12.12.19

¿Hacia dónde vamos empujando el futuro de las sociedades europeas?

La desigualdad económica es la causa clara de los conflictos sociales y eso sabiéndolo desde hace algunos siglos, es en estas dos últimas décadas cuando parece que hemos tomado conciencia de que interesa evitar conflictos debidos a esa desigualdad extrema. Lo que todavía no tenemos claro es en diagnosticar en qué punto de la desigualdad esta se convierte en extrema y por ello en tremendamente conflictiva.

Hoy y en democracia, las sociedades desiguales en su economía vital optan por votar y elegir opciones extremas, sean del color que sean. Ya no existe comunismo ni socialismo real, no hay alternativa de clase que den aliento a soluciones. 


Ahora por eso hay opciones extremas como pueden ser el Brexit (salida de donde se está) y opciones homófobas, xenófobas, radicales, etc. sin una ideología clara. Simplemente quieren estar “en contra”.

Los ricos hoy son más ricos, pero sobre todo sabemos que son más cantidad de ricos. Y los contamos o nos los cuentan y sabemos que son más. El cambio en estos tiempos es —sobre todo— que lo sabemos.

Hay más pobres y además los vemos en la calle, en el desempleo, en los medios. Ya la desigualdad ha dejado de estar escondida y por ello ante la posible duda de que nos puede pasar a nosotros, le está pasando a conocidos nuestros, a nuestros vecinos, la sociedad se rebela con (de momento) la única herramienta de que dispone. El voto y su queja árida y violenta donde pueda cada grupo social.

Los países pobres tienen deudas públicas tremendas muchas veces provocadas por juegos económicos de laboratorio, ajenas a la realidad y a las personas. Y esas deudas son con los países ricos. Nunca un país pobre tiene grandes deudas con países pobres o medianos.

Y si hay duda preguntar en Argentina o en toda América latina. O simplemente a los países del Sur de Europa o del Norte de África. Esas deudas públicas nunca se pueden pagar, nunca se condonan, y van generando intereses de demora imposibles de soportar incluso con recortes sociales. ¿Qué nos imaginamos que sucederá?

Simplemente unos países tienen sujetos a otros países por donde duele. A países y sobre todo a sociedades, a millones de personas.
Lo tremendo es que esas deudas las pagan las personas pobres, los que tienen la obligación de pagar unos impuestos muy bien tasado y soportar los recortes de servicios sin poderse rebelar. Los ricos saben salirse del impuesto pagando asesores y pueden tener los servicios públicos que necesitan, dejan de pagar impuestos como Sociedades, Patrimonio o Sucesiones. ¿Un pobre tiene que pagar alguna vez impuestos de Sociedades, Patrimonio o Sucesiones?

¿Le interesa a un pobre que quiten los impuestos de Sociedades, Patrimonio o Sucesiones? ¿Y tú… eres pobre o rico? Es que no hay término medio.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...