13.12.11

En México hay que avanzar en resolver su extrema violencia

La Marina mejicana atrapó al terrorista ‘Lucky’ en su propio rancho de Córdoba mientras celebraba su cumpleaños; Lucky era uno de los fundadores de los Zetas y líder de los mismos en Veracruz, Oaxaca y Puebla en Méjico. Era uno de los 37 terroristas más buscados en México de los que ya van detenidos 22. La detención por la Armada de Raúl Lucio Hernández Lechuga , alias Lucky o Z-16, jefe regional del cartel de narcotraficantes y el número 22 de los capturados hasta ahora y que pertenecen a la lista de los 37 jefes del crimen organizado más buscados por la policía y el ejército en México.

México necesita recuperar poco a poco su normalidad, resolviendo el problema muy grave de terrorismo y violencia discriminada que impide que México pueda ser una nación libre y grande.

Los Zetas son considerados uno de los grupos mafiosos de México más peligrosos y activos además de sanguinarios y su presencia ha sido detectada en 18 Estados mexicanos. En los últimos años ha ampliado su acción criminal a Estados Unidos, Guatemala y Colombia. Este grupo criminal se formó en 1997 cuando una treintena de desertores del Grupo Aeromóvil de Fuerzas Especiales (GANFE) y de la Brigada de Fusileros Paracaidistas del Ejército mexicano se pusieron al servicio como sicarios del cartel del Golfo cuando estaba bajo el mando de Osiel Cárdenas Guillén para custodiar la plaza de Tamaulipas. 

Malcolm Beith, antiguo periodista de la revista Newsweek, cuenta en su libro The Last Narco, que aquel grupo de soldados fundadores de los Zetas habían sido entrenados “para asesinar a miembros del alto nivel de los carteles del país y crear el caos dentro de las organizaciones de narcotraficantes, pero Cárdenas Guillén les ofreció mejores salarios que los militares”. “Se las ingeniaron para hacerse con lanzagranadas, misiles y helicópteros y rápidamente establecieron campos de entrenamiento cerca de la frontera con Tejas, adonde llevaron a integrarse en Los Zetas a algunos exsoldados de Guatemala conocidos como kabiles”, añade Beith. “Le tomaron afición a decapitar a sus víctimas antes de asesinarlas”, escribe el periodista estadounidense. “Decapitaban, desmembraban, quemaban y disolvían en ácido a sus víctimas, todo con una precisión militar nunca vista en México”.

Se dividen en una organización militar con cargos que van desde “Los Halcones” como el niel más bajo similar al de soldado novato, al de Cobras, Zetas Nuevos, Cobras Viejos o Zetas Viejos.
De aquella treintena de soldados original solo queda activa en la actualidad una decena, el resto fueron detenidos o muertos. Su jefe actual es Heriberto Lazcano Lazcano, el Lazca o El Verdugo, Z-50 ó Z-3. Pese a estar ligados en su comienzos al cartel del Golfo, hoy mantienen una guerra con este por el control del territorio en Tamaulipas y otros Estados
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...