdad.

Las modas y las tendencias solo sirven para copiar y aprender. Nunca para ir detrás


Las modas o tendencias nunca deben ser las que tomen decisiones por nosotros. Los nuevos caminos los tenemos que adivinar nosotros, explorar y conquistar nosotros y recoger el jugo nosotros. Por eso l as modas lo que nos dicen es por dónde están caminando otros a la hora de recoger las setas, los éxitos, los triunfos, pero anda más. O aprendemos a encontrar caminos originales y para nosotros, o caminaremos por espacios donde ya otras antes que nosotros habrán recogido el fruto.

Pero eso no quiere decir que no debamos conocer las tendencias, las modas,  las formas que se están usando en cada momento para obtener nuevos caminos, nuevos éxitos.Hay que conocer y bien lo que otros están logrando, para adaptarlo a nuestras posibilidades y convertirlas en nuestras opciones.

Una nueva tendencia es algo que se va consolidando y hay que conocerla. Pero a su vez hay que convertirla en original, en propia, en "nuestra" propia forma de crear nuevos caminos.

Nunca vayas detrás de los demás. Pero en cambio sí es aconsejable ir a su lado, a su vera, observando qué utilizan para triunfar, pues así se aprende y se incide en tendencia que están muy cercanas a las nuestras. 

¿Hay en España mucho dinero negro, mucha economía sumergida?

Mientras en España no seamos capaces de controlar la economía sumergida, el dinero negro a manos llenas que algunos manejas sin control, no podremos salir del abismo. Cada vez hay menos dinero negro, pero era tanto y tan mal repartido, que además de vergonzoso y un drama para la economía, era insoportable para mantener la economía y hacer reformas. Seguimos en números tremendos sobre todo en algunos sectores. hay que seguir advirtiéndolo. Tampoco a ellos les conviene esta barbaridad. Y no quiero poner ejemplos actuales de estos usos bárbaros en algunos sectores. Simplemente advierto que España así no es posible que funcione bien.

Podríamos estar hablando de un 25% de la economía total en España. Eso supone dejar de recaudar unos 90.000.000.000 de euros. Si simplemente estuviéramos en la media de Europa (hay países con todavía mucha menos economía negra que esa media) se podrían recaudar unos 35.000.000.000 millones. 

Estar hoy mejor que hace unos años no supone no trabajar mucho más para estar al menos con la media de Europa. ¿O acaso algunos sectores no quieren?

Ser mayor de 55 años es temer por tu empleo ante la crisis


Podríamos hablar de este artículo pero hay decenas de ellos. Es algo tan real que asusta. Tras la Crisis del 2008 y ahora remarcado con esta del 2020 sin haber superado la anterior, tener 55 años o más es un drama personal para el empleo, para mantenerlo en los últimos años de tu carrera laboral, en los más importantes años de cotización para tu jubilación. Pero este drama hay que señalarlo bien. Los que hoy en el 2020 tienen 55 años, tenían 43 cuando empezó la crisis del 2008. Es decir, les hemos destrozado toda su vida laboral.

Las empresas están trabajando muy bien este tipo de reconversión por edadismo. Son trabajadores con menos formación teórica, con más sueldos, con más derechos, y se recambian por jóvenes desempleados más adaptados a todo tipo de cambios, con sueldos y contratos indignos, y con deseos de entrar a trabajar en lo que se les ofrezca. 

Ya no es necesario hacer contratos fijos sino contratos de diseño según profesión y empresa, actividad o ganas de joder. Y en esto entran desde las grandes empresas que saben defenderse a costa de ayudas a las empresas pequeñas que no tienen sindicatos que defiendan a los trabajadores más débiles. Esto es simplemente el empobrecimiento tapado de un país que ni con gobiernos de izquierda sabe defender políticas sociales y laborales de izquierda, escondidos entre lo que se puede hacer y lo que se debe hacer.

Estar superados por los problemas es una de las herramientas que ahora el Sistema sabe utilizar muy bien para defenderse de su hecatombe. Pan para hoy, pero sin duda hambre para nuestros hijos y nietos, como no seamos capaces de revertir esta situación de pobreza lenta pero imparable.

Mi padre era afilador, creo que herramentista lo llamaban


Mi padre era afilador y su especialidad eran las brocas. Aquello me costó entenderlo. Herramentista creo que llamaban aquella labor de mantenimiento de herramientas en un taller grande. Como tenía que servir a todos los compañeros de la empresa se llevaba bien con todos, o con casi todos que seguro que algún toca huevos habría. Y además llevaba la nevera y la venta de las CocaColas y las Fantas en la fábrica que era otra forma de hacer mantenimiento interno. Yo estuve de niño una vez en su puesto de trabajo. Aquello me pareció tremendo, inmenso, negro, gris oscuro a lo sumo, lleno de "cosas" que no comprendía y de personas que se movían sin parar todas disfrazadas de azul.

Yo tendría unos 10 años y debía ser en los primeros años 60 del siglo pasado. No conocía un taller, nunca, y me pareció feo, frío, todo del mismo color, como una película en blanco y negro pero en gris y azul oscuro. Y muy sucio. Aquello no se podía limpiar, era imposible. A lo sumo creo que se barría más para recoger la chatarra que para dejar limpio nada. 

A las pocas semanas de aquella visita quisieron hacer huelga los trabajadores. En aquellos años intentar hacer huelga era algo tremendo. Producía miedo pues siempre terminaban igual. Siempre moría alguien y a veces se decía y otras no. Para evitar las hostias a mansalva no se les ocurrió otra feliz idea que llevar a las mujeres con sus hijos a la fábrica para que la policía no entrada a sacarlos a golpes pero no nos dejaron entrar. En las entradas de las calles habían montado furgones que estaban rodeados de policías a caballo y entonces descubrí que aquellos amigos de los niños en las procesiones se habían convertido en enemigos de mi padre y de mi madre. Nos dimos la vuelta y los hombres dejaron de intentarlo.

Luego supe que la empresa la querían cerrar pues la habían vendido a no sé quien, de muy lejos pero a otros. Y que aquellos se querían llevar el trabajo y dejar aquí a los trabajadores. Y así lo hicieron. Mi padre fue al paro, tuvo que hacer cursos del entonces llamado PPO (Programas de Promoción Obrera) para reciclarse de fontanero, pues si no estudiabas lo que te decían no cobrabas el paro. Lo recuerdo muy jodido, triste, nervioso, cabreado, llamando (no teníamos teléfono, claro) pidiendo ayuda y al final como sucedía en aquellos años encontrando curro en otro taller más pequeño pero por enchufe de unos familiares.

A ciertas edades uno está más invisible. Así que toca mirarse por dentro


A partir de ciertas edades uno duda siempre si escribir o leer, si entregar o recibir, si soñar despierto o dejarse dormir con lo que otros me plantean. A ciertas edades uno ya está desaparecido, fantasma vivo que sabe que ya no es necesario, que no es que sobre, sino que nadie nota que falta. 

Se pierde el tren de la necesidad de los otros, tus espacios anteriores quedan ya ocupados y nadie se acuerda de tus tiempos. 

Tienen que ser tú… quien siga peleando por tenerlos, por creértelos o por creártelos. Son estos tiempos para escribir poco pues se lee menos, y de mirar más ya que cada día está todo más borroso. 

No hay más. Excepto que quieras moverte con menos color o con otros menesteres tremendamente distintos, artificialmente creados para sobrevivir.

¿Es posible vivir 40 años en pareja? No digo fácil, pregunto si es posible


Las relaciones más intimas, las más familiares se van transformando con los años, y quien diga que no es cierto, es que simplemente no lo quiere reconocer o no sabe mirar bien a su alrededor. O no lleva los suficientes años de relación, que también es posible. Los matrimonios, las parejas deben admitir que no es lo mismo el primer año que el número siete, ni este con arreglo al número 20. Incluso hay parejas que durán más de 40 años y admitiendo que ya no son iguales, seguimos juntos la mar de felices. No es la misma felicidad, es diferente. No es la misma relación, es distinta. Pero es posible mantenerla. No se trata ya de follar todos los días, sino de abrazarse y sonreír  de mirarse y saber qué se quiere decir. De apoyarse sin saber quien cuidará a quien cuando toque cuidar.

Es cierto que dependiendo de personas —y en eso cada uno de nosotros somos un mundo— algunas se planteen de duda de que por qué tienen que estar siempre y durante toda su vida con la misma persona. Y es una pregunta cierta, interesante y de complicada respuesta acertada. 

Tal vez lo más lógico sería pensar que efectivamente, estar toda tu vida —que es solo una— relacionándote con una única persona como pareja, es perder muchos matices de esa vida. Pero… ¿quien te garantiza que si cambias vaya a ser mejor y no peor? Volver atrás es muy complicado.

Los riesgos están para aceptarlos, para vivirlos, pero también para sopesarlos, para utilizar contra ellos el sentido común. Pero yo diría algo intermedio. ¿Y si en vez de cambiar de pareja se marcan límites nuevos, distintos, ya que sin duda todos hemos cambiado tras 20 ó 30 años? 

¿No fallan muchas veces las parejas por no saber aceptar las libertades y diferencias de uno con otra, de otra con uno o una? Convivir es compartir, pero también es aceptar, es entender que vivir es complicado y hay que adaptarse a los cambios. Pero estar en compañía es una forma de ganar en salud y en tranquilidad, aunque tenga sus limitaciones temporales.

Precios de los coches Renault, distintos modelos de 1966


Nadie nos acordamos ya de aquellos coches tan utilizados durante muchos años por su dureza. Los Renault 4 eran coches de campo y había varios modelos. Con el cambio de marcha en alto, junto al volante, eran unos coches diferentes. Pero en los mismos años la marca Renault vendía en España más modelos. El Renault Gordini que tenía el sobrenombre del "Coche de las viudas", el elegante Renault 8 y el más señorial Renault 10. ¿Y qué precios tenían cada uno en este anuncio de 1966? Pues aquí los dejamos, para comparar.

Un Papá Noël en 1966, engañando a los niños con promesas complicadas


Nada hay mejor que ver cómo han envejecido (o no) el Papá Noël de toda la vida. Este señor de rojo era del año 1966, hace 54 años que ya prometía a los niños cosas que no podía cumplir y el niño, inocente, le preguntaba sobre qué le iba a prometer para el próximo año. Imaginado en este 2020 y recordando a los Papá Noël que en las navidades antiguas nos prometían maravillosas felicidades, uno siente que la mitad de lo que tenemos no vale para nada. ¿Dónde han quedado los adivinos del año pasado, que ninguno supo decir qué se nos venia encima? ¡¡Huy, lo que he dicho!!

Europa, la vacuna y la Monarquía Militar. Cosas que hay que tener en cuenta


No es bueno para la Europa Unida que nos hayan ganado Reino Unido y Rusia y lo sabemos. No es bueno que hoy Margaret Keenan con 90 años haya ganado en la carrera de quién (en dónde) se pone la primera vacuna, sobre todo porque no parece ser cuestión de días sino de semanas al menos que el resto de Europa nos pongamos las pilas. En cuanto salgamos de la pandemia empezará la carrera para ver qué país es el que mejor posicionado sale de esta batalla. ¿Quién dijo que esto no era una guerra? Lo veremos cuando seamos capaces de salir de ella.

No está el mes para florituras y ya empieza a mosquear el ruido de sables en la España que no sabe bien dónde se encuentra. Ni España ni la Monarquía que no sabe explicar con voz lo que es la Democracia y el papel de los militares en ella. Menos hablar de Cataluña que no correspondía el tono, y más de los militares que piden fusilar, pues no debemos olvidar que esto no es una Monarquía Civil, sino una Monarquía Militar. Y eso es problemático para toda la sociedad.


Mueren unas profesiones pero nacen otras. Tenemos que estar preparados


Constantemente hay profesiones que desaparecen y nuevas profesiones que surgen en un cambio constante al que nos tenemos que acostumbrar. Ha existido siempre. En 1960 las filas que se hacían para comprar petróleo al por menor, leña o carbón, eran en invierno tremendas. Esos servicios ya no existe. En el año 2000  profesiones como fotomecánicos o antes los fotograbados desaparecieron, llenas las empresas de trabajadores de una muy alta cualificación que se quedaron sin poder trabajar en lo que llevaban haciendo casi 100 años.

Ahora, tras la crisis del 2008 primero y la del COVID después, muchos oficios se tambalean, muchas empresas de servicios tendrán que cerrar, pero irán surgiendo nuevas profesiones, nuevos servicios. Y debe ser aquí donde algunos lo verán muy claro antes que los demás y lograrán auparse y crear nuevas innovaciones, servicios, empresas.

Hay que estar constantemente reinventádose, es inevitable. En la medida en que toda la vida es ya muy rápida, está acelerada y los cambios no duran nada, hay que estar muy atentos a los cambios, pillarlos antes que nadie, y seguir preparándose para ver los siguientes e ir dando el cambio sin parar. No hay otra, o lo que es más lógico y válido: O hacemos esto, o no triunfaremos. 

Triunfar no es hacerse millonario sino trabajar duro pero en lo que te gusta y con unos ingresos que puedes controlar tú. Y te advierto que esto no es nada sencillo de lograr.

Es posible que la tecnología nos invada a partir del 2020, y los servicios a las personas, y el ocio nuevo unido a un turismo distinto, es casi seguro que vemos una economía más verde y sostenible, más del Bien Común, junto a una digitalización de todo lo que se pueda digitalizar que es mucho más de lo que a simple vista nos podemos imaginar. 

La formación tendrá que ser constante en los adultos y en eso también existirá un nuevo nicho de trabajo para los adultos buenos profesionales, sin duda hay que seguir vendiendo todo lo que se pueda vender y lo que se necesite, y en vender entra también la nueva publicidad y los estudios de los mercados online. ¿Qué compramos y por qué? 

La Cultura y el Ocio, el Arte tendrá que dar unas vueltas sobre sí mismas para ver hacia qué nuevo camino se adentran. Pero también la atención a niños con diversidad, a ancianos que no deseemos volver a ver en soledad obligada en una gran residencia de muerte, invertir en servicios a las personas será una buena oportunidad de futuro, pero también muchas otras que hoy no somos capaces todavía de intuir.

Los divorcios a partir de los 50, un problema muy serio


Una de las constataciones más simples y a su vez mas ciertas es que vivir en pareja sirve para conllevar mejor los golpes económicos de las personas. Y en estos tiempos de pandemia, de COVID que en 2020 y durante los años posteriores volverá a castigar a las economías familiares mas débiles, vivir en pareja sirve para defenderse mejor.

Lo sé, esta afirmación suena a carca, a ir en contra del divorcio, a ser incluso —si lo miras sin detenerte a seguir leyendo— a machista. ¿Por qué seguimos pensando en algunos espacios ideológicos que el derecho al divorcio es un derecho de las mujeres y no de las personas? 

Ya hace muchos años que los abogados de familia —algunos al menos— advertían de que era mejor para la salud intentar convivir sin ser pareja pero dentro de una misma unidad familiar separada, que acabar divorciados y totalmente separados. Para la salud del cuerpo, de la cabeza y del bolsillo sobre todo.

Formar dos familias tras un divorcio es carísimo, con hijos supone una dura prueba que es muy complicado conllevar si no hay acuerdos lógicos y básicos. Pero una vez que se toma la decisión ya no hay marcha atrás. 

Si eres joven, si formas parte de un divorcio entre gente joven y más si no tienen hijos, la decisión es muy sencilla y no produce problema a nadie en casi ningún caso. Excepto que una de las partes opte por utilizar la defensa dura de la nueva situación, que todo es posible. Cada vez menos pues los abogados y los jueces han cambiado en los últimos tiempos.

Pero a partir de los 50 años las cosas cambian y mucho. Y a partir de los 60 ya ni te cuento. Se multiplican los gastos, se dividen las compañías, se disuelven los apoyos, se pierden compañías y no se recuperan con otras nuevas. El nivel de vida anterior se pierde, para si acaso ganar una libertad que no se sabe usar. Y esto sucede tanto en hombres como en mujeres.

La salud de va rompiendo a mayor velocidad, tanto por la soledad como por esa pregunta dura que todos nos podríamos hacer: ¿De vedad fue una buena decisión?¿Qué podría haber cambiado yo, para haber evitado la ruptura? ¿Era inevitable?

A partir de los 50 años seguimos creyendo que somos capaces de todo, y me da igual sean mujeres u hombres, pero la realidad es que somos lo que los demás ven de nosotros. Y eso es muy complicado de controlar. 

No es que se dividan los recursos de la familia, es que además surgen gastos nuevos, a veces muchos gastos nuevos que se hacen insoportables, y que las peleas crecen según van pasando los meses. 

No es un periodo de paz personal, y con 50 años nos pilla en un momento complicado de nuestras vidas. Sobre todo porque nuestra vida laboral ya va hacia el estancamiento en el mejor de los casos y es muy complicado lograr ascensos, mejoras salariales, nuevos emprendimientos. Sigo insistiendo en que da igual el sexo.

Empezar una nueva vida a partir de los 50 es tremendamente cansadísimo y muy complicado. Se dividen los ingresos, las economías, los hijos y los amigos. ¿Y para qué? 

Un divorcio debería ser para intentar vivir mejor, pero en realidad muy pocos veces se logra. La familia siempre es sinónimo de protección, y si se pierde se deja de tener un pilar fundamental para que todo sea algo más fácil.

SOLUCIONES: Una básica sería que existieran más sistemas de Mediación Familiar con sentido común y nunca con ideología detrás fuera social o religiosa. Y otra muy sencilla es que entendiéramos que entre el matrimonio que folla en pelotas y el divorcio que se odia a matar, tienen que existir caminos intermedios de convivencia entre personas, con respeto, pero como nuevas maneras de entender las familias. 

Los motivos de un divorcio pueden ser múltiples, pero muchos de ellos es posible analizarlos con sentido común, con inteligencia emocional, con perspectiva de futuro, incluso con egoísmo personal no en el corto plazo, sino al menos en el medio plazo. 

¿Cuernos? ¡Y qué…! Pactemos el futuro, hablemos con testigos, seamos adultos. ¿Te aburres? ¿No te sientes realizado/a? ¿Quieres un cambio de vida? Todo se debe hablar, e insisto, no siempre romper es la única solución: se puede repartir el espacio vital, el tiempo, la convivencia, las relaciones, sin que aquello se convierta en una Guerra con Líneas fronterizas.

Y sin NINGUNA DUDA, si hay violencia de cualquier tipo, lo mejor es el divorcio. Venga de quien venga, del tipo que sea, pues en cuanto falta el respeto, falla todo lo demás.


Nos tratan como a niños ante el COVID. ¿Y si los tratáremos a ellos como a niños con poder?

Nos tenemos que olvidar de que los allegados lleguen a casa, pues como nos la cogemos con papel de fumar y desde la política se empeñan en tratarnos como a niños, creen que ante el COVID19 y Navidad somos incapaces de entender qué son allegados y qué son familiares odiosos. El cuñado impertinente sí, pero tu novia no. El novio de tu hija no… pero el hermano que hace años lo miras de reojo… ese sí. ¿Y si nos dejaran a cada uno de nosotros entender a quién debemos sentar en nuestra mesa?

Los allegados no pueden llegar porque como nos tratan como a niños, los Presidentes se cabrean solo por mentarlo y nos advierten de que así no vamos bien. Como si no lo supiéramos. Por muchos motivos no vamos nada bien y nos los callamos, lo que no quiere decir que no los sepamos de antemano. 

Ahora ya se habla de que… igual…, vete a saber…, la vacuna en Aragón empezará en febrero. Cosa que irritará a los europeos de pro y animará a los antieuropeos sobre todo si vemos que el Reino Unido se la empieza a poner en diciembre. Pero nosotros nos callamos y no se nos ocurre tratar a los políticos como a niños. 

Escandalosos jóvenes haciendo cortometraje


Me mandaron ayer un vídeo para observar y opinar; uno de esos ejercicios que a veces no sabes bien cómo cumplir pues no te lo mandan los artistas sino la familia con la mejor intención del mundo mundial, pero en este caso fue sencillo poder opinar. El cortometraje me gustó sobre todo sabiendo que venía de estudiantes a los que ya conocía y con los que había hablado en otros tiempos. 

El vídeo, de unos jóvenes de la ciudad de Murcia que están estudiando Arte en diferentes versiones, se titula MYMOLYPSE que sería lo de menos. Un cortometraje bien realizado, muy bien ambientado, con algunas mejoras que desde mi punto de vista deberían modificar en otros trabajos, y con una factura que indica que dentro del Grupo de Artistas hay madera, ganas de trabajar, cuidado, y buenas ideas y mejor fotografía. Son muy jóvenes, casi escandalosamente jóvenes, pero han iniciado un camino complejo pero bien estructurado pues se han dado dónde se esconde la calidad y dónde los errores.

Eso es lo peor para mi… ¡¡uff!!… ¡¡jóvenes!! Qué envidia. Las posibilidades actuales de "hacer" si se quiere son mucho más altas que en mi época de joven, donde todo era mucho más complejo, si no tenías posibles era imposible, y sobre todo si te salías del camino ya establecido, eras un raro de cojones. 

—¿Arte? Pero eso… ¿eso qué es?, ¿tú crees que se puede vivir de eso?— te decían mientras se ponían de lado para demostrarte que no tenías ni puta idea. El Arte era… "eso".

También es cierto que si bien en estos tiempos hay más facilidades, hay más competencia y hay que demostrar que eres bueno y además que quieres trabajar mucho y duro. No hay ahora tiempo para el descanso, para la duda que dure más de un día, para tener reparos o miedos, para no estar seguro de que lo emprendido tiene que ser lo que te gusta y además no desviarte para nada.

Los consejos no sirven de nada, son opiniones propias del pasado que tenemos guardadas por si nos las piden. Se pueden escuchar, bueno, es posible que sí, pero poco más. Las decisiones nunca deben ser por los consejos, si acaso yo diría que se pueden guardar en un cajón negro y oscuro, y leerlo a los meses, cuando ya no se refieren al momento. Los consejos son como esos relatos raros que no sabes si tararlos o romperlos, y que al final los dejas en el cajón del congelador de las ideas. Igual con las semanas encima somos capaces de verlo todo de otra forma. Y entonces sí, tirarlos o sonreír.

España tiene Presupuestos, pero me da a mi que media España sigue histérica


Desde el año 2028 hasta este 2021 hemos estado con los Presupuestos Generales del Estado de un ministro llamado Montoro del que ya casi nadie se acuerda. Unos Presupuestos con los que funciona cualquier país y en este caso hechos para unos tiempos y para unos gobiernos totalmente distintos a los que se necesitan y existen en este 2021 que va a entrar en menos de un mes. 

Y lo curioso es que a media España les ha jodido que se aprobaran por fin, que se entrara en una normalidad normalita. Es la constatación clara de que en realidad nos importa España de una forma muy distinta a lo que contamos con la boca pequeña, que es la única que utilizamos para expresarnos.

Podríamos decir que no nos gustan, que son mejorables, que no son "los míos", pero nunca expresar odio hacia lo que simplemente es lógica política y necesidad para que España esté un poco mejor. Si en Europa se han alegrado de esta aprobación y en la mitad de España dicen que es el caos y la debacle, alguno no se entera, o Europa o esa media España del odio.

Nota.: La viñeta es de Postigo en El Periódico de Aragón


Amnistía Internacional avisa del trato a las Personas Mayores en España. ¡¡Jodo!!

En un informe publicado el 3 de diciembre de 2020, Amnistía Internacional advierte que se vulneraron en parte de España cinco derechos humanos hacia las Personas Mayores que vivían internos en Residencias de Personas Mayores durante los primeros meses de la pandemia del COVID19, marzo y abril de 2020, y que se deben tomar medidas urgentes para evitar que esto se pueda repetir. Estos cinco derechos básico son: 

El derecho a la salud
El derecho a la vida 
El derecho a la no discriminación de las personas mayores
El derecho a la vida privada y familiar
El derecho a tener una muerte digna 

Es un diagnóstico del desastre que observamos sin saber reaccionar en aquella Primera Ola de marzo y abril de 2020, un análisis del horror vivido en muchas residencias de mayores durante la primera ola de la pandemia sobre todo en Cataluña y en Madrid, y que parece ser que aunque con matizaciones se está produciendo en algunos espacios durante la Segunda Ola del otoño de 2020.

¿No vamos a ser capaces de aprender a poner una dignidad básica a la hora de tratar a las Personas Mayores?

¿Acaso los que gestionan esperan morirse antes de ser Personas Mayores y por eso no quieren entender qué se debe hacer?

¿Por cierto?… ¿dónde aprendieron a resolver los problemas fusilando?

La viñeta es de El Jueves, pero debería ser de todos nosotros, incluidos los que están cabreados con los momentos actuales. Ya vale, ¡¡puñetas!! con tener que aguantar a un puñado de militares que decidieron entrar en la Academia en el año 1964, y diciéndonos ahora qué debemos hacer y pensar. Son casi de mi edad, ellos no llegarían a los 20 cuando yo tenía 8, así que sabemos algo de lo que hablamos sobre aquellos años en los que decidieron hacerse militares desde una Dictadura. 

Hay que callarse de armar violencias por lógica de Paz, hay que entender que España ya no es la de 1964, ni Europa tampoco, que no necesitamos Salvadores de Patrias, cuando lo que se necesita es trabajadores de la Paz y la Concordia, del Respeto y la Paz. Es muy sencillo escribir que se deben fusilar a más de la mitad de los españoles cuando  la boca está llena de buenas jubilaciones carcas y enfermas, pero hay muchos españoles que no tienen esa misma suerte. 

¿Por cierto?… ¿dónde aprendieron a resolver los problemas fusilando? 

Igual no lo saben, pero los primeros cabreados con estas declaraciones "privadas pero en un espacio público" como son las Redes Sociales, son los propios militares en activo.

Los Hospitales Modernos todavía no son Soylent Green


Cuando todos nosotros pensábamos que la modernidad estaba superada y que ahora se trataba del cuidado y mimo personal, de la calidad de servicios, de avanzar en el trato humano, nos damos cuenta de que no, que era todo un espejismo. Nos moriremos en una Residencias de Ancianos abandonos a nuestra suerte, solos y a oscuras, y si antes hemos sido ingresados en un hospital de esos "modernos" nos verán vomitar y cagar los de "al lado", pues los nuevos hospitales los creamos como si fueran naves del siglo XIX.

La altura de techos es maravillosamente indicio de que el frío es lo de menos pues nos vamos a morir en cuatro telediarios. Y que nos vean toser da igual pues ingresados a mogollón, todos nos pedemos al unísono. He escuchado incluso a los dirigentes político que crean estos hospitales modernos en España que así es mejor, pues que los médicos tuvieran que estar abriendo puertas para entrar en las habitaciones era una pesadez. Y es verdad.

Si nos tenemos que morir de forma moderna lo mejor es hacerlo en un almacén, con poco gasto, sin ruido y sin molestar mucho. 

No se han dado cuenta que esos mismos médicos que no quieren abrir muchas puertas… también serán ingresados en uno de estos hospitales modernos donde meas delante de todos. Incluso la gestora política que osa decir esas tonterías de las puertas… también se hará vieja. 

Con los pijamas abiertos por detrás y estos almacenes de enfermos para morir, me acuerdo de una película muy viejuna. 

En Soylent Green (película del año 1973, pero basada en un libro de 1966) las personas del año 2022 que deseaban morir libremente eran llevadas a un hospital muy hermoso y también moderno, donde durante media hora les ponían películas en las paredes con paisajes maravillosos para así poder morir en paz. Pero aquellos hospitales no eran gratis, aunque no se pagaban con dinero. En aquellos hospitales y en la trastienda, trituraban a las personas muertas para fabricar el Soylent Green con el que alimentar a los vivos.

Se habla de fusilar a 26 millones de españoles. Y no pasa nada


"No queda más remedio que empezar a fusilar a 26 millones de hijos de puta"

"Pero Curro para que mueran hay que fusilarlos y hacen falta 26 millones de balas!!!!!!!!!!"

"Qué pena no estar en activo para desviar un vuelo caliente de las Bárdenas a la casa sede de estos hijos de puta"

“Algún día… alguien tendrá que empezar a hacer algo (legal o ilegal) contra estos hijos de puta”

"El nivel de doma que han conseguido con los españoles es insuperable. Como los monos del tríptico, ni vemos ni oímos ni hablamos”

--------------

Tranquilos, no pasa nada, esto lo dicen en un Chat privado algunos altos mandos militares del Ejército del Aire de España, pero es en el 2020, hace cuatro días, es decir, cuando nuestra Democracia está más segura que nunca. ¿No?… ¿estamos de acuerdo en que estos militares donde hay generales son unos incapaces?

Lo curioso es que se habla de fusilar a 26 millones de españoles, más de la mitad, y constatamos que de momento la Fiscalía no se pone a investigar como hace cuando… cuando hace otras veces. Estos aburridos generales de más de 70 años han mandado además una carta el Rey de ahora, explicando su postura que coincide casi en su totalidad con la de un partido político actual, con Diputados en Cortes. Nada, es una tontaría.

Fijaros si es tontería que ni el propio Rey ha salido a decirles cuatro cosas, a ponerlos a caldo, a decirles que así no, puñeteros.

Todos estos bandarras se metieron en el Ejército en el año 1964, es decir, decidieron ser militares más de una década antes de que se nos muriera en la cama el dictador Franco. Y hoy son militares en la Reserva, aunque algunos digan que son exmilitares, pues los militares nunca dejen de ser militares. 

Son 73 altos cargos del ejército de España jugando a ser jóvenes y vivir en una Dictadura en el año 2020, añorando a Franco. Pero lo malo son los que siendo jóvenes de edad, están seguros de que se vive mejor en una Dictadura.

En Democracia los engaños son mas sofisticados. Vamos camino de eso


Si llamamos democracia a simplemente poder ir a votar cuando nos digan los que gestionan la Comunidad de Vecinos nos estamos equivocando. En la Dictadura de Franco también se iba a votar y aquello era una mierda violenta de Sistema. La democracia es participar, es respeto y justicia, es igualdad de posibilidades para ser libre y respetuoso, es luchar por la pobreza y es elegir sin trampas conocidas o desconocidas a los mejores.

Si no se cumplen todas las normas básicas de una democracia, no es una democracia. 

Ahora ya hemos aprendido todos a mentir diciendo verdades, a decir verdades mentirosas, a disimular con sonrisas cínicas, a cambiar de punto de vista sin perder la compostura, a controlar los mecanismos de participación para que no se cuelen "libres sin causa amiga" y jodan el invento.

Como se decía ayer: hay muchas democracias, y la capacidad de joderlas son muchas más, sin que se puede decir que ya no son democracias. Cuidado con las formas de engañar.

Ni el hospital tiene médicos ni las luces de Vigo sirven para ser vistas


La incapacidad de muchos es un desvivir, es la constatación clara de que nos acabamos, de que ya nos queda menos para irnos al carajo. Ahora en Vigo, tras gastarse un millón de euros en luces Led para animar al consumo en Navidad se advierte a sus vecinos por parte del Alcalde alegre, que no vayan a ver las luces, que se contagian y eso está feo. ¡¡No me jodas!!

En 24 horas hemos abierto un hospital en Madrid sin quirófanos, médicos ni paredes, y en Vigo se prohibe ir a ver las luces del millón — "¡Nuestras luces son las mejores del mundo!"— y si acaso observarlas por fotos o en internet. Me estoy ahogando de la tontería y las ganas de reírme que me han entrado. Un millón de bombillas para nada, un hospital sin enfermos ni médicos, una capacidad de aprender a reírnos que preocupa.

Entre chinos, bichos y murciélagos, llevo un lío…


Hoy me entero que el puto bicho entra por la nariz hasta el cerebro y nos pone tontos, como si eso no lo supiéramos de antemano. No nos pone tontos, se aloja en donde ya estamos tontos. Que me digo yo… ¿Para qué coño quiere el virus entrar e intentar ponernos tontos si ya lo estamos? Para mí que este bicho también es tonto. Sobre todo si lo hemos creado nosotros para jodernos un poco más.

Ahora también los chinos — con ganicas de joder o de enredar al menos— dicen que ellos no han sido, que no salió de Wuhan el bicho, sino que ya circulaba —como todos decimos y sabemos— mucho antes de la fecha que se dijo, y que vete a saber tú desde donde salió. Lo cual es importante saber.

No es que alguien se comiera un murciélago a la plancha, sino vete a saber. Igual son las cebolletas, la carne de pavo o el surimi. Que nunca se sabe. De momento en Navidad todos quietos, no vayamos a comernos el turrón con bicho. Jodo. Estamos heridos pero no sabemos de dónde ha venido la flecha.