22.3.17

Contra el terror, serenidad y autoestima social

El atentado de hoy en Londres nos vuelve a mostrar lo sencillo que es cometer un atentado terrorista (buscando terror) y lo muy complicado que es defenderse de esta barbaridad. Incluso creemos que este sistema tan sencillo de atacar con un vehículo y un cuchillo de cocina es muy sencillo y lo puede realizar cualquiera, con tal de que quiera morir.

Por desgracia hay alarmas peores, que a veces se escriben, que siempre se investigan y que muchas veces se intentan ocultar para no producir terror, pues es precisamente esto lo único que buscan estos fanáticos violentos.

Nos podemos defender a golpes de acción reacción, pero la realidad nos dice que tan solo con sistemas de educación social, mezclados con acciones de inteligencia policial, podemos evitar algunos atentados. Pero mientras tanto, y admitiendo que estamos en una nueva guerra que afecta a medio mundo y es encubierta, esta es mucho más leve que todas las grandes guerras anteriores.

17.3.17

Cómo se produce el cambio de sistema?

Podemos considerar que un ciclo largo en economía o política, es decir en sociedad, se cambia cuando se suman una serie de factores que hacen inevitable los cambios en cadena.

Cuando nuevas tecnologías entran en la vida económica y productiva
Cuando se suman nuevos países al panorama mundial o cambian de grado países con gran peso demográfico o estratégico
Cuando cambian los modelos de funcionamiento de la sociedad de consumo, productivo, laboral, estratégico, armamentístico.
Cuando se modifica el papel monetario de grandes zonas del mundo que gobierna

Nuevas tecnologías
Nuevas personas en gran número
Nuevos sistemas económicos
Nuevas armas
Nuevos dineros
Nueva relación entre quien tiene el dinero y quien lo necesita

Decía al principio que estos cambios sociales se producen cuando se suman estos factores, que por sí mismos y si se dan por separado, no son capaces de cambiar el sistema. Incluso una guerra si no se acompaña de cambios añadidos en los sistemas de contrapeso estratégico, no es por sí sola capaz de hacer cambiar al sistema.


Y también debemos advertir que cambiar el sistema, es abandonar (casi) definitivamente el anterior. No es pues un cambio temporal que se puede revertir con facilidad por cambios en los panoramas estratégicos. Un cambio es una situación NUEVA, donde todo se ha modificado. Por eso la estrategia principal de quien gobierna los cambios, es que NO CAMBIE LO SUYO, pero admitir o incluso apoyar que cambie todo lo demás, pues lo fundamental es asumir que el cambio es inevitable.

La izquierda en Europa y España no existe como poder

Estamos asentados en tiempos raros, y aunque algunos lo llevamos advirtiendo hace algunos años incluso, seguimos sin tomar medidas para evitar el final no deseado. Me refiero a España y a Europa. No le damos importancia o al revés, le damos tanta que pensamos que no podemos hacer nada  de nada. Ambas posiciones son equivocadas, pero no pienso convencer ya a nadie.

Hay datos que nos indican que nada hemos entendido, que las izquierdas están divididas por tonterías que la sociedad no entiende, que hay claros intentos por la provocación de la ruptura alentada desde ambos sectores ancestrales de la sociedad: los de arriba y los de abajo. La derecha y la izquierda. Los ricos y los pobres. Los dueños de los modelos de producción y los productores. Los que venden y los que compran. Todo es la misma división.

Unos saben manipular el envoltorio para que no se piense más que lo justo, y a fé que lo están logrando en un gran porcentaje de la sociedad más débil. Los otros al sentirse en clara minoría se tienen que volver más irresponsables para tener más razones.

Cuidado con la palabra “irresponsable” pues quiere decir lo que decir. Orillados de la responsabilidad para observarla o pelearla desde otra perspectiva.

Nunca desde los años 80, es decir, en los últimos 35 años, una vez que todos incluido el ejército en España, admitió al socialismo descafeinado como una posibilidad manipulable, hemos tenido una sensación de agobio político como el actual. Ni tampoco de falta de libertades civiles (ya sé que esto no se entiende así) o de manipulación disimulada.

La izquierda está fuera de línea, enferma de tontería, confundiéndose de adversarios, en claro camino equivocado con los problemas que debería gestionar y con la sociedad a la que debería representar. Además de sus problemas internos en las respectivas organizaciones, debe asumir la desclasificación del discurso del siglo XX, admitir nuevas soluciones para los nuevos problemas, llorar la desmotivación general entre sus huestes.

Europa y España con una izquierda fuerte, no estaría en la posición en que está Europa y España. Estamos así por una derecha fuerte, una extrema derecha aumentando y una izquierda diluida en muchas pequeñas facciones. ¿Hasta cuando? ¿Qué es previsible que suceda?

14.3.17

No es tristeza ni dolor, ni es desesperanza. Es muerte en vida

Esta imagen es la de la desesperanza de un país. Vemos a Mohamed Mohiedine Anis, de 70 años, fumando en su pipa mientras se sienta en su habitación destruida escuchando música en su reproductor de vinilo en el barrio de al-Shaar, anteriormente conocido como rebelde, de Alepo. Era una persona muy conocida en Siria, coleccionista de coches antiguos y chofer de estos vehículos para personalidades, ha visto destruidos todos sus elementos de trabajo, su hogar, sus ilusiones.


Goya supo fotografiar como nadie los Desastres de la Guerra. En este caso y para AFP, sucede lo mismo. Esta es la realidad, aunque esté ligeramente disfrazada para la ocasión. No es tristeza ni dolor, ni es desesperanza. Es mortalidad, a la que se puede llegar sin morirse.

Imagen para AFP

9.3.17

El PP no es caradura. Es lo que siempre ha sido

Ayer Albert Rivera tildó de caradura en el Congreso a Mariano Rajoy. En política darse cuenta tarde de las realidades que se ven con claridad, es un grave error. Que el PP no pensaba cambiar una coma de su forma de "ser" en política aunque pareciera verse obligado por su minoría, era un clara y triste realidad. Tanto Ciudadanos como el PSOE confundieron lo que necesitaba España con lo que ellos eran capaces de intentar lograr, apoyando a un PP que se sabía a qué iba a jugar, más con tantas justicias sobre sus cabezas.

Ahora toca jodernos, aguantar y volver admitir que con el PP no hay medias tintas. O los quieres con toda tu alma o los odias. Pero ser amigos es imposibles.

7.3.17

Nadie nos manipula. Venimos manipulados a un mundo manipulado

Cada día unos 250.000 niños nacen en este mundo, vienen a vernos en espera de una educación suficiente para hacer este mundo mejor, pues ellos son el futuro. Nosotros ya no estaremos cuando ellos lo sean. Pero muchos de ellos se morirán de hambre, otros de enfermedades selectivas con los más pobres, y la mayoría todavía hoy no tendrán acceso a una formación suficiente, excepto que nosotros, los padres y abuelos, nos pongamos a trabajar por cambiar todo esto.

Al “sistema”, eso que domina y gobierna aunque no nos lo creamos, no le interesa que esos nuevos niños aprendan más de lo que ya está establecido que aprendan. Alguien ha decidido cuántos de ellos se tienen que morir de hambre, cuántos deben ser esclavos de su ignorancia, cuántos obreros cualificados que se lleguen a creer que son libres. Ni estoy loco, ni soy un antisistema, ni busco una revolución. Es sentido común, es lógica desgraciada.

Además de lograr que cada niño de los nacidos hoy tengan sus formación a medida de lo que necesita el “sistema”, debe lograrse con ellos algo más complejo. También los educamos a medida de lo que necesita “el sistema” en solidaridad, en tolerancia, en conceptos como la justicia y la libertad.

Que ellos no se den cuenta de que son manipulados en su formación, frenados en su crecimiento como seres humanos, colocados en unos grupos sociales determinados…, es fundamental. Queremos crear adultos que sirvan a otros adultos. Esclavos modernos que nunca se sientan esclavos.

Pero estos sistemas no son perfectos.

Siempre habrá niños y niñas que se escaparán de esos sistemas ya diseñados, y lograrán la libertad que anhelan. Bien aupándose hacia otra escala social, bien pasando de lo establecido y navegando por libre. Serán los menos, los que en realidad marcan la excepción a la regla. Pero existen. Lo que no entra como posibilidad es ningún sistema violento. La violencia también forma parte “del sistema”.

¿Sabríamos contar hasta 250.000 sin aburrirnos, sin ponernos melancólicos, sin pensar que el mundo debería ser mucho mejor que lo que está programado. Si contáramos números a uno por segundo, tardaríamos 3 días en llegar a los 250.000 niños. Y ya nos estarían esperando otros 750.000 para contar.


Y a todos ellos les hemos diseñado ya un futuro a nuestra medida, a la medida del “sistema”. Increible. Sí, increíble, pero real.