31.1.13

El Bulcador que vuelca coches, pero solo en grafitis


El Bulcador se ha hecho famoso en mi ciudad —no lo conozco en otras— en su pelea contra los coches, pero siempre con pintadas y grafitis en calles más o menos visitadas. Esta es de 2013 y en la actualidad (2019) ya no se ven tantas con esta firma. ¿Se habrá hecho mayor?

Siempre contra el coche, firmando sus dibujos o sus frases, a veces sus malas firmas en monumentos importantes, pero a veces dejando trabajos algo más completos en lugares donde no molesta.
No vuelca (o bulca) coches, pero los pinta para demostrar qué haría si le dejaran. Os dejo una imagen propia de sus grafitis.

El bueno de Pio ha picado y ha piado en el PPgate. Un lío político y popular

En España va a costar desenredar los nudos de una corrupción que, por no ser esporádica, estará bien protegida. Sin embargo, poco a poco se van aflojando las cuerdas y es solo cuestión de tiempo hasta que todo caiga por su propio pie.

Un simple servidor no puede aseverar la veracidad de la información que ya empezaba a destapar El Mundo y que ha seguido desenredado El País. Pero sí que hay cosas de las que uno puede y debe darse cuenta que indican los olores que no pintan nada bien.

La gracia, ha venido por parte de Pio García Escudero. Sin su declaración quizás hubiera costado más dar una credibilidad tan alta a la información, aunque la veracidad de lo que sea que venga después no dudo de que llegará (otra cosa es que haya consecuencias). El bueno de Pio reconocía la veracidad de un asiento contable de estos papeles de Bárcenas.

El bueno de Pio ha picado y ha piado.

Cospedal ha empezado un discurso de negación total. No. No a ultranza. No a todo. Pero ante la noticia de que García Escudero había tirado el escudo que presenta la negación absoluta, las declaraciones de Cospedal se tambalean. “Lo de García Escudero, será cierto, pero no valida completamente el resto”

Se me antoja difícil creer que exista una contabilidad sobre pagos que no se reconocen y que incluya en sus tripas pagos reconocidos. Tan difícil como que el propio Bárcenas niegue que sean suyos mientras una grafóloga compara la letra con una de sus cartas y se vea claramente como todo va concordando y coinciden las T, las A, la V, cachisla.

Supongamos que no hay contabilidad en B. ¿Qué es entonces lo que ha publicado El País? ¿Una invención del periódico? ¿Entonces por qué concuerda con un dato real? ¿Casualidad?

En segundo orden, sería poco lógico que fuera una invención, por la propia aparición del nombre de Rajoy. Solo su aparición hace que el caso transcienda a unos niveles mucho mayores. Si hubieran sido inventados a día de hoy, Rajoy no aparecería. Nadie se va a atrever a poner el nombre de su Presidente del Gobierno para manchar una imagen política que necesita mucho menospara hacer temblar si todo fura mentira. El que esté su nombre me da mucha más credibilidad a estos papeles. Puedo estar equivocado, por supuesto. Veremos como sigue desenredándose  el "Marianico-gate".

30.1.13

El 89% cree que hay que imputar a la Infanta Cristina

El asunto del Instituto Nóos huele a mal, es como una basura que no se recoge y está llena de gusanos tapados entre las bolsas. Está siendo duro para la Monarquía y de momento exquisitamente aprovechado por los republicanos de este santo país. Nadie podrá decir nunca que los republicanos españoles están haciendo algo por el descrédito de la monarquía Juancarlista tras los graves errores de todos los que montan este juego de equivocaciones. 

El diario El Mundo, que es de los que atizan con datos nuevos, publica hoy una encuesta entre sus lectores digitales. Tras 21.000 votos, podemos decir que ya es suficiente para sacar conclusiones de lo que se opina por estos lares y momentos. El 89% cree que se debe imputar también a la Infanta Cristina. La basura se acerca al Rey, poco a poco, por errores absurdos de bobos jetas y señores de traje con cara de pavos.
Iñaki Urdangarin es una piedra muy gorda en el zapato de la estabilidad del sistema español de Estado. El futuro nos dirá cual es el camino.

La paloma negra que veía todo desde arriba, sonriendo

Mirar desde arriba es ver más, es observar sin ser visto, es mirar y reírse de todos, es también soñar con que no se está allí, sino simplemente observando desde fuera.

La paloma negra miraba sin moverse, sabedora de que desde aquella altura nadie la molestaría. Y se jactaba de conocer bien a los paseantes y a los fijos de calle y parque. Nunca supo de qué iba el monumento sobre el que se posaba ni le importaba nada. Su monumento eran las personas que circulaban a sus pies. Imagen de Julio Puente

Los tecnócratas no son personas sin ideología. No es posible

Es habitual escuchar el argumento de que los gestores tecnócratas serian mejores gestores que los políticos. Se parte de dos argumentos, dos hipótesis iniciales, que a menudo son aceptadas por una gran parte de la población: (1) Toda ideología es mala. (2) Los tecnócratas no tienen ideología.

Pero como todos entendemos de antemano al generalizar, ambas afirmaciones son falsas. Desdeñar de la ideología, no como forma parcial de ver una realidad objetivamente perceptible, sino como forma subjetiva de entender un problema complejo que implique un trade-off en la aplicación de soluciones no óptimas, es un disparate.

Si partimos de que la filosofía es el arte de hacer preguntas, y entendemos que muchas problemáticas del contexto social pasan por el entendimiento a través de una base filosófica (diferenciada) previa, entenderemos como son las preferencias las que determinan esta forma subjetiva de entender el mundo.
La ideología permite confrontar ideas diferenciadas horizontalmente, no verticalmente, pues si no (en el caso de que defiendas una idea no óptima), o es interés (defender algo generalmente perjudicial porque te beneficia particularmente, o quizás podríamos pensar en una ideología derivada del solipismo), o ignorancia (si simplemente no entiendes el perjuicio).


 Desdeñar de la ideología es pensar que todos los problemas tienen una única solución óptima de Pareto (un win-win), lo cual es, en un contexto de preferencias diferenciadas, algo iluso y equivocado. (Eso no quiere decir que no existan problemas particulares donde sí exista una solución aceptada por todos).
La segunda es pensar que los tecnócratas no tienen ideología.

Eso es eminentemente falso desde que partimos de que todo el mundo tiene preferencias y, por tanto, una forma subjetiva de ver el mundo, es decir, una ideología. El problema no viene la diferenciación horizontal (en donde todo el mundo tiene su espectro ideológico), sino en la vertical.

Ante un problema con una solución generalmente óptima, como hemos visto, hay dos razones que pueden hacer que no se realice. (1) Que el que la aplique sea un ignorante. (2) Que el que la aplique tengo un cierto interés particular.

Es cierto que un tecnócrata puede tener una mayor aptitud para hacer que el primer problema no se de tanto. Es difícil que un tecnócrata peque de ignorante si, por su categoría profesional, tiene experiencia con el tema. Más discutible es el caso del segundo problema. ¿Acaso un tecnócrata no puede tener intereses?

De hecho, es posible que tenga más lazos con algún sector económico en particular que con el pueblo (sociedad) en general, haciendo más factible que sean los intereses los que primen sobre sus decisiones.

Por tanto, un tecnócrata, en cuestiones o problemas de solución no óptima (para una sociedad diferenciada), tendrá una ideología, como la de todos. Y en problemas de solución óptima (para la sociedad, separándola del tecnócrata) puede que tenga intereses propios, aunque es más factible que no sea un ignorante (O un estúpido, como diría Cipolla).

Lo mismo vale para organismos institucionales internacionales, véase BCE, FMI, y todas las siglas que te apetezca poner.

Aparece en CincoDias una tablita con las previsiones que se hacía para 2012 la Comisión Europea. Podemos ver un crecimiento del 1,5%, una caída del déficit de un 1%, tras lo que llegaríamos a un 5,3% (llegaremos al 7,3%, se estima, sin contar las ayudas a la banca, que pueden ser otros dos puntos más).
¿Qué hacemos? ¿Nos reímos o lloramos?

Porque tener instituciones que hagan unas previsiones tan clarísimamente erróneas (en su momento, mirar hacia el pasado es tan fácil como girar la cabeza hacia atrás) es claramente un problema. Sobre todo si ponemos las políticas más de acuerdo con unos datos y cifras de un futuro que, por naturaleza, es incierto, que con los problemas reales de la economía.

Y luego nos encontramos lo que nos encontramos. Una caída del 1,37% del PIB en 2012, con una caída que se ha ido agravando trimestre a trimestre, llegando a un -1,8% interanual en el 4º de 2012.

Y es que se han juntado el hambre con las ganas de comer. Una ideología mal explicada de un partido político que nada entre dos aguas (la de los liberales y la de los interesados y corruptos), revestida de objetivismo barato: “no se puede gastar más de lo que se ingresa, sabe usted” que hace que el señor Montoro tan pronto crea en una teoría como en otra. “Lo mismo da”, debe pensar. “Esto de las teorías es para los teóricos”.

Mientras Europa solo espera sentada y rezando porque no la caguemos más y diciendo que todo lo que hacemos está bien (para no levantar ampollas, ¿recordáis cuando Merkel decía que Zapatero lo estaba haciendo bien?…).

Como todo problema recursivo, debemos volver al principio. A estimar una solución que se antoja, también, subjetiva, por los trade-off que presenta.

¿Qué es mejor? ¿Un tecnócrata que esconda de ideología su interés o un político ignorante?
Esto es como que te pregunten qué es peor ¿Un político mentiroso o un político ignorante?

PD: Que conste que no tengo nada en contra de los tecnócratas como técnicos, especialistas en una materia (sería una estupidez por mi parte). Sino al hecho de revestir las posturas que son claramente ideológicas de una “neutralidad” técnica inexistente.

29.1.13

Comercio al por menor en España hasta finales del año 2012

Se va acabando el mes de enero de 2013 y ya se van haciendo anuncios de cómo acabará el déficit público. Entre ello, el alza en la recaudación del IRPF del 1,2% y del IVA del 2,4% (recordemos que los dos fueron tributos que sufrieron reformas al alza en 2012), puede hacer que por la parte de los ingresos vayamos más desahogados. 

Pero hasta mediados o finales de febrero de 2013 no podremos saber mucho más.
 
Lo que si que tenemos es el dato del comercio al por menor. En diciembre 2012, la caída fue del 10,7%, que sigue en la tendencia decreciente que comenzó ya en el año 2010.

ICM DEC 12
Poco más que decir, los datos hablan por si solos y los dejo reflejados en el gráfico. Hay ue esperar con optimismo, para no estar siempre llorando que sirve para muy poco.
Miguel Puente Ajovín - Caótica Economía

Nada es peor que acostumbranos a la pobreza social

He pasado unos días en Madrid y la imagen recibida es muy triste al ver como ha crecido el número de personas abandonadas, desechadas por las aceras del centro de la ciudad, en comparación con las que había unos meses, y mucho más con años atrás. 

Digo tiradas, cuando podría añadir también el número creciente de personas que viven de la calle, pero al menos estas se mantienen en pie pidiendo o intentando vender alguna prenda o servicio. La situación es grave, no hay duda, pero a su vez nos estamos acostumbrando a su visión. 

Es normal ver pequeñas habitaciones de cartón o incluso grandes maletas de transporte en donde viven personas que incluso decoran en su exterior, en medio de las aceras de Madrid.
Da la sensación de que forman parte del paisaje, de las calles. El mismo domingo, tras caer unas gotas, batallones de ciudadanos de India o Pakistán salieron a vender paraguas como si de una situación nueva se tratara. Los trabajos casi esclavos están repartidos por nacionalidades y cada grupo étnico se dedica a una labor, en una España que hemos convertido en muy complicada.
Creo con tristeza que la deuda, el déficit, las primas de riesgo o esas zarandajas de noticias, no son el grave problema en España. Lo malo es que nos estamos acostumbrando a sufrir, a mirar sin ver, a entender los dramas como forma de naturalidad. Ya estamos asumiendo que somos más pobres que otros son todavía más pobres que nosotros y eso nos da fuerza para continuar sin quejarnos.
No, no sé cual es la solución. Yo no tengo que buscar soluciones, a lo sumo tengo que quejarme. Pero entre todos no dedicamos el tiempo suficiente para intentar encontrarla. Alguien con mando en plaza está muy equivocado y es su responsabilidad.

25.1.13

Un patio árabe encerrado, con sus sueños incluidos

Es España. Un patio árabe en Málaga, un oasis en plena ciudad para soñar con los siglos. La luz inunda las paredes blancas, que contagian su brillo a los pequeños naranjos. Es un patio de recogimiento, de salir para hablar, de ver el cielo y volar. Es el interior de una casa árabe, encerrada para que nada se pueda ver desde fuera. Todo lo tienen dentro, incluidos los sueños.

24.1.13

El número de trabajadores sigue cayendo con fuerza

Los datos del desempleo en España, cual fantasma del presente que nos amenaza hasta nadie sabe donde, nos presentan un panorama desolador del que parece difícil ver algo verde sobre lo que intentar enseñar datos positivos sobre el momento.

El trisite dato son los 5.965.400 parados que hemos alcanzado a finales de 2012. Recordad que el número difiere del provisto por el ministerio de empleo ya que la EPA es una encuesta y toma como personas paradas aquellas que buscan empleo, aunque no estén inscritos de forma oficial.


La tasa de paro es del 26,02% en el cuarto trimestre de 2012.

El primer problema lo vemos con la población activa, es decir, la suma de gente que está trabajando o busca empleo. En solo un trimestre, ha caído en 176.100 personas que sumados a los 187.200 nuevos desempleados nos da el total (muy grave) de las personas que han perdido un empleo (363.300 personas) y/o han dejado de buscarlo. Aunque hemos aumentado en 187.200 nuevos desempleados, en realidad hemos perdido 363.300 trabajadores.

EPA IV 2012
Observar directamente el paro es, por tanto, no muy efectivo, porque está hablando de dos elementos diferenciados: La perdida de empleo, y la caída en población activa.

Esta caída es mayor de lo que en principio se pueda pensar. La población activa de entre 16 a 19 años ha caído en un 46% desde 2008. La caída es del 23% en la población activa de 20 a 24 años.

La población más jóvenes, que sale del país o comienza a formarse, deja con más asiduidad las listas del paro. Otro problema es la población de una edad superior a los 50 años, que tienen mucho más difícil poder salir del país (que aun siendo una cosa negativa a nivel macro, puede ser la única salida para estas personas), así como encontrar empleo.

Cada segmento de la población tiene unas características diferentes, y probablemente necesiten un trato y unas políticas diferentes. Aunque hoy por hoy se trata a todos iguales, de ninguna manera.

La caída en los ocupados se intensifica (ya cae a un 4,77% de forma interanual), y la salida de población activa también (cae un 0,69%).

Como siempre, la evolución entre las CCAA no es para nada homogénea. Algunas, Como Castilla y Leon, ven bajar su población activa en un 2,25%, Madrid un 1%, Murcia otro 2% o La Rioja un 1,7%.

La caída en la ocupación se ceba en las islas Baleares (retroceso de un tercer trimestre que le había ido muy bien), cayendo un 11,5%.
Captura de pantalla 2013-01-24 a las 10.34.33
En definitiva, el número de trabajadores sigue cayendo con fuerza (incluso aumenta el ritmo) y aquí nadie hace nada. ¿Es posible hacer algo disitnto?, creemo que sí. QUE SÍ.

Seis millones de españoles insisten en decir que el problema es el desempleo

Tras la reforma laboral del PP, tras más de un año intentando gobernar, ya tenemos los 6 millones de desempleados que nos parecían imposibles de alcanzar. 

Y lo dramático es que las perspectivas son a un aumentos en estos próximos meses, con 40.000 despidos en bancos y unos 240.000 despidos en empleo público. 

Nadie sabe como resolver el drama social, nadie sabe como arreglar el problema principal de España. Ni déficit, ni deudas, ni primas de riesgo, ni Cataluña, ni crisis. Lo grave es tener a 6 millones de personas desempleadas, cuando al empezar la crisis no llegaban a los 2 millones de desempleados. Grave error no resolver como sea, este drama para España.

23.1.13

Ideas para ahorrar mucho en la sanidad pública de España

El secretario nacional de Sanidad y Asuntos Sociales del PP, José Ignacio Echániz, asegura que la gestión privada de la sanidad pública permite ahorrar entre un 15% y un 20% del gasto público. Y tiene razón el buen hombre. Incluso diría yo más. Si copiáramos el sistema de sanidad pública del Congo belga ahorraríamos un 87%, y si copiáramos el sistema de Birmania todavía podríamos ahorrar algo más. Es urgente, hay que analizar el sistema birmano, por fa.

Ojo, que España tiene el séptimo puesto en calidad de Sanidad, el séptimo puesto de una tabla en donde Francia es el primero, Alemania el 25 y China el 144. ¿A cual queremos acercarnos según el PP? ¿a Italia que es el segundo o a EEUU que es el 37? Estos datos, esta tabla es del OMS, una pandilla de rojos de la Organización Mundial de la Salud. No hay que fiarse, que vete a saber a quien votan.

22.1.13

A quien engañan (o desearían engañar) con el déficit?

Yo no sé qué es, pero se nos va el pensamiento hacia la otra orilla soñando con el déficit. Bueno, sí sé que nos sucede a todos. Es lo que pasa cuando mezclas ideología y normativa económica. Es lo que pasa cuando intentas manipular a la gente con variables sin explicar muy bien cómo funcionan las cosas, que al final te lías tu mismo y te enredas en problemas de difícil solución.

Resulta que ahora Europa está pensando que parte de la inversión pública no compute en los criterios de ajuste del déficit en un plan que, parece ser, no incluiría a España (no vaya a ser que nos de por crecer…, cuidado con que algunos países periféricos sean capaces de resolver ellos solos sus crisis).

Es decir, que primero imponemos un objetivo ficticio del 3% sobre un déficit público. Cifra que representa la estupidez humana en terreno institucional, pues ni se basa en criterios económicos ni matemáticos. Es un 3% como podría haber sido un 2% o un 4% o un 3,1416% (que ya puestos quedaría mejor). ¿Para que se impone? Pues para obligar a los países a tener severos ajustes.

Fíjense bien que el objetivo: lo que ellos dicen que es lo ideal, es un déficit del 3%. ¿Qué narices? ¿Por qué no superávit? Lo importante no es la cifra, lo importante es que esté por debajo del déficit que se va a obtener, de forma que siempre sean necesarios más ajustes. Es la zanahoria que tira del carro, da igual a qué distancia esté del burro mientras sea inalcanzable.

El caso es que una vez que se estudió empíricamente y racionalmente que el que baje la inversión pública, el consumo público y las prestaciones públicas no hacen sino fastidiar aun más la economía… ¿aumentan el objetivo de déficit? No. ¿Para qué? Mucho mejor. Que no compute.

Pero vamos a ver, alma de cántaro, benditos míos. Europa, qué es ¿que estás tonta? El déficit es el déficit. El déficit es la diferencia entre ingresos y gastos. El déficit no es lo que tú quieras considerar. ¿Por qué no, en vez de imponer una cifra matemática, y ajustar la consideración del déficit en base a esta, creando un déficit ficticio que no dice nada, atendemos al déficit real, y modificamos el objetivo? ¿Qué pasa? ¿que esa inversión pública no se tiene que financiar? ¿Qué es especial?

Si consideran, como yo hago, que la inversión pública puede hacer mucho por la economía, pues que la incentiven desde Europa. Que dejen de imponer un X% de déficit pero sin considerar Y o Z o Q.

En 2012 ya hicieron lo mismo con las transferencias de capital a los bancos. No contarán, pero el reflejo en la economía sí lo hacen. ¿Y por qué demonios ayudar a los bancos no debe contar para el ajuste del sector público y ayudar a las familias sí? ¿No son ambas políticas necesarias? ¿O es que simplemente el objetivo es bajar el peso del sector público sin que esto interfiera en el propio sistema financiero?

Tonterías. Ficción tras ficción para envolver a la economía real en un halo de discurso político vacuo y datos manipulados. También en asuntos complicados siguen queriendo manipular y engañar. ¿Pero a quien?, los que no los entienden de economía no se engañan pues no lo comprenden. Y los que lo comprenden ya se dan cuenta que les están engañando.

También las barcas se puede enamorar si se rozan

También los objetos inanimados se pueden enamorar, de hecho se miran y se quedan sujetos a una cercanía que se mantiene en el tiempo. Si el roce hace el cariño, unas barcas que se rozan terminan por enamorarse, por complementar el agua sobre la que se depositan sus tripas. 

Siempre las barcas que permanecen unidas, cercanas, miran hacia el mismo horizontes, se orientan en la misma dirección. Y esto no puede ser casualidad. En aquel Bilbao industrial también había pequeñas barcas enamoradas que sorteaban las aguas planas mirando hacia la orilla.

Imagen de Julio Puente

Cambios para evitar la corrupción política en España

La financiación de los partidos políticos está en la clave del actual problema de corrupción política. Si luego algunas persona han optado por jugar a robar o a enriquecerse o a dar sobres de color malva, sería el siguiente paso de una escalera que sube y sube. 

Se dice que las empresas pueden (y dan) donaciones anónimas a los partidos políticos, y que este sistema es el que ha permitido financiarse los partidos políticos. Es mentira aunque suene bien como excusa.
Nadie, ninguna empresa, da dinero de forma anónima para ayudar a un partido político. Entregan dinero de forma anónima por que así deben hacerlo, de forma acordada o no, pero de manera que todos conocen y respetan. Lo han dicho muchas personas, lo han publicados muchos medios de comunicación y es el gran lastre que mueve la política y crea un bipartidismo asimétrico, e donde quien gobierna sabe que puede cobrar. Es un impuesto más, aceptado por quien paga y por quien cobra, ilegal, amoral y que hay que suprimir con urgencia, aunque no conste en ningún lugar.
Luego están las migajas de los trocitos de sueldo de sus políticos, que ayudan a los pequeños partidos y complementan para café los de los grandes partidos.
Y también están los dineros que se reciben por votos, pero que ya están gastados antes de recibirlos, pues toda campaña electoral es muy cara.
No es lo mismo que empresas y de forma anónima —pues así lo permite (exige) la ley—, ayuden a los partidos, a que estos sepan que pueden cobrar partidas presupuestarias casi fijas según los trabajos realizados. La corrupción está asegurada. El poder de quien controla la contabilidad dentro de los partidos, puede ser inmenso.
Pero dentro de estas disfunciones que hay que suprimir, también se podría haber hecho mucho mejor. Por ejemplo que la contabilidad política la llevara un responsable financiero diferente cada cuatro años, que debería ser máximo por ley.
Que se lograra crecer mucho en el número de afiliados a los partidos políticos con discriminaciones positivas hacia los ciudadanos que decidieran aportar su tiempo y su dinero a los partidos. No tienen que ser las empresas sino las personas las que apoyen a los partidos políticos, a los que sobrevivan a los cambios.
Que se acabe con las disfunciones legales que suponen las Fundaciones, Asociaciones, etc. para que se separe el polvo de la paja. Los tentáculos deben ser lo más sencillos posibles.
Información, información, información. Mucha información interna con comisiones propias que analicen, fiscalicen y auditen las contabilidades por obligación legal cada año. Cuantas más personas saben, menos posibilidades hay de crear trampas.
Y algo que me parece básico. Tasar en un máximo de 8 años los que una persona puede tener responsabilidades orgánicas dentro de los partidos políticos (excepto Tesorero que serían cuatro). A los 8 años como máximo, todos los cargos intentos de todos los partidos políticos tienen que ser recambiados, elegidos por los propios partidos políticos, para que nadie se enquiste en los cargos de representación y gestión. Y nadie podría cambiarse hacia cargos de similar representatividad política interna.

21.1.13

Desearía ser como Diógenes de Sinope, pero me exijo mucho

Vamos creciendo según vivimos, vamos recogiendo trozos de vida y las vamos sumando a nuestro entender, dentro de nuestro yo casi vacío, programándonos poco a poco hasta completar nuestra vida de trozos que recogemos por los caminos. 

Si quisiéramos imitar la vida, seríamos unos Diógenes de Sinope que aprenderíamos a vivir con lo puesto sin desear lo que se nos acerca, simplemente para no poseer teniendo muy poco y sin matizar ni separar. Todo suma y como pesa lo que suma, cuento menos es mejor.
Pero no queremos imitar a la vida. Queremos simplemente vivirla y disfrutar de ella. Por eso seleccionamos, vamos creciendo poco a poco y por trozos según nos apetece recoger circunstancias y sumarlas a las poseídas.

La teoría (real) de las sillas o como saber hacer trampas

Cualquier enfermedad necesita —antes de ser tratada— un diagnóstico certero. No hay que justificarse, no debemos callarnos todos, no hay que disimular; la corrupción está en nuestros genes, la hemos hecho todos en la medida de lo posible.
Bueno, yo no.
Bueno, y tú que eres mi lector tampoco.
Pero todos los demás sí.
Empiezan con el posit de la oficina. Luego los guantes si trabajas de enfermera o un puñadito de cables si eres electricista. No pides factura, aceptas que las horas extra te las paguen en un sobre, no cotizas por el lote de Navidad, vendes parte de tu piso en negro, te cuelas en el baloncesto, bajas un par de canciones, sabes tres direcciones para pillarte libros por internet y ves una película que te ha dado un amigo desde el Emule. Poca cosa. Pero son trampas.
Si pasas de enfermera a médico aceptas atender a tu primo entre horas y a darle unas medicinas del cajón. Si eres jefe sabes lo que es intentar venderle algo al comercial que sabe pone el cazo, sabes encontrar un buen asesor fiscal y llevarte en negro algo más que tus operarios, que para eso eres jefe.
Pero eso si, no admites nunca que las trampas estén en los genes de una sociedad enferma.
Recuerdo siempre hace dos décadas en Dusseldorf, que nos juntamos en un laboratorio 6 personas para ver una demostración. Solo había 4 sillas y no permitían que estuviéramos de pie. Así que su solución era hacerla dos veces. El español lógico dijo que no era necesario, que él mismo iba al despacho de donde procedíamos y cogía dos sillas que estaban vacías. Los alemanes se pusieron las manos en la cabeza, aquello era imposible, las sillas dependían de otro departamento aunque estuvieran a 5 metros de distancia. No les entendimos, ni ellos nos entendían ante aquella trampa tan habitual. Al final llevamos dos sillas de distinto color al laboratorio. Demostramos que éramos españoles. Salimos convencidos de que ellos eran muy cerrados. Hoy recogemos los frutos de ser los que mejor nos saltamos las normas y los que más entendemos de las trampas que esconden todas las leyes.

20.1.13

Estabas muerto, pero seguías erguido

Al verte rodeado de piedras de colores, pensé en tus motivos para sentirte agarrado al presente en aquel lugar tan inhóspito. No entendía bien como habías llegado hasta allí. Di varias vueltas buscando las agarraderas, pero casi todas las raíces estaban sobre el aire, no logré entender bien de qué te sujetabas para no caerte. Y no te caías. Estabas muerto, eso si, tal vez es que los cadáveres estén más rígidos y por ello no se caigan con el viento de cara. Pero me resultó curioso que las tripas de tus raíces estuvieran sujetando las piedras o al revés.
Seguías erguido.

Imagen de Julio Puente

Volvemos a tener 18 años, gracias a Rajoy

Cuando NO voté a Rajoy hace ahora un año y poco, no podía suponer que de golpe volvería a tener 18 años desde mis 55 y sin pagar un duro. Hemos vuelto a los años 70 por todo el morro, tanto que ya me he vuelto a comprar una trenka, una chaqueta de pana y dos jersey rojos para ir de manifestación. Voy a las “manis” y me quedo mirando qué mujer lleva los zapatos planos, qué hombre está hablando en parejas con jóvenes sospechosos de ser secretas, por donde se habrán escondido las “lecheras” para estar atentos.

Es una gozada volver a la juventud otra vez y gratis, en serio. La putada es que ahora no tengo trabajo y entonces sí. La putada es que ya casi tengo nietos y entonces no tenia ni novia. La putada es que entonces le ocultaba a mis padres que iba a encorrerme con los grises y ahora se lo tengo que ocultar a mis hijos.
Pero bueno, superadas estas minucias, uno está la mar de contento, pues en breve nos saldrá algún “Isidoro” y nos dirá que: de entrada, NO.
Por cierto, ahora ya no mola llevar El País enseñando cabecera. Ahora lo que mola es llevar “The Financial Times” para demostrar que estás al día de las primas de riesgo, que por cierto no son chicas que se dejen tocar la rodilla con facilidad.

19.1.13

Mariano Rajoy lo ha aclarado todo sobre los sobresueldos

Pensando el Presidente del Gobierno que se puede hablar igual ante periodistas que en la barra del bar mientras te tomas una caña, ha sido claro y tajante ante los periodistas cuando le han preguntado por los sobresueldos presunto en el PP.

—Sí, hombre.
Ante tamaño aclaración y respuesta inteligente, ya no cabe duda. Tenemos el mejor Presidente posible, sabe responder y comunicar, es un tipo de lo más listo que hoy tenemos en Madrid, con perdón para los madrileños, y en cualquier momento se editará un diccionario para entender sus respuestas tan complejas.

Qué suerte tenemos, quejicas. Que sois todos unos quejicas por no entender al buen hombre.

Qué hacer cuando tienes excesivo ruido en tu vivienda

Aquella vivienda nunca me gustó demasiado. La veía ruidosa, musicalmente compleja, con pocas posibilidades de dormir bien la siesta. Eso que por la noche nunca sonaban las campanas desde que me quejé al cura del pueblo, pero a mis retoños, pequeñas cigüeñas recién nacidas, no les gustaba nada que les despertaran de sus sueños infantiles. 

Pero al menos tengo la suerte de tener una vivienda con vistas al campo inmenso desde donde vigilo perfectamente las comidas del verano. Lo uno por lo otro. Imagen de Julio Puente

18.1.13

El caso de la cigüeña con fuerte personalidad

Encontré esta cigüeña en un viaje de pueblos cercanos mientras buscaba aire limpio. Estaba rígida, pues me había visto de cerca y le molestaba sentirse observada. Pero decidió no volar, tal vez para vigilar de cerca sus huevos, tal vez por que no le representaba yo un peligro. Debió pensar que este tipo que miraba, no debía saber volar y sin volar, nunca alcanzaría la torre desde mi atalaya.

Cuando la miraba, ella no me miraba. Cuando me volvía de espaldas entonces ella giraba su cabeza para mirar mis movimientos. Era una cigüeña lista, con la experiencia de sus muchos huevos encubados.

Evolución de la demografía en España 2007-2012

Se han publicados los datos poblacionales de España en el año 2012. Son los datos definitivos a 1 de enero del año pasado, sobre los cuales ya obtuve hace algún tiempo la pirámide de población.

Hoy quiero destacar otro gráfico, esta comparativa de la estructura de la población en base a la edad de 2007 y 2012. El último dato es la agregación de población con una edad superior a los 85 años (por eso  superior y se ve como una linea vertical).
Población 07 - 12
Como vemos, la línea se ha ido hacia la derecha exactamente por los cinco años que han pasado desde 2007 a 2012. Lo que tenemos, por tanto, es un mayor número de personas con una edad menor de 13 años y mayor de 32 años. Y una menor población comprendida entre los 13 y 32 años.

Este problema demográfico nos va a seguir pasando factura año a año, pues cada vez va haber una menor población en la edad más productiva. Inclusive la población extranjera ha caído un 0,26%. Muy poco sí, pero indica el cambio de tendencia que puede acuciar todavía más si cabe la situación demográfica española.

Las ventajas de los caminos laterales

Los caminos laterales son siempre sinuosos pero muy eficaces para poder ver los horizontes.

Son entretenidos, simpáticos, tortuosos a veces pero con alegrías cunado los vences.

Los caminos laterales me gustan por que dejan siempre un amplio pasaje a uno de los laterales.

Yo quiero un camino lateral para poder caminar con alegría.

16.1.13

Qué es el axioma de insaciabilidad?

Los economistas —estos tipos raros donde los haya– en el desarrollo de la teoría del consumidor, deben suponer el comportamiento racional del hombre de maneras concretas y, si puede ser, matematizables.

El primero de los elementos a construir es la función de utilidad, que proporciona la estructura de las preferencias de los individuos sobre los bienes que puede consumir.

Ahora bien, esta utilidad incluye ciertos supuestos básicos para describir las propiedades de estas preferencias. Esto es, que sean completas, consistentes (¿y el teorema de incompletitud de Gödel?), continuas e insaciables.

Hoy quiero centrarme en este último.

¿Qué es el axioma de insaciabilidad?

Básicamente que el individuo no se puede “saciar”, esto es, que siempre va a preferir tener más que menos. Entre dos naranjas o una, prefiere dos. Entre quince pisos o uno, prefiere quince. Hablamos de preferir no de obtener efectivamente, ya que cada producto lleva asociado un coste y nuestra renta es limitada.

Es un supuesto relativamente lógico. Pero excluye otros dos: la saciabilidad y la utilidad marginal negativa.

Por ejemplo, comamos hamburguesas. Hay dos razones por las cuales no te comerías diez hamburguesas de golpe.

La primera, la saciabilidad, el hecho de que, probablemente, cuando te hayas comido cinco tu estómago esté físicamente lleno.

La segunda, la utilidad marginal negativa, es cuando introduces en tu análisis racional el hecho de que comer hamburguesas engorda, y que, por tanto, genera una desutilidad, (produce una disminución de tu bienestar). Si estás a dieta probablemente no quieras comerte ninguna aunque te las dieran gratis.

Esa es la razón por la que podemos rechazar la propaganda que nos dan por la calle y seguir siendo racionales (aunque sea papel gratis) ya que lo vemos como basura, y, por tanto, genera desutilidad.

O la razón de rechazar una cerveza gratis, si incluyes la desutilidad de la resaca futura asociada al consumo presente.

Ante el supuesto de insaciabilidad, nos convertimos en máquinas de desear, incapaces de dejar de optimizar nuestra utilidad bajo la base del aumento del deseo (esto es, la necesidad de preferir más a menos). Un infinito por llenar y una vida limitada para intentarlo, irremediablemente moriríamos en el intento de saciar a un economista denominado en estos términos.

En cierta forma, el supuesto de insaciabilidad imposibilita al hombre el llegar a lo que algunos filósofos denominaban “la buena vida”. Algo así como el estado estacionario del hombre en el plano económico, un punto en el que no es que no pueda mejorar, sino que no lo desea. Quizás siempre podamos aumentar nuestra felicidad, pero puede llegar un punto en el que sea imposible disminuir nuestra infelicidad. Y ¿cómo se relacionan estos términos? ¿Es el genio de la lámpara de Aladdin plenamente feliz cuando lo liberan de la lámpara?

Padre e hijo (Robert y Edward) Skidelsky se hicieron una pregunta parecida:

¿Cúanto es suficiente? 

Es una pregunta que no tiene sentido bajo el axioma de insaciabilidad, puesto que, por definición, nada es suficiente. Y nada es suficiente porque no hay nada que alcanzar. Ya puede dar vueltas al mundo el burro que lo va a tener jodido para alcanzar la zanahoria. 

¿Es acaso el deseo una mera zanahoria para los hombres? ¿Es imposible que deseemos, simplemente, dejar de “andar” como burros y disfrutemos del pienso que nos da la vida”?


La pregunta va más allá. Y como lo primero en filosofía, antes de buscar la respuesta, es analizar muy bien la pregunta, conocer bien qué es el deseo y su relación con las necesidades humanas es obligatorio ¿necesitamos desear para poder ser humanos?

Para un tour de forcé por todas estas cosas, el libro ¿Cuánto es suficiente? Es magnifico. Pinceladas de Fausto y Marx se entrecruzan con las visiones de Aristóteles, y las preguntas vertidas no dejan de hacerte pensar sobre la propia condición humana, tal y como he intentado, a mi manera, hacer aquí.

Por que si todo es relativo y es cierto que es más rico, no quien más tiene, sino quien menos necesita. ¿No sería mejor desear no necesitar? Si nos topamos con el genio de la lampara, ¿No sería lo mejor desear no desear?

Sea como fuere, espero haberos causado el deseo de, como mínimo, mirar la contraportada del libro en vuestra librería más cercana.

Qué es el axioma de insaciabilidad?

Los economistas —estos tipos raros donde los haya– en el desarrollo de la teoría del consumidor, deben suponer el comportamiento racional del hombre de maneras concretas y, si puede ser, matematizables.

El primero de los elementos a construir es la función de utilidad, que proporciona la estructura de las preferencias de los individuos sobre los bienes que puede consumir.

Ahora bien, esta utilidad incluye ciertos supuestos básicos para describir las propiedades de estas preferencias. Esto es, que sean completas, consistentes (¿y el teorema de incompletitud de Gödel?), continuas e insaciables.

Hoy quiero centrarme en este último.

¿Qué es el axioma de insaciabilidad?

Básicamente que el individuo no se puede “saciar”, esto es, que siempre va a preferir tener más que menos. Entre dos naranjas o una, prefiere dos. Entre quince pisos o uno, prefiere quince. Hablamos de preferir no de obtener efectivamente, ya que cada producto lleva asociado un coste y nuestra renta es limitada.
Es un supuesto relativamente lógico. Pero excluye otros dos: la saciabilidad y la utilidad marginal negativa.
Por ejemplo, comamos hamburguesas. Hay dos razones por las cuales no te comerías diez hamburguesas de golpe.
La primera, la saciabilidad, el hecho de que, probablemente, cuando te hayas comido cinco tu estómago esté físicamente lleno.
La segunda, la utilidad marginal negativa, es cuando introduces en tu análisis racional el hecho de que comer hamburguesas engorda, y que, por tanto, genera una desutilidad, (produce una disminución de tu bienestar). Si estás a dieta probablemente no quieras comerte ninguna aunque te las dieran gratis.
Esa es la razón por la que podemos rechazar la propaganda que nos dan por la calle y seguir siendo racionales (aunque sea papel gratis) ya que lo vemos como basura, y, por tanto, genera desutilidad.
O la razón de rechazar una cerveza gratis, si incluyes la desutilidad de la resaca futura asociada al consumo presente.
Ante el supuesto de insaciabilidad, nos convertimos en máquinas de desear, incapaces de dejar de optimizar nuestra utilidad bajo la base del aumento del deseo (esto es, la necesidad de preferir más a menos). Un infinito por llenar y una vida limitada para intentarlo, irremediablemente moriríamos en el intento de saciar a un economista denominado en estos términos.
En cierta forma, el supuesto de insaciabilidad imposibilita al hombre el llegar a lo que algunos filósofos denominaban “la buena vida”. Algo así como el estado estacionario del hombre en el plano económico, un punto en el que no es que no pueda mejorar, sino que no lo desea. Quizás siempre podamos aumentar nuestra felicidad, pero puede llegar un punto en el que sea imposible disminuir nuestra infelicidad. Y ¿cómo se relacionan estos términos? ¿Es el genio de la lámpara de Aladdin plenamente feliz cuando lo liberan de la lámpara?

Padre e hijo (Robert y Edward) Skidelsky se hicieron una pregunta parecida:

¿Cúanto es suficiente? 

Es una pregunta que no tiene sentido bajo el axioma de insaciabilidad, puesto que, por definición, nada es suficiente. Y nada es suficiente porque no hay nada que alcanzar. Ya puede dar vueltas al mundo el burro que lo va a tener jodido para alcanzar la zanahoria. ¿Es acaso el deseo una mera zanahoria para los hombres? ¿Es imposible que deseemos, simplemente, dejar de “andar” como burros y disfrutemos del pienso que nos da la vida”?
La pregunta va más allá. Y como lo primero en filosofía, antes de buscar la respuesta, es analizar muy bien la pregunta, conocer bien qué es el deseo y su relación con las necesidades humanas es obligatorio ¿necesitamos desear para poder ser humanos?
Para un tour de forcé por todas estas cosas, el libro ¿Cuánto es suficiente? Es magnifico. Pinceladas de Fausto y Marx se entrecruzan con las visiones de Aristóteles, y las preguntas vertidas no dejan de hacerte pensar sobre la propia condición humana, tal y como he intentado, a mi manera, hacer aquí.
Por que si todo es relativo y es cierto que es más rico, no quien más tiene, sino quien menos necesita. ¿No sería mejor desear no necesitar? Si nos topamos con el genio de la lampara, ¿No sería lo mejor desear no desear?

Sea como fuere, espero haberos causado el deseo de, como mínimo, mirar la contraportada del libro en vuestra librería más cercana.

15.1.13

Cuándo podemos decir que el humano actúa irracionalmente?

Uno a veces tiene la obligación de preguntarse. Y lo que es más grave, de responderse. ¿Somos seres racionales? A partir del artículo de Max, compañero de Econstuff, sobre la irracionalidad en el consumo de tabaco, ha surgido en Twitter un cierto debate sobre la racionalidad del ser humano.

En concreto: ¿cuándo podemos decir que el ser humano actúa de forma irracional?

Si definimos toda acción como la forma en la que las personas persiguen sus fines, y vemos al ser humano con la capacidad de introducir toda la información disponible que tenga para descubrir la acción que mejor se acerca a ese fin, entonces, por definición, el ser humano no puede ser irracional.

Puede que esté más o menos equivocado (si no dispone de toda la información) o sea más o menos inteligente (si su proceso de racionalización está más o menos acorde con el proceso óptimo, es decir, tenga en cuenta coste de oportunidad, externalidades y otros elementos). Pero siempre y cuando su acción se derive de una información que pasa por lo que llamamos razón, toda acción está siendo racional.

Pero creo que hay que incluir dos elementos. Uno, estamos incluyendo el término “racional”, que viene de “razón” que viene de “causa”. Entramos en el problema de causalidad. Esto entra dentro del concepto incluso de libre albedrio (¿y si solo somos máquinas de optimizar, seguimos teniendo libre albedrio?). ¿Tiene algún sentido decir que el ser es racional si es imposible ser irracional?

Por otro lado están las emociones, que siempre han sido base del concepto de comportamiento irracional. Son elementos que pueden “nublar” el juicio racional, o hacerlo menos efectivo. Las emociones afectan en tanto en cuanto no sean “racionales”, es decir, no se deriven de hechos.  Puedo tener miedo a los espacios abiertos, y por tanto, decidir no salir de casa. ¿Eso es ser racional?

Si tomamos la emoción como una parte intrínseca de las “preferencias” del individuo se sigue siendo racional. En este caso, su bienestar es mayor quedándose en casa que saliendo (puesto que esto le produce malestar).

Pero si esa emoción se deriva de un hecho que puede estar siendo mal estimado o adquirido, es decir, que sea una información errónea, enquistada en nuestro proceso de racionalización, el proceso de razonar no es perfecto y, por tanto, se esta siendo irracional.

Si definimos las emociones como aquellos elementos que afectan al juicio (y provienen de estímulos externos) pero que no han pasado previamente por nuestro proceso de racionalización, todo el proceso de razonar está comprometido. Porque estamos incluyendo información en la toma de decisiones que no ha pasado por nuestro proceso razonador.

En concreto, por tanto, podemos decir (según mi forma de verlo) que se actúa de manera irracional cuando parte de la información empleada para tomar decisiones no está justificada ni por el exterior (información), ni por el proceso racional (interior).

Irracional no es preferir el número 8 al número 3, pero sí lo es pensar que el 8 tiene una mayor probabilidad de salir solo por tener una “corazonada”.

Nuestras acciones se fundamentan, por tanto, en emociones (es decir, en cierto modo están justificadas, tienen una razón), y por tanto se puede seguir pensando que todo ser humano es racional.

Pero en tanto en cuanto exista una recursividad no completa (ya que parte del proceso racionalizador no está siendo justificado o no ha sido racionalizado), creo que también se puede ser irracional.

El caso que he puesto es muy extremo. El problema radica cuando estas emociones se derivan del propio proceso económico (necesidades, percepciones, acciones sociales, uso del lenguaje) y por tanto existe cierta irracionalidad en el proceso económico.

Es un tema profundo, que engendra debate y toca pared con pared con la filosofía. Esto es una mera reflexión hecha en el momento, tampoco es algo a lo que le he dado muchas vueltas, pero me interesa seguir dándoselas.

De primeras, recomiendo a todos los que les puede interesar que le echen un ojo a este próximo curso de Coursera sobre el comportamiento económico irracional, realizado por Dan Ariely (así como sus libros, que tengo pendientes). Pueden poner todas sus apreciaciones en los comentarios.

14.1.13

Hablamos de verdad de los malos funcionarios en España?

Cada día queda más demostrado —poco a poco, pero espero que de forma imparable—, que el sistema de acceso a trabajar en puestos públicos es un auténtico fracaso en España. Las oposiciones son unos mecanismos en los que los alumnos que más capacidad tengan para memorizar, o incluso los que más veces hayan intentado aprobar sin lograrlo, son los que más posibilidades tienen para obtener el puesto de trabajo. Los mejores de verdad, los que serían los mejores seleccionados en una empresa pivada, se quedan fuera.

De excelencia, nada de nada. ¿Analizamos como se accede a un puesto de trabajo público en otros países de Europa?
Así que en España nos encontramos con auténticos tarugos en puestos de trabajo público, fijos para toda la vida, sin ganas de reciclarse ni de entregar nada de sí mismos. Ellos ganaron la plaza y como el que gana la lotería, se han amoldado como una columna en su oficina, que por cierto es suya en propiedad, y se adaptan si acaso con algún esfuerzo cuando pintan las paredes, para seguir mimetizados.
Efectivamente, faltaría más, no son la mayoría. Pero son.
Y sucede entre médicos, enfermeras, trabajadores de justicia, profesores, encargados de cobrar el agua municipal o escondidos de diverso color.
Nunca han tenido que pasar una entrevista de trabajo para conseguir su puesto. Si acaso memorizar miles de leyes que hoy ya olvidaros. Nunca han tenido que demostrar que son mejores que los que vienen, no lo necesitan. Nunca necesitan reciclarse si no quieren pues nadie les dice que así no, chatica. Nunca han llegado a pensar que si hacen mal su trabajo, pueden ser despedidos y tendrán que buscarse otro trabajo.
Hablamos de lo mal que va la sanidad o la educación. Pero no decimos que junto a profesores o personal sanitario que entrega un 150%, hay otros trabajadores del mismo habitáculo que entregan el 35%. Unos callan por corporativismo, otros por dignidad mal entendida, otros por adaptación a la situación, otros por miedo.
Ahora esto ya casi no sucede, lo de lograr una plaza en estas características, pues no se abren puestos a funcionariados. Pero ellos no se enteran, pues ya son propietarios del suyo y les da igual si a su alrededor hay decena de excelentes trabajadores eventuales, que van y vienen y trabajan de manera distinta. Parte de la responsabilidad, lo siento, son delos que trabajan el 150%, tapando a los vagos y jetas que se esconden entre el color de las columnas de la pared.

Estamos produciendo a los niveles de 2006 ¿por qué es tan grave esto?

Hagamos una reflexión sencilla, pero bastante dura. Tenemos una tasa de paro del 26,6%. Nuestro sistema financiero sigue ahogándose, con una tasa de morosidad del 11% y un crédito en tasas, record de caída. La tasa de ahorro de las familias también en caída libre…, no, no hace falta hacer todo el recorrido, no hay que seguir analizando más.

¿Cual ha sido el reflejo económico de toda esta depresión? La variable que los economistas utilizamos como macrosanto de la evolución, el PIB, ofrece una consecuencia desoladora.

Captura de pantalla 2013-01-13 a las 20.26.45


En este gráfico podemos ver la evolución del PIB desde 1980. En azul, el PIB a precios constantes, es decir, descontando la inflación. En rojo la tendencia.

Si nos fijamos únicamente en el PIB, presenta una caída del 5,6% sobre la producción de 2008. Es decir, actualmente la producción del país es un 5,6% inferior a la que realizábamos en el periodo pre-crisis (cresta de la ola). Estamos produciendo a los niveles de 2006. No es una caída muy abrupta. Y solo nos queda pensar dos cosas. O bien estas cifras están adulteradas, y la caída es mucho mayor a la que registran las estadísticas oficiales, o bien tenemos un serio problema con nuestro sistema económico.

No podemos permitirnos que una caída de menos del 6% de nuestra producción genera una situación cercana al desastre. ¿Qué pasará si nos vemos sumidos en un proceso de decrecimiento? Si, como cada vez más economistas (serios) anuncian, el periodo de crecimiento perpetuo puede estar llegando a sus últimos coletazos, habrá cosas que tendremos que revisar. Miguel Puente Ajovín - Caótica Economia

Al Metro sin pantalones y sin faldas - Pantsless subway day

Hace 12 años los neoyorkinos decidieron celebrar en el mes de enero de cada año, cuando más frío hace, un día para ir al Metro de NY sin pantalones. Todos, mujeres y hombres. Aquella moda se ha ido trasladando por todo le mundo, contagiándose las ganicas de enfriarse en enero, y ahora ya en Madrid o Barcelona, también hay jóvenes o maduros, que les apetece irse un día al Metro sin sus bajos tapados. Nadie tiene claro cual es el motivo, qué se saca excepto reírse. Pero es cierto que la sonrisa al menos, cura cualquier frío.

El Papa de Roma ha visto hoy 8 tetas. Un poco lejanas, eso si

Por fin ya sabemos que el papa Benedicto XVI ha visto teta de mujer joven. No hay duda aunque la vista no le haya acompañado, pero al menos ha visto las tetas tal vez un poco pequeñas, de cuatro mujeres cabreadas que a la hora del Ángelus se le han desnudado de pechos para mostrarle las amamantorias ubres femeninas de mujeres jóvenes. 

Algunas mujeres que asistían al momento con la intención de rezar, no han dudado ni un momento. Eras diablesas que las había mandado Lucifer a pasar frío en una mañana dominical de enero. Sin duda el calor lo llevaban dentro la diablesas, pues dura mucho el fuego eterno del infierno.
Benedicto XVI ha dicho en voz baja: —Una pena la distancia.

13.1.13

Seguirá bajando el precio de la vivienda en España durante 2013

Nos avisan los de Fitch (agencia de rating) que la vivienda en España bajará en este año 2013 un 15% más. No se están haciendo los trabajos bien para salir del hoyo inmobiliario, o al menos para salir de forma rápida, aunque se entiende que quien cree poseer un dinero en forma de vivienda, se frene mucho a la hora de bajar los precios.

Las calles se van llenando de carteles “se vende” y en muchos barrios de las grandes ciudades ya hay un cartel por edificio, sin contar los que están en venta sin poner cartel, bien de entidades financieras, bien colocados a la venta en anuncios de internet.
Y ya es posible encontrar viviendas en grandes ciudades (poco agradables algunas, todo hay que decirlo, pero no todas) por 60.000 euros. Si tenemos en cuenta que las entidades financieras están sacando a la venta las viviendas de peor calidad guardándose las perlas por si el mercado se recupera, es de prever que poco a poco iremos viendo cosas de mejor calidad y con precios más ajustados. De hecho los bancos son los primeros que se abren a estudiar TUS ofertas. Efectivamente, un banco es capaz de escuchar tus ofertas, jodo.
La bajada de precios no se dará solo en España, sino que en menor cuantía afectará a todo el mundo occidental, por el empeoramiento del empleo y de la obtención de créditos.

12.1.13

Ingresos, gastos sector público; tercer trimetre 2012

Este miércoles hacíamos un rápido análisis de los sectores institucionales, pero hoy quiero centrarme algo más en el sector público y en la evolución de sus recursos y empleos en el último año 2012, de una manera más desagregada.

En concreto queremos ver como evoluciona el sensible dato del déficit público que, junto a la prima de riesgo, es de las variables que más le ha estado importando a los políticos, economistas y tecnócratas de toda Europa. Recordad que el objetivo para este año propuesto por Bruselas es del 6,3%, y que Montoro dijo en noviembre que los cumpliríamos sin falta. Veremos hoy si esto es posible.

Para ver la evolución de las variables atenderemos, en primer lugar, a su evolución en media móvil (para eliminar el ciclo estacional) y, en segundo lugar, a la comparación entre los tres primeros trimestres de 2012 y los de 2011.

Todos los datos (si no se dice lo contrario) están en millones de euros. Todos los datos están cogidos del INE, sobre las cuentas trimestrales no financieras, en este caso, de las administraciones públicas.

Recursos públicos

Los recursos del sector público se pueden resumir en tres partidas: Los impuestos sobre la producción, sobre la renta y el patrimonio, y las cotizaciones sociales.

Los impuestos sobre producción e importaciones (el IVA, entre ellos), son, como es obvio, muy dependientes de la producción nacional. Así, en 2010, donde se empezaba a entrever una cierta recuperación de la producción, junto con la subida del IVA de Zapatero, hacen que los ingresos subieran. Una vez que dejamos atrás el espejismo y nos metimos en la segunda V de la W que es, de momento, está crisis, los ingresos han vuelto a ir disminuyendo poco a poco.

El plan de Montoro es intentar subir ingresos por esta vía, lo cual podremos empezar a verlo en los datos del cuarto trimestre (que saldrán el dos de abril). Los datos que ha ido dando el ministerio sí son positivos, pero, como en el caso de la subida de Zapatero, los primeros meses no son representativos pues aun no se ve el efecto recesivo causado por el propio impuesto.

En los tres primeros trimestres de 2012 se han recaudado por esta vía 77.761 millones de euros, un 1,4% menos que en los tres primeros trimestres de 2011, que va en la senda de la caída que (se espera) registrará la producción en 2012.

Los impuestos sobre la renta y el patrimonio (suelos y salarios, excedente de explotación e ingreso mixto, sobre todo), han sido los que han presentado una caída más abrupta, para después seguir una tónica decreciente pero pausada. Montoro también ha intentado subir estos ingresos vía aumento del IRPF.

El efecto ha sido bastante tímido, puesto que la recaudación en 2012 solo ha aumentado un 0,9% con respecto a los tres trimestres de 2011, llegando hasta los 70.860 millones. Recordemos que la escala del impuesto subía desde un 0,75% (las rentas más bajas) hasta un 7%, las más altas.

Las cotizaciones sociales no cayeron tanto con la irrupción de la crisis en el panorama económico, pero han seguido una senda marcadamente decreciente (aumentó el ritmo de caída en los últimos trimestres). Con la caída del empleo como principal motivo, en los tres primeros trimestres de 2012 los ingresos por esta vía cayeron un 2,4%, hasta un total de 101.152 millones.

En total, los ingresos han caído un 1,19%, es decir, una caída de 3.012 millones, hasta un total de 249.773 millones.

¿Cómo podemos aumentar ingresos para rebajar el déficit?

Hacienda ya ha intentado aumentar tanto IVA como IRPF. El IVA aun no se ha dejado notar, y el IRPF si bien lo ha hecho, parece que no va a poder cargar con la responsabilidad de aumentar claramente los ingresos.

Volver a subir las tasas me parecería una desfachatez clarísima y no creo que el propio gobierno se vea capaz. Y el impacto que tendría en la economía sería ya enorme. Si no queremos entrar en una espiral como la Griega, hay que tener mucho cuidado con lo que se toca.

Gastos públicos

Aquí tenemos más variables que analizar. El principal problema del gasto público es que hay dos tipos de partidas claramente diferenciadas, aquellas cuyo valor es discrecional, es decir, que puede ser afectado por las directrices del gobierno y aquellas estacionales, que evolucionan (al igual que los ingresos) junto al ciclo económico. Esto va a poder dividir el déficit en cíclico y estructural (como hace el FMI), aunque no lo hagamos en este análisis.


Veamos primero las variables que se han impulsado a la baja para intentar disminuir el gasto total y poder minorizar el déficit.

La primera es la que representa el gasto en subvenciones. En los tres primeros trimestres de 2012, el gasto fue un 13,25% inferior al de los tres primeros de 2011, hasta los 6.224 millones.

La partida de Otras transferencias corrientes ha caído casi un 4%, hasta 5.341 millones.

Las transferencias sociales en especie (que representan los gastos en servicios de sanidad y educación que son provistos de forma gratuita por el sector público), han caído un 4,64%, hasta los 85.636 millones.

El consumo público ha caído en un 4,11%, hasta los 63.193 millones.

La inversión neta del sector público ha caído un poco más del 100%, puesto que en los tres primeros trimestres de 2012 ha sido una inversión neta negativa de -10 millones. ¿Negativa? Sí, porque los datos se presentan en su versión neta, es decir, descontando la perdida de valor de los activos por su depreciación. Una inversión neta negativa representa que se ha dejado de invertir en aumentar los activos. Estamos ya en un proceso de desinversión pública en un sentido neto.

Estas cinco partidas, que representaban en 2007 el 63% del gasto total, han caído en conjunto en los tres primeros trimestres de 2012 un 9,4%, hasta los 160.384 millones.

Esta es la cuantía de la austeridad en un sentido más o menos práctico.

Vayamos con los problemas.  

¿Podemos bajar estos gastos a cero?

La inversión ya la hemos hecho negativa. Podemos seguir bajando la inversión bruta y que el proceso de deterioro haga de las suyas con el sector público pero por mi parte no es algo del todo deseable.

Los ajustes se van a seguir centrando en las prestaciones en especie, es decir, sanidad y educación, pero con una caída de tan solo 4.000 millones ya tenemos todas las mareas de colores posibles en la calle y los problemas ya se empiezan a notar en la realidad (profesores que no se reponen, aulas masificadas, médicos en huelga…). Veremos cuanto más se puede tensar la cuerda.

El consumo público vuelve a ser otra variable sobre la que recaer el proceso de reducción del gasto, pero no podemos obviar que este consumo es producido por el sector privado. Potenciar aun más la caída de la demanda por el lado del sector público puede no ser lo más conveniente para la producción del país.

El proceso de ajuste seguirá la senda aquí marcada, pero el efecto sobre el sector público, sobre el sector privado, y sobre los sectores del bienestar, se va a hacer cada vez más notorio. Sobre todo si tenemos en cuenta que el ajuste del déficit acaba de comenzar, como luego veremos.

Faltan tres partidas claro. Aquellas que han estado aumentando.

En primer lugar tenemos el gasto por rentas de propiedad. Esto incluye el pago por intereses de deuda. Es la 2º partida que más aumenta, un 40%, hasta los 18.155 millones. Podemos ver claramente la relación que hay entre el pago de intereses y la deuda total de Estado (que he obtenido del Banco de España).

Hay un lag de un par de trimestres, pero la relación es clara. Mientras aumente la deuda, aumentará el pago de intereses. Y la deuda aumentará mientras aumente el déficit. Es un pez que se muerde la cola y la causa fundamental de que estemos tan pendientes de la prima de riesgo que, entre otras cosas, muestra la evolución de los tipos de interés (sobre los alemanes).

La segunda partida que aumenta, son las prestaciones sociales, que incluye el pago de prestaciones por desempleo. No es lo único, claro, pero si hacemos una regresión veremos cuando de estrecha es la relación:

No podemos hablar de una relación causacional exacta porque no es la única partida que lo compone, pero en la evolución de la crisis, el paro es lo que más ha acabado afectando. En concreto, obtenemos que por cada 1% más de parados, el pago por prestaciones sociales aumenta en un 0,37%.

En un año (hasta el 3º trimestre de 2012), el número de parados había aumentado  un 11,3%, y el gasto por prestaciones por desempleo un 3,68%, hasta los 120.099 millones.

Hasta que no se frene el aumento del número de parado, va a ser difícil drenar el avance de este gasto, a no ser que nos de por dejar sin prestación a familias que se sustentan únicamente con esas mínimas rentas.

En tercer lugar tenemos las transferencias de capital, que representan las ayudas al sistema financiero. El aumento es del 102%, hasta un total de 16.471 millones. En principio, si bien esto cuenta para el cálculo del déficit real, no se incluirá en el dato de déficit objetivo propuesto por Bruselas.

Estas tres partidas en conjunto han aumentado un 13%, hasta los 154.725 millones.

En términos absolutos podemos ver qué partidas han acabado afectando más al déficit.


En concreto, las partidas que bajan (las discrecionales) lo hacen en 16.689 millones, y las que aumentan en 17.830 millones. Por lo que el gasto público ha acabado aumentando en 1.141 millones, hasta los 315.109.

Los ingresos caen en 3.012 millones y los gastos aumentan en 1.141 millones. Por lo que, sí, el déficit en los tres primeros trimestres del año ha aumentado con respecto a los tres primeros de 2011 en 4.153 millones, alcanzando un total de 65.336 millones, que representa un déficit del 8,4%.

Podemos ver los ingresos, gastos y el déficit público (que en un sentido estricto se trata del superávit público, puesto que está en negativo).

En definitiva. Tanto por los ingresos como por los gastos, las cosas están bastante jodidas. Los ingresos siguen en caída (son el culpable del 75% del aumento del déficit) y los gastos si bien se intentan bajar (un 10% de caída en partidas de consumo, inversión y servicios públicos), las variables más cíclicas no solo han seguido aumentando a mayor ritmo, sino que no se espera que bajen en un buen tiempo.

De seguir así, el déficit de 2012 rondaría los 105.000 millones, y la tendencia se acerca hacia el 10%.

¿Qué pasará en el 4º trimestre y, por tanto, con el déficit total de 2012?

Es difícil de predecir el dato, por dos razones.

El hecho de que las transferencias de capital (o parte de ellas), no cuenten para el objetivo de déficit hará discordar los datos del déficit real con el que el dará el gobierno en, al menos, dos puntos (se estima).

Por otro lado, se ha hecho patente que las triquiñuelas para no enseñar el verdadero dato de déficit van a estar presentes. Desde no sacar las facturas del cajón hasta 2013, hasta las que se inventen los gnomos del ministerio de hacienda, va a ser divertido ver qué hacen para dar un giro de tuerca a algo que, al menos viendo los datos, parece impepinable. Nos vamos a pasar, y bastante, del objetivo del déficit. Y lo que es peor. Tanta austeridad no sirve de nada si el ciclo (que empeora por la misma) te hace bajar ingresos y te hace aumentar gastos. Es como intentar tapar tres grifos con dos manos.
Por supuesto, siempre hay que tener presente que lo que se presenta aquí son tendencias. Se nos ve con muy malos ojos a los economistas por pretender predecir lo que no se puede, así que quiero que quede por delante que no tengo ninguna bola de cristal, y que me limito a poner los datos en un excel e intentar entender como evolucionan las variables.

Espero que les haya resultado interesante ver este análisis gráfico. Si tienen cualquier pregunta, duda, comentario o crítica, por favor, no se corten.

Artículo de Miguel Puente Ajovin / @Caoticaeconomía

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...