3.4.20

Viniendo de Cerca 37 - Europa no quiere ayudar. Los motivos económicos

Cada semana producimos en cualquier país del mundo el equivalente al 2% de todo el año de cada país. Es decir, cada semana producimos el 2% del PIB anual. En un mes hemos producido el 8% del 100% del PIB anual. Si paralizamos un país durante un mes frenando sus actividades un 25% estamos disminuyendo el PIB anual en un 2%. Si son dos meses lo hacemos en un 4%. 

Si paramos el país en un 50% de su actividad en dos meses habremos perdido el 8% de su PIB. Producto Interior Bruto que supone millones de nuevos parados. Eso suponiendo que en el resto de semanas del año sigamos produciendo igual que antes, lo cual es imposible pues en la medida en que haya despidos por la baja actividad y la baja rentabilidad de empresas lo que las llevará al cierre, el resto de las 46 semanas menos los dos meses de confinamiento, no se logrará el 100% de la actividad prevista, de la actividad del año anterior. 

Pero un PIB en retroceso no es solo una producción en retroceso, es también unos movimientos en el consumo interior, y con ello un cambio de precios casi imposible de valorar antes de que se produzcan. Y si el problema es global, convertir el PIB a dinero es mucho más complejo. 

El PIB es PRODUCTO fabricado, pero se cuenta ya convertido a dinero, vendido y sumado como un producto convertido a moneda, donde intervienen los consumidores y los mercados. Por eso hay que pensar que el PIB se moverá y mucho, afectando sin duda al empleo durante muchos meses como poco.

Podremos ayudarnos económicamente para que los dramas económicos sean bien repartidos, pero si no hay ayuda exterior en forma de dinero gratis que se entregue para cubrir inactividad, la crisis duradera estará servida. 

Pero claro algunos países de Europa, como lo que les sobra es dinero ahorrado en forma de billetes contables, no quieren que se impriman más billetes que habría que repartir entre todos los países de forma proporcional (o no) a su realidad económica es decir a su PIB, pues a ellos les sobran los billetes y no quieren más pues si hay un exceso de dinero hay también una deflación de quien más tiene. 

Tampoco quieren que se reparta según las necesidades por la pandemia, pues eso puede suponer que unos reciban más que otros con independencia de su PIB aunque lo necesiten por su debacle. Lo que ellos quieren, lo que quieren los Mercaderes de Europa es prestar los billetes desde los países ricos hacia los países pobres, como sucedió en el año 2008. 

Y que este dinero prestado se vaya devolviendo con intereses aunque sean bajos. Es decir perpetuar la pobreza en algunos países de Europa a costa de que se hagan más ricos otros países de la misma Europa. La excusa es la clásica en todo grupo neoconservador. Los pobres son pobres porque no se esfuerzan a trabajar más y a gastar menos.

¿Merece la pena el pertenecer a un Club donde lo que quieren es que tú sean constantemente más pobre? ¿Tal vez no sería más egoísta pero lógico el desear que el Coronavirus nos afecte a todos los países por igual, para que no haya países que se quieran aprovechar de las desgracias ajenas? 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...