Carta cerrada a Máximo Huerta, un sencillo tipo con sentido común


Creo con sinceridad que tú, Máximo Huerta eres un periodista perdido en la televisión, que manejas muy bien y lo saben el medio y el aire y eso no te lo perdonan los mediocres, y que aunque ahora estás escondido en tu Valencia preferida nos has robado al resto de españoles tu palabra y tus decisiones con tus personajes. Pero quiero criticarte, quiero ir a por ti.

¿Por qué no escribes artículos de prensa como Iñaki, como Umbral o como tú quieras escribir para con el poso de la escritura nos pudieras poner algo de luz sobre los tormentosos escondites del día a día? 

Tú, Máximo te crees cumplidor por estar en la tele de Valencia, pero no es eso sólo —por mucho que escribas libros que compro para regalar a mi santa esposa pero no leo— pues a todo no me da tiempo. Debes trabajar más para todos.

Necesitamos aires, palabras, serenidades, calmas, puntos de vista simplemente con sentido común, tranquilidades inteligentes. Y todo esto, que parece sencillo es como muy bien sabes, algo complicadísimo de lograr, de escuchar, de embeber pues nadie quiere trabajar sobre lo que no está de moda.

Y sí, Máximo Huerta, ahora como ya sabes bien está de moda insultar, hablar de engaños y de mentiras que parecen verdades y de trapos tan sucios que ya nadie se atreve a lavar. Estos tiempos son para romper los aires sucios, para ser diferente, para trabajar mucho más los que tenéis mucho que explicar. Aunque sea simplemente para compensar las basuras de todos los días que lanzan los listos del emponzoñamiento. 

Así nos ven. Los Cinco de Central Park. Una seria de Netflix muy dura


No es bueno estar pegado dos días al televisor para ver una seria dura, triste, de injusticias contra minorías, por mucho que termine bien y sobre todo porque mientras la veía ya sabía que fueron ciertas las historias que cuenta, y uno se siente muy mal al observar lo mierda que es la sociedad a veces. Sea americana o española, pues las injusticias que nos parecen imposibles, solo lo son si cerramos los ojos. 

'Así nos ven' cuenta la historia del suceso y juicio conocido como Los Cinco de Central Park y es la historia de las clásicas manipulaciones que la policía y la justicia ofrece en los EEUU contra los negros o los latinos por no ser “blanco como ellos” aunque ya sean casi más en número aunque no sean tan influyentes. 

No soporto este tipo de historias, pues no soporto las injusticias contada contra los morros del espectador pasivo. Nos la recomendó una amiga y hay que vigilarla de cerca, pues tiene unos deseos de ver injusticias que no encajan conmigo. A mi me gusta intentar resolver las injusticias o quejarme… no simplemente contemplarlas y ponerme de mala hostia.

Pues que me apetece volver a fumar. ¿Qué hago?


Yo hace ya igual 15 años que no me fumo nada, que podría parecer todo un éxito, pero no, es simplemente una decisión tonta. 

Yo nunca he sido fumador, pero he fumado algunos cigarrillos y puros y sobre todo tabaco de pipa muy de vez en cuando, como quien se toma un whisky por caer en el pecado. Bueno, no tanto, que con el whisky de variada procedencia la amistad es mucho más sincera que con el tabaco. 

Pues eso, que no fumo desde hace mucho y me apetece dar unas chupadas a una pipa. No está el corazón ni la edad para muchas tonterías, sin exagerar tampoco que sigo siendo un tipo con suerte, pero… ¿y si me fumo una pipa y otra y otra pues las primeras nunca gustan y tienes que estar al menos un par de semanas hasta que la lengua deje de estar quemada, y entonces me gusta? 

Yo con 50 años me controlaba bien y si decía que no fumaba, punto y pelota. ¿Pero con 65 años será igual? ¿No caeré en la trampa de que para lo que me queda en el convento…? 

Y luego está lo más grave. ¿Cómo convezco a la familia de que quiero fumar en pipa como un hombre cualquiera? ¿Me seguirán hablando y ya seré todavía más un apestado y con razón? ¡¡Joder, qué dilema!!

Unas de las cosas más bellas del mundo…


A veces un frase simple te alegra el instante, te logra cambiar el cejo o incluso el entrecejo. Esta es una de ellas, estoy bobo, ya lo sé.

"Unas de las cosas más bellas del mundo es encontrar con quien poder hablar de todas las cosas raras que se te ocurran, sin sentirte por ello incómodo".

No sé de quien es, circula mucho por internet de donde la he pillado. Tendrá su autor o autora real pero lo desconozco. Pero me parece una frase para locos como yo, que a veces nos cuesta encontrar a gente cercana con quien compartir las mierdas mentales.