25.4.12

La mentira en la política sirve para crear verdades falsas

Todos estamos inmensos en el mundo de la mentira política; mientras Montoro nos dice que Rubalcaba les mintió y este insiste que quien miente ahora es Rajoy, nosotros seguimos sufriendo la crisis, sin poder hacer otra cosa que observar. Lo cierto es que en plenas descalificaciones, uno de los dos nos miente a ti y a mi.

Nos vamos acostumbrando a las mentiras con la tranquilidad de quien sabe que son más las que no pillamos que las otras. ¿De verdad el Rey se cayó de unas escaleras, a las 5 de la mañana, preparándose para cazar? Me lo tengo que creer por que así me lo cuentan dentro de varias mentiras. Realmente me da igual, pues son más las mentiras que las verdades. ¿En serio estamos en una crisis de deuda impagable? Sí, los cinco millones de parados se lo creen al levantarse sin empleo cada día, ¿y el resto?, pues en muchos casos creen que la crisis no es para tanto, no va con ellos. Otra mentira, piensan.

 El "padre estricto" es decir el marco mental preferido por la derecha ya está trabajando para TODA la sociedad. Nos dicen con calma: La izquierda es una pandilla de manirrotos y menos mal que de vez en cuando vuelve la derecha a poner las cosas en donde deben estar siempre. La derecha es el padre que nos salva a todos de los desmanes de los niños tontos. La izquierda no es mala, simplemente es muy infantil y se cree que todo el mundo el bueno, pobres ellos.

¿Y qué hace la izquierda?: pues decir que el papá estricto está haciendo de papá estricto. Es decir, decimos que el PP está cumpliendo con SU papel. ¡Joder!, eso no es un a descalificación sino un aplauso, es reconocer desde la izquierda que el PP lo está haciendo bien, pues hace lo que se espera y esperan sus votantes; ser estricto, hacer de papá coraje.

¿Y qué debería hacer la izquierda? Pues convencernos de que papá estricto es un viejo gruñón sin ideas, anclado en el siglo XIX, achacoso y acojonado, pasado de moda e incapaz de entender a "sus hijos" y a llevarse bien con su/la familia. Que los hijos se quejen ante un padre estricto es lo lógico, pero que sus "viejas decisiones" vayan en contra "de la familia" ya es otro cantar.

Si, la familia no la emplea nunca la izquierda, pues nunca entramos en sus marcos para atacarlos. Nos dan miedo o repelús, pero a la derecha no le produce temor invadir los marcos progresistas para manipularlos y controlarlos desde sus ópticas. El padre estricto cuando lo hace mal está jugando con los fundamentos de la familia social, y nada joroba más a los conservadores que señalarlos como atacantes reales de la familia como parte fundamental de la sociedad, señalarlos como favorecedores del desorden, indicarlos como asustadizos, miedicas, cobardes, vendidos. Un padre estricto debe demostrar que él es quien manda. Decirles que mandan mucho, es simplemente aplaudirles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...