8.4.18

El Pingurucho de los Coloraos en Almería

Este monumento está en Almería, y se le conoce por el , pues está dedicado a los Coloraos, los que lucharon por la libertad y la democracia desde andalucía, defendiendo la Constitución de Cádiz, la de 1812, La Pepa, la que se pasó por un lado nada correcto el Rey Fernando VII.

En contra de la supresión de esa Constitución, en Almería se levantaron “Los Coloraos” que fueron fusilados sin juicio previo el 24 de agosto de 1824. Iban vestidos con casacas rojas (color que viene de Francia en 1791 en las manifestación contra el Rey Luis XVI), y por eso se les conocía como “Los Coloraos”.

Al Franco que todos conocemos y a sus fachas dirigentes no les gustó este monumento y los destrozaron en el año 1943. Pero en el año 1988 y por suscripción popular se volvió a levantar. Esperemos que dura para siempre.

7.4.18

Un siglo después, las playas de Almería y la emigración

Vamos a ser contundentes pero suaves. Intentando entender las situaciones, para comprender todas, las de 1920 y las actuales de 2018. Esta imagen está en el Museo de Garrucha en la provincia de Almería, donde se explican las historias del mar, de las tierras, de los campos, de las sociedades. Era 1920 cuando se tomó esta imagen. Son emigrantes españoles, de Almería, que se montan en pateras hacia Oran en Argelia o hacia Nador en Marruecos, para escapar del hambre en búsqueda de un mejor futuro. Eran 160 kilómetros de mar y peligro. Como ahora.

Y sí, en en las mismas playas de Mojácar y la Garrucha donde ahora mismo, cien años después, otras pateras nos escupen cadáveres de africanos que intentan venir hasta Europa, hacia España, para salvarse del hambre de sus países. En 1920 la zona sur de Andalucía había perdido el trabajo en las minas.La competencia inglesa, la baja productividad y los costes jugaron en contra de su viabilidad. Hubo que despedir a miles de trabajadores andaluces de las minas.

En un siglo es un viaje de ida y vuelta. En 1920 los andaluces se iban hacia Orán pero los controlaba la Guardia Civil. Las pateras son similares o incluso mejores que las actuales. Pero ahora no les dejamos entrar en España, no dejamos que se les ayude. Europa está cerrada, llena de europeos, aunque no seamos capaces de nivelar la natalidad con los fallecimientos.

La foto es del archivo de Juan Grima.

13.12.17

Queridos catalanes: acertar el 21D

Estoy esta semana en Barcelona, cuando faltan 7 días para el 21D, buscando entre las caller y algunas personas, el latido del futuro, las sensaciones que transmiten una Barcelona que siendo catalana es lo más internacional posible en Cataluña. No sé si representa la media en esto de la independencia y la república entre toda Cataluña, pero no hablo de la sensación de su cogollo turístico sino también de sus barrios hasta el segundo anillo urbano.

He observado muy pocos lazo amarillos pidiendo la libertad de los presos encarcelados por el Proceso. Y he observado menos esteladas que banderas españolas en Murcia o Zaragoza, incluido el barrio del Born, la zona de Villa Olimpica o Sant Antoni, Poble Neu o la zona aledaña al Palacio de las Corts.

Noto algo de cansancio, mucha tranquilidad, algo de vacío, ganas de volver a ser líderes, preocupación.

Barcelona y Madrid son tremendamente diferentes en todo, en su cultura, su arte, su sociedad, su urbanismo, su historia, su cultura, sus colores incluso o su luz. Pero esa enorme diferencia siendo mal resuelta, sin duda, debería haber servido dado el poder de Cataluña, para cambiar España y no para irse de España. Tenían el poder de decidir quien debe mandar en España y han despertado a la bicha del anticatalanismo para nada.

Si el 21D aciertan puede volver todo a la normalidad que construya un nuevo futuro. Pero no va a ser nada sencillo visto la enorme herida que intentan esconder. Yo sí creo que la herida es mayor de lo que se percibe.

Crecen los indigentes en Barcelona y Madrid

Estoy en Barcelona a la que hacía casi año y medio que no venía. Mucho tiempo. Está distinta, tienen razón los que hablan de herida. Hay menos personas por las calles céntricas a cualquier hora, posiblemente sobre todo menos turistas, y los comerciantes se quejan aunque esperan que sea una moda muy temporal.

Pero lo que más me ha llamado la atención es el número creciente de indigentes tirados en la calle, viviendo entre mantas, cartones y basuras en la indignidad de su libre elección pues creo que hay albergues suficientes para recoger el problema. O para esconderlo al menos.

Ver multiplicado personalmente el drama que aumenta cada año, es una mala señal social, sea Berlín, Bruselas o Madrid y Barcelona. Y va en aumento. Esta no es la Europa que yo deseaba.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...