Páginas

“Mujer, todos somos una” en el Museo de Antropología de Madrid


El fotógrafo Francisco Magallón nos presentó durante 2013 y en el Museo de Antropología de Madrid en colaboración con ACNUR una exposición de 37 rostros de distintas mujeres que sufren en distintos países.

“Mujer, todos somos una” era el título de esa recopilación de historias duras de mujeres que sufren discriminación, desigualdad, exclusión o violencia de género.

Para Francisco Magallón, el título de la exposición hacía referencia a esa: "…responsabilidad que tenemos tanto hombres como mujeres de cambiar esa visión androcéntrica del mundo que conduce a la invisibilidad de las mujeres, la negación de sus derechos y la ocultación de sus aportaciones".

Un estigma social para el que el único remedio que vemos es aumentar la educación a todas las personas. Curiosamente hemos avanzado mucho en cuidar a las mujeres del mundo occidental y casi nada en hacerlo con el resto de mujeres. 

Todas las mujeres deberían tener los mismos derechos.

Despedir es asumir el fracaso como empresario

Las empresas sin trabajadores no son empresas suficientes. Ni para ellas ni para la sociedad. Todas las empresas tiene dos metas claras. Ganar dinero y crecer.

Cuando una empresa despide a un trabajador está asumiendo su gran error al contratarlo, pues no ha sido capaz de tener plusvalías con sus trabajos. 

No ha sabido gestionar su empresa para obtener beneficios para toda ella y para él mismo. Se ha equivocado, aunque ahora todavía no sepa bien por qué.

Despedir es asumir el fracaso. Es cambiar una decisión que él antes tomó.

Pero ahora está de moda despedir. Jugar a decrecer, a pensar que despidiendo se gana. 

Gestionar los RRHH no es aprender a despedir cuando es necesario, es aprender a gestionar mejor para no tener que despedir nunca. 

El futuro lógico de todas las empresas es crecer. España necesita empresarios que su meta sea la de intentar hacer crecer sus empresas. 

Para especuladores baratos ya tenemos las rémoras de hace décadas y sus familias de herencia empresarial.

Nota.: La viñeta es de El Roto.