Páginas

Poema de Marilyn Monroe sobre la vida y la muerte

Todos conocemos a la Marilyn Monroe sensual, actriz, provocativa pero suave y blanda. Pero Marilyn también escribía pequeños cuadernos donde guardaba sus impresiones, algunos poemas, sus ideas del día a día, sus secretos. Os dejo y pequeño poema en donde coquetea con el suicidio que años después llegó a provocar.

Ay maldita sea, 
me gustaría estar muerta, 
absolutamente sin existencia, 
ausente de aquí, 
de todas partes, 
pero ¿cómo lo haría?
Siempre hay puentes 
—el puente de Brooklyn—. 

Pero me encante ese puente, 
todo se ve hermoso desde su altura 
y el aire es tan limpio. 
Al caminar parece tranquilo 
a pesar de tantísimos coches 
que van como locos por abajo. 
Así que tendrá que ser 
en algún otro puente. 

Uno feo y sin vistas. 
Me gustan en especial todos los puentes, 
tienen algo, 
nunca he visto un puente feo.