Los muros no separan, dividen


Hay muros creados para protegernos de los que creen los muros. Y otros muros que lo que logran es crear miedos, peligros añadidos, sensaciones de diferencias sociales, para encerrar en su interior a los peligrosos en relación a los que están al otro lado del muro.

En realidad todos los muros dividen, y al final nunca se sabe quién queda dentro y quién se queda fuera, excepto por el nombre del constructor del propio muro.

Es importante saber en qué lugar se posiciona quien manda construir el muro, para saber realmente a quién y de quién están separando. Y a partir de esa apreciación, tomar decisiones.

La viñeta —genial— es de El Roto para El País.


¿Qué es España? ¿Qué queremos que sea España?


La España actual está condicionada por varios aspectos que nos parecen imposibles de cambiar, posiblemente el primero, que somos incapaces nosotros mismos de querer entender la complejidad de España. Deseamos una España imposible y no hacemos ningún esfuerzo por entender la que sí es posible.

Hay muy pocos países grandes en sus aspectos históricos, de tamaño o económicos, que sean balsas de aceite. Incluso tal vez deberíamos sospechar de esas calmas ficticias, o de si eso es positivo o negativo. España es como es, y entenderla debería ser el primer ejercicio para ponerla en valor.

Ni EEUU es un país único y unido, ni lo es Bélgica, Suiza, Italia, Reino Unido o Alemania, aunque nos lo parezcan. Simplemente con viajar por estos países unas semanas nos sirve para detectar que lo que en España nos parece un problema de convivencia, allí es una realidad asumida, aceptada y transformada en positivo en muchos casos.

En muy pocas semanas he estado en Salamanca, Martorell, Zaragoza, Teruel, Cádiz y Sevilla. No tienen nada que ver. 

Se nota incluso en los carteles de las paredes, en sus actividades culturales, en sus tertulias, en sus modos de organizarse el día. 

Eso no es disfunción, sino riqueza patrimonial, realidad multiplicadora, modos históricos de vida que como a veces no se nota mucho a simple vista, queremos mutilar o suprimir. Un absurdo.

Los aragoneses somos diferentes ante los problemas o las necesidades de lo que son como sociedad en su conjunto los vascos o los canarios (por poner ejemplos). Y no entiendo que se desee lo contrario. Generalizar ante lo negativo es un error de concepto que nos llega a la debilidad. 

¿Por qué no generalizamos —si nos sentimos incapaces de no hacerlo— ante lo bueno… y no ante lo malo?

Dentro de 500 años es posible que España ya no exista. Son notas históricas que se van repitiendo con el paso de los tiempos. Pero nadie es capaz de intuir qué podríamos ser. Digo 500 años por no decir, 1.200 u 89 años. Nadie lo sabe.

No se trata de anclarnos en lo que creemos que somos, sino en lo que debemos ser por tradición e historia sociológica. 

Somos íberos, somos romanos y árabes, somos mezcla —incluso y posible— judía, musulmana y cristiana. No sabemos bien quién es más de qué. Pero cuando se mezclan civilizaciones durante siglos en el mismo espacio, es lógico suponer que somos todos una mezcla. Y que lo seguiremos siendo.

Somos leves pájaros de paso, y si no somos capaces de construir nada nuevo, seremos además torpes aves de paso que no dejamos más que si acaso cagadas, guano. 

¿Quienes somos nosotros para juzgar si lo que cada uno de nosotros desea, es lo único bueno?

Ajovín




¿Existe el comunismo en el siglo XXI?


Ser comunista no es ningún delito, al menos ni en España ni en muchos otros países. Incluso hay países en los que solo se puede ser comunista. Al menos en teoría. Pero ya no es una ideología moderna, pues ha demostrado durante décadas que es un forma torpe de organizar sociedades, aunque teóricamente parezca correcta, hasta que la dejamos que funcione.

Hoy en día, a 2022, como países mas o menos comunistas quedan pocos aunque tengan muchos ciudadanos en su seno.

Está como ejemplo primero China, que se abre a su manera hacia un capitalismo comunista. Una manera curiosa de tergiversar los modos de libro. Las imágenes en las que vemos a líderes depurados o detenidos, o expulsados, dista mucho de lo que somos capaces de admitir el resto de humanos, no comunistas.

Está Corea del Norte, de la que no se puede hablar, por si acaso. ¡¡Uff!!

Tenemos a Cuba que camina desde sus necesidades hacia unas aperturas económicas que lavan mucho ese comunismo antiguo y ya obsoleto.

Y nos queda Laos y de alguna manera Vietnam que sin duda no parece comunista desde fuera.

¿Es Rusia comunista? Pues yo diría que no, que tras Gorbachov dejó de ser comunista por descomposición, y sin volverse totalmente capitalista se acercó mucho, lo que no evita pensar hasta qué punto desearía volver a un comunismo de nuevo cuño, de nuevo invento, tras un Putin que no sabemos todavía de qué manera será capaz de acabar con la invasión de Ucrania.

No estamos en condiciones de entender con facilidad qué papel puede tener en el futuro, el comunismo basado en ideas del siglo XIX, sobre el resto de países del mundo. Mucho menos en el mundo occidental aunque a veces se tache de comunismo a ciertos partidos políticos en España, Grecia u otros países del Mediterráneo casi todos.

Pero sí es factible que en la actual descomposición del sistema occidental, del sistema viejo capitalista, puedan surgir socialismo nuevos, procesos económicos que sean abrazados por algunos dirigentes que necesiten cambiar modelos que no sirven para sus sociedades. 

Al igual que no hay en la actualidad un único modo de ser capitalista, ni socialista, ni comunista, tampoco hay un único modo de ser fascista, y pueden surgir —si hay tormentas importantes en el mundo— nuevos modelos que intenten experimentar con las economías hacia tendencias neocapitalistas o neosocialistas. 

¿Si finalmente China se impusiera en Asia, algo que puede suceder con facilidad, intentaría imponer su nuevo sistema de capitalismo moderno, hacia países de su entorno? 

El propio nacionalismo de sus vecinos parece indicar que no, e incuso el crecimiento del nacionalismo en todo el mundo como herramienta defensiva contra la Globalización mal gestionada, indicaría lo contrario. Pero hay que estar atentos.

¿Hay comunistas en España? Sí, y aunque muchos creen serlo y no lo son, hay muchos otros que sí lo son y defienden esta ideología con razones. Forman parte de la libertad lógica y muy necesaria de nuestra sociedad, y deben ser respetados sin ninguna duda, pues son razones se asientan en reflexiones muy claras.

¿No deberíamos pensar —si con calma nos ponemos a profundizar— que si existió Jesucristo, podrían ser sus ideas bastantes similares a las comunistas de siglos posteriores?

Ajovín


Un abrazo de árbol es el que te limpia de energías negativas

Una amiga me enseñó a dar los abrazos de árbol, esos abrazos que sirven para trasmitir energías positivas, donde los cuerpos se abrazan de verdad, se tocan y se pegan, se intercambian poderes y energías durante unos segundos. Un simplemente intentar cargar las pilas mentales, compartir las energías.

Es como limpiarse de malos augurios, de hacer de imán compartido que repele las energías negativas. Es simplemente abrazarse y dejar que todo fluya.

Esta viñeta del dibujo juega con las palabras. 

Es un abrazo con/tenedor, un abrazo que contiene todo el amor necesario para compartir. 

Los abrazos o se dan enteros o no se deben dar. 

Para no desprestigiar la calidad del abrazo casi como terapia de las de verdad. Nos tocamos muy poco y vamos derechos a tocarnos cada vez menos y por menos tiempo.