18.8.13

La renta básica es posible. La pobreza en España ya es real


La tasa de riesgo de pobreza en España es de una media del 21,8% pero está repartido muy desigualmente entre territorios. Mientras en Navarra es del 8,8% en Canarias llega al 33,8% y en Extremadura, Andalucía y Castilla La Mancha casi llega al 32%.

Estas desigualdades han existido siempre y siempre también hemos sido incapaces de resolverlas, de minimizarlas. Más acentuadas en tiempos de crisis como el actual.

Una de las opciones para hacerlo es plantearse la opción de la Renta Básica. Bicha para muchos economistas pero que en futuros tiempos tendrá su aceptación como es lógico.

Los detractores de la Renta Básica se basan en dos conceptos ya medianamente falsos.

Uno: que es imposible soportarla en un país actual. Sin duda sin modificar los sistemas impositivos hoy es imposible y los estudios más avanzados en España indican que en la actualidad solo es posible ponerla en prácticas con índices de riesgo de pobreza inferiores al 12%. En estos momentos solo País Vasco, Navarra y Asturias estarían en esos números.


Dos: que primarían a los vagos, al abandono del trabajo, al vivir sin hacer nada. Este miedo es totalmente infundado pues las Rentas Básicas se dan a todos por igual, luego se suman a los sueldos laborales que se cobran. Es un concepto retributivo y distributivo totalmente distinto al actual. Además aquellos trabajos que nadie deseara realizar tendrían una retribución mucho más alta que la actual por la simple ley de oferta y demanda.

Por poner un ejemplo sencillo. Una forma (hay varias) puede plantear la entrega mensual de una Renta Básica de 400 euros mensuales a todos los ciudadanos mayores de edad simplemente por haber nacido. A los menores de edad y a los jubilados 200 euros mensuales, sumados a las respectivas rentas de trabajo o pensión que recibieran.

¿Les parece un chollo totalmente imposible?, bueno, no tanto. Hay fórmulas que logran equilibrar esta posibilidad y su progresividad ser controlada con los impuestos. Es simplemente otra forma de entender el papel del Estado y de los impuestos. Por cierto, como cada vez el trabajo tiene menos valor y se paga menos sueldo por él, sería una manera de poner en valor el trabajo y diferenciar claramente a quien trabaja y a quien no.

Hoy se pagan muchos más impuestos por el trabajo que por los beneficios de capital o de inversiones. Algo ilógico cuando el trabajo es como poco tan necesario como la inversión o el préstamo de los capitales que se poseen. Sin capital no hay trabajo. Pero sin trabajo no hay capital, ni servicios, ni alimentación, ni sanidad, ni policías, ni justicia, ni país que puede funcionar.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...