Me dejo engañar con mis lecturas, y quiero cambiar


He llegado a la conclusión de que he perdido mi costumbre de leer cambiado por el de escribir. Salgo perdiendo yo. Antes devoraba libros de todo, incluso novelas, algo que ahora me parece hasta increíble. No cuentos, no, relatos: novelas. ¿Yo leyendo novelas? ¿Seguro que era yo?

Creo que debería volver a esa costumbre tan sana, me estoy perdiendo las vidas de muchos otros por no querer leer. ¿Pero cómo consigo engañarme para volver al redil de la lectura de ficción? 

Leo mucho, pero no leo de esas verdades que me venden empaquetadas en mentiras literarias, sino mentiras empaquetadas como verdades absolutas y que dicen que son informativas. Je je je. Cómo me engañan.

Amar es simplemente vivir. Así de sencillo


Este grito de la Acción Poética Oscense en Huesca es una frase con grito incorporado. 

¡¡Llámame, pero sin LL!! —es toda una intención solicitada con deseos. Una forma de hablar de amor sin que se note a la primera. Excepto que estés muy preparado para amar. ¿Qué es amar? Pues posiblemente nadie lo sepa pues hay tantas formas de amor, de amar, de ser amado, que no es sencillo explicarlo y menos llegar a entenderlo.

Se ama por edades, por relaciones, por contactos, por deseos, por cercanía, por amistad, por tacto y olfato. Se ama de verdad e incluso se puede amar de mentiras. Y se ama de mentiras y se puede convertir en amor de verdad. Todo el amor está vivo y por eso se transforma. Casi siempre en más amor.

El desamor es quedarse sin gasolina, es perder le fuerza. No se pierden las ganas, se pierden las fuerzas de seguir amando, pues todavía sería posible. Pero en los últimos años nos rendimos enseguida. Amar es soñar, recordar, sentir, escuchar, padecer, sufrir. Amar es simplemente vivir.

Las tablillas en los cementerios de Japón. Si eres turista, visita los cementerios


En Japón, en Tokio, son tantas las sencillas cosas que debemos ver, que una semana es muy poco tiempo para disfrutar de una sociedad diferente a la occidental. En los viajes de más de una semana que hagas a cualquier país distinto al tuyo yo siempre recomiendo que al menos unas horas se dediquen a visitar un cementerio, y admitiendo de que esto suena a barbaridad, es un ejercicio turístico que te adentra como pocos en sus culturas, en sus formas de ser y sentir. 

No es falso decir que hay cementerios maravillosos, y bien cerca de España tenemos los ejemplos de París, o incluso sin salir de España algunos cementerios en Galicia o en Castilla. Lo recomendable es antes de visitarlos revisar alguna información sobre ellos para aprovechar la visita.

Esta imagen de arriba nos muestra el cementerio de Yanaka ubicado al norte de Ueno en Yanaka, Tokio. Un cementerio donde poder ver y sentir la antigua atmósfera de Shitamachi, la historia de un pueblo, la cultura antigua de Japón.La calle que atraviesa el corazón del cementerio se llama Sakura Dori, la calle de los cerezos en flor. Si tienes la suerte de poderlo visitar cuando las flores rosas y blancas están en los árboles en primavera, verás un espectáculo inolvidable.

En las tumbas de los japoneses es habitual dejar unas tablillas con rezos y recuerdos para el difunto, que en días de viento se mueven y realizan un tintineo que suena a música celestial o como poco a sonido venidos desde el más allá. Como en Japón ciudad hay cementerios en algunos barrios entre las zonas habitadas, dentro de urbanizaciones, en días de viento este sonido entra en las habitaciones de las viviendas cercanas, para recordar que la vida es eso, una música que se acaba.

Hay moscardones que hablan demasiado, y moscardones que están en silencio


A veces los moscardones son terriblemente impertinentes, pesados, remolones alrededor de uno mismo. Tener un moscardón cerca es saber que te están tocando las morales. Cada día hay más moscardones y eso es porque los insecticidas sociales ya no funcionan como antes, ahora cualquier moscardón se cree con razones para seguir sobrevolando con zumbidos que te molestan.

—¡¡Coño!! que yo prefiero el silencio, la calma, que ya sé todas las mierdas que se dicen y no quiero seguir escuchando más tontadas.

Hemos dejado de estar en Estado de Alarma y los Presidentes que la impusieron hace ya… mas de cinco meses, el 25 de octubre, no se han dignado a salir a explicar nada de nada, no han querido hablar aunque fuera un poquito, para agradecer a la sociedad el esfuerzo requerido. Es posible que esta vez también se haya tomado buena nota de que los moscardones que si es bueno que hablen de vez en cuando no hayan dicho nada nuevo.

Hay moscardones que se pasan haciendo ruido. Y moscardones que incluso cuando deben hablar, prefieren el silencio. 

Da la sensación de que no sabemos bien qué queremos, qué toca en cada momento. Seguiremos escuchando ruido, pero sin entender nada de nada. Es lo que tiene el ruido, que atonta.

¡Viva el desorden ordenado! Y dejémoslo tranquilo y sin cambiar


Me encanta mi desorden, es como vivir rodeado de lo que tengo dentro de mi cabeza, todo un lío perfectamente organizado. Me gusta el barullo pacífico, el de asentar cosas bien ordenadas dentro del desorden total. Imposible de aclarar esto último. 

No soportaría ver ahora un vaso en vez de dos encima de mi zona del teclado. Todas estas cosas que ahora observo alrededor mío  excesivas sí, las tengo que quitar cuando toque hacerlo, que será luego o mas tarde, pero no cuando yo veo que sobra un vaso. Y mucho menos si me lo dicen desde fuera, eso ya es… ¡¡caca!!

Entre tener que levantarme para quitar uno de los vasos y seguir viéndolos sabiendo que es decisión mía, que yo los he dejado allí… elijo lo segundo. Por algo habrá sido.

Ya tocará el momento de retirar ese segundo vaso. Si me lo hubiera dejado otra persona allí… montaría en cólera buscando al responsable. Soy mas raro que un perro verde. Pero ojo, monto en cólera en silencio…, casi siempre.

Creo que debería retirar el segundo vaso. No me deja picar bien las Ñ ni las P y eso ya…

De la educación de nuestros hijos depende nuestra vejez

De la educación de nuestros hijos, depende nuestra vejez. Puede parecer puro egoísmo  pero es una inversión para uno mismo, y de entrada sobre todo hacia ellos y por la sociedad el futuro. 

Si invertimos en humanidad, lograremos personas con inteligencia emocional que será además de felices, válidos para la sociedad.

Quino nos dejó esta historieta, que es un relato tristemente real.

¿Por qué estamos tan cabreados si nos manipulan a todos?


Esta claro que gran parte de la gente ni entiende, ni quiere entender, pero estoy bastante indignada o cabreada con lo que ha pasado en Madrid y eso que a mi no me toca nada ni por Madrid ni por actividad política ni por edad que debe pelear por los futuros mejores. Observo todo desde la lejanía.

¿Cómo gran parte de la gente puede ser tan ciega y sorda para lo que quieren, llevados por un odio que les ciega la vista, alimentada por lo que dicen unos pocos que juegan a su favor y para sus intereses personales? ¿Cómo gente que trabaja de sol a sol como hace un siglo, todavía vota al PP que es territorio de amos y caciques de pueblo?

No entiendo nada de nada. Soy de izquierdas de toda la vida como mi marido, él ha trabajado mucho para conseguir lo que tenemos, ha tenido parte de una empresa, y siempre ha intentado estar al lado de los trabajadores, porque sabía lo que era trabajar, madrugar y el esfuerzo que eso representa. 

Pero… ¿cuántos trabajadores por cuenta ajena, gente que tiene jefes que ni los conocen —que esos si que viven en chalet con sus familias gracias a los beneficios que les dan sus trabajadores— no saben diferenciar entre la izquierda y la derecha a la hora de entender las motivaciones ideológicas de cada diferencia social y política? 

Son esos "amos" los que sí te están quitando parte de lo que deberías cobrar de sueldo pues viven de lo que tú produces y no cobras y que a cambio les estáis agradecidos, y en cambio odiáis a los políticos que miran por el trabajador, los miráis con despreció y los insultáis cuando no os han quitado nada. 

¿Cuál es el motivo por el que una persona de izquierdas tendría que vivir debajo de un puente y ser pobre siempre? ¿Dónde pone que si eres pobre tienes que ser de izquierdas y si te crees rico ya puedes ser conservador, aunque seas pobre de trabajar mucho para otros?  

¿Dónde dice que quien es de izquierdas no tiene derecho a vivir donde le apetezca que lo paga con su dinero, que tiene sus estudios, sus oficios y sus sueldos? ¿Quien se cree de verdad que los políticos cobran más sueldo que los empresarios, abogados, médicos o arquitectos, por poner ejemplos?

Se crispa de forma brutal toda esta gente que te mira por encima del hombre y que se creen que por que llevan a sus hijos a colegio de curas o monjas son más que tú…  por que los tuyos han ido a colegios públicos, cuando los suyos son colegios que están concertados con el dinero de TODOS pues si no… no podrían pagarlos, cuando al final todos van a la misma universidad, pagadas también con nuestros impuestos. 

Toda esta gente que en realidad se dejan engañar y que luego son son los primeros que se quejan. Estamos aquí para ayudarnos unos a otros,  no para ponernos zancadillas. Al final todos morimos y todos vamos al… no se sabe.

María Ángeles Ajovín Medrano

Imagen del español medio nada más levantarse de la cama


Esta sería la imagen del español medio sacando babas por la boca, con los dientes bien afilados y los ojos a la virulé, que es una manera un tanto especial de poner los ojos para no ver y asustar al contrincante. Vamos, poniendo los ojos con una mirada desordenada, extraña y con ganas de joder al que pregunte. Estamos en la fase de "…a por ellos…" sin saber quién son ellos. Así que tenemos que tener cuidado, no nos vayan a pillar en medio.

Tras Madrid, todos parecemos contra todos y quien se quede en medio es un asqueroso idiota que no sabe tomar posición. Es decir, que como poco a los que creemos que hay que tomarse las cosas con calma, nos llaman cobardes y se quedan todos los demás —que sois muy mayoría— tan tranquilos. 

Es un error. Los que nos quedamos en medio somos los más valientes pues estar en estos momentos en tierra de nadie es de una inconsciencia brutal. Nos van a dar hostias por todos los dados. Así que o somos valientes o somos idiotas. No hay otra.

Hemos logrado entre todos, incluidos los que estamos en medio sin ser centristas, que todo esto hierva a borbotones en el pozal del país. Es decir, hemos logrado meter en el pozal de España todas las mierdas de cada uno, más las que ya venían de lejos…, y las hemos prendido fuego. Y no os podéis imaginar cómo huele la fogata. 

O somos capaces de encontrar una salida con sentido común, calmada y válida, o nos prenderemos fuego entre nosotros mismos. Y no será porque algunos imbéciles como yo no os lo hayamos advertido.

Julio M. Puente Mateo

A veces la mejor manera de no tener pánico, es crear miedos


Esta fotografía la tomé en Huesca y me parece el marco perfecto para una viñeta de Malagón. ¡¡Calma!! lo tenemos todo controlado. Controlado para nosotros mismos, claro, para que nada se desmadre. Y si para lograr la calma hay que desorganizar todo y crear miedos, pues no hay problema, se crean y punto.

Estamos dentro de unos tiempos en los que lo más importante es tener TODA la razón a costa de lo que sea. Tener la razón YO a costa de quitársela a los demás. No hay términos medios ni sentido común que valga. Y para ello hay que aparecer serio, con cara de responsabilidad y dar la nota. 

Malos tiempos para la reflexión y las dudas con razón. Prohibido pensar de forma diferente, no vayas a joder el invento.

La derecha arrasa en Madrid, y la izquierda sigue dormida


Cuando los trabajadores de un país con poca seguridad laboral y bajos sueldos, los jóvenes sin capacidad de independencia personal para emanciparse o las personas sin una sociedad que les arrope con ilusión en un futuro mejor votan casi en masa opciones conservadoras, no es tanto ese error complicado de entender el que nos debe preocupar, sino los errores de una izquierda tonta y escasa la que nos debe sorprender pues son ellos los que se han equivocado y no están haciendo bien su trabajo de defender a los más débiles en una sociedad dura donde el más poderoso es el que domina todo.

Madrid con la derecha de Ayuso arrasando, ha demostrado que es un punto de atención crucial para aprender de los errores. 

Pero lo importante en el trabajo político ha vuelto a quedar demostrado y que es saber elegir los equipos de nuevas personas que sean capaces de regenerar las ideas de la izquierda en España. Si no sabemos, no sirve de nada quejarse o decir que no lo entendemos. Es muy sencillo de comprender.

¿Qué elegimos, leer un libro o hacer algo de sexo? Un libro siempre dura más


Vamos a ser sinceros sin que nos de vergüenza. ¿Te atreves? ¿Cuántos libros han comprado este último año? Si estás leyendo esto es que te gusta leer y seguro que tu biblioteca en papel o en digital habrá aumentado en este año. Pues ahora voy yo y te voy a joder un poco el rato. ¿Cuántos libros crees que ya no podrás leer?

Si nos gusta leer y sobre todo si nos gusta tener libros de cualquier tipo… tenemos más de los que leeremos. Y los libros escaparán con nosotros pues es muy raro que un libro le diga algo a los que se quedan a recoger nuestras mierdas. Algunos se salvan de la basura, otros se los llevan los amigos, pero muchos se olvidan o se amontonan con el polvo.

Los libros, como los amores, solo dicen algo interesante a quien los tiene como suyos. Es posible que algún loco los quiera conservar vete a saber por qué motivo, pero casi seguro que no los leerá. Así que sino lo lees tú ahora, mientras te mueves en la cama y te sientes vivo, ya nadie los leerá.

¿Y qué es un libro? ¿Y qué es mejor un buen libro o un buen polvo? ¿Y un libro o una buena copa de vino? ¿Y entre un libro y una conversación? Mira… déjalo, lo mejor es que hagas en cada momento lo que te plazca. Incluso no hacer nada es también una buena elección.

Nota.: La viñeta es de Trampantojo de El País

En Mongolia también hay disparidad de posibilidades


En un programa del canal Viajar de televisión veía un reportaje sobre Mongolia, donde un motorista español llegaba a una pequeña localidad con un hotelito y dos tiendas a pasar la noche. Todo parecía de los años 50 pero no sabemos bien de qué siglo. Paredes descorchadas excepto en las zonas preparadas para un pequeño turismo, calles sin asfalto y solo tierra, e incluso un hotel sin restaurante y una localidad en donde era imposible comer nada si no te lo querían servir algún vecino despistado que no te entendía o el propio hotel que no tenía cocina abierta aunque sí comedor grande. 

Un puré de harina, arroz o patata con algo de carne picada fue la cena hecha por favor, junto a agua y unas manzanas. Pero hay dos detalles que quiero resaltar. 

No había WC en el hotel ni en las habitaciones, sino en la parte trasera del edificio, donde habían realizado un agujero en el suelo y a donde a modo de pozo negro iban los desaguisados personales.

Y si el WC era un servicio casi escondido, el intentar ducharse era casi prohibitivo. Tuvo que andar un kilómetro hasta unas escuelas para que le dejaran entrar en unas pequeñas habitaciones que esas sí, eran duchas de agua caliente. Los habitantes se lavaban, se mojaban y limpiaban con trapos, pero si no iban al río… no se duchaban.

Podríamos decir que es algo lógico si en la localidad no hay agua corriente, algo también habitual en algunas otras localidades pequeñas de por ejemplo el cercano Marruecos. O en los años 60 del siglo pasado en algunas localidades de Soria, por poner otro ejemplo.

Pero lo más curioso es que sí tenían teléfono móvil aunque sin cobertura buena, sí tenían karaoke en un local municipal o similar, tenían algunas televisiones planas y gasolinera. 

Las tecnologías sí habían llegado, pero las comodidades para las personas no. Tenían lo que les vendemos los vendedores de sueños, no las necesidades básicas. 

Incluso en Mongolia, unos dominan y otros se tienen que dejar dominar y manipular. Agua corriente no, pero karaoke sí. 

Si nos dejemos llevar por lo que nos quieren vender los que fabrican, por el "mercado" que también domina Mongolia, no nos dejarán cagar ni ducharnos, pero tendremos la tecnología más puntera. Ver para copiar y aprender.

¿Y si Mingote tenía razón con esta viñeta?


Ayer era el Día del Trabajo y junto a las manifestaciones confinadas surgió otra vez las reivindicaciones matizadas, muy apagadas como siempre sucede cuando (casi) gobierna MI izquierda, aunque los logros sean tan flojos que nos de vergüenza reconocerlo. Seguimos con las leyes laborales de los gobiernos del PP y ni ganas tenemos de cambiarlas, excepto cuando nos obligan a tener que decirlo en público.

Seamos sinceros, hoy el trabajo, sus condiciones, sus sueldos, el desempleo, la formación profesional y continua es mucho más indigna que hace varias décadas. Y nos auto engañamos con que no es el momento, o con Europa, o con la pandemia, o con el desempleo. Excusas de malos gestores. 

Si algo es peor que antes, debería ser sencillo saber a qué debemos aspirar. No más, pero como poco a volver al punto de salida.

Los sindicatos se mueven entre su NO fuerza, su Gremialismo, su incapacidad y su dependencia de excesivos condicionantes. Así no hay futuro, o lo que parece peor, el futuro que hay todavía nos cuesta menos que el presente. Así que cuando vemos esta viñeta de Mingote, conservador y del ABC, a uno le entran ganas de sonreír y de pensar que tenía razón. No damos más de nosotros mismos. Una pena.

Esas edades adultas en las que ya no eres como antes


A partir de ciertas edades adultas —para ser suaves— uno duda siempre si escribir o leer, si entregar o recibir, si soñar despierto o dejarse dormir con lo que otros te plantean. 

A ciertas edades uno ya está desaparecido, fantasma vivo que sabe que ya no es necesario, que no es que sobre, sino que nadie nota que falta. 

Se pierde el tren de la necesidad de los otros, tus espacios anteriores quedan ya ocupados y nadie se acuerda de tus tiempos. Tienes que ser tu… quien siga peleando por tenerlos, por creértelos o por creártelos. 

¡Qué hermosos verbos! Crear y Creer. Creártelos y Creértelos.

Son estos tiempos para escribir poco pues se lee menos, y de mirar más ya que cada día está todo más borroso. 

No hay más. Excepto que quieras moverte con menos color o con otros menesteres tremendamente distintos, artificialmente creados para sobrevivir.

He visto a Joaquín Sabina en una imagen mientras se ponía la vacuna. Es inmundo pues no es una imagen de este mundo. Yo quiero que me vean con bombín y no en camiseta y cara de miedo.

¿Por qué nos respetamos más a los adultos excesivos si todos vamos hacia ello siempre que tengamos suerte en el camino?

La domótica tiene sus problema. Cuidado que empieza mandando


Ayer en casa nos sucedió un episodio que podríamos calificar de parapsicología tecnológica. Hace un mes me compré una nueva televisión Samsung y ayer la muy jodida nos avisó con un mensaje en pantalla que hacía mucho tiempo que no utilizábamos el mando a distancia original y es cierto. Lo curioso es que si tuviera uno de esos aparatos que reconocen tu voz y admiten órdenes, me habría dicho la tele con su voz en grito que debo emplear más el mando. Ya ni en casa somos libres de hacer lo que nos venga en gana. 

Es cierto, compramos un mando NO oficial por sencillo y dejamos el oficial guardado en un cajón. Y la cabrona de la tele se ha dado cuenta de que no lo utilizamos. ¿Qué será lo siguiente? ¡Sabe diferenciar entre mandos! ¡La inteligencia no está en la tele (o si) sino en el mando.

Meter la domótica en casa puede ser peligroso y sin duda un atentado contra tu intimidad. 

—Señor Pichurri, hoy no se ha duchado, no hemos detectado consumo de agua

—Señor Pichurri, hoy todavía no ha ido a depositar "sus cositas" al WC. Haga fuerzas, por favor

—Señor Pichurri hace más de una semana que no come lentejas guisadas, que lo hemos detectado en su cocina

—Señor Pichurri, lleva muchos meses sin compañía y eso no es lógico. ¿Le busco a alguien? ¡Dígame el sexo que desea esta vez!